Fac­to­res Hay

La Vanguardia - ES - - CREAR -

an­te una pan­ta­lla, co­mo si se hu­bie­ra llo­ra­do. Y al 10% sí le lloran. De­bi­do al es­fuer­zo de mi­rar de cer­ca, los ojos es­tán llo­ro­sos, ro­jos, con un ex­ce­so de lá­gri­ma. Só­lo un 2,4% afir­ma que se le des­do­bla la ima­gen en dos. Los ex­per­tos co­men­tan que to­dos es­tos sín­to­mas pue­den ir a me­nos si se tie­ne pre­sen­te una se­rie de fac­to­res.

va­rios ele­men­tos a con­si­de­rar en el uso de las pan­ta­llas. Joan Gis­pets, de­cano de la fa­cul­tad de Óp­ti­ca y Op­to­me­tría de Terrassa de la Uni­ver­si­tat Politècnica de Ca­ta­lun­ya, co­men­ta que con “tan­tas pan­ta­llas en nues­tra vi­da co­ti­dia­na, el uso de la vis­ta de cer­ca ha au­men­ta­do de for­ma ex­po­nen­cial, y que si­ga sien­do efi­cien­te es fun­da­men­tal”. Des­de una pers­pec­ti­va vi­sual, to­dos los dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos son pa­re­ci­dos, ya que tie­nen unas pan­ta­llas que se iluminan y “mi­ra­mos des­de una dis­tan­cia muy cor­ta en la que fi­ja­mos la vis­ta du­ran­te un buen ra­to. Los sín­to­mas se re­du­cen cuan­do dis­mi­nui­mos el tiem­po de uso de pan­ta­llas, pe­ro tam­bién es ne­ce­sa­rio te­ner pre­sen­te otros tres fac­to­res que pue­den ali­viar el es­fuer­zo del ojo: la dis­tan­cia, la lu­mi­no­si­dad y el par­pa­deo”. Dis­tan­cia Siem­pre se pue­de si­tuar la pan­ta­lla un po­co más le­jos de lo que ha­bi­tual­men­te ha­ce­mos. Ser cons­cien­tes y pro­bar­lo. La vis­ta lo agra­de­ce­rá. “In­cre­men­tan­do la dis­tan­cia nues­tro sis­te­ma gas­ta­rá me­nos ener­gía, no se fa­ti­ga­rá tan­to”, ase­gu­ra Gis­pets. Tam­bién le irá bien se­guir la re­gla del 20-20-20. Apar­tar la mi­ra­da du­ran­te 20 se­gun­dos ca­da 20 mi­nu­tos en­fo­can­do a una dis­tan­cia de 20 pies (seis me­tros). Por otra par­te la pan­ta­lla ha de es­tar por de­ba­jo de la lí­nea ho­ri­zon­tal de los ojos. O la par­te su­pe­rior del mo­ni­tor a la al­tu­ra de los ojos. Las pan­ta­llas, cuan­to más gran­des me­jor por­que obli­gan al mo­vi­mien­to ocu­lar. Se­gún ex­pli­ca Joan Gis­pets, mi­rar a una dis­tan­cia muy cor­ta pro­vo­ca un es­fuer­zo su­pe­rior de en­fo­que que mi­rar de le­jos por­que la vi­sión hu­ma­na es­tá di­se­ña­da pa­ra ver de le­jos. Só­lo ha­ce un si­glo que gran par­te de la po­bla­ción ha­cía mu­chas ta­reas al ai­re li­bre, en es­pa­cios abier­tos que re­que­rían una vi­sión de le­ja­nía por lo que los ojos es­ta­ban re­la­ja­dos en gran par­te del día. En po­co tiem­po nues­tra ac­ti­vi­dad vi­sual ha cam­bia­do mu­cho. Mi­rar una pan­ta­lla de cer­ca du­ran­te tan­tas ho­ras se­gui­das su­po­ne pa­ra nues­tro sis­te­ma óp­ti­co un so­bre­es­fuer­zo muy im­por­tan­te”. En los mó­vi­les y las ta­ble­tas, el fac­tor dis­tan­cia es pri­mor­dial. Las me­di­das de la pan­ta­lla y del cuer­po de la le­tra son más pe­que­ños, y es­to ha­ce que nos acer­que­mos to­da­vía más sin dar­nos prác­ti­ca­men­te cuen­ta. “En el or­de­na­dor la dis­tan­cia pue­de ser de unos 60 cen­tí­me­tros. Pe­ro los dis­po­si­ti­vos co­mo mó­vi­les o ta­ble­tas sue­len po­ner­se a una dis­tan­cia de 15 o 20 cen­tí­me­tros, lo que obli­ga a un ma­yor es­fuer­zo de con­ver­gen­cia de los ojos”, apor­ta Al­fons Biel­sa. Tal vez por eso ha au­men­ta­do el nú­me­ro de ca­sos de mio­pía, ex­pli­ca Joan Gis­pets, co­mo un in­ten­to de adap­ta­ción del sis­te­ma vi­sual hu­mano an­te los nue­vos há­bi­tos. Por eso co­men­ta que en el ca­so de los ni­ños es me­jor no pre­ci­pi­tar­se en cuan­to que lle­ve ga­fas por mio­pía. “To­da­vía es­tá ma­du­ran­do y a lo me­jor no es acon­se­ja­ble por­que su vi­sión es­tá en pro­ce­so de adap­ta­ción. Hay que mi­rar ca­so por ca­so y op­tar por la pru­den­cia”. Tam­bién co­men­ta que un estudio rea­li­za­do el año pa­sa­do en­tre es­tu­dian­tes, de­tec­ta­ron que más del 50% son mio­pes. “Ha­ce diez años es­to era im­pen­sa­ble. La pre­va­len­cia se acer­ca­ba al 5%, en­ton­ces. El peor da­to se ha da­do en Hong Kong, don­de el 90% de la po­bla­ción es mio­pe. Pa­ra ha­cer­se una idea, la pre­va­len­cia en una tri­bu de Ama­zo­nas se si­túa al­re­de­dor del 3%. En Ca­ta­lun­ya es­ta­mos en­tre el 30% y el 40%”. Gis­pets re­co­mien­da que an­te una mio­pía le­ve me­jor no po­ner­se ga­fas por­que pue­de tra­tar­se de una adap­ta­ción an­te la vi­sión cer­ca­na. Lu­mi­no­si­dad Pro­cu­rar te­ner una ilu­mi­na­ción ade­cua­da, evi­tan­do tan­to es­tar en pe­num­bra co­mo ba­jo un ti­po de ilu­mi­na­ción fluo­res­cen­te o una luz azul de led. Es im­por­tan­te que no ha­ya una gran di­fe­ren­cia de con­tras­te en­tre la lu­mi­no­si­dad de la pan­ta­lla y la del res­to de la habitación. Asi­mis­mo evi­tar los re­fle­jos en la pan­ta­lla, es­pe­cial­men­te de lu­ces su­pe­rio­res o de ven­ta­nas. Se pue­de usar un fil­tro an­ti­rre­fle­jos en la pan­ta­lla. Tam­bién se pue­den to­mar más me­di­das. “En un mo­ni­tor apa­ga­do, es ne­ce­sa­rio ase­gu­rar­se que no apa­re­cen rá­fa­gas o imá­ge­nes re­fle­ja­das en el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.