18 me­ses a los tres años

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

ta­co­nes, chan­clas, in­clu­so des­cal­zos. Aho­ra se ve de to­do. Los más pe­que­ños de la fa­mi­lia tie­nen un gran aba­ni­co. Y les que­dan bien, son di­ver­ti­dos, pe­ro no to­do va­le. “Se re­quie­re una aten­ción es­pe­cial a la ho­ra de ele­gir el me­jor cal­za­do pa­ra el ni­ño”, co­men­ta Jo­sep Ma­nel Oga­lla, pre­si­den­te del Col·le­gi Ofi­cial de Po­dò­legs de Ca­ta­lun­ya. No va­le com­prar una ta­lla más hol­ga­da pa­ra que le sir­va to­do el cur­so ni po­ner­le aque­llas bo­tas tan bo­ni­tas de ca­ña rí­gi­da co­mo si fue­ra a mon­tar a ca­ba­llo. Es im­por­tan­te la elec­ción y re­no­va­ción del cal­za­do des­de la pri­me­ra in­fan­cia pa­ra pro­te­ger la fi­sio­lo­gía y bio­me­cá­ni­ca del pie, ex­pli­ca Oga­lla. Y so­bre to­do que aga­rre bien el pie. “El cal­za­do mal ajus­ta­do pue­de cau­sar de­for­mi­da­des en la vi­da adul­ta”, ex­pli­ca tam­bién Luis Ale­gre Du­rán, in­ves­ti­ga­dor de ana­to­mía y bio­me­cá­ni­ca del mo­vi­mien­to de la Uni­ver­si­dad de Cas­ti­llaLa Man­cha. Aun­que las re­co­men­da­cio­nes pue­den ser ge­ne­ra­les, ca­da edad tie­ne sus pe­cu­lia­ri­da­des. Pri­mer año de vi­da Es lo que Oga­lla de­no­mi­na prean­dan­te. El be­bé no an­da. “La idea del cal­za­do que tie­ne que lle­var es que sea pro­tec­tor pa­ra evi­tar que el pie pier­da ca­lor. Na­da rí­gi­do. Ni sue­la rí­gi­da, ni bo­tas, ni na­da pa­re­ci­do. Ha de te­ner to­tal mo­vi­li­dad con los de­dos pa­ra desa­rro­llar la mus­cu­la­tu­ra in­trín­se­ca re­la­cio­na­da con el fu­tu­ro mo­vi­mien­to del pie cuan­do an­de”. Eduar­do Sán­chez-Oso­rio, mé­di­co es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na de­por­ti­va, po­dó­lo­go y di­rec­tor mé­di­co de Er­go­di­ná­mi­ca clí­ni­ca, de­ta­lla va­rias eta­pas en es­te pri­mer año de vi­da. “Has­ta los nue­ve me­ses los pies sir­ven pa­ra ex­plo­rar el en­torno. Se es­tán desa­rro­llan­do a ni­vel óseo y mus­cu­lar. Por lo tan­to no de­be­mos so­me­ter­los a pre­sio­nes in­ne­ce­sa­rias que pue­dan con­di­cio­nar su for­ma­ción y cre­ci­mien­to. He­mos de per­mi­tir­le to­da la mo­vi­li­dad po­si­ble”. En es­tos pri­me­ros me­ses es­tá pre­sen­te el re­fle­jo pren­sil plan­tar, ade­más del pal­mar. Los be­bés son ex­tre­ma­da­men­te sen­si­bles al tac­to, lo que fa­vo­re­ce el víncu­lo con su en­torno. En es­te sen­ti­do, Isa­bel Gen­til García, pro­fe­so­ra de la es­cue­la uni­ver­si­ta­ria de En­fer­me­ría, Fi­sio­te­ra­pia y Po­do­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, aña­de que des­de el pun­to de vis­ta del desa­rro­llo neu­ro­ló­gi­co y de la sen­si­bi­li­dad tác­til, los pies del re­cién na­ci­do tie­nen una sen­si­bi­li­dad mu­cho más fi­na que la de la mano has­ta los ocho o nue­ve me­ses. “El he­cho de cal­zar con­ti­nua­men­te a los be­bés que no ca­mi­nan les pri­va de in­for­ma­ción tác­til y la per­cep­ción de la po­si­ción y mo­vi­mien­to de los pies en re­la­ción con el es­pa­cio, que jue­gan un pa­pel im­por­tan­te en el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral”. Es ha­bi­tual ver al be­bé de tres me­ses mi­rar y to­car con cu­rio­si­dad tan­to los pies co­mo las ma­nos. “Em­pie­za a des­cu­brir su cuer­po… Y a par­tir de los seis o sie­te me­ses, se sue­len lle­var los pies a la bo­ca”. Isa­bel Gen­til con­clu­ye que cal­zar a los más pe­que­ños no tie­ne jus­ti­fi­ca­ción. “En to­do ca­so se re­co­mien­da un cal­ce­tín o peú­co li­ge­ro de al­go­dón o la­na, en fun­ción de la épo­ca del año, pa­ra man­te­ner la tem­pe­ra­tu­ra”, se­ña­la Eduar­do Sán­chez-Oso­rio. Es­te mis­mo ex­per­to se­ña­la que de los nue­ve me­ses has­ta los do­ce me­ses, el be­bé ga­tea y se­gún su desa­rro­llo pue­de lle­gar a dar sus pri­me­ros pa­sos, sos­te­ni­do. “Pa­ra el ga­teo po­de­mos in­tro­du­cir al­gún cal­za­do que fa­vo­rez­ca el ga­teo. Y pa­ra es­to de­be ser fle­xi­ble, sua­ve, no ha de con­di­cio­nar la pos­tu­ra del pie pa­ra el ga­teo ni que le pro­duz­ca ro­za­du­ras. Ha de ofre­cer­le pro­tec­ción, con­fort y ad­he­ren­cia pa­ra dar­le se­gu­ri­dad”. De los 12 me­ses has­ta los 18 me­ses Em­pie­zan a tan­tear has­ta que ca­mi­nan. Eso sí, sin es­ta­bi­li­dad, re­cuer­da Jo­sep Ma­nel Oga­lla. Y aña­de que en es­ta eta­pa de vi­da es ne­ce­sa­rio que el cal­za­do sea con sue­la an­ti­des­li­zan­te pa­ra ayu­dar a que ten­ga es­ta­bi­li­dad. Y que es­té bien ata­do, bien su­je­to al pie pa­ra dar se­gu­ri­dad. “Si no va co­gi­do y el cal­za­do le bai­la, le va hol­ga­do, en­ton­ces le ha­rá sen­tir to­da­vía más ines­ta­ble. Cor­de­les, vel­cro, lo que sea pe­ro co­gi­do. Eso sí, ha de ser un cal­za­do que le per­mi­ta el mo­vi­mien­to del to­bi­llo. Na­da de bo­tas. Si yo lo su­je­to es­toy evi­tan­do el mo­vi­mien­to. Tie­ne que desa­rro­llar la mus­cu­la­tu­ra de for­ma na­tu­ral, en la me­di­da que va ejer­ci­tan­do. No hay que im­po­si­bi­li­tar el mo­vi­mien­to”. Eduar­do Sán­chez-Oso­rio de­ta­lla que de los do­ce me­ses has­ta los die­ci­ocho, efec­ti­va­men­te el be­bé co­mien­za a an­dar de for­ma ines­ta­ble, con pro­ble­mas pa­ra man­te­ner el equi­li­brio y caí­das fre­cuen­tes. “El cal­za­do de­be per­mi­tir que el ni­ño sien­ta el te­rreno pa­ra fa­vo­re­cer un buen desa­rro­llo del sis­te­ma ner­vio­so y me­jo­rar el equi­li­brio”. Ade­más, “la pun­te­ra de­be ser re­don­da o cua­dra­da vis­ta des­de arri­ba, y al­ta. Y con un re­fuer­zo de cier­ta ri­gi­dez pa­ra la pro­tec­ción de los de­dos. De­be pro­por­cio­nar fle­xi­bi­li­dad, pro­tec­ción con­tra el frío y ser trans­pi­ra­ble. La sue­la de­be ser plana. No de­be ser muy blan­da, pe­ro si fle­xi­ble en la zo­na de los de­dos. El in­te­rior de­be ser sua­ve y blan­do, sin cos­tu­ras in­ter­nas. Se des­acon­se­ja la in­clu­sión de un con­tra­fuer­te rí­gi­do y de ele­men­tos anató­mi­cos”.

El pe­que­ño ya co­mien­za a an­dar de mo­do in­de­pen­dien­te has­ta que al­can­za el pa­trón de mar­cha adul­ta. Du­ran­te es­ta eta­pa, la ac­ti­vi­dad fí­si­ca del ni­ño au­men­ta y los pies se ven so­me­ti­dos a ma­yo­res es­fuer­zos. “Se re­quie­re por tan­to un cal­za­do pro­pia­men­te di­cho, que de­be­rá

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.