TAR­JE­TAS BA­JO CON­TROL

Las tar­je­tas son úti­les y có­mo­das pa­ra pa­gar, pe­ro tam­bién cau­sa de mu­chos apu­ros eco­nó­mi­cos si se apro­ve­chan pa­ra gas­tar más o pa­ra com­prar a cré­di­to

La Vanguardia - ES - - CREAR -

Las tar­je­tas fi­gu­ran en­tre los pro­duc­tos fi­nan­cie­ros que los con­su­mi­do­res con­si­de­ran im­pres­cin­di­bles. Se­gún da­tos del Ban­co de Es­pa­ña, a fi­na­les de ju­nio los es­pa­ño­les ma­ne­ja­ban 68,4 mi­llo­nes de tar­je­tas, 43,2 mi­llo­nes de las cua­les son de cré­di­to y el res­to de dé­bi­to. Las uti­li­zan prin­ci­pal­men­te pa­ra pa­gar sus com­pras –el año pa­sa­do lo hi­cie­ron 2.300 mi­llo­nes de ve­ces, por va­lor de 98.500 mi­llo­nes de eu­ros–, y pa­ra dis­po­ner de di­ne­ro en efec­ti­vo. En el 2013 se hi­cie­ron 901 mi­llo­nes de ope­ra­cio­nes con tar­je­ta en ca­je­ros por im­por­te de 109.200 mi­llo­nes de eu­ros. Y, se­gún las en­cues­tas so­bre con­su­mo, el 94% de los usua­rios tie­ne pre­vis­to uti­li­zar una tar­je­ta de cré­di­to o dé­bi­to en el fu­tu­ro y dos de ca­da tres no aso­cia el uso de las tar­je­tas con nin­gún ries­go. Sin em­bar­go, los ex­per­tos fi­nan­cie­ros ase­gu­ran que el uso –o me­jor di­cho abu­so– de es­te me­dio de pa­go es­tá en el ori­gen de los apu­ros eco­nó­mi­cos y si­tua­cio­nes de so­bre­en­deu­da­mien­to que vi­ven mu­chas fa­mi­lias. “El pa­go con tar­je­ta es muy in­tere­san­te si la uti­li­zas con ca­be­za, si eres cons­cien­te de que to­do lo que com­pras con ella lue­go has de pa­gar­lo, pe­ro abu­sar de su uso es ma­lí­si­mo y uti­li­zar­la pa­ra apla­zar pa­gos, lo peor”, re­su­me el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Ase­so­res de In­ver­sión, Fi­nan­cia­ción y Pe­ri­tos Ju­di­cia­les (AIF), Jor­di Paniello. El di­rec­tor del Ins­ti­tut d’Es­tu­dis Fi­nan­cers (IEF), Jo­sep So­ler, ase­gu­ra que el ries­go de las tar­je­tas es de ca­rác­ter psi­co­ló­gi­co y de­pen­de de la ca­pa­ci­dad de con­trol de ca­da per­so­na. “En cues­tión de tar­je­tas, la pri­me­ra pre­gun­ta que uno ha de ha­cer­se es: ¿soy cons­cien­te de có­mo se va el di­ne­ro cuan­do uso la tar­je­ta y pue­do con­tro­lar­me pa­ra no com­prar más por lle­var­la en­ci­ma?”, ex­pli­ca. Y sub­ra­ya que si uno no tie­ne es­to cla­ro, de­be­ría ol­vi­dar­se de pa­gar con tar­je­ta por­que le oca­sio­na­rá mu­chos pro­ble­mas, “e in­clu­so si con­tro­las de­be­rás vi­gi­lar los lí­mi­tes y riesgos que asu­mes, por­que la tar­je­ta ha de ser un me­dio de pa­go, una ma­ne­ra de pa­gar más có­mo­da, pe­ro no una for­ma de am­pliar tu con­su­mo o de ha­cer con­su­mos in­ne­ce­sa­rios”. Una o va­rias En el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo se aso­cia te­ner mu­chas tar­je­tas con un ma­yor es­ta­tus. Sin em­bar­go, el con­se­jo de los es­pe­cia­lis­tas en pla­ni­fi­ca­ción fi­nan­cie­ra es te­ner las mí­ni­mas pa­ra con­tro­lar me­jor su uso y re­du­cir los gas­tos (y riesgos) de te­ner­las. “Pa­ra mu­chí­si­mas per­so­nas es su­fi­cien­te con te­ner una tar­je­ta de dé­bi­to pa­ra re­ti­rar di­ne­ro del ca­je­ro o pa­gar sus com­pras sin lle­var di­ne­ro en­ci­ma”, ase­gu­ra el res­pon­sa­ble de te­mas eco­nó­mi­cos de la aso­cia­ción de con­su­mi­do­res Ceac­cu, Fernando Ló­pez. No obs­tan­te, So­ler ase­gu­ra que pa­ra los con­su­mi­do­res que con­tro­lan bien sus gas­tos pue­de ser más in­tere­san­te te­ner una tar­je­ta de cré­di­to que pue­da uti­li­zar­se tam­bién co­mo si fue­ra de dé­bi­to –es de­cir, pa­ra sa­car di­ne­ro de ca­je­ros sin cos­te– pe­ro que per­mi­ta car­gar los gas­tos en la cuen­ta ban­ca­ria a mes ven­ci­do y, con ello, di­fe­rir el pa­go de al­gu­nas com­pras du­ran­te días o se­ma­nas sin cos­te. Cré­di­to o dé­bi­to La tar­je­ta de dé­bi­to es la que per­mi­te ob­te­ner di­ne­ro di­rec­ta­men­te de la cuen­ta co­rrien­te de ca­da uno, de mo­do que si no se tie­ne sal­do en la cuen­ta no se pue­de sa­car di­ne­ro del ca­je­ro ni pa­gar en nin­gún es­ta­ble­ci­mien­to por­que los gas­tos se car­gan in­me­dia­ta­men­te. La de cré­di­to, en cam­bio, po­ne a dis­po­si­ción del usua­rio una cier­ta can­ti­dad de di­ne­ro (el lí­mi­te se acuer­da con la en­ti­dad emi­so­ra) y só­lo se car­ga en la cuen­ta el gas­to rea­li­za­do con ella (en com­pras o ca­je­ros) una vez al mes, en un so­lo pa­go o a pla­zos, se­gún las con­di­cio­nes con­tra­ta­das. En reali­dad, ad­vier­ten los ex­per­tos, hay que in­for­mar­se bien so­bre ca­da tar­je­ta –y leer la le­tra pe­que­ña de los con­tra­tos–, por­que las con­di­cio­nes va­rían de unas a otras. Hay tar­je­tas de dé­bi­to que per­mi­ten sa­car di­ne­ro aun­que la cuen­ta que­de en nú­me­ros ro­jos a cam­bio de pa­gar in­tere­ses y co­mi­sio­nes. Y tar­je­tas de cré­di­to que al uti­li­zar­las en ca­je­ros per­mi­ten ele­gir si se quie­re sa­car el di­ne­ro de la cuen­ta co­rrien­te (sin cos­te) o del lí­mi­te de cré­di­to (nor­mal­men­te con al­tas co­mi­sio­nes). En­tre las de cré­di­to, lo ha­bi­tual es que si el gas­to se abo­na ca­da mes en su to­ta­li­dad no se apli­quen in­tere­ses, pe­ro si se pa­ga a pla­zos los in­tere­ses son muy al­tos. Por eso, el con­se­jo de los ex­per­tos fi­nan­cie­ros pa­ra no te­ner sus­tos en el pre­su­pues­to fa­mi­liar es uti­li­zar ha­bi­tual­men­te la tar­je­ta de dé­bi­to y re­ser­var la de cré­di­to só­lo pa­ra si­tua­cio­nes de emer­gen­cia, co­mo im­pre­vis­tos du­ran­te un via­je o una com­pra ne­ce­sa­ria con la que no se con­ta­ba. Lí­mi­te El lí­mi­te de cré­di­to de las tar­je­tas de­pen­de del ti­po de tar­je­ta y de la en­ti­dad que la emi­te pe­ro, so­bre to­do, de la con­fian­za que tie­ne la en­ti­dad en ca­da clien­te, en su sol­ven­cia y su ca­pa­ci­dad de pa­go. De to­dos mo­dos, los ase­so­res ase­gu­ran que lo ideal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.