Dog­ma­tis­mo

La Vanguardia - ES - - SÍPUEDES -

Los co­mi­tés de bioé­ti­ca sue­len es­tar for­ma­dos por ex­per­tos pro­ce­den­tes de di­ver­sos ám­bi­tos, des­de ju­ris­tas y fi­ló­so­fos, has­ta far­ma­có­lo­gos, mé­di­cos, bió­lo­gos, en­tre otros. Se bus­ca, des­de el diá­lo­go y la co­mu­ni­ca­ción en­tre dis­ci­pli­nas, plan­tear di­le­mas y ha­llar una so­lu­ción. No obs­tan­te, aun­que en Es­pa­ña no ocu­rre co­mo en otros paí­ses, co­mo Ita­lia, don­de hay miem­bros del sec­tor ca­tó­li­co en los co­mi­tés, si­gue ha­bien­do dog­ma­tis­mo. “Za­pa­te­ro fue quien creó el Co­mi­té de Bioé­ti­ca de Es­pa­ña. Más tar­de en su le­gis­la­tu­ra, apro­bó la ley del abor­to, aún vi­gen­te. Sor­pren­den­te­men­te no pi­dió la opi­nión del co­mi­té pa­ra ello. Aun así, qui­si­mos re­dac­tar un in­for­me. An­tes de co­men­zar ni tan si­quie­ra a dis­cu­tir en­tre no­so­tros, una per­so­na del co­mi­té ya anun­ció que vo­ta­ría en con­tra, por­que era con­tra­rio al abor­to. Es­te dog­ma­tis­mo es real y es fre­cuen­te. Re­sul­ta im­po­si­ble dia­lo­gar con per­so­nas así”. “Hi­ja mía, ¿por qué no es­tu­dias far­ma­cia? Te po­dría­mos ayu­dar, montarte una far­ma­cia. Por­que mira que fi­lo­so­fía…”, re­cuer­da Vic­tò­ria Camps (Bar­ce­lo­na, 1941) que su ma­dre le acon­se­ja­ba. Pe­ro ella te­nía cla­ro que lo que le gus­ta­ban eran las hu­ma­ni­da­des. De ahí que al aca­bar el ba­chi­lle­ra­to, op­ta­ra por Fi­lo­so­fía y Le­tras, “una ca­rre­ra de mu­je­res y de cu­ras y mon­jas”. Y fue una de las tres mu­je­res de las 25 que eran en cla­se que de­ci­dió se­guir es­tu­dian­do una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria. “Afor­tu­na­da­men­te, las co­sas han cam­bia­do y si hoy le pre­gun­tas a una ni­ña pe­que­ña qué quie­re ser de ma­yor no te di­rá que só­lo ma­dre. Es­tá so­cial­men­te asu­mi­do que to­dos de­be­mos y te­ne­mos de­re­cho a de­di­car­nos a una pro­fe­sión”, con­si­de­ra Camps, pa­ra quien la fi­lo­so­fía de­be­ría ser una se­gun­da ca­rre­ra. “Siem­pre le acon­se­jo a mis alum­nos que es­tu­dien al­go más, De­re­cho, Eco­no­mía, Pe­rio­dis­mo, Me­di­ci­na, lo que les gus­te. Por­que la fi­lo­so­fía te en­se­ña a pen­sar, a ra­zo­nar, te da re­fe­ren­cias de otros fi­ló­so­fos del pa­sa­do. Y lo in­tere­san­te es po­der usar ese ba­ga­je pa­ra pen­sar cues­tio­nes ac­tua­les”. Y es lo que Camps ha he­cho des­de que ter­mi­nó sus es­tu­dios, so­bre to­do en el cam­po de la éti­ca. “Es la pre­gun­ta que to­dos nos ha­ce­mos an­te una si­tua­ción com­pli­ca­da so­bre qué de­be­mos ha­cer. Y res­pon­de­mos en fun­ción de unos prin­ci­pios, va­lo­res, nor­mas que apren­de­mos a lo lar­go de la vi­da. Éti­ca es orien­tar la con­duc­ta con­for­me a esos prin­ci­pios”. Eso sí, si bien ha pre­si­di­do el Co­mi­té de Bioé­ti­ca de Es­pa­ña y es miem­bro del de Ca­ta­lun­ya, le dis­gus­ta que la pre­sen­ten co­mo pro­fe­sio­nal de la éti­ca. “Los fi­ló­so­fos nos de­di­ca­mos a dar ra­zo­nes y a ar­gu­men­tar so­bre de­ci­sio­nes de­ter­mi­na­das, pe­ro no so­mos mo­ra­lis­tas”, es­gri­me, y acla­ra que pre­fie­re que la pre­sen­ten co­mo fi­ló­so­fa. Mu­chas de las re­fle­xio­nes y en­sa­yos que ha pu­bli­ca­do vie­ron la luz, por pri­me­ra vez, tras las te­clas de una má­qui­na de es­cri­bir que tie­ne más de un si­glo de vi­da y que ha­ría las de­li­cias de los co­lec­cio­nis­tas. Per­te­ne­ció a su abue­lo, abo­ga­do. La usó du­ran­te mu­chos años y des­pués, de esa pie­za vin­ta­ge, sal­tó di­rec­ta­men­te al or­de­na­dor. En­tre ri­sas, re­cuer­da có­mo “ca­da vez que te equi­vo­ca­bas era arran­car la ho­ja y vuel­ta a em­pe­zar”. Con ella es­cri­bió la te­si­na, la te­sis doc­to­ral y nu­me­ro­sos ar­tícu­los. “Aho­ra ne­ce­si­to sen­tar­me al or­de­na­dor. Me pon­go fren­te a la pan­ta­lla y es cuan­do co­mien­zan a sur­gir las ideas. A mano, ya im­po­si­ble”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.