LA REALI­DAD AU­MEN­TA­DA

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - ORIOL RI­POLL es@la­van­guar­dia.es Ilus­tra­ción Lui­sa Ve­ra

Di­ce Jes­se Schell en su li­bro The art of ga­me de­sign que un jue­go es “una com­bi­na­ción de me­cá­ni­ca, na­rra­ti­va, es­té­ti­ca y tec­no­lo­gía”. Los au­to­res de pa­sa­tiem­pos de me­sa han tra­ba­ja­do a fon­do las me­cá­ni­cas y, en al­gu­nos ca­sos, las his­to­rias que se ex­pli­can. Tam­bién las editoriales se han en­car­ga­do de desa­rro­llar una bue­na es­té­ti­ca que re­sul­te atra­yen­te al ju­ga­dor. La tec­no­lo­gía, sin em­bar­go, ha que­da­do re­le­ga­da a un ni­vel muy se­cun­da­rio. Edu­ca Borras es una em­pre­sa cen­te­na­ria que re­la­cio­na­mos con jue­gos edu­ca­ti­vos, rom­pe­ca­be­zas y ma­gia. Des­de ha­ce unos años se ha de­di­ca­do a desa­rro­llar nue­vos en­tre­te­ni­mien­tos con una mi­ra­da in­no­va­do­ra. Fru­to de es­te tra­ba­jo han apa­re­ci­do es­te año dos nue­vos pro­duc­tos pen­sa­dos pa­ra un pú­bli­co in­fan­til don­de la vi­ven­cia analó­gi­ca se ve en­ri­que­ci­da por di­fe­ren­tes ex­pe­rien­cias que pa­san en una pan­ta­lla. Ca­da uno de

LA REALI­DAD AU­MEN­TA­DA OFRE­CE UNA MO­DA­LI­DAD DE JUE­GO HÍ­BRI­DA EN­TRE LO REAL Y LO VIR­TUAL

ellos usa la reali­dad au­men­ta­da, es de­cir, la in­cor­po­ra­ción de si­tua­cio­nes del mun­do real en el vir­tual, de una for­ma di­fe­ren­te y que pue­de aca­bar su­po­nien­do un mo­de­lo de tra­ba­jo pa­ra fu­tu­ros desa­rro­llos. Ade­más, tam­bién es des­ta­ca­ble que es­ta tec­no­lo­gía se usa a tra­vés del te­lé­fono in­te­li­gen­te o de la ta­ble­ta tác­til sin que sea ne­ce­sa­rio un apa­ra­to es­pe­cial pa­ra ni­ños. In­vi­zi­mals: Desafío X-Trac­tor es un jue­go de ta­ble­ro con la his­to­ria de los In­vi­zi­mals, los pro­ta­go­nis­tas de un vi­deo­jue­go que re­vo­lu­cio­nó el uso de la reali­dad au­men­ta­da. Los ju­ga­do­res de­bían des­pla­zar­se por ca­sa con la vi­deo­con­so­la en la mano bus­can­do unos pe­que­ños per­so­na­jes que só­lo apa­re­cían en lu­ga­res y mo­men­tos de­ter­mi­na­dos y que se veían, por ejem­plo, a tra­vés de la con­so­la so­bre la me­sa del co­me­dor. En es­te ca­so, los ju­ga­do­res de­be­rán lu­char con­tra los mal­va­dos X-Trac­tors que in­ten­tan con­quis­tar el mun­do In­vi­zi­mal. Pa­ra ello, de­be­rán cap­tu­rar es­tos per­so­na­jes y en­tre­nar­los pa­ra que de­rro­ten a los ad­ver­sa­rios. El ta­ble­ro in­cor­po­ra la reali­dad au­men­ta­da y los ju­ga­do­res pue­den ver a tra­vés de un te­lé­fono o una ta­ble­ta (de mo­men­to la apli­ca­ción só­lo es­tá dis­po­ni­ble en An­droid) co­mo son en tres di­men­sio­nes los per­so­na­jes que dis­po­nen o re­sol­ver las lu­chas con­tra sus ad­ver­sa­rios. La me­cá­ni­ca del jue­go es sim­ple y es­tá to­tal­men­te re­la­cio­na­da con las his­to­rias de los In­vi­zi­mals. Si no se usa la reali­dad au­men­ta­da dis­po­ne una ma­ne­ra in­tere­san­te pa­ra re­sol­ver los due­los en­tre los per­so­na­jes a tra­vés de una ti­ra­da de da­dos que mez­cla azar con ha­bi­li­dad. Otro ejem­plo de uso de la reali­dad au­men­ta­da en los en­tre­te­ni­mien­tos de me­sa es en Fro­zen, un jue­go de re­co­rri­do ba­sa­do en la pe­lí­cu­la de la fac­to­ría Dis­ney. En es­te ca­so, cuan­do se lee una car­ta es­pe­cial a tra­vés de la pan­ta­lla del mó­vil apa­re­ce una es­ce­na de la pe­lí­cu­la y se in­tro­du­ce un acon­te­ci­mien­to es­pe­cial que mo­di­fi­ca lo que pa­sa en el ta­ble­ro. Son dos mo­de­los, uno con in­ci­den­cia di­rec­ta en el mun­do real y otro que só­lo mues­tra en tres di­men­sio­nes lo que se pue­de ver en las car­tas. Ca­da uno pue­de ju­gar­se sin usar la reali­dad au­men­ta­da, pe­ro aña­dir­la en­ri­que­ce sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la ex­pe­rien­cia. Aún que­da mu­cho ca­mino por an­dar, pe­ro son la puer­ta de en­tra­da a un sis­te­ma de hi­bri­da­ción en­tre el mun­do real y el vir­tual que es­ta­rá ca­da día más pre­sen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.