DES­PUÉS DE UN IC­TUS

La Vanguardia - ES - - SÍPUEDES - RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es Ilus­tra­ción Pa­blo Amar­go

PRE­GUN­TA | Ho­la Ra­mi­ro, soy Cristina Lá­za­ro. Ha­ce 5 me­ses un com­pa­ñe­ro de reha­bi­li­ta­ción tu­vo un ic­tus ce­re­bral con la con­se­cuen­te pa­rá­li­sis de me­dio cuer­po que es­tá aho­ra bas­tan­te re­cu­pe­ra­do (al me­nos co­mo se ve des­de fue­ra) aun­que él si­gue sin­tien­do cos­qui­lleo en la par­te de­re­cha y desa­zón que le im­po­si­bi­li­ta tra­ba­jar. Los fi­sio­te­ra­peu­tas le han di­cho que ya no pue­de re­cu­pe­rar­se más a ni­vel fí­si­co, to­do lo que han he­cho en reha­bi­li­ta­ción ha ser­vi­do pa­ra que me­jo­re has­ta el pun­to en el que es­tá. Aho­ra es más de ti­po neu­ro­ló­gi­co en el ca­so de que hu­bie­ra al­go que se pu­die­se ha­cer. ¿Le ayu­da­ría el yo­ga a me­jo­rar esa par­te que la reha­bi­li­ta­ción fi­sio­ló­gi­ca ya no pue­de? Yo se lo he acon­se­ja­do, pe­ro no sé has­ta qué pun­to po­drían ob­te­ner­se re­sul­ta­dos co­mo los que a él le gus­ta­rían. Te agra­de­ce­ré mu­cho que me pue­das con­tes­tar. Muy afec­tuo­sa­men­te.

NO HAY QUE CAER EN LA OBSESIÓN CON LOS COSQUILLEOS DES­PUÉS DE HA­BER SU­FRI­DO UN IC­TUS

RES­PUES­TA | Es­ti­ma­da Cristina, gra­cias por es­cri­bir. Des­pués de mi gra­ví­si­ma en­fer­me­dad, de­bi­da a una bac­te­ria que me in­fec­tó el ce­re­bro, cuan­do por fin fui lle­va­do de la UCI (tras ca­si un mes) a la plan­ta, en­se­gui­da co­men­cé a tra­ba­jar so­bre mí mis­mo: ca­mi­nar cuan­to po­día por los pa­si­llos, ha­cer ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción y prác­ti­cas de re­la­ja­ción pro­fun­da. Es­tu­ve en plan­ta más de vein­te días y lue­go fui lle­va­do a ca­sa. Tu­ve la fa­bu­lo­sa aten­ción, en­tre otros mé­di­cos, del neu­ró­lo­go An­to­nio Ta­llón y de la en­do­cri­nó­lo­ga y nu­tri­cio­nis­ta Bea­triz Bar­quiel, que me ayu­da­ron mu­cho. Pe­ro tam­bién yo mis­mo em­pe­cé a tra­ba­jar mu­cho pa­ra po­der me­jo­rar. Eso mis­mo de­be ha­cer tam­bién tu ami­go. Du­ran­te me­ses sen­tí par­tes de mi cuer­po con ese mo­les­to “cos­qui­lleo”, pe­ro lo me­jor es no ob­se­sio­nar­se por el mis­mo y po­ner los me­dios pa­ra me­jo­rar­se psi­co­so­má­ti­ca­men­te, es de­cir, pa­ra fa­vo­re­cer tan­to el cuer­po co­mo la men­te.

Apar­te de se­guir con sus re­vi­sio­nes mé­di­cas, que ob­ser­ve muy bien las cin­co fuen­tes de ener­gía: ali­men­ta­ción, res­pi­ra­ción, des­can­so y re­la­ja­ción, sue­ño pro­fun­do y ac­ti­tu­des men­ta­les po­si­ti­vas. Yo tam­bién le re­co­men­da­ría que hi­cie­ra pos­tu­ras de yo­ga, aun­que sea en una si­lla. Las po­si­cio­nes del yo­ga le van a ayu­dar mu­cho a coor­di­nar me­jor el cuer­po y ade­más los es­ti­ra­mien­tos fle­xi­bi­li­zan y for­ta­le­cen los múscu­los. Se­gu­ro que tam­bién así po­co a po­co va a ir mi­ti­gan­do esa sen­sa­ción de cos­qui­lleo, pe­ro que no se preo­cu­pe por ella, pues si es­tá ob­se­sio­na­do por la mis­ma, es­tá más aten­to a ella y pa­re­ce que se in­cre­men­ta. Tie­ne que apre­ciar la for­tu­na que ha te­ni­do en ha­ber­se re­cu­pe­ra­do así del ic­tus.

Creo que le ser­vi­rá a tu ami­go que le cuen­tes la si­guien­te anéc­do­ta. Cuan­do yo le con­té a uno de los mé­di­cos, ya es­tan­do en ca­sa, que no­ta­ba esa sen­sa­ción de cos­qui­lleo en to­do el la­do iz­quier­do del cuer­po, me es­cu­chó co­mo di­cien­do “y me vie­ne us­ted con es­to des­pués de có­mo ha es­ta­do”. Le pa­re­cía bas­tan­te ri­dícu­lo que yo me preo­cu­pa­ra por una se­cue­la tan in­sig­ni­fi­can­te pen­san­do có­mo po­día ha­ber que­da­do. No hay que ob­se­sio­nar­se por ello y sa­ber que ese cos­qui­lleo es­tá de fon­do, un po­co mo­les­to, pe­ro mu­cho me­nos si no le pres­ta­mos aten­ción. Gra­cias por es­cri­bir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.