Sig­nos que pun­túan al­to

Sin ellos nos aho­ga­ría­mos al leer y no en­ten­de­ría­mos de la mi­sa la mi­tad. Los sig­nos de pun­tua­ción no em­pe­za­ron a con­so­li­dar­se has­ta la era de la im­pren­ta. ¿ Có­mo le­ye­ron has­ta en­ton­ces?

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Isa­bel Gó­mez Me­len­chón

Hay tex­tos que aho­gan al lec­tor por fal­ta de co­mas, mien­tras que en otros el ex­ce­so da más bien la im­pre­sión de que el au­tor las ha es­pol­vo­rea­do co­mo sal so­bre los tex­tos. Los sig­nos de pun­tua­ción son una co­sa muy se­ria: in­te­rro­gan­tes, pun­tos y co­mas, pun­tos y apar­te... for­man par­te de nues­tros tex­tos des­de la im­pren­ta y aun­que pen­se­mos que siem­pre han exis­ti­do no es así: en la an­ti­güe­dad se es­cri­bía to­do se­gui­do y las pa­la­bras jun­tas. Una com­pli­ca­ción a la ho­ra de in­ter­pre­tar los tex­tos. Pa­ra eso na­cie­ron es­tos sig­nos, pa­ra ayu­dar­nos a en­ten­der y a con­cre­tar, y por ello han evo­lu­cio­na­do con la len­gua y lo si­guen ha­cien­do: ¿ es­tán con­de­na­dos a des­apa­re­cer en la era del chat y What­sApp, o a con­ver­tir­se en esos ya om­ni­pre­sen­tes :-)? Una co­ma es al­go muy se­rio, in­sis­ti­mos. To­dos los es­co­la­res de ha­ce unos años co­no­cían la anéc­do­ta atri­bui­da a Car­los V, quien re­ci­bió una pe­ti­ción pa­ra que la fir­ma­ra: “Per­dón im­po­si­ble, que cum­pla su con­de­na”. Pe­ro el em­pe­ra­dor se en­con­tra­ba de buen hu­mor aquel día, así que de­ci­dió cam­biar la co­ma de lu­gar y con­ver­tir la sen­ten­cia en otra com­ple­ta­men­te dis­tin­ta: “Per­dón, im­po­si­ble que cum­pla su con­de­na”. No só­lo los mo­nar­cas de en­ton­ces com­pren­die­ron la im­por­tan­te fun­ción de una co­ma o un pun­to;

los mo­nar­cas ac­tua­les, los di­rec­ti­vos de em­pre­sas di­gi­ta­les y think tanks, tam­bién han re­pa­ra­do en ello: en el ve­rano del 2011, Mi­cro­soft Re­search Cam­brid­ge y Mi­cro­soft Of­fi­ce lan­za­ron en la Ro­yal Aca­demy of Arts de Lon­dres el pro­yec­to “The fu­tu­re of wri­ting”, pa­ra ana­li­zar las tendencias y el fu­tu­ro de la es­cri­tu­ra des­de múl­ti­ples pun­tos de vis­ta e in­clu­ye­ron un ca­pí­tu­lo de­di­ca­do a la pun­tua­ción, “un ri­co mun­do de sím­bo­los que pue­den cam­biar nues­tra per­cep­ción de la len­gua es­cri­ta. Nun­ca pro­nun­cia­dos, es­tán siem­pre en evo­lu­ción”. Y así ha si­do des­de Aris­tó­fa­nes de Bi­zan­cio, de quien se cree que en el 194 a.C. tra­zó los pri­me­ros sig­nos de pun­tua­ción. Aris­tó­fa­nes, a cu­yo car­go se en­con­tra­ba la Bi­blio­te­ca de Ale­jan­dría, de­ci­dió in­cor­po­rar tres ti­pos de sig­nos que ayu­da­ran a la lec­tu­ra de los va­lio­sos vo­lú­me­nes a su car­go. Prác­ti­ca­men­te has­ta la in­ven­ción de la im­pren­ta los tex­tos es­ta­ban pen­sa­dos pa­ra su lec­tu­ra en voz al­ta. Grie­gos y ro­ma­nos, aun­que prac­ti­ca­ban la scrip­tio con­ti­nua, in­cor­po­ra­ron aque­llos tres ele­men­tos, con­ver­ti­dos en com­ma,

co­lon, pe­rio­dus, que in­di­ca­ban la en­to­na­ción de la lec­tu­ra, al­ta, me­dia o ba­ja y que con el tiem­po evo­lu­cio­na­rían a los ac­tua­les co­ma, pun­to y co­ma y pun­to, que aho­ra ya no in­di­can en­to­na­ción, sino que se­pa­ran ideas. Mis­mos sig­nos, dis­tin­tas fun­cio­nes.

Los es­cri­tos se pen­sa­ban pa­ra ser leí­dos a un pú­bli­co, pa­ra ser es­cu­cha­dos, y era en su ora­li­dad en la que eran com­pren­di­dos, pe­ro la lec­tu­ra si­len­cio­sa re­sul­ta­ba com­pli­ca­da: las pa­la­bras se en­ca­de­na­ban sin se­pa­ra­cio­nes y sin ma­yús­cu­las. Fue­ron unos mon­jes co­pis­tas ir­lan­de­ses quie­nes a me­dia­dos del año 600 em­pe­za­ron a se­pa­rar las pa­la­bras y a em­plear sig­nos de pun­tua­ción, ten­den­cia que se fue con­so­li­dan­do has­ta im­po­ner­se con la in­ven­ción de la im­pren­ta por Gu­ten­berg en 1440. La pro­duc­ción de li­bros se mul­ti­pli­ca y hay que guiar a los nue­vos lec­to­res, que ya no re­ci­tan los tex­tos en voz al­ta. Aho­ra ya sí que se pue­de ha­blar de sig­nos de pun­tua­ción, aun­que se­guían con­si­de­rán­do­se cues­tión me­nor: la Gra­má­ti­ca de An­to­nio de Ne­bri­ja ni los ci­ta y los es­cri­to­res tam­po­co los em­plean, son los com­po­ne­do­res, los em­plea­dos de im­pren­ta que com­po­nían los tex­tos. Po­co a po­co fue que­dan­do cla­ro que ya que los tex­tos se leían pa­ra uno mis­mo eran ne­ce­sa­rias las he­rra­mien­tas que ayu­da­ran a su com­pren­sión, y así se fue­ron in­cor­po­ran­do nue­vos sig­nos, co­mo los de ex­cla­ma­ción, re­sul­ta­do de su­per­po­ner las le­tras que for­ma­ban la pa­la­bra la­ti­na io, que sig­ni­fi­ca ale­gría o ju­bi­lo. La pun­tua­ción es­ta­ba al­can­zan­do el lu­gar que le co­rres­pon­día, por­que co­mo afir­ma­ba un eru­di­to del si­glo de oro, M. Ale­mán, “pun­tuan­do las cláu­su­las con se­ña­les di­vi­so­rias: de ma­ne­ra i ta­les que se co­noz­ca por ellas el es­ta­do de áni­mo del que lo es­cri­bió, i eso es ir bien or­tó­gra­fo, es­tar jun­ta­men­te bien pun­tua­do, por­que a mu­chas ora­cio­nes, que tie­nen su se­ñal co­no­ci­da, si se les tro­ca­se, po­nién­do­les otra, les tro­ca­rían el sen­ti­do”. Los sig­nos de pun­tua­ción ya ha­bían al­can­za­do su fun­ción ac­tual, tal co­mo la de­fi­ne la Real Academia Es­pa­ño­la al de­fi­nir la pa­la­bra “Pun­tuar”: “Po­ner en la es­cri­tu­ra los sig­nos or­to­grá­fi­cos ne­ce­sa­rios pa­ra dis­tin­guir el va­lor pro­só­di­co de las pa­la­bras y el sen­ti­do de las ora­cio­nes y de ca­da uno de sus miem­bros”. ¿ Sa­be­mos uti­li­zar­los bien? La ma­yo­ría de oca­sio­nes, sí, pe­ro mu­chos fal­sos ami­gos nos des­pis­tan, co­mo la norma de que ca­da vez que hay que ha­cer una pau­sa en la lec­tu­ra va una co­ma. Pues no es así, aho­ra, sino que es­ta fal­sa creen­cia re­mi­te de nue­vo a los tiem­pos de la lec­tu­ra pú­bli­ca. La co­ma se­pa­ra frases y ora­cio­nes que se re­fie­ren a un mis­mo te­ma, mien­tras que el pun­to se co­lo­ca al fi­nal de las frases en la ma­yo­ría de las len­guas la­ti­nas. Por­que ca­da len­gua tie­ne los su­yos y tam­bién sus nor­mas de uti­li­za­ción, que pe­se a la li­ber­tad es­ti­lís­ti­ca de­be (o de­be­ría) se­guir to­do el mun­do, ya sea en una co­mu­ni­ca­ción de em­pre­sa o una no­ve­la de cien­cia fic­ción. Sin em­bar­go, la crea­ti­vi­dad no es tan ami­ga de nor­mas y al­gu­nos au­to­res de­ci­die­ron po­ner­se la pun­tua­ción por montera. Un ejem­plo se­ría el ex­cén­tri­co hombre de ne­go­cios nor­te­ame­ri­cano Ti­mothy Dex­ter, que es­cri­bió la au­to­bio­gra­fía A pic­kle for the kno­wing ones or plain truth in a ho­mes­pun dress ( Un pe­pi­ni­llo pa­ra los co-

no­ce­do­res o la pu­ra verdad en un ves­ti­do ca­se­ro, más o me­nos) for­ma­da por una úni­ca ora­ción de 8.847 pa­la­bras uni­das sin es­pa­cios ni sig­nos de pun­tua­ción, pe­se a lo cual fue un éxi­to de ven­tas, tal vez por­que se de­di­ca­ba a des­po­tri­car con­tra su mu­jer, los po­lí­ti­cos y la igle­sia. Tan­to éxi­to tu­vo que en la se­gun­da edi­ción ( se pu­bli­ca­ron has­ta ocho) y a pe­ti­ción del pú­bli­co pa­ra fa­ci­li­tar su lec­tu­ra se aña­dió una pá­gi­na ex­tra con tre­ce sig­nos de pun­tua­ción con los que el lec­tor po­día “ade­re­zar y sa­lar el tex­to a su sa­bor”. Más co­no­ci­do es el ca­so de Ja­mes Joy­ce, au­tor del mo­nu­men­tal Uli­ses, cu­yo úl­ti­mo ca­pí­tu­lo con­tie­ne úni­ca­men­te dos sig­nos de pun­tua­ción. Ger­tru­de Stein, quien abo­rre­cía las co­mas, so­lía de­cir que es­tas son “un pun­to po­bre que per­mi­te de­te­ner­te y to­mar ai­re pe­ro si quie­res to­mar ai­re de­be­rías sa­ber por ti mis­mo que quie­res to­mar ai­re”. Tam­bién tu­vie­ron sus más y sus me­nos con los sig­nos de pun­tua­ción Bec­kett, Sa­ra­ma­go, Faulk­ner o Cor­mac McCarthy. Li­ber­tad crea­ti­va y el pa­so del tiem­po Al mar­gen de los ac­tua­les, otros sig­nos se han que­da­do por el ca­mino por la evo­lu­ción na­tu­ral de las len­guas, aun­que en es­te ca­so es­ta evo­lu­ción ha es­ta­do guia­da no tan­to por los ha­blan­tes sino por los ti­pó­gra­fos y co­pis­tas. Unos han des­apa­re­ci­do por­que las nor­mas cam­bia­ron, o por­que fue­ron sus­ti­tui­dos por otros sig­nos, o por­que los nue­vos te­cla­dos de­ja­ron de in­cluir­los. ¡ Qué le­jos de los so­fis­ti­ca­dos ma­pas de ca­rac­te­res de los or­de­na­do­res ac­tua­les! Así, han de­ja­do de uti­li­zar­se el an­tí­gra­fo o la ma­ní­cu­la, en­tre otros. Con el an­tí­gra­fo o signo del pá­rra­fo, des­de la An­ti­gua Gre­cia ( pa­ra­grap­hos), sus crea­do­res in­di­ca­ban un mo­men­to del tex­to al que hay que pres­tar aten­ción, le­jos del sig­ni­fi­ca­do ac­tual de la pa­la­bra pá­rra­fo, que pro­vie­ne de aque­lla. La ma­ní­cu­la por su par­te te­nía la fun­ción del sub­ra­ya­do mo­derno y aún se em­plea en ti­po­gra­fía.

Sig­nos que des­apa­re­cen y fun­cio­nes que cam­bian En cas­te­llano es­tá de­ca­yen­do el uso de los sig­nos de in­te­rro­ga­ción y ex­cla­ma­ción al prin­ci­pio de la fra­se por in­fluen­cia del in­glés y del ha­bla di­gi­tal, mien­tras que en ca­ta­lán la ten­den­cia es jus­to la con­tra­ria: in­cluir­los al prin­ci­pio de la fra­se. El mun­do di­gi­tal, los chats, what­sapp... es­tán mar­can­do la lí­nea de una nue­va es­cri­tu­ra, in­clu­yen­do muy es­pe­cial­men­te los sig­nos de pun­tua­ción, cu­yo em­pleo (o au­sen­cia) deja mu­cho que desear de acuer­do con la gra­má­ti­ca ac­tual. Pe­ro, ¿ es es­ta nues­tra úni­ca guía? El estudio de Mi­cro­soft de­di­ca to­do un ca­pí­tu­lo a “es­tos apa­ren­te­men­te tri­via­les gan­chos, pun­tos y lí­neas” que “pue­den cla­ri­fi­car, es­truc­tu­rar o dis­tor­sio­nar un tex­to; tam­bién pue­den ha­cer­nos son­reír o re­fle­xio­nar so­bre un sig­ni­fi­ca­do”. Pa­ra el au­tor del estudio, Ni­co­las Myers, las po­si­bi­li­da­des exis­ten­tes al res­pec­to en nues­tros te­cla­dos no se co­rres­pon­de con los li­mi­ta­dos sig­nos ac­tua­les, por lo que pro­po­ne mez­clar­los en­tre ellos y crear otros nue­vos. Y pa­ra es­te pro­pó­si­to exis­te ya pun­ctu.at, una he­rra­mien­ta que per­mi­te com­bi­nar, crear y com­par­tir nue­vos sig­nos de pun­tua­ción: “Usan­do los ca­rac­te­res ti­po­grá­fi­cos exis­ten­tes, es­te pro­yec­to ex­plo­ra có­mo los sím­bo­los per­so­na­les pue­den en­ri­que­cer y mo­di­fi­car el sig­ni­fi­ca­do de un tex­to”. De acuer­do, no son sig­nos de pun­tua­ción en un sen­ti­do es­tric­to, pe­ro son sig­nos que pue­den al­te­rar el ca­rác­ter de un tex­to, “tro­car su sig­ni­fi­ca­do”, que de­cía aquel eru­di­to del ba­rro­co re­fi­rién­do­se a la pun­tua­ción, así que qui­zás es­te­mos ha­blan­do de la evo­lu­ción de es­tos. En sep­tiem­bre de 1982, el cien­tí­fi­co nor­te­ame­ri­cano Scott Fahl­man tu­vo la idea de te­clear se­gui­dos los sig­nos de dos pun­tos, guión y pa­rén­te­sis, de for­ma que al in­cli­nar la ca­be­za se pu­die­ra ver una ca­ra son­rien­te: ha­bían na­ci­do los emo­ti­co­nes, del in­glés emo­tio­nal icons. Falh­man, co­mo mu­cha otra gen­te, se ha­bía da­do cuen­ta de que en el in­ter­cam­bio de men­sa­jes por in­ter­net se pro­du­cían mu­chas con­fu­sio­nes y ma­len­ten­di­dos, es­pe­cial­men­te cuan­do se uti­li­za­ba la iro­nía, de ma­ne­ra que ideó un sis­te­ma de sig­nos que guia­ran al lec­tor so­bre el es­ta­do de áni­mo del au­tor de un tex­to y su in­ten­ción. Un pa­so más en la lec­tu­ra que qui­zás cons­ti­tu­ye tam­bién un pa­so atrás en el tiem­po, cuan­do los sig­nos no eran una cues­tión de ortografía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.