Un buen col­chón

La Vanguardia - ES - - CREAR -

Ta­par agu­je­ros ¿De­jar el tra­ba­jo? ¿Via­jar por to­do el mun­do? ¿Mon­tar un ne­go­cio? ¿Ayu­dar a los ne­ce­si­ta­dos? ¿In­ver­tir en bol­sa? El eco­no­mis­ta Vicenç Hernández ase­gu­ra que a la ho­ra de con­cre­tar el uso que se da­rá al pre­mio la pri­me­ra de­ci­sión de­be­ría ser sal­dar deu­das y can­ce­lar cual­quier cré­di­to pen­dien­te. Los ase­so­res fis­ca­les ad­vier­ten, en cam­bio, que no siem­pre in­tere­sa can­ce­lar la hi­po­te­ca. “La gen­te siem­pre di­ce que si le to­ca la lo­te­ría uti­li­za­rá el di­ne­ro pa­ra ta­par agu­je­ros, pe­ro el agu­je­ro del prés­ta­mo co­rres­pon­dien­te a la vi­vien­da qui­zá no con­ven­ga can­ce­lar­lo si po­de­mos apro­ve­char la de­duc­ción por vi­vien­da, por­que si amor­ti­za­mos has­ta el lí­mi­te per­mi­ti­do (9.040 eu­ros al año de in­tere­ses más amor­ti­za­ción) po­de­mos de­du­cir 1.356 eu­ros en nues­tra de­cla­ra­ción de la ren­ta anual”, di­cen des­de el Reaf. Pla­ni­fi­car Al mar­gen de cuál sea el des­tino fi­nal del di­ne­ro, los ex­per­tos di­cen que es fun­da­men­tal pla­ni­fi­car­lo bien y to­mar las de­ci­sio­nes con cal­ma. “Nues­tra ex­pe­rien­cia nos dic­ta que la ob­ten­ción de una for­tu­na a tra­vés de un pre­mio, des­pués de la eu­fo­ria ini­cial, ge­ne­ra ele­va­dos ni­ve­les de ten­sión y desa­so­sie­go; pe­ro las de­ci­sio­nes pre­ci­pi­ta­das de in­ver­sión o con­su­mo sue­len ser po­co efi­cien­tes, y por eso es ne­ce­sa­ria la pla­ni­fi­ca­ción, pa­ra in­tro­du­cir se­re­ni­dad en la to­ma de de­ci­sio­nes”, co­men­tan ges­to­res de Cai­xa­Bank. Aña­den que lo ideal es bus­car ase­so­ra­mien­to es­pe­cia­li­za­do pa­ra re­fle­xio­nar so­bre los ob­je­ti­vos per­so­na­les de ca­da uno –pre­vi­sión, aho­rro, in­ver­sión, co­ber­tu­ra de riesgos, et­cé­te­ra– y a de­ci­dir có­mo ren­ta­bi­li­zar el di­ne­ro pa­ra cum­plir­los. Hernández opi­na que pa­ra es­ta pla­ni­fi­ca­ción con­vie­ne re­cu­rrir a un ase­sor in­de­pen­dien­te –“hay que ase­gu­rar­se de que es­té re­gis­tra­do co­mo Efpa en la web de es­ta aso­cia­ción”, acon­se­ja– y di­ver­si­fi­car “pa­ra no po­ner to­dos los hue­vos en la mis­ma ces­ta”. Y los ase­so­res tri­bu­ta­rios ad­vier­ten que esa di­ver­si­fi­ca­ción de­be ha­cer­se sin per­der de vis­ta a Ha­cien­da, pues ca­da in­ver­sión tie­ne una fis­ca­li­dad di­fe­ren­te que in­tere­sa so­pe­sar se­gún las cir­cuns­tan­cias per­so­na­les, igual que se so­pe­sa la ren­ta­bi­li­dad y el ries­go.

Otra de las re­co­men­da­cio­nes bá­si­cas de los ex­per­tos con­sul­ta­dos es que, sea cual sea el uso que se de al grue­so del di­ne­ro, se re­ser­ve un por­cen­ta­je del pre­mio co­mo fon­do de emer­gen­cia por si los otros ob­je­ti­vos o pro­yec­tos fa­llan. “Re­par­tas o no el pre­mio, lo de­di­ques a mon­tar un ne­go­cio, lo gas­tes pa­ra comprarte un co­che, lo con­su­mas en de­jar de tra­ba­jar o lo en­tre­gues a oe­ne­gés, an­tes de ha­cer los cálcu­los con­vie­ne que guar­des un col­chón pa­ra el fu­tu­ro en pro­duc­tos sin ries­go; así, si las co­sas lue­go no van có­mo pre­veías al me­nos ten­drás li­qui­dez pa­ra vi­vir”, re­su­me Hernández. Vi­gi­lar los cam­bios de vi­da Si uno no quie­re que se se­pa que le ha to­ca­do la lo­te­ría de­be­rá ser pre­ca­vi­do con los cam­bios que in­tro­du­ce en su vi­da y no ha­cer os­ten­ta­ción de sus con­su­mos. Pe­ro in­clu­so si no le im­por­ta que to­do el mun­do se­pa que aho­ra es mi­llo­na­rio, los ex­per­tos aler­tan que con­vie­ne ser cau­to con los efec­tos se­cun­da­rios de los cam­bios de há­bi­tos. “Si uno se gas­ta el pre­mio en un co­che de lu­jo o en una ca­sa enor­me, de­be te­ner cla­ro que des­pués ha­brá de afron­tar unos gas­tos de man­te­ni­mien­to muy su­pe­rio­res a los que es­tá acos­tum­bra­do”, ejem­pli­fi­can. Pe­ro no to­dos los efec­tos se­cun­da­rios son eco­nó­mi­cos. Tam­bién hay que pre­ver los emo­cio­na­les. “Hay per­so­nas que, fru­to de la for­tu­na, se cam­bian de ca­sa y de ba­rrio, pa­san de un gru­po so­cial a otro y aca­ban no sin­tién­do­se có­mo­dos ni en uno ni en otro, y vi­ven con una fuer­te sen­sa­ción de so­le­dad o con la du­da cons­tan­te de si las per­so­nas que se les apro­xi­man son nue­vos ami­gos o só­lo se in­tere­san por su di­ne­ro”, co­men­ta An­na San­gles, es­pe­cia­lis­ta en psi­co­lo­gía y ca­li­dad de vi­da de ISEP Clí­nic. Pre­ver el im­pac­to emo­cio­nal Psi­có­lo­gos y eco­no­mis­tas ad­vier­ten que uno de los efec­tos se­cun­da­rios ha­bi­tua­les de re­ci­bir una for­tu­na de gol­pe es ex­pe­ri­men­tar sen­ti­mien­tos de cul­pa o de in­fe­li­ci­dad, so­bre los que con­vie­ne es­tar con­cien­cia­do. “Con fre­cuen­cia pen­sa­mos que si nos to­ca­ra la lo­te­ría se­ría­mos fe­li­ces, y es cierto que el di­ne­ro re­suel­ve al­gu­nos pro­ble­mas, pe­ro no to­dos, ni te ha­ce fe­liz por sí mis­mo, así que cuan­do pa­sa la bo­rra­che­ra de ale­gría ini­cial y ves que no to­do es­tá so­lu­cio­na­do, es fá­cil sen­tir­se de­cep­cio­na­do”, ex­pli­ca Hernández. San­gles, por su par­te, di­ce que a me­nu­do se desa­rro­lla sen­ti­mien­to de cul­pa por no sen­tir­se to­tal­men­te fe­liz te­nien­do ese di­ne­ro o por no po­der aten­der a to­do el que reclama ayu­da. La psi­cò­lo­ga de ISEP acon­se­ja re­fle­xio­nar y pre­ver el im­pac­to emo­cio­nal de las de­ci­sio­nes que se adop­ten so­bre el di­ne­ro. “Hay per­so­nas que de un día pa­ra otro op­tan por de­jar el tra­ba­jo y mon­tar un ne­go­cio sin ana­li­zar con quién mon­tan la em­pre­sa, có­mo van a man­te­ner­la o si tie­nen las ha­bi­li­da­des pa­ra ges­tio­nar y di­ri­gir que re­quie­re, y lue­go pue­den en­con­trar­se an­gus­tia­dos por la pre­sión o frus­tra­dos (y arrui­na­dos) si la em­pre­sa fra­ca­sa”, ejem­pli­fi­ca. San­gles ase­gu­ra que tam­bién con­vie­ne an­ti­ci­par los sen­ti­mien­tos que pue­de des­en­ca­de­nar la de­ci­sión de ser ge­ne­ro­sos con ami­gos y co­no­ci­dos. “Hay per­so­nas que se sien­ten cul­pa­bles por ha­ber re­sul­ta­do afor­tu­na­dos y lo equi­li­bran mos­trán­do­se al­truis­tas, pe­ro han de pro­te­ger­se de las pre­sio­nes que eso pue­de su­po­ner y po­ner lí­mi­tes, de­ci­dir has­ta don­de quie­ren lle­gar; es co­mo la lis­ta de in­vi­ta­dos a una bo­da, en al­gún mo­men­to hay que ce­rrar­la y se­gu­ro que al­guien se en­fa­da­rá, pe­ro hay que ha­cer­lo”, in­di­ca. Otro sue­ño so­bre el que con­vie­ne re­fle­xio­nar an­tes de ha­cer­lo reali­dad es el de de­jar de tra­ba­jar. “An­tes de des­pe­dir­se del je­fe hay que pen­sar a qué te vas a de­di­car, con quién pa­sa­rás tu tiem­po de ocio, có­mo vas a cons­truir tus re­la­cio­nes so­cia­les, por­que si tu per­so­na­li­dad no es­tá muy fun­da­men­ta­da pue­de que es­tar ocio­so mien­tras tus ami­gos tra­ba­jan o coin­ci­dir en tu tiem­po li­bre con quie­nes es­tán en el pa­ro te ha­ga sen­tir mal y tus re­la­cio­nes so­cia­les sean de frus­tra­ción por am­bas par­tes”, ad­vier­te. Pe­ro pa­ra de­jar de tra­ba­jar por­que te ha to­ca­do una for­tu­na no bas­ta con so­pe­sar tu sol­ven­cia emo­cio­nal, tam­bién hay que te­ner cla­ra la eco­nó­mi­ca. Hernández re­co­mien­da “cal­cu­lar tu li­ber­tad fi­nan­cie­ra, la can­ti­dad de me­ses que esa for­tu­na te per­mi­te vi­vir sin tra­ba­jar man­te­nien­do el ni­vel de vi­da ac­tual o el que deseas lle­var”. Y pre­ci­sa que los cálcu­los han de ha­cer­se con el ca­pi­tal que se tie­ne, sin con­si­de­rar los ren­di­mien­tos que se pue­dan ob­te­ner con él y una vez des­con­ta­do el di­ne­ro pa­ra el fon­do de emer­gen­cia. Apro­ve­char la opor­tu­ni­dad Que ges­tio­nar una for­tu­na no im­pli­que aca­bar con to­dos los pro­ble­mas tam­po­co sig­ni­fi­ca que ha­ya que amar­gar­se. “El di­ne­ro no da la fe­li­ci­dad pe­ro cal­ma los ner­vios, y ayu­da a re­sol­ver mu­chos que­bra­de­ros de ca­be­za en tiem­pos de cri­sis”, re­cuer­da San­gles. Por eso los ex­per­tos ase­gu­ran que si uno se con­vier­te en mi­llo­na­rio hay que ser cons­cien­te de la opor­tu­ni­dad que su­po­ne pa­ra dis­fru­tar más de la vi­da, pa­ra ayu­dar a quien lo ne­ce­si­ta o po­ner en mar­cha los pro­yec­tos que siem­pre se ha­bían desea­do, ya sea vol­ver a es­tu­diar, pa­sar más tiem­po con la fa­mi­lia o ha­cer­se fi­lán­tro­po. “Una fór­mu­la que pue­de ayu­dar a apro­ve­char me­jor es­ta opor­tu­ni­dad y pro­lon­gar el bie­nes­tar en el tiem­po es no dis­po­ner del di­ne­ro de gol­pe, sino re­ti­rar un suel­do ex­tra anual que sea más fá­cil de ma­ne­jar, ad­mi­nis­trar y dis­fru­tar”, su­gie­re la psi­có­lo­ga. Ad­mi­nis­trar la ge­ne­ro­si­dad Los ase­so­res ex­pli­can que la re­co­men­da­ción de no to­mar de­ci­sio­nes pre­ci­pi­ta­das sir­ve tan­to a la ho­ra de in­ver­tir co­mo de re­par­tir el di­ne­ro con otros. Uno pue­de op­tar por la ayu­da di­rec­ta a co­no­ci­dos o des­co­no­ci­dos, por ha­cer do­na­cio­nes a oe­ne­gés o por di­se­ñar sus pro­pios pro­gra­mas so­li­da­rios crean­do una fun­da­ción. De la fór­mu­la ele­gi­da de­pen­de­rá, en­tre otras co­sas, te­ner más o me­nos po­der de de­ci­sión so­bre el des­tino del di­ne­ro, pe­ro tam­bién dis­fru­tar o no de be­ne­fi­cios fis­ca­les que re­vier­tan en más re­cur­sos. No obs­tan­te, los ex­per­tos ad­vier­ten que mon­tar una fun­da­ción pro­pia exi­ge un pa­tri­mo­nio muy im­por­tan­te. “Pa­ra ha­blar de una fun­da­ción tu for­tu­na de­be ron­dar en­tre 60 y 100 mi­llo­nes de eu­ros”, acla­ra Hernández.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.