Su­cum­bir al en­can­to del tren

La Vanguardia - ES - - SÍPUEDES -

tra­que­teo. Un hombre pa­sa ávi­da­men­te las pá­gi­nas de su no­ve­la. A su la­do, un jo­ven es­cu­cha mú­si­ca con unos au­ri­cu­la­res y una mu­jer ojea un dia­rio. De­trás de ellos, una pa­re­ja con­ver­sa con voz que­da so­bre la úl­ti­ma pe­lí­cu­la que vie­ron en el ci­ne. Al otro la­do del pa­si­llo, un se­ñor ma­yor ob­ser­va el pai­sa­je por la ven­ta­ni­lla, pen­sa­ti­vo, y to­ma no­tas en una li­bre­ta. Es cierto que en otros tra­yec­tos hay más rui­do y el pa­no­ra­ma es­tá lleno de smartp­ho­nes humean­tes, pe­ro la es­ce­na an­tes des­cri­ta es bien real y no tie­nen ni un ápi­ce de cien­cia fic­ción. Exis­ten mu­chas ma­ne­ras de dis­traer­se en un via­je, si no de­sea­mos tra­ba­jar con un por­tá­til, es­tu­diar o dor­mir. Quien va­ya a me­nu­do en tren, co­mo por ejem­plo al ir y vol­ver ca­da día del tra­ba­jo, se ha­brá per­ca­ta­do de lo si­guien­te: el tra­yec­to in­vi­ta a leer, so­bre to­do si es lar­go. Uno no se ma­rea, co­mo pue­de pa­sar en un au­to­car, y un li­bro ocu­pa po­co es­pa­cio, me­nos aun si es un e-book. Los li­bros de bol­si­llo na­cie­ron, en par­te, pa­ra es­tos tra­yec­tos y pa­ra las lar­gas es­pe­ras de la ciu­dad. Al­gu­nos via­je­ros pre­fie­ren ver pe­lí­cu­las en las ta­ble­tas o es­cu­char mú­si­ca, co­sa im­pen­sa­ble ha­ce una dé­ca­da. Otros se en­tre­gan al en­tre­te­ni­mien­to más bá­si­co y qui­zá el pri­me­ro de la his­to­ria: char­lar, co­mu­ni­car­se, es­cu­char a sus com­pa­ñe­ros de via­je. Otros, más con­tem­pla­ti­vos, ob­ser­van el pai­sa­je o a las per­so­nas de su al­re­de­dor. Fi­nal­men­te, los hay que se que­dan en si­len­cio, sa­bo­rean­do, sim­ple­men­te, unos mo­men­tos de re­lax. Ser­gio, de 44 años, que va ca­da día en tren a su ofi­ci­na, ex­pli­ca que le en­can­ta usar la ta­ble­ta: “Hay días que ten­go que leer al­gu­nos do­cu­men­tos del tra­ba­jo o en­viar co­rreos, pe­ro otros me dis­trai­go mi­ran­do vi­deos y pro­gra­mas de te­le­vi­sión”. En cam­bio, An­na Hi­gue­ras, es­tu­dian­te, con­fie­sa: “Yo en el tren bá­si­ca­men­te leo no­ve­las. ¡Es el úni­co ra­to que ten­go pa­ra ello!”. Ha­ce tres años, la Co­mu­ni­dad de Ma­drid co­lo­có una má­qui­na ex­pen­de­do­ra de li­bros en la es­ta­ción de Sol de Ren­fe Cer­ca­nías, pa­ra fa­ci­li­tar un ser­vi­cio gra­tui­to y sen­ci­llo de prés­ta­mo de li­bros a los que uti­li­za­ban el trans­por­te pú­bli­co. Tam­bién la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya fa­ci­li­tó en al­gu­nos de sus fe­rro­ca­rri­les la Bi­blio­tren, una bi­blio­te­ca vir­tual cu­ya lec­tu­ra se po­día ha­cer a tra­vés de có­di­gos QR en dis­po­si­ti­vos mó­vi­les. Es cierto que la idea de unir tren y cul­tu­ra no es nue­va y que esa re­la­ción ate­so­ra al­gu­nas anéc­do­tas his­tó­ri­cas, pe­ro si­gue re­ali­men­tán­do­se sin ce­sar. Du­ran­te la re­vo­lu­ción bol­che­vi­que, un tren agit­prop ha­cía un tour a tra­vés de Ru­sia en el cual se re­pre­sen­ta­ban pe­que­ñas obras tea­tra­les y di­fun­dían pro­pa­gan­da po­lí­ti­ca del nue­vo go­bierno. In­clu­so ha­bía una pe­que­ña im­pren­ta a bor­do pa­ra pu­bli­car car­te­les pro­pa­gan­dís­ti­cos y arro­jar­los por las ven­ta­nas en ca­da pue­blo. El tren es una pla­ta­for­ma muy pro­ve­cho­sa pa­ra ad­qui­rir cul­tu­ra y pa­ra crear­la. En el tren po­de­mos vi­vir ex­pe­rien­cias anec­dó­ti­cas que con­tar, po­de­mos, sien­do un po­co op­ti­mis­tas, has­ta ins­pi­rar­nos. Exis­ten con­cur­sos de re­la­tos li­te­ra­rios am­bien­ta­dos en el tren co­mo el cer­ta­men An­to­nio Ma­cha­do, or­ga­ni­za­do des­de 1985 por la Fun­da­ción de los Fe­rro­ca­rri­les Es­pa­ño­les (Pre­mios­del­tren.es) y en el me­tro co­mo el del TMB (Bar­ce­lo­na) pa­ra Sant Jor­di. “Yo, pa­ra to­do via­je —siem­pre so­bre la ma­de­ra de mi va­gón de ter­ce­ra—, voy li­ge­ro de equi­pa­je”, es­cri­bía Ma­cha­do en su poe­ma El tren.

La lo­co­mo­to­ra y el tren, en su mo­men­to, sig­ni­fi­ca­ron un pro­gre­so enor­me al acer­car te­rri­to­rios, por agi­li­zar la eco­no­mía, los trans­por­tes y las co­mu­ni­ca­cio­nes. Tras va­rios años de prue­bas (los pri­me­ros tre­nes fue­ron cons­trui­dos pa­ra lle­var car­bón), en 1830 se inau­gu­ró la pri­me­ra lí­nea de fe­rro­ca­rril in­ter­ur­bano, en­tre Li­ver­pool y Man­ches­ter. En Es­pa­ña lle­gó 18 años más tar­de, en­tre Bar­ce­lo­na y Ma­ta­ró. El di­se­ño de los tre­nes fue mo­der­ni­zán­do­se rá­pi­da­men­te. Al­gu­nos de los va­go­nes más es­plén­di­dos fue­ron cons­trui­dos pa­ra la fa­mi­lia real bri­tá­ni­ca –con una de­co­ra­ción ex­qui­si­ta, ma­de­ra de ar­ce, ta­pi­za­do de se­da y te­cho acol­cha­do– ya que ofre­cían más co­mo­di­dad, es­pa­cio y ais­la­mien­to que los ca­rrua­jes. En mu­chas ca­pi­ta­les de pro­vin­cia exis­ten los mu­seos del fe­rro­ca­rril, que ayu­dan a com­pren­der cuán im­por­tan­te fue la la­bor del tren a lo lar­go de la his­to­ria. En el mun­do cultural, el tren se si­túa de­lan­te y de­trás: co­mo ex­cu­sa pa­ra su­mer­gir­nos en un li­bro o en la mú­si­ca du­ran­te un via­je en tren, es­to es, pa­ra con­su­mir cul­tu­ra, y co­mo mo­ti­vo de crea­cio­nes cul­tu­ra­les, es de­cir, con­ver­ti­do en es­ce­na­rio e ins­pi­ra­ción de tan­tas pe­lí­cu­las, no­ve­las y can­cio­nes. Pa­ra co­men­zar, to­da bue­na obra es un via­je. Una de las me­tá­fo­ras más im­por­tan­tes en la li­te­ra­tu­ra oc­ci­den­tal tie­ne que ver con la con­sa­gra­ción de la ex­pe­rien­cia del via­je y con la pro­pia elec­ción del des­tino, es de­cir, to­mar el via­je co­mo ini­cia­ción. El pri­mer ejem­plo po­dría ser la Odi­sea de Ho­me­ro. “Pe­ro la idea del via­je o ca­mino fue fun­da­men­tal co­mo te­ma li­te­ra­rio y ar­tís­ti­co pa­ra la edad me­dia. Fue ahí, con el cris­tia­nis­mo, cuan­do se asen­tó la ale­go­ría del alma que em­pren­de su pe­re­gri­na­ción ha­cia Dios”, ex­po­ne Pa­blo García, pro­fe­sor de más­ter

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.