BOU­LE­VARD

La Vanguardia - ES - - BOULEVARD -

Anick-Ma­rie Bou­chard et al.

La bi­blia del via­je­ro

Guía de via­jes que pro­me­te ex­pli­car los tru­cos in­dis­pen­sa­bles pa­ra via­jar más por me­nos y lo cum­ple. Con el es­ti­lo fres­co ha­bi­tual de la edi­to­rial, a ve­ces pe­ca un po­co de mo­chi­le­ra, aun­que en ge­ne­ral brin­da con­se­jos pa­ra to­dos los pú­bli­cos.

LO­NELY PLA­NET, 2013 332 PÁ­GI­NAS 16,95 EU­ROS

TRANS­POR­TE

Siem­pre ade­lan­te Las ta­ri­fas aé­reas de vuel­ta al mun­do por re­gla ge­ne­ral per­mi­ten cier­ta fle­xi­bi­li­dad en fe­chas y ho­ra­rios aun cuan­do el via­je ya se ha­ya ini­cia­do, pe­ro to­das coin­ci­den en po­ner res­tric­cio­nes a la ho­ra de vo­lar ha­cia atrás, así co­mo al va­riar el iti­ne­ra­rio so­bre la mar­cha. El pre­cio se cal­cu­la de­pen­dien­do de la cla­se ele­gi­da y del nú­me­ro de es­ca­las pre­vis­tas. One­World apli­ca va­ria­cio­nes de­pen­dien­do de la can­ti­dad de con­ti­nen­tes a vi­si­tar, mien­tras Star Alliance y Sky Team se ba­san en las mi­llas a re­co­rrer. Hay que cal­cu­lar un pre­cio mí­ni­mo de 2.000 € en cual­quier ca­so.

Pe­li­gro de in­far­to

Acos­tum­bra­dos a so­li­ci­tar las pri­me­ras fi­las de los avio­nes pa­ra evi­tar el ru­mor in­ten­so de los mo­to­res o los pa­seos cons­tan­tes de otros pa­sa­je­ros rum­bo al ba­ño, tal vez nos tien­te ha­cer lo mis­mo al to­mar un autobús una vez lle­ga­mos al des­tino. Error: en lu­gar de con­tem­plar el pai­sa­je su­fri­re­mos por sa­lir­nos en la pró­xi­ma cur­va el 90% de las oca­sio­nes.

ALO­JA­MIEN­TO

Una de­li­cia

Pa­ra nues­tra pri­me­ra no­che en Es­tam­bul, po­de­mos ele­gir el Is­hak Pa­sa Ko­na­gi Ho­tel. Se tra­ta de un es­ta­ble­ci­mien­to ins­ta­la­do en una vi­lla de 200 años de an­ti­güe­dad, si­tua­do en la par­te an­ti­gua de la ciu­dad y jus­to de­trás de los mu­ros del pa­la­cio de Top­ka­pi. San­ta So­fía y la Mez­qui­ta Azul que­dan a cor­ta dis­tan­cia an­dan­do. Tran­qui­li­dad y tra­to fa­mi­liar. Can­kur­ta­ran Mh., Is­hak Pa­sa Cd, 15. Fa­tih. Tur­quía. Tel. | +90 212 638 6267.

Re­fu­gio Si­guien­do con la lí­nea de los pe­que­ños ho­te­les con en­can­to, en Nue­va Del­hi po­de­mos op­tar por el 76 Friends Co­lony. Se tra­ta de una ca­sa de cor­te mo­derno, co­mo sus ha­bi­ta­cio­nes, que dis­fru­ta de un agra­da­ble jar­dín y una sen­sa­ción de paz que va­mos a agra­de­cer tras un día de ca­lle­jear por el cen­tro. Friends Co­lony West, New Friends Co­lony, Nue­va Del­hi. In­dia. Tel. | +91 981 026 3358.

Uno en­tre mu­chos En una ciu­dad don­de no fal­tan ho­te­les, el Zi­ni­za Bou­ti­wur Ser­vi­ce Apart­ments de Bang­kok pro­po­ne es­pa­cios có­mo­dos y mo­der­nos, sin car­gar la mano en el to­que ét­ni­co ni en as­pec­tos su­per­fluos que no apor­ten bie­nes­tar al clien­te. Un lu­gar per­fec­to tan­to pa­ra una es­tan­cia cor­ta o lar­ga. Cén­tri­co. Rim­klong­pra­pa phangk­wa Rd., Bang­sue, 494. Bang­kok. Tai­lan­dia. Tel. | + 6602 5560 2401.

Al otro la­do Ins­ta­la­do en el su­bur­bio tra­di­cio­nal de St. Mary’s Bay, el Mo­llies ha­bi­ta un edi­fi­cio de ai­res vic­to­ria­nos e inevi­ta­ble at­mós­fe­ra ro­mán­ti­ca. Res­pi­ra lu­jo y cui­da­do en to­dos sus de­ta­lles. Y dis­fru­ta de vis­tas del jar­dín y del mar des­de to­das sus ha­bi­ta­cio­nes. Tweed Street, 6. St Mary’s Bay. Auc­kland. Nue­va Ze­lan­da. Tel. | +64 9376 3489.

La an­te­sa­la

Ins­ta­la­do a cor­ta dis­tan­cia de la Hua­ca Puclla­na, un sor­pren­den­te mo­nu­men­to az­te­ca del cen­tro de Li­ma, el ho­tel Hua­ca­wa­si es to­do con­fort ves­ti­do de ai­res in­cai­cos sin caer en el ex­ce­so ni la pa­ro­dia. Por al­go se si­túa en el ex­clu­si­vo ba­rrio de Mi­ra­flo­res. Una gran op­ción pa­ra en­trar con buen pie en el Pe­rú. Eduar­do de Ha­bich, 191. Mi­ra­flo­res. Li­ma. Pe­rú. Tel. | + 511 446 4553.

EQUI­PA­JE

Li­ge­ro

Hay una ley que nun­ca fa­lla, aun­que an­tes de sa­lir de ca­sa des­con­fie­mos de ella: prác­ti­ca­men­te ne­ce­si­ta­mos lo mis­mo pa­ra pa­sar un mes fue­ra que un par de días. Sea co­mo sea, un equi­pa­je li­ge­ro nos ha­rá la vi­da más fá­cil cuan­do va­ya­mos arri­ba y aba­jo. Y si ne­ce­si­ta­mos al­go, en es­pe­cial en Asia, lo en­con­tra­re­mos por un pre­cio de ri­sa en cual­quier mer­ca­di­llo.

Bá­si­cos

Con el uso, las bol­sas de via­je y las ma­le­tas tien­den a rom­per­se. Por otro la­do, a ve­ces uno tie­ne que asear­se un po­co y no sa­be có­mo ni con qué. Pa­ra esas si­tua­cio­nes y otras que se pue­dan pre­sen­tar, la lis­ta de im­pres­cin­di­bles pa­ra aña­dir al equi­pa­je in­clu­ye una cuer­da li­ge­ra, pe­ga­men­to de con­tac­to, unas toa­lli­tas hú­me­das y, si fac­tu­ra­mos, una na­va­ja mul­ti­usos.

CON­SE­JOS

El re­loj, de adorno

El avión es pa­ra lle­gar al des­tino, pe­ro pa­ra ex­plo­rar­lo aca­ba­re­mos to­man­do au­to­bu­ses. Con­vie­ne re­cor­dar que fue­ra de Eu­ro­pa, sus ho­ra­rios son pu­ra crea­ti­vi­dad.

Pla­tos que re­pi­ten

Y no pre­ci­sa­men­te por abu­sar del ajo. Via­jan­do, uno se da cuen­ta que el arroz es uno de los pla­tos más uni­ver­sa­les que hay, co­mo ele­men­to prin­ci­pal o pa­ra acom­pa­ñar.

Con buen pie

Es­ta cla­ro que pa­ra dar la vuel­ta al mun­do, es bueno sa­ber idio­mas. Cuan­tos más, me­jor. Pe­ro al fi­nal nos con­for­ma­mos con in­ten­tar co­mu­ni­car­nos co­mo sea, ya que en mu­chos paí­ses esa len­gua fran­ca que es el in­glés só­lo se cha­pu­rrea. Y en zo­nas re­mo­tas, ni eso. Sin em­bar­go, ha­ce una gran di­fe­ren­cia en el tra­to apren­der aun­que só­lo sean cua­tro pa­la­bras de cortesía en la len­gua lo­cal.

Ta­ri­fa úni­ca Mó­vi­les i ar­ti­lu­gios elec­tró­ni­cos de to­do ti­po re­sul­tan muy úti­les pa­ra orien­tar­se, pe­ro cuan­do es­ta­mos en el ex­tran­je­ro, el te­mi­ble fan­tas­ma de la iti­ne­ran­cia nos deja po­co me­nos que des­ar­ma­dos. En es­tos ca­sos, con­vie­ne re­cor­dar que to­da­vía se im­pri­men unos in­ge­nio­sos di­bu­jos lla­ma­dos ma­pas. Ha­cer­se con un buen callejero no nos de­ja­rá en la es­ta­ca­da por fal­ta de ba­te­ría. Ade­más, abrir­lo en ple­na ca­lle mu­chas ve­ces ge­ne­ra es­pon­tá­neas mues­tras de in­te­rés y bue­nos con­se­jos.

A pleno sol Siem­pre que sea po­si­ble, es bue­na idea lle­gar a una ciu­dad mien­tras sea de día, en es­pe­cial si via­ja­mos sin re­ser­va pre­via en al­gún alo­ja­mien­to. De no­che to­do se com­pli­ca, des­de el po­si­ble trans­por­te has­ta la lo­ca­li­za­ción de un buen lu­gar pa­ra pa­sar la no­che. Y no di­ga­mos na­da de la ce­na si es muy tar­de. Con la jor­na­da por de­lan­te, to­do se ve más po­si­ti­vo.

Aho­ra es el mo­men­to Dan­do la vuel­ta al mun­do, aca­ba­re­mos vi­si­tan­do mer­ca­dos. Mu­chos mer­ca­dos. Y tien­das. Y ar­te­sa­nos. Y si pen­sa­mos an­tes en que aque­llo que ven­den va a pe­sar den­tro de la ma­le­ta, no lo com­pra­re­mos y lue­go lo va­mos a la­men­tar. A fin de cuen­tas, exis­te al­go lla­ma­do ser­vi­cio de pa­que­te­ría pa­ra en­viar­lo a ca­sa.

Siem­pre a gus­to

Cuan­do un via­je se pro­lon­ga en el tiem­po, es inevi­ta­ble echar de me­nos al­go de ca­sa. Por re­gla ge­ne­ral es una au­tén­ti­ca ton­te­ría, así que va­le la pe­na sen­tar­se un mo­men­to a pen­sar qué po­dría ser por ade­lan­ta­do, y me­ter­lo en la ma­le­ta. A ve­ces ape­te­ce sen­tir­se más cer­ca por un ins­tan­te.

El bu­zón tam­bién exis­te

En­víe postales. Son ba­ra­tas y si­guen te­nien­do un efec­to fan­tás­ti­co so­bre quien las re­ci­be, en es­pe­cial en ple­na era de ta­ble­tas y apli­ca­cio­nes mó­vil. No acu­mu­lan me gus­ta, ni ha­cen ver al mun­do en ge­ne­ral lo bien que lo es­ta­mos pa­san­do, ni la en­vi­dia que da­mos, pe­ro jus­ta­men­te por eso se va­lo­ran co­mo un de­ta­lle per­so­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.