Dos clics una ci­ta a cie­gas

Sen­ci­llas, prác­ti­cas, in­tui­ti­vas y eco­nó­mi­cas. Así son las fir­mas que triun­fan en el mun­do de las re­la­cio­nes vir­tua­les y los en­cuen­tros es­po­rá­di­cos, que am­plían ca­da vez más su ofer­ta cen­tra­da en la es­pe­cia­li­za­ción y la pro­li­fe­ra­ción de ‘apps’

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

El fe­nó­meno del li­gue.com de ha­ce más de diez años evo­lu­cio­na aho­ra a pa­sos agi­gan­ta­dos ha­cia una es­pe­cia­li­za­ción ver­ti­gi­no­sa. Li­gar o ha­cer ami­gos. Bus­car re­la­cio­nes es­ta­bles, es­po­rá­di­cas o in­clu­so una in­fi­de­li­dad. La nue­va re­vo­lu­ción se di­ri­me ca­da vez me­nos en el or­de­na­dor y ca­da vez más en los smartp­ho­nes. La com­pe­ten­cia web va que­dan­do an­ti­cua­da an­te la ma­si­va adic­ción al mó­vil y es el fe­nó­meno app el que ha trans­for­ma­do el es­ce­na­rio. Del or­de­na­dor al mó­vil, y vi­ce­ver­sa El pro­ce­so es na­tu­ral. “Me­nos tiem­po, más es­trés y pér­di­da de ha­bi­li­da­des so­cia­les” son los prin­ci­pa­les mo­ti­vos que res­pon­den al au­men­to de apps pa­ra co­no­cer a gen­te se­gún Car­les Bo­ro­nat, res­pon­sa­ble de co­mu­ni­ca­ción del gru­po Mon­san. La lí­nea en­tre web y app es, con to­do, ca­da vez más fi­na pues es­tas tien­den a te­ner su pro­pio si­tio en in­ter­net y, a su vez, las webs crean apps. “¿Qué pa­sa si al­guien se ha fi­ja­do en ti mien­tras te en­con­tra­bas le­yen­do un li­bro y no se ha pre­sen­ta­do por mie­do a in­te­rrum­pir?”, se pre­gun­ta Ma­rie Cos­nard, por­ta­voz de Happn. Es­ta app cuen­ta ya con más de 700.000 usua­rios en Es­pa­ña. La geo­lo­ca­li­za­ción en tiem­po real de per­so­nas con las que uno se ha cru­za­do ha si­do la cla­ve pa­ra que es­te ser­vi­cio se ha­ya ex­ten­di­do por to­do el mun­do. “Es co­mo un rom­pehie­los pa­ra el tí­mi­do, nos sal­va de las co­ne­xio­nes per­di­das a lo lar­go del día y nos brin­da la po­si­bi­li­dad de co­no­cer a al­guien que nos ha lla­ma­do la aten­ción por la ca­lle”, ex­pli­ca Cos­nard. Héc­tor (24) no bus­ca­ba nin­gún com­pro­mi­so se­rio. “Em­pe­cé a usar Happn por­que me pa­re­ció una apli­ca­ción pa­ra gen­te jo­ven y me per­mi­tía co­no­cer a chi­cas más allá del tí­pi­co li­go­teo de dis­co­te­ca”, ex­pli­ca. Otra op­ción es cuan­do la web pa­sa a te­ner una app com­ple­men­ta­ria. Car­les Bo­ro­nat de­ta­lla que es­tas “sue­len te­ner una pá­gi­na web muy po­ten­te y el con­te­ni­do que se acos­tum­bra a ver en la apli­ca­ción sue­le ser más re­du­ci­do y cen­tra­do en los in­tere­ses prin­ci­pa­les de los usua­rios pa­ra que su pe­so sea in­fe­rior al de la pá­gi­na y pue­da así, fun­cio­nar con más ra­pi­dez”. El ba­jo cos­te de pro­duc­ción y la po­si­bi­li­dad de usar el mó­vil son dos de las ra­zo­nes que mue­ven el mun­do vir­tual de la pan­ta­lla del or­de­na­dor al te­lé­fono mó­vil. “Tin­der o Happn pue­den ser una gran fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra cier­tas co­sas, so­bre to­do en lo que res­pec­ta el sal­to a mó­vil que va­mos a lle­var a ca­bo en bre­ve”, au­gu­ra Pa­blo Vi­que­ra, co­fun­da­dor y di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Groo­pify. “Si hu­bie­ra al­go que con cua­tro clics te or­ga­ni­za­se to­do el plan y lo úni­co que tu­vie­ras que ha­cer es apa­re­cer en un si­tio y a una ho­ra con to­do mon­ta­do ex­clu­si­va­men­te pa­ra ti…”, es­ta es la pro­pues­ta que lan­za Vi­que­ra. Una pá­gi­na di­se­ña­da pa­ra dis­fru­tar con tres ami­gos y, a la vez, am­pliar el círcu­lo so­cial con otros tres des­co­no­ci­dos. El pro­ce­so sea cual sea la fi­na­li­dad, ha­cer amistades o li­gar, se ha­ce com­ple­ta­men­te a cie­gas has­ta el día del en­cuen­tro. “De­rri­ba­mos to­das las ba­rre­ras en­tre el mo­men­to del match vir­tual y el de que­dar en per­so­na y lo me­jor es que lo más com­pli­ca­do co­rre de nues­tra cuen­ta” co­men­ta el co­fun­da­dor. Di­fe­ren­te y ex­plo­si­vo, así pue­de ser el re­sul­ta­do de una ci­ta cu­ya pla­ni­fi­ca­ción, ges­tión y coor­di­na­ción que­da en ma­nos de Groo­pify. El usua­rio só­lo de­be re­gis­trar­se pa­ra asis­tir y em­pe­zar a dis­fru­tar del en­cuen­tro. Es­pe­cia­li­za­ción Pe­se al em­pu­je de las apps, hay webs que si­guen vi­gen­tes gra­cias a que en su mo­men­to se ac­tua­li­za­ron, así emer­gie­ron dos de las em­pre­sas que ac­tual­men­te, do­mi­nan el pa­no­ra­ma mun­dial: Match.com (ad­qui­ri­da en 2011 por Mee­tic.es) y el gru­po eHar­mony/eDar­ling, con más de un mi­llón de usua­rios en Es­pa­ña. Mó­ni­ca Ru­bio, di­rec­to­ra de mar­ca de eDar­ling co­men­ta que en 2012 la web re­gis­tró un gran au­men­to en el nú­me­ro de usua­rios gra­cias a la rup­tu­ra del ta­bú: “De la mis­ma ma­ne­ra que nos pa­re­ce co­rrec­to com­prar un bi­lle­te de avión, tam­bién se en­tien­de que in­ter­net pue­de ser­vir­nos pa­ra co­no­cer a gen­te nue­va”. “Es­ta­ba al­go re­ti­cen­te aun­que aca­bé por sus­cri­bir­me al ser­vi­cio pre­mium, si bien al ini­cio re­ci­bía mu­chas ca­ri­tas son­rien­tes, des­pués fue­ron dis­mi­nu­yen­do. Eso me hi­zo du­dar de la web, pe­ro co­mo en to­do, hay que te­ner pa­cien­cia, uno no se re­gis­tra y en­cuen­tra di­rec­ta­men­te al amor de su vi­da” ex­pli­ca Begoña (46). Tam­bién Af­fi­ni­tas, la em­pre­sa po­see­do­ra de eDar­ling, ha lan­za­do dos nue­vos mo­de­los más orien­ta­dos a la seg­men­ta­ción que es­tá vi­vien­do es­te ne­go­cio. Por un la­do, Shop a Man, cen­tra­do en un pú­bli­co jo­ven que no bus­ca un com­pro­mi­so y por otro, Eli­te Sin­gles, de­di­ca­da a per­so­nas de cla­se al­ta.

Seg­men­ta­ción de mer­ca­dos Po­dría ser la pá­gi­na más odia­da de in­ter­net. La más te­mi­da por cual­quier pa­re­ja. Na­ció en Ca­na­dá cuan­do su fun­da­dor, Noel Bi­der­man au­gu­ró que las pá­gi­nas de con­tac­tos des­apa­re­ce­rían por su po­ca uti­li­dad ya que la ma­yo­ría de per­so­nas se li­mi­ta­ban a men­tir so­bre su es­ta­do ci­vil y fue en­ton­ces cuan­do pen­só en crear una pá­gi­na es­pe­cial pa­ra que aque­llos con in­ten­ción de ser in­fie­les, no tu­vie­ran que men­tir ni crear tam­po­co fal­sas ex­pec­ta­ti­vas. Ash­ley Ma­di­son pi­sa fuer­te con su car­ta de pre­sen­ta­ción: “La vi­da es cor­ta. Ten una aven­tu­ra”. ¿De­be­ría­mos te­mer­la? “Aun­que sa­be­mos que nun­ca nos van a otor­gar el pre­mio No­bel de la Paz –bro­mea Ch­ris­toph Krae­mer, di­rec­tor de co­mu­ni­ca­ción eu­ro­peo de Ash­ley Ma­di­son– he­mos lle­va­do la in­fi­de­li­dad al cen­tro del de­ba­te so­cial y he­mos ayu­da­do a eli­mi­nar la do­ble mo­ral pa­ra que na­die se aver­güen­ce de ha­ber te­ni­do un des­liz”. Con más de 1.300.000 usua­rios re­gis­tra­dos, Es­pa­ña se pro­cla­ma cam­peo­na en Eu­ro­pa. Krae­mer ex­pli­ca que se de­be al pla­cer que su­po­ne, a ve­ces, sal­tar­se las nor­mas y a la lle­ga­da de la cri­sis ya que la in­fi­de­li­dad se ve co­mo una pe­que­ña vál­vu­la de es­ca­pe a los con­flic­tos del ho­gar. No to­do es lu­ju­ria y en­ga­ño en es­ta fir­ma, el di­rec­tor cuen­ta que uno de los tes­ti­mo­nios que re­ci­bió la web fue la de dos usua­rios que em­pe­za­ron una aven­tu­ra, se enamo­ra­ron, se di­vor­cia­ron de sus pa­re­jas y lle­van aho­ra ocho años ca­sa­dos. “Aun­que esa sea más bien la ex­cep­ción que con­fir­ma la re­gla” aña­de. Las mu­je­res no que­dan ex­clui­das en los nue­vos ro­les de se­duc­ción en red y Adop­ta a un Tío rom­pe con

EL LI­GUE A LA CAR­TA SE IM­PO­NE AN­TE EL FE­NÓ­MENO DE LAS CI­TAS POR IN­TER­NET

cual­quier es­te­reo­ti­po, pro­po­nien­do una es­pe­cie de su­per­mer­ca­do don­de ellas ha­cen la com­pra en­tre sec­cio­nes de hom­bres. Es­ta pla­ta­for­ma aca­bó con los pre­jui­cios de Aran­tza (33), que nun­ca ha­bía usa­do una web de con­tac­tos. “Pen­sa­ba que era una de esas pá­gi­nas don­de la gen­te va a lo que va y por eso me cau­sa­ba re­cha­zo”, ex­pli­ca, pe­ro cam­bió de idea al usar­la: “Co­mo mu­jer me gus­ta po­der de­ci­dir con quien quie­ro ha­blar”, aña­de. Bar­bu­dos, ta­tua­dos, tí­mi­dos, có­mi­cos… y más de 600.000 usua­rios en po­co más de un año des­de su im­ple­men­ta­ción en Es­pa­ña. Mu­chas son las crí­ti­cas que ha re­ci­bi­do es­te por­tal por usar co­mo me­ros ob­je­tos a los hom­bres y por ello, Sa­ra Ja­cue, por­ta­voz de Adop­ta a un Tío Es­pa­ña, ex­pli­ca que “es to­do una es­tra­te­gia a ni­vel de co­mu­ni­ca­ción” y acla­ra que “se tra­ta de una iro­nía de la sociedad de con­su­mo”. Es­ta red so­cial ha in­ver­ti­do los pa­pe­les de la se­duc­ción otor­gan­do el po­der a las mu­je­res. “Des­de el pun­to de vis­ta cultural es una ver­da­de­ra in­no­va­ción ya que el pa­pel pa­si­vo de la re­la­ción sue­le asig­nar­se al co­lec­ti­vo fe­me­nino”, re­la­ta Ja­cue, y aña­de que “con­tie­ne mu­chos cli­chés de hu­mor pa­ra rom­per el ta­bú res­pec­to a otros por­ta­les de re­la­cio­nes en lí­nea”. Las po­si­bi­li­da­des de ne­go­cio en web se cen­tran ca­da vez más en la seg­men­ta­ción del mer­ca­do y en las ex­cen­tri­ci­da­des pa­ra cu­brir un ni­cho de mer­ca­do aún sin ex­plo­tar. Easy­flirt, Mas40, Be2 o Eat With Me son otros de los mu­chos ejem­plos que se pue­den en­con­trar.

Tex­to Eli­sen­da Ban­cells LO­RENTZ GULLACHSEN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.