Par­pa­deo

La Vanguardia - ES - - CREAR -

fon­do ne­gro. Ade­más, las pan­ta­llas con de­ma­sia­do con­tras­te o bri­llo, tam­bién su­po­nen una ma­yor ten­sión pa­ra el sis­te­ma vi­sual”. Gis­pets co­men­ta que los re­fle­jos en la pan­ta­lla tam­bién di­fi­cul­tan la vi­sua­li­za­ción de tex­tos e imá­ge­nes. Y eso pue­de desem­bo­car en es­trés vi­sual. Por otra par­te, mi­rar una pan­ta­lla tam­bién su­po­ne mi­rar de for­ma di­rec­ta una fuen­te de luz in­ten­sa no na­tu­ral. “Ca­da vez uti­li­za­mos un ti­po de lu­mi­no­si­dad me­nos pa­re­ci­da a la del sol, que ma­ne­ra que nues­tros ojos se han de es­for­zar más, de aquí vie­ne la fa­ti­ga ocu­lar”. Ade­más, es­tos dis­po­si­ti­vos emi­ten una luz azul de led. Es cierto que con­su­me me­nos ener­gía, pe­ro a lar­go pla­zo pue­de pro­vo­car da­ños en las cé­lu­las de la re­ti­na, que no se re­ge­ne­ran. En los pri­me­ros en­sa­yos in vitro con cé­lu­las de la re­ti­na rea­li­za­dos has­ta aho­ra en la in­dus­tria of­tal­mo­ló­gi­ca, se ha pues­to en evi­den­cia que la ex­po­si­ción acu­mu­la­da a la luz azul vio­le­ta au­men­ta el ries­go de su­frir da­ños en la re­ti­na, lo que con­tri­bu­ye al desa­rro­llo de la De­ge­ne­ra­ción Ma­cu­lar Aso­cia­da a la Edad (DMAE).

La fun­ción del par­pa­deo es esen­cial pa­ra te­ner lubricado el ojo. For­zar el par­pa­deo vo­lun­ta­rio o te­ner los ojos ce­rra­dos du­ran­te vein­te de se­gun­dos de for­ma pe­rió­di­ca, son al­gu­nas de las ma­ne­ras de man­te­ner la cór­nea lu­bri­ca­da. Al­gu­nos sín­to­mas de los pro­ble­mas con la vis­ta se ma­ni­fies­tan con la se­que­dad del ojo, cuan­do es­te par­pa­dea po­co. Y es­to su­ce­de so­bre to­do fren­te a las pan­ta­llas. Cuan­do se pa­san mu­chas ho­ras de­lan­te de una pan­ta­lla, dis­mi­nu­ye la se­cre­ción la­cri­mal. “Es una mi­ra­da fi­ja que au­men­ta la eva­po­ra­ción de la lá­gri­ma cau­san­do se­que­dad ocu­lar, pi­cor e irri­ta­ción en­tre otros sín­to­mas. En es­tas cir­cuns­tan­cias la hu­me­dad se re­du­ce más de un 50%. Cuan­do una per­so­na ha­bla con otra ca­ra a ca­ra, pue­de par­pa­dear un pro­me­dio de 25 ve­ces por mi­nu­to. De­lan­te de una pan­ta­lla, sea or­de­na­dor o te­lé­fono mó­vil, es­ta fre­cuen­cia pue­de lle­gar a re­du­cir­se a só­lo cin­co ve­ces por mi­nu­to”, ex­pli­ca Joan Gis­pets. En los jue­gos de or­de­na­dor, la aten­ción ocu­lar es má­xi­ma y ha­ce que el par­pa­deo prác­ti­ca­men­te des­apa­rez­ca. Ade­más, en es­te úl­ti­mo ca­so, cuan­do el par­pa­deo se pro­du­ce, la su­per­fi­cie ocu­lar ya lle­va unos se­gun­dos sin lá­gri­ma, lo que pue­de da­ñar di­cha su­per­fi­cie. Se tra­ta de par­pa­dear más y de for­ma com­ple­ta, for­zar el par­pa­deo vo­lun­ta­rio o man­te­ner los ojos ce­rra­dos du­ran­te vein­te se­gun­dos de for­ma pe­rió­di­ca, vuel­ve a in­sis­tir Al­fons Biel­sa. Tam­bién evi­tar am­bien­tes muy se­cos. Es­to ge­ne­ral­men­te pue­de su­ce­der tan­to por la ca­le­fac­ción co­mo por el ai­re con­di­cio­na­do. Es acon­se­ja­ble evi­tar un ex­ce­so en el uso de apa­ra­tos de cli­ma­ti­za­ción. Y en ca­so de ne­ce­si­tar te­ner­los en­cen­di­dos, man­te­ner una tem­pe­ra­tu­ra en­tre los 21 y los 23 gra­dos cen­tí­gra­dos pa­ra evi­tar el lla­ma­do sín­dro­me de ojo se­co. Llo­rar pue­de ser sa­lu­da­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.