DES­NU­DEZ

La Vanguardia - ES - - BOULEVARD -

La pe­rio­dis­ta Te­re­sa Fe­rrei­ro ex­pli­ca que lo aguan­tó to­do: la qui­mio­te­ra­pia, el diag­nós­ti­co, el tra­ta­mien­to, “pe­ro lo que me hun­dió fue el lin­fe­de­ma pos­te­rior, por­que me qui­ta­ron los ganglios cuan­do yo no que­ría”. Cuan­do le die­ron la no­ti­ca de que te­nía cán­cer de ma­ma, no se lo qui­so con­tar a ca­si na­die. “Me sen­tía vul­ne­ra­ble si es­ta­ba en bo­ca de otros. En cam­bio, es­cri­bí un li­bro, pa­ra dar rien­da suel­ta a to­do lo que sen­tía. Aho­ra veo que qui­zá no lo ha­bía acep­ta­do, tu­ve que ha­cer un ca­mino”. El li­bro se ti­tu­la Un bul­to en la ma­ma ( Obe­lis­co). Fe­rrei­ro ex­pli­ca un fac­tor que vi­ven to­dos los que ex­pre­san sus sen­ti­mien­tos por es­cri­to o con cual­quier otro me­dio crea­ti­vo. “Se des­nu­da el que es­cri­be, por­que ex­po­ne to­do lo que sien­te, pe­ro tam­bién se des­nu­da el que lee. Y no to­dos pue­den ha­cer­lo, por­que la vi­ven­cia es úni­ca de ca­da uno”. Ella, por ejem­plo, ci­ta a su pa­re­ja: “Me apo­yó mu­cho, me ani­mó a ha­cer la qui­mio, me ilus­tró el li­bro, pe­ro no lo ha leí­do. Di­ce que no pue­de leer­lo”. Car­me Ciu­ró ase­gu­ra que, en­tre los lec­to­res de su li­bro que la co­no­cen, ha ha­bi­do reacciones de mu­chos ti­pos: “Hay quien me ha di­cho: eres tú en es­ta­do pu­ro. Otros me han di­cho que con el li­bro me han co­no­ci­do me­jor. Y otros me han di­cho que hay un cierto ex­hi­bi­cio­nis­mo, gen­te que no es­tá tan acos­tum­bra­da a leer co­sas den­sas emo­cio­nal­men­te y que me han di­cho que lo ha leí­do en dia­go­nal, por­que era de­ma­sia­do in­ten­so”. Lo que sí tie­ne cla­ro es que un pro­ce­so así aca­ba afec­tan­do a mu­chas per­so­nas. Ella no du­dó a la ho­ra de ex­pli­car su diag­nós­ti­co. “Ten­go una vi­da muy pú­bli­ca por­que doy cla­ses en co­le­gios, y no que­ría gas­tar ener­gía en pen­sar quién lo sa­be y quién no”. No tie­ne hi­jos pe­ro sí mu­chos alum­nos y na­rra anéc­do­tas so­bre có­mo los ni­ños han in­cor­po­ra­do la en­fer­me­dad de su pro­fe­so­ra en su vi­da. An­tò­nia Bo­nell cuen­ta que su hi­jo, que te­nía diez años cuan­do fue diag­nos­ti­ca­da, no ha leí­do el li­bro. “No le he for­za­do nun­ca”. En cam­bio, su hi­ja, sie­te años por en­ton­ces, sí. To­das las au­to­ras reivin­di­can el de­re­cho de ca­da cual a ela­bo­rar su vi­ven­cia del te­ma, y to­das coin­ci­den con lo que ex­pli­ca Ro­sa Dachs: “En el li­bro qui­se ex­pli­car có­mo ha­bía vi­vi­do mi en­fer­me­dad, no po­ner­me co­mo ejem­plo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.