EL MUN­DO EN UN PU­ÑO

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

Via­jar por el mun­do ya no es una ex­pe­rien­cia aven­tu­re­ra y pe­li­gro­sa y sí una op­ción va­ca­cio­nal que se adap­ta con fa­ci­li­dad al tiem­po del que dis­po­ne ca­da uno

Plan­tear­se un via­je que dé la vuel­ta al mun­do no es tan­to una cues­tión de pre­su­pues­to co­mo de tiem­po. Cuan­tos más días, más ba­ra­to sal­drá, ya que par­tir hoy o ma­ña­na del si­tio don­de es­te­mos ten­drá una im­por­tan­cia re­la­ti­va: gran par­te del pla­cer de un via­je de lar­go re­co­rri­do, y sin la ti­ra­nía del ca­len­da­rio, es la im­pro­vi­sa­ción. Si ade­más acep­ta­mos lle­gar a cier­tos lu­ga­res en trans­por­te lo­cal, el aho­rro es­tá ser­vi­do. Sin em­bar­go, el di­ne­ro que nos que­de ten­drá mu­cha im­por­tan­cia a la ho­ra de re­gre­sar, aquel mo­men­to en el que no nos gus­ta pen­sar cuan­do to­da la emo­ción se cen­tra en la in­mi­nen­cia de la par­ti­da. ¿Por qué? Pues por­que mu­chas ve­ces se in­vier­te me­nos en el tra­yec­to que en los gas­tos fi­jos que de­ja­mos atrás. Una hi­po­te­ca o un al­qui­ler, por ejem­plo. O el re­ci­bo de la luz, si no que­re­mos vi­vir ilu­mi­na­dos por una ve­la a la vuel­ta. Cla­ro que tam­bién po­de­mos que­mar las na­ves y no vol­ver… Sin lle­gar a ex­tre­mos, el avión nos lo po­ne fá­cil. Bas­ta con com­prar un bi­lle­te de vuel­ta al mun­do, de­ci­dir cuan­tas pa­ra­das ha­re­mos y en qué di­rec­ción y lis­tos. Un pu­ña­do de ho­ras son su­fi­cien­tes pa­ra cir­cun­na­ve­gar la tie­rra si en­la­za­mos un vue­lo tras otro, pe­ro la gra­cia son las es­ca­las. ¿La ru­ta? A gus­to del con­su­mi­dor, pe­ro lan­za­mos una pro­pues­ta que equi­li­bra pai­sa­jes y vi­ven­cias muy di­ver­sas, ap­tos pa­ra un bol­si­llo me­dio. Par­tien­do ha­cia el es­te, le ga­na­mos un día a los usos ho­ra­rios co­mo el Phi­leas Fogg de Ver­ne y la pri­me­ra pa­ra­da es Es­tam­bul, que con su vo­ca­ción de va­so co­mu­ni­can­te re­sul­ta ideal pa­ra en­trar en Asia sin ol­vi­dar­nos de Eu­ro­pa. Bas­ta­rá em­pe­zar el pa­seo por la Ex­pla­na­da de las Mez­qui­tas y ter­mi­nar­lo en la ca­lle pea­to­nal de Is­ti­klal pa­ra cap­tar­lo. Por otro la­do, la ven­ta­ja de Es­tam­bul co­mo ae­ro­puer­to es que se ha con­ver­ti­do en un hub internacional de pri­mer or­den, de ma­ne­ra que des­de allí se­rá fá­cil sal­tar, por ejem­plo, a Nue­va Del­hi. Aquí no hay du­da al­gu­na de que he­mos lle­ga­do a Asia, con to­do su co­lo­ri­do, pe­ro tam­bién con sus som­bras. El gran mer­ca­do de Chand­ni Chowk, en el mis­mo co­ra­zón de la ciu­dad vie­ja, nos lle­va­rá al lí­mi­te de to­le­ran­cia de las multitudes, mien­tras el ti­be­tano de Jan­path o la paz que se res­pi­ra en el Raj Ghat o tum­ba de Gand­hi nos re­con­ci­lia­rán con la hu­ma­ni­dad. El si­guien­te sal­to, siem­pre ha­cia de­lan­te pe­ro con ten­den­cia ha­cia el sur, nos de­po­si­ta en Bang­kok. A la in­ten­si­dad de la ola hu­ma­na de la ca­pi­tal de la In­dia se aña­de aquí la son­ri­sa tai­lan­de­sa, de­ta­lle que se agra­de­ce pe­ro que no evi­ta sen­tir to­do el pe­so de la hu­me­dad: es­ta es la tie­rra del agua, don­de has­ta los mer­ca­dos más vi­si­ta­dos son flo­tan­tes. De to­dos mo­dos, se­du­ce con obras re­ful­gen­tes co­mo el Gran Pa­la­cio y el Tem­plo Real, si­tua­dos en el dis­tri­to de

Ra­ta­na­ko­sin, don­de se ins­ta­ló la ca­pi­tal de Siam en el si­glo XVIII. ¿Qué vie­ne aho­ra? Qui­zá pa­ra con­tras­tar, Auc­kland, en Nue­va Ze­lan­da. No se tra­ta de la ca­pi­tal, pe­ro re­sul­ta más cos­mo­po­li­ta y en­tre­te­ni­da que We­lling­ton. Se en­cuen­tra en la is­la nor­te del país y se­ño­rea un ist­mo co­mo si fue­ra la rei­na de las aguas. Y lo es, ya que su puer­to es bien co­no­ci­do gra­cias a la re­ga­ta Ame­ri­ca’s Cup. Y de ex­plo­rar la tie­rra del Se­ñor de los ani­llos, pa­sa­mos a la de los

apus, los dio­ses de las mon­ta­ñas en los que creían los in­cas, pa­ra ate­rri­zar en Li­ma. Mu­chos lle­gan a ella y es­ca­pan ha­cia el Ma­chu Pic­chu o las lí­neas de Naz­ca, pe­ro to­mar­se un mo­men­to pa­ra dis­fru­tar de su gas­tro­no­mía o de una pues­ta de sol en el Pa­cí­fi­co des­de el Ma­le­cón, en Cho­rri­llos, pue­de ser la an­te­sa­la del via­je de vuel­ta.

Nue­va Del­hi cuen­ta con uno de los mer­ca­dos de flo­res más re­le­van­tes de In­dia

3 Exis­ten dos ti­pos de alfombras tur­cas (ki­lim o anu­da­da) que se te­jen en más de 750 áreas

3

2 El Os­tend Mar­ket, en Auc­kland, es un mer­ca­do de pro­duc­tos fres­cos, de se­gun­da mano y ar­te­sa­nía

2

1

1 En Dam­noen Sa­duak se en­cuen­tra el mer­ca­do flo­tan­te más tu­rís­ti­co de Tai­lan­dia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.