LA VUEL­TA AL MUN­DO

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - Tex­to Jor­di Jar­que

Cuan­do Phi­leas Fogg acep­tó el re­to de dar la vuel­ta al mun­do en ochen­ta días, mu­chos pen­sa­ban que no lo con­se­gui­ría. No ha­ce fal­ta de­cir que ga­nó la apues­ta. Tam­bién es verdad que se tra­ta de un per­so­na­je de no­ve­la crea­do por Ju­lio Ver­ne, en el si­glo XIX. En el pre­sen­te, y sin fic­cio­nes, pre­va­le­ce es­te es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro por dar la vuel­ta al mun­do, aun­que el de­seo no es ha­cer­lo tan rá­pi­do si no de­di­car­le al me­nos un año. Sin apues­tas y sin pri­sas. Es lo que han he­cho Hu­go Bloch en­tre el año 2007 y 2008, o Bruno So­ko­lo­wicz en el 2009, Mar­ti­na Ri­bal­ta y su ami­go Ma­teu en bi­ci­cle­ta ha­ce aho­ra tres años, San­dra Bea ha­ce só­lo un año, o los re­cién lle­ga­dos Juanjo Ló­pez y An­na Lu­na, cen­tra­dos en las vi­ven­cias cu­li­na­rias, y mu­cho más que pu­lu­lan por la red a po­co que se quie­ra in­da­gar. Una su­ma con­si­de­ra­ble de paí­ses vi­si­ta­dos por Eu­ro­pa, Amé­ri­ca, Asia, Ocea­nía, Áfri­ca...

Ex­pe­rien­cias mu­chas y con­se­jos tam­bién. No hay un via­je igual y to­dos se pa­re­cen por­que coin­ci­den en que rom­pen es­que­mas, les ha­ce sa­lir de la zo­na con­fort y su au­to­es­ti­ma au­men­ta, así co­mo la ca­pa­ci­dad pa­ra re­la­cio­nar­se con los de­más. Así que to­dos em­pie­zan por acon­se­jar en un “hazlo si te ron­da por la ca­be­za. No es­pe­res al mo­men­to ideal pa­ra ir­te por­que no exis­te”. O “no co­noz­co a na­die a quien le ha­ya ido mal via­jar así: lár­ga­te”. No im­por­ta la edad (el más jo­ven de es­te re­por­ta­je te­nía 25 años cuan­do mar­chó, y el ma­yor 44 años, aun­que hay gen­te que lo ha he­cho con más de 50 años). Se­gún los en­tre­vis­ta­dos tam­po­co es un fac­tor de­ter­mi­nan­te te­ner o no tra­ba­jo, así co­mo es­tar vi­vien­do en pa­re­ja.

Hay quie­nes han da­do la vuel­ta al mun­do via­jan­do so­los co­mo Bruno So­ko­lo­wicz, Hu­go Bloch y San­dra Bea, o acom­pa­ña­dos por ami­gos o pa­re­jas co­mo Juanjo Ló­pez y An­na Lu­na, y Mar­ti­na Ri­bal­ta y Ma­teu. Quien tra­ba­ja ha pe­di­do ex­ce­den­cia, co­mo Hu­go Bloch, que so­li­ci­tó 18 me­ses. “Y cuan­do vol­ví del via­je que­rían que me re­in­cor­po­ra­ra pe­ro de­ci­dí di­ri­gir mi pro­pio ne­go­cio”. El ca­so de Bruno So­ko­lo­wicz es al­go dis­tin­to. “Les di­je a mis so­cios de Scan­ne­rFM. com que ne­ce­si­ta­ba ir­me. Les avi­sé con un año de an­te­la­ción”. Se fue y vol­vió 16 me­ses des­pués con ideas re­no­va­das que ha vol­ca­do y com­par­ti­do con los so­cios en su ra­dio di­gi­tal, que cum­ple su dé­ci­mo aniver­sa­rio. En cuan­to a Juanjo Ló­pez y An­na Lu­na, to­da­vía es­tán ate­rri­zan­do de su vuel­ta al mun­do. Pe­ro tie­nen cla­ro que quie­ren im­pul­sar su web de­di­ca­da a la gas­tro­no­mía de to­do el mun­do. Y Mar­ti­na Ri­bal­ta, de for­ma­ción his­to­ria­do­ra de ar­te, tra­ba­ja­ba co­mo guía tu­rís­ti­ca an­tes de dar la vuel­ta al mun­do en bi­ci­cle­ta. Ha­ce dos años que vol­vió tras ca­tor­ce me­ses de pe­ri­plo y aho­ra tra­ba­ja co­mo coor­di­na­do­ra de em­pre­sas que or­ga­ni­zan ac­ti­vi­da­des pa­ra es­cue­las. Tan­to ella co­mo Ma­teu de­ja­ron los tra­ba­jos, sin ex­ce­den­cias ni pa­ros, y aho­ra tra­ba­jan de nue­vo. San­dra Bea tam­bién lo de­jó to­do. “Tra­ba­jo es­ta­ble, pi­so, ami­gos. Me de­ci­dí en enero y a prin­ci­pios de ma­yo mar­ché, al cum­plir los 29 años. No sa­bía si vol­ve­ría a los seis me­ses o más tar­de. Al fi­nal he es­ta­do cua­tro años y me­dio dan­do la vuel­ta al mun­do”. San­dra es pro­fe­so­ra de yo­ga.

To­dos los en­tre­vis­ta­dos coin­ci­den que su ex­pe­rien­cia les ha da­do más he­rra­mien­tas prác­ti­cas pa­ra tra­ba­jar. Mar­char, pa­ra ellos, no ha si­do un obs­tácu­lo, si no una bue­na in­ver­sión si se quie­re ver en tér­mi­nos só­lo eco­nó­mi­cos. Si se con­tem­pla en tér­mi­nos hu­ma­nos, de vi­ven­cia in­ter­na e in­ter­cam­bio con otros se­res y men­ta­li­da­des, la ri­que­za es pa­ra siem­pre.

An­tes del via­je Lo más di­fí­cil es de­ci­dir­se, pe­ro una vez de­ci­di­dos, dar la vuel­ta al mun­do tam­po­co es cual­quier co­sa y re­quie­re un mí­ni­mo de pla­ni­fi­ca­ción. Bruno So­ko­lo­wicz lo pre­pa­ró un año an­tes. Mar­ti­na Ri­bal­ta y Ma­teu se lo plan­tea­ron se­ria­men­te un año y me­dio an­tes, “y la pre­pa­ra­ción más es­tric­ta du­ran­te un año”. Juanjo Ló­pez y An­na Lu­na, tam­bién lo em­pe­za­ron a pla­ni­fi­car un año an­tes. El más rá­pi­do fue Hu­go Bloch. “Pen­sar en ello, mu­chos años. Pe­ro en un mo­men­to de­ter­mi­na­do hi­ce un clic men­tal, pe­dí la ex­ce­den­cia en la em­pre­sa y en po­cas se­ma­nas mar­ché. Ni hi­ce lis­tas ni na­da. Fue un im­pul­so”. Eso sí, Bloch cal­cu­ló su ru­ta pa­ra te­ner

siem­pre el me­jor tiem­po po­si­ble, sin fríos, y pu­so rum­bo a Bra­sil un 3 de ju­lio. Ven­dió su co­che.

Mar­ti­na Ri­bal­ta y Ma­teu tam­bién pre­vie­ron las tem­pe­ra­tu­ras pa­ra no co­ger los ca­lo­res más in­ten­sos del ve­rano, ni los fríos más ex­tre­mos del in­vierno. Mar­cha­ron de Bar­ce­lo­na el 1 de sep­tiem­bre en bi­ci­cle­ta ha­cia Fran­cia pa­ra cru­zar to­da Eu­ro­pa has­ta Pe­kín. A Bruno So­ko­lo­wicz le iba me­jor mar­char un 15 de fe­bre­ro. Lo hi­zo de no­che y llo­vien­do ha­cia Ita­lia en un car­gue­ro. Juanjo Ló­pez y An­na Lu­na par­tie­ron el 4 de no­viem­bre vo­lan­do ha­cia Ma­la­sia pa­san­do por Du­bái. Y San­dra Bea, a prin­ci­pios de ma­yo. A par­te de es­ta­ble­cer mí­ni­ma­men­te la ru­ta, tam­bién con­sul­tar guías de via­je e in­clu­so es­ta­ble­cer con­tac­to con al­guien acos­tum­bra­do a via­jar.

Vi­sa­dos Son trá­mi­tes que pue­den re­sul­tar te­dio­sos. “Es un lu­jo via­jar co­mo eu­ro­peo, ca­si to­do son fa­ci­li­da­des, pe­ro no pue­des ir a lo lo­co. Hay paí­ses in­fle­xi­bles que re­quie­ren va­rios días pa­ra te­ner per­mi­so pa­ra en­trar”, se­ña­la Hu­go Bloch. Y Mar­ti­na Ri­bal­ta ex­cla­ma que el te­ma vi­sa­dos “es ho­rro­ro­so. Has­ta Tur­quía nin­gún pro­ble­ma. A par­tir de Irán es bas­tan­te com­pli­ca­do. Y más si vas en bi­ci­cle­ta, por­que no sa­bía­mos fe­chas con­cre­tas y eso di­fi­cul­ta por­que al­gu­nos paí­ses quie­ren que ten­gas fe­cha de en­tra­da y sa­li­da”. Y en cuan­to a do­cu­men­tos di­ver­sos es re­co­men­da­ble es­ca­near­los (pa­sa­por­te, car­net de con­du­cir, tar­je­ta sa­ni­ta­ria…) y en­viar­los a un co­rreo per­so­nal por si los ro­ban o se ex­tra­vían.

Sa­lud Pa­ra Juanjo Ló­pez y An­na, el ase­so­ra­mien­to de un mé­di­co es esen­cial. “Os da­rán una car­ti­lla ama­ri­lla en la que os ano­ta­rán las do­sis y fe­chas de las va­cu­nas, re­qui­si­to im­pres­cin­di­ble pa­ra en­trar a al­gu­nos paí­ses”. Hu­go Bloch con­sul­tó en me­di­ci­na tropical y fue a pa­rar al hos­pi­tal de la Vall d’He­bron, en Bar­ce­lo­na, en don­de ob­tu­vo to­da la in­for­ma­ción que pre­ci­sa­ba. Tam­bién co­men­ta que hay se­gu­ros es­pe­cia­les pa­ra es­te ti­po de via­jes, pe­ro él no se lo hi­zo. En cam­bio Mar­ti­na Ri­bal­ta y Ma­teu pre­fi­rie­ron ha­cer­se un se­gu­ro de via­je. Se que­da­ron más tran­qui­los por si les pa­sa­ba al­go com­pli­ca­do. “Con las bi­cis pre­fe­ri­mos va­cu­nar­nos del té­ta­nos y de la ra­bia, so­bre to­do por el te­ma de mor­dis­cos de ani­ma­les. Los pe­rros tie­nen fi­ja­ción con las bi­cis. Al­gu­nos da­ban mie­do”. So­ko­lo­wicz pre­fe­ría no po­ner­se va­cu­nas. “Me pro­po­nían nue­ve va­cu­nas. Con la ho­meo­pa­tía prác­ti­ca­men­te no son ne­ce­sa­rias, pe­ro co­mo par­te de mi via­je era en car­gue­ros, no te de­jan em­bar­car si no es­tás va­cu­na­do de al­gu­nas, co­mo la fie­bre ama­ri­lla”. Vol­vien­do al te­ma de los se­gu­ros, Juanjo Ló­pez in­sis­te en con­tra­tar al­guno. “Pe­ro pre­gun­tad si os cu­bre en los des­ti­nos que vais a via­jar, y qué cu­bre”.

Qué lle­var Cuan­to más li­ge­ro más fe­liz, ase­gu­ra Bruno So­ko­lo­wicz. Y de­ta­lla: “Con una mo­chi­la de sie­te ki­los eres fe­liz. De do­ce o ca­tor­ce ki­los es pe­sa­do. Há­gan­la co­mo si mar­cha­ran só­lo unos po­cos días. Y ade­más de la mo­chi­la, una ri­ño­ne­ra con bi­lle­te­ra por den­tro del pan­ta­lón, pa­ra po­ner allí el pa­sa­por­te, tar­je­ta de cré­di­to, la sa­ni­ta­ria. En la mo­chi­lla hay que lle­var tam­bién bo­ti­quín y so­bre to­do an­ti­mos­qui­tos y lo­ción pa­ra des­pués de las pi­ca­du­ras. El amo­nia­co es muy efec­ti­vo”. Hu­go Bloch (ver tex­to ad­jun­to) tam­bién re­co­mien­da ir muy li­ge­ro de equi­pa­je, la­var la ro­pa y na­da de ma­le­tas con rue­das. El ca­so de Mar­ti­na Ri­bal­ta, que via­jó en bi­ci­cle­ta, lle­va­ba una tien­da en la que dor­mían. Y Juanjo Ló­pez y An­na Lu­na re­cuer­dan de la ne­ce­si­dad de lle­var tam­bién adap­ta­do­res de en­chu­fes. Y lis­tos pa­ra em­pren­der el via­je.

Du­ran­te el via­je Unos de los con­se­jos más nom­bra­dos es la de es­cri­bir un blog dón­de re­gis­trar los por­me­no­res del via­je. “Es una de las me­jo­res co­sas que he he­cho”, ase­gu­ra Hu­go Bloch. Di­ce que así no tie­ne que ir es­cri­bien­do de for­ma es­pe­cí­fi­ca a ca­da uno de los ami­gos y fa­mi­lia­res. “To­dos van vien­do dón­de es­tás y des­pués te sir­ve a ti mis­mo pa­ra re­cor­dar por to­dos los lu­ga­res por los que has pa­sa­do”. Pa­ra San­dra Bea es una de las for­mas de com­par­tir to­do lo que ha apren­di­do. To­do re­sul­ta im­pre­sio­nan­te. Tan­to que el eterno di­le­ma es que­dar­se más tiem­po pa­ra pro­fun­di­zar o me­nos pa­ra abar­car más. Hu­go Bloch acon­se­ja no que­rer ver­lo to­do. Si una de las ideas de es­te ti­po de via­je es sa­cu­dir­se el es­trés y las pre­sio­nes, “mal va­mos si nues­tra in­ten­ción se cen­tra en que­rer no per­der­se na­da, ver­lo to­do”. Juanjo Ló­pez re­sal­ta que una de las sen­sa­cio­nes más im­pre­sio­nan­tes es pre­ci­sa­men­te “sen­tir la li­ber­tad de le­van­tar­te y ha­cer lo que quie­ras, to­mar de­ci­sio­nes sin pri­sas, sin es­tar bom­bar­dea­do por in­for­ma­ción. Te li­be­ras”.

Con tan­tas op­cio­nes lo di­fí­cil es es­co­ger, sea las ca­lles por las que tran­si­tar o lo que sea. Bruno So­ko­lo­wicz re­co­mien­da ha­cer ca­so a los lo­ca­les pa­ra dis­fru­tar de las me­jo­res ex­pe­rien­cias y evi­tar al­gún que otro sus­to. Y Juanjo Ló­pez ase­gu­ra que en el hos­tal “te lo di­cen to­do, lo que ha­ce que to­do sea mu­cho más sen­ci­llo”. En ge­ne­ral las per­so­nas se mues­tran muy hos­pi­ta­la­rias, coin­ci­den los en­tre­vis­ta­dos. Tam­bién ad­vier­ten que es me­jor evi­tar a quie­nes pa­ran al via­je­ro en la ca­lle. En cual­quier ca­so ase­gu­ran que la in­men­sa ma­yo­ría de per­so­nas son ma­ra­vi­llo­sas. “In­clu­so en las zo­nas que han vi­vi­do dra­mas re­la­ti­va­men­te re­cien­tes co­mo en Laos y Cam­bo­ya”, re­cuer­da So­ko­lo­wicz.

Des­pués de la vuel­ta Pa­ra al­gu­nos la pers­pec­ti­va ha cam­bia­do. Bruno So­ko­lo­wicz di­ce que ha­bía he­cho una lis­ta con trein­ta lo­gros per­so­na­les a con­se­cuen­cia de dar la vuel­ta al mun­do. Al­gu­nos de ellos, no co­mer­se más las uñas y acu­mu­lar 600 pá­gi­nas de dia­rio per­so­nal, sa­lir­se de su pro­pio per­so­na­je y rom­per ca­de­nas in­te­rio­res, leer un mon­tón de li­bros. Hu­go Bloch va­lo­ra más que nun­ca Bar­ce­lo­na. A Mar­ti­na Ri­bal­ta y Ma­teu les cues­ta no pen­sar en fu­tu­ros via­jes en bi­ci­cle­ta. Si­guen man­te­nien­do el con­tac­to con ami­gos de Ser­bia, Tur­quía, Irán, aun­que en es­te úl­ti­mo país es más di­fí­cil por­que el Fa­ce­book es­tá prohi­bi­do. Tras el via­je San­dra Bea tie­ne cla­ro que quie­re se­guir com­par­tien­do to­do lo que ha apren­di­do. Y Juanjo Ló­pez y An­na Lu­na des­ta­can que se sien­ten ciu­da­da­nos del mun­do. “Te sim­pli­fi­cas mu­cho. Des­cu­bres paí­ses don­de se son­ríe es­pon­tá­nea­men­te, la pa­la­bra res­pe­to aún tie­ne sen­ti­do, la ama­bi­li­dad se si­gue prac­ti­can­do y la gen­te se ayu­da de­sin­te­re­sa­da­men­te y te ha­ce pen­sar que re­cu­pe­rar esos va­lo­res y po­ner­los en prác­ti­ca de nue­vo es muy ne­ce­sa­rio. Y des­pués de ca­si un año, vol­ver a tu ca­sa te des­co­lo­ca. Pe­ro en cual­quier ca­so ha si­do la ex­pe­rien­cia más in­creí­ble de nues­tras vi­das. Sa­lir­se de la fa­mo­sa zo­na de con­fort ha te­ni­do su re­com­pen­sa”.

Blogs y webs Se­lec­ción de blogs de per­so­nas que han da­do la vuel­ta al mun­do. Los dia­rios per­so­na­les pro­li­fe­ran en la red, has­ta el pun­to que ya se han ce­le­bra­do dos con­gre­sos de blo­ge­ros de vuel­ta al mun­do en Bar­ce­lo­na or­ga­ni­za­dos por Mi­reia Sal­va­dor y Marc Ele­na. Viat­ge365.blogs­pot.com Mi­reia Sal­va­dor y Marc Ele­na La­vuel­taal­mun­do.net Xa­vier y Car­me Planbr1.com Bruno So­ko­lo­wicz Vuel­taal­mun­do­sa­bro­sa.com Juanjo Ló­pez y An­na Lu­na Pe­run­plat­de­pin­yons.com Mar­ti­na Ri­bal­ta y Ma­teu Hu­go­bloch.blogs­pot.com Hu­go Bloch Tra­ve­lling­me­lon.word­press.com San­dra Bea La­vuel­taal­mun­do­sin­pas­ta.com Com­ple­tí­si­ma Al­tair­li­bre­ria.com Li­bre­ría Al­taïr Lo­nely­pla­net.es Im­pres­cin­di­ble Ex­te­rio­res.gob.es/Por­tal/es/Ser­vi­cio­sA­lCiu­da­dano/SiVia­ja­sA­lEx­tran­je­ro/Paginas/ QueDe­boHa­ce­rAn­te­sDeVia­ja­rA­lEx­tran­je­ro.aspx Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.