EL TA­LEN­TO

La Vanguardia - ES - - CREAR -

La pa­la­bra ta­len­to es­tá de mo­da. Des­de que en 1998 un gru­po de con­sul­to­res acu­ñó la ex­pre­sión gue­rra por el ta­len­to, la po­pu­la­ri­dad del tér­mino no ha he­cho más que cre­cer. Hay ca­za­ta­len­tos, ins­ti­tu­tos in­ter­na­cio­na­les cen­tra­dos en el ta­len­to, ín­di­ces que mi­den el ta­len­to de las na­cio­nes. Es­te éxi­to re­sul­ta ex­tra­ño por­que no dis­po­ne­mos de una de­fi­ni­ción. No es un con­cep­to cien­tí­fi­co. Por ello no fi­gu­ra en los tra­ta­dos de psi­co­lo­gía. Te­ne­mos la va­ga idea de que es un don na­tu­ral que per­mi­te lo­gros ex­tra­or­di­na­rios en una ac­ti­vi­dad. Pe­ro es­to no es su­fi­cien­te. La his­to­ria del tér­mino es in­tere­san­te. En grie­go, ta­len­to sig­ni­fi­có ba­lan­za, pe­so, y de ahí pa­só a sig­ni­fi­car una mo­ne­da de mu­cho va­lor. Con un ta­len­to se po­día com­prar una gran ca­sa. ¿Có­mo lle­gó a de­sig­nar un don es­pe­cial o una ap­ti­tud na­tu­ral? Por una pa­rá-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.