MA­LOS HÁ­BI­TOS

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

Los ex­per­tos ad­vier­ten que tan­to las chan­clas co­mo los zue­cos no son una bue­na op­ción pa­ra cal­zar a los más pe­que­ños por­que la per­cep­ción de que el cal­za­do se sa­le a ca­da pa­so obli­ga a los de­dos a un tra­ba­jo ex­tra de aga­rre in­ne­ce­sa­rio y perjudicial en el desa­rro­llo de la mus­cu­la­tu­ra. Co­mo se ha co­men­ta­do en el tex­to prin­ci­pal, se es­tá ex­ten­dien­do el uso in­dis­cri­mi­na­do de cal­za­do de­por­ti­vo. En es­te ca­so, al me­nos es muy re­co­men­da­ble que es­te ti­po de za­pa­ti­llas sean uti­li­za­das pa­ra la ac­ti­vi­dad pa­ra la cual han si­do es­pe­cial­men­te di­se­ña­das y no du­ran­te to­do el día. Tam­bién es to­tal­men­te inade­cua­do pa­ra be­bés y ni­ños cual­quier ti­po de ta­cón. Y en la me­di­da de lo po­si­ble evi­tar ade­más que los her­ma­nos pe­que­ños he­re­den el cal­za­do de los ma­yo­res. Los pies son anató­mi­ca­men­te di­fe­ren­tes y ca­da ni­ño tie­ne una for­ma dis­tin­ta y par­ti­cu­lar de ca­mi­nar. Aun­que los za­pa­tos es­tén prác­ti­ca­men­te nue­vos, tie­nen mar­ca­da la for­ma par­ti­cu­lar de la hue­lla del quien lo ha usa­do con an­te­rio­ri­dad. frío, de la hu­me­dad, e in­clu­so son im­permea­bles y tie­nen una gran ca­pa­ci­dad de tras­pi­ra­ción só­lo que des­de el in­te­rior ha­cia el ex­te­rior. Man­te­nien­do los pies abri­ga­dos y se­cos”. Y Oga­lla lo com­ple­men­ta con el za­pa­to ti­po blu­cher, de piel, con sis­te­ma de su­je­ción en el em­pei­ne y sue­la de go­ma. “El ta­cón no ha de ser más al­to de dos cen­tí­me­tros. El za­pa­to plano tam­po­co es re­co­men­da­ble. Un ta­cón de dos cen­tí­me­tros ayu­da a rea­li­zar la bio­me­cá­ni­ca del mo­vi­mien­to del pie al an­dar. Si el ta­cón lle­ga a los cin­co cen­tí­me­tros es perjudicial”. Bo­tas y ta­llas Eduar­do Sán­chez-Oso­rio lo tie­ne cla­ro: “Per­so­nal­men­te no me gus­tan las bo­tas o aquel cal­za­do que cu­bre el to­bi­llo li­mi­tán­do­lo. Es cierto que da más es­ta­bi­li­dad, pe­ro fre­na el desa­rro­llo de la mus­cu­la­tu­ra en­car­ga­da de es­ta­bi­li­zar­la. En edad in­fan­til hay una in­ma­du­rez mus­cu­lar y mu­chas ve­ces un al­to gra­do de hi­per­la­xi­tud li­ga­men­to­sa, por lo que nos in­tere­sa po­ten­ciar y es­ti­mu­lar el desa­rro­llo mus­cu­lar y la pro­pio­cep­ción. La ca­ña del cal­za­do se ha de li­mi­tar a pro­te­ger del frío. O dar es­ta­bi­li­dad en de­por­tes con­cre­tos co­mo el ba­lon­ces­to o en ni­ños con pa­to­lo­gía que lo re­quie­ra”. Jo­sep Ma­nel Oga­lla, só­lo re­co­mien­da usar bo­tas en ac­ti­vi­da­des muy es­pe­cí­fi­cas co­mo el bás­quet, ex­cur­sio­nes en la mon­ta­ña con fir­me muy irre­gu­lar, pa­ra es­quiar, pe­ro fue­ra de eso me­jor que no. En cuan­to a las ta­llas, Oga­lla re­co­mien­da com­prar me­dio nú­me­ro más, no uno más. Es­te úl­ti­mo ca­so re­sul­ta­ría ex­ce­si­vo y no su­je­ta­ría bien el pie. Pe­ro co­mo las ta­llas pue­den va­riar en­tre las dis­tin­tas mar­cas y es­ti­los del cal­za­do, me­jor es­co­ger el cal­za­do en re­la­ción a la co­rrec­ta adap­ta­ción a los pies del ni­ño. Pa­ra ello hay que pro­bar­lo pri­me­ro. Hay que po­nér­se­lo y com­pro­bar que, des­de la pun­ta de los de­dos has­ta el ex­tre­mo de­lan­te­ro del za­pa­to de­be so­brar, al me­nos, un cen­tí­me­tro. Un ta­ma­ño de­ma­sia­do ajus­ta­do pue­de da­ñar tan­to el pie del ni­ño co­mo otro de­ma­sia­do gran­de. No hay que con­fiar en el ar­gu­men­to que con el pa­so del tiem­po los za­pa­tos que aprie­tan ce­den y se amol­dan al pie. Tam­bién hay que ob­ser­var si el ni­ño se qui­ta los za­pa­tos con fre­cuen­cia. En ese ca­so, pue­de que le re­sul­ten in­có­mo­dos, por lo que de­be ase­gu­rar­se que no le van de­ma­sia­do ajus­ta­dos. En cuan­to al mo­men­to ideal de cam­biar el cal­za­do, Oga­lla acon­se­ja re­vi­sar ca­da tres me­ses. “Sus pies cre­cen unos sie­te u ocho mi­lí­me­tros ca­da tres me­ses. Una for­ma muy sen­ci­lla de com­pro­bar si el cal­za­do se les ha que­da­do pe­que­ño es apre­tar la pun­ta del za­pa­to con el pul­gar pa­ra ve­ri­fi­car que el de­do gor­do del pie no lle­ga a to­car­la. En ca­so afir­ma­ti­vo hay que pen­sar en cam­biar­lo”. Y si la sue­la se des­gas­ta en po­co tiem­po, en­ton­ces vi­si­tar al po­dó­lo­go. “Un des­gas­te evi­den­te de la sue­la en tres me­ses es una aler­ta de la bio­me­cá­ni­ca del pie. Ne­ce­si­ta una ex­plo­ra­ción. La pri­me­ra de­be­ría ha­cer­se al cum­plir tres años”. Y a an­dar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.