‘Cars­ha­ring’

La Vanguardia - ES - - SÍPUEDES -

más im­por­tan­te des­pués de la vi­vien­da pa­ra la ma­yo­ría de per­so­nas y una fuen­te con­ti­nua de gas­tos fi­jos que las­tran el pre­su­pues­to in­de­pen­dien­te­men­te de si el vehícu­lo se usa o no. El im­pues­to de cir­cu­la­ción, el se­gu­ro, la pla­za de ga­ra­je y el man­te­ni­mien­to anual (re­vi­sio­nes, ITV, re­po­si­ción de bom­bi­llas, lim­pia­pa­ra­bri­sas, et­cé­te­ra) son cos­tes que se tie­nen aun­que el co­che se pa­se la ma­yo­ría de días apar­ca­do. Y co­mo pro­pie­dad, es de aque­llas que co­mien­zan a per­der va­lor en el mis­mo mo­men­to en que fir­mas la com­pra, así que no es un pro­duc­to que sir­va co­mo in­ver­sión. De ahí que los ase­so­res fi­nan­cie­ros eti­que­ten el co­che co­mo un lu­jo ca­ro y ase­gu­ren que si los due­ños echa­ran nú­me­ros del im­pac­to que tie­ne en sus fi­nan­zas, muy po­cos lo ten­drían en pro­pie­dad. “Hay es­tu­dios que in­di­can que cual­quier co­che que se usa me­nos de 25 días al añ o me­nos de 7.000 ki­ló­me­tros no se de­be­ría te­ner por­que sa­le más ren­ta­ble al­qui­lar­lo” o uti­li­zar un ta­xi cuan­do hay un im­pre­vis­to, apun­ta Jo­sep So­ler, pre­si­den­te de EFPA Eu­ro­pa. Pa­ra cal­cu­lar si a uno le re­sul­ta ren­ta­ble dis­po­ner de co­che pro­pio o ha­ría un buen ne­go­cio des­pren­dién­do­se de él cuan­to an­tes no bas­ta con pen­sar en el pre­cio de com­pra o en si ya es­tá pa­ga­do o que­dan le­tras pen­dien­tes. Los más pu­ris­tas ex­pli­can que pa­ra cal­cu­lar el gas­to glo­bal que su­po­ne hay que par­tir de la pre­mi­sa de que la vi­da útil del co­che son diez años, así que al pre­cio de com­pra se de­be su­mar el cos­te del se­gu­ro de esos diez años, los im­pues­tos (el de ma­tri­cu­la­ción o el IVA só­lo se pa­gan al com­prar­lo, pe­ro el IVTM, co­no­ci­do po­pu­lar­men­te co­mo im­pues­to de cir­cu­la­ción, se abo­na ca­da año), el gas­to del car­bu­ran­te que se con­su­mi­rá en esa dé­ca­da se­gún los ki­ló­me­tros que se pre­vén rea­li­zar, una es­ti­ma­ción del gas­to en man­te­ni­mien­to, pea­jes, apar­ca­mien­tos, re­pa­ra­ción de ave­rías, lim­pie­za e ITV que se ten­drán en to­do ese tiem­po... Con es­tas pre­mi­sas, di­ver­sos au­to­res cal­cu­lan que te­ner un utilitario pro­pio cues­ta en­tre 5.000 y 7.000 eu­ros al año. “Si echas bien los nú­me­ros, el co­che no sa­le ren­ta­ble a más del 90% de los pro­pie­ta­rios, má­xi­me si se vi­ve en una gran ciu­dad don­de tie­nes mu­chas op­cio­nes de trans­por­te, ta­xis en las es­qui­nas, ofer­tas de co­che com­par­ti­do o de co­che de al­qui­ler que con­vier­ten es­te gas­to fi­jo en un gas­to va­ria­ble en fun­ción del uso que ha­ces”, ase­gu­ra el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Pro­fe­sio­nal de Ase­so­res de In­ver­sión Fi­nan­cia­ción y Pe­ri­tos Ju­di­cia­les (AIF), Jor­di Paniello. Pe­ro in­clu­so si uno sim­pli­fi­ca los cálcu­los, ob­via lo que le cos­tó el co­che por­que ha­ce tiem­po que lo tie­ne pa­ga­do y só­lo cuen­ta los gas­tos fi­jos anua­les que le oca­sio­na –el se­gu­ro, el im­pues­to de cir­cu­la­ción, el al­qui­ler del ga­ra­je y la re­vi­sión anual de man­te­ni­mien­to– y lo que con­su­me en car­bu­ran­te, es fá­cil que en­cuen­tre op­cio­nes más ren­ta­bles si con­du­ce me­nos de mil ki­ló­me­tros al mes. Ade­más, ex­pli­can quie­nes ase­so­ran en aho­rro, si uno tie­ne el co­che siem­pre dis­po­ni­ble en la puer­ta aca­ba ha­cien­do más ki­ló­me­tros y gas­tan­do más en com­bus­ti­ble y apar­ca­mien­to que si no lo tie­ne y ha de pe­dir un ta­xi o al­qui­lar­lo. Por­que la ra­zón ma­yo­ri­ta­ria pa­ra dis­po­ner de co­che pro­pio es la co­mo­di­dad. “Que no trai­ga cuen­ta por di­ne­ro no quie­re de­cir que no ha­ya otras ra­zo­nes, co­mo co­mo­di­dad y ser­vi­cio, que en­tren en con­si­de­ra­ción pa­ra de­ci­dir te­ner co­che pro­pio, so­bre to­do si vives fue­ra de la ciu­dad”, re­co­no­cen los ase­so­res fi­nan­cie­ros.

Cla­ro que tam­bién hay mu­chos ur­ba­ni­tas que en los úl­ti­mos años, y coin­ci­dien­do con la ex­pan­sión del cars­ha­ring o co­che com­par­ti­do en las gran­des ciu­da­des, se han des­he­cho de su co­che pre­ci­sa­men­te por co­mo­di­dad, adu­cien­do que al aho­rro de cos­tes se su­ma el de preo­cu­pa­cio­nes. Por­que pa­ra quie­nes ha­cen un uso es­po­rá­di­co del co­che, la fór­mu­la del cars­ha­ring o al­qui­ler por ho­ras que in­clu­ye en el pre­cio el car­bu­ran­te, el se­gu­ro, el ga­ra­je, la lim­pie­za y los im­pues­tos, y no exi­ge ha­cer re­ser­va ni pa­pe­leo ca­da vez que se quie­re usar el vehícu­lo, re­sul­ta muy có­mo­da. “Con es­te sis­te­ma só­lo pa­go cuan­do uso el co­che, en lu­gar de des­em­bol­sar 15.000 eu­ros por uno que iba a es­tar en el ga­ra­je más de 200 días al año, y ade­más no me preo­cu­po de al­qui­lar par­king, ni de lle­var­lo al ta­ller, ni de po­ner­le ga­so­li­na, ni de pa­gar el se­gu­ro...”, co­men­ta Fernando, que tras su­frir una ave­ría gra­ve y cos­to­sa en su co­che de­ci­dió op­tar por el cars­ha­ring en lu­gar de com­prar­se otro. Al­qui­ler Exis­ten otras al­ter­na­ti­vas. Pa­ra quie­nes só­lo uti­li­zan el co­che en las va­ca­cio­nes de ve­rano o si sa­len de la ciu­dad al­gún fin de se­ma­na pue­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.