Es­cri­bir y di­bu­jar (una te­ra­pia)

Po­ner­se an­te el lien­zo o la pá­gi­na en blan­co pue­de ser an­gus­tio­so pa­ra unos, pe­ro pa­ra mu­cha gen­te re­sul­ta de lo más li­be­ra­dor y te­ra­péu­ti­co cuan­do se tra­ta de una vía de es­ca­pe pa­ra afron­tar pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos o ca­sos de cán­cer

La Vanguardia - ES - - BOULEVARD - Tex­to Carmen Gi­ró

“To­do pue­de ser te­ra­péu­ti­co si te ayu­da a es­tar en con­tac­to con lo que tú eres a tra­vés de la crea­ti­vi­dad”. Así re­su­me la pro­fe­so­ra y es­cri­to­ra Ro­sa Dachs su ex­pe­rien­cia con la lla­ma­da es­cri­tu­ra te­ra­péu­ti­ca, que le sir­vió pa­ra ex­pre­sar lo que sen­tía tras ser tra­ta­da de un cán­cer de ma­ma. Lo mis­mo le ocu­rrió a Car­me Ciu­ró, que a pe­sar de ser pro­fe­so­ra de mú­si­ca no en­con­tró en su que­ri­do piano la ma­ne­ra de desaho­gar­se. “Soy mú­si­ca, y sin em­bar­go al te­ner el diag­nós­ti­co –tam­bién de cán­cer de ma­ma– no po­día to­car, ni si­quie­ra es­cu­char mú­si­ca. En cam­bio, me pu­se a es­cri­bir, co­sa que no ha­bía he­cho nun­ca an­tes”.

Tan­to Ro­sa Dachs co­mo Car­me Ciu­ró par­ti­ci­pa­ron en una jor­na­da so­bre cien­cia y es­cri­tu­ra or­ga­ni­za­da por la aso­cia­ción Amis, aso­cia­ción de mu­je­res afec­ta­das de cán­cer de ma­ma vin­cu­la­da al hos­pi­tal Clí­nic de Bar­ce­lo­na y que rea­li­za nu­me­ro­sas ac­ti­vi­da­des. Las dos han es­cri­to li­bros – Eclip­si. Una ma­ne­ra de viu­re el cán­cer (Cur­bet Edi­cions) y El ca­mí del meu cán­cer (Bu­bok), res­pec­ti­va­men­te– so­bre el pro­ce­so de su en­fer­me­dad, pe­ro aun­que lue­go han si­do pu­bli­ca­dos, no los es­cri­bie­ron con esa in­ten­ción. Ciu­ró lo ex­pli­ca así: “No hay que pen­sar en ha­cer al­go gran­de pa­ra los otros, sino qué pue­do ha­cer pa­ra mí, que sa­que lo me­jor de mí. Hay que co­nec­tar con la par­te sa­na que to­dos te­ne­mos, con lo que nos ha­ce bien, pa­ra sa­car lo me­jor de no­so­tros mis­mos”. Y eso, co­mo aña­de Dachs, se pue­de con­se­guir con la es­cri­tu­ra, la mú­si­ca, la pin­tu­ra… “to­do lo que su­pon­ga una in­terio­ri­za­ción y una ex­pre­sión de los sen­ti­mien­tos”.

El in­ter­lo­cu­tor per­fec­to Ro­sa Dachs fue diag­nos­ti­ca­da de cán­cer de ma­ma con 45 años. Re­cuer­da la qui­mio­te­ra­pia co­mo una eta­pa muy du­ra y en la que no te­nía fuer­zas pa­ra ha­cer na­da. “Pe­ro lue­go me vi­nie­ron ga­nas de es­cri­bir, a mí, que no ha­bía es­cri­to nun­ca aun­que soy una gran lec­to­ra”. Re­co­no­ce que el cán­cer es una lo­sa en mu­chas con­ver­sa­cio­nes: “Es muy di­fí­cil en­con­trar un in­ter­lo­cu­tor cuan­do es­tás pa­san­do por un cán­cer. La gen­te con­ver­sa un po­co su­per­fi­cial­men­te, na­die quie­re ha­blar de verdad. En cam­bio, al es­cri­bir, tie­nes al in­ter­lo­cu­tor per­fec­to: es un ac­to de li­ber­tad, pue­des ha­cer lo que quie­ras. Si no quie­res que na­die se­pa que es­cri­bes, lo po­nes al fon­do de un ca­jón o en una car­pe­ta con con­tra­se­ña… Es­cri­bes y na­die te pue­de con­tes­tar y eso es una ven­ta­ja por­que te per­mi­te des­car­gar ten­sio­nes”, ra­zo­na.

Silvia Ade­la Kohan, au­to­ra del li­bro Es­cri­tu­ra te­ra­péu­ti­ca (Al­ba), or­ga­ni­za ta­lle­res pa­ra apren­der a ex­pre­sar­se a tra­vés de la es­cri­tu­ra, y re­su­me así el re­sul­ta­do: “Se tra­ta de po­ner nues­tros fan­tas­mas en pa­la­bras pa­ra que mo­les­ten me­nos, y po­ner las emo­cio­nes en un tex­to pa­ra vi­vir me­jor”. Es­ta ex­per­ta que lle­va mu­cho años rea­li­zan­do ta­lle­res pre­sen­cia­les y en lí­nea so­bre es­ta dis­ci­pli­na, ex­pli­ca lo que ha­ce con sus alum­nos: “Mi mé­to­do con­sis­te en in­ter­pre­tar, ana­li­zar, es­ta­ble­cer aso­cia­cio­nes, ti­rar del hi­lo de los tex­tos sur­gi­dos de los ejer­ci­cios que les pro­pon­go, y me cen­tro de igual mo­do en el pro­ble­ma per­so­nal y en la es­cri­tu­ra crea­ti­va”.

Fron­te­ra di­fu­sa A ve­ces, la es­truc­tu­ra del tex­to o al­gu­nas ex­pre­sio­nes per­mi­ten co­nec­tar con po­si­bles ca­ren­cias, de­seos o mie­dos, y en el ta­ller lo pue­den ver. “Des­pués les pro­por­ciono pau­tas pa­ra con­ver­tir­lo en una no­ve­la, en un cuen­to, en un en­sa­yo, de­pen­dien­do de có­mo sea esa es­cri­tu­ra es­pon­tá­nea: la na­rra­ción de lo que a uno le aque­ja ali­via, pe­ro si ade­más pue­de trans­for­mar­lo en he­cho li­te­ra­rio, el pla­cer es do­ble”. La fron­te­ra en­tre lo li­te­ra­rio y lo te­ra­péu­ti­co se di­lu­ye a me­nu­do. Silvia Ade­la Kohan ase­gu­ra: “La es­cri­tu­ra pue­de ser es­pe­cí­fi­ca­men­te te­ra­péu­ti­ca –con el fin de me­jo­rar el áni­mo o en­con­trar res­pues­tas– o es te­ra­péu­ti­ca co­mo con­se­cuen­cia na­tu­ral de la crea­ción li­te­ra­ria. El se­cre­to es­tá en que se es­cri­be bien lo que se sien­te bien”.

¿En qué si­tua­cio­nes es más útil la es­cri­tu­ra te­ra­péu­ti­ca? Silvia Ade­la Kohan es ro­tun­da: “En to­dos, si la per­so­na es­tá dis­pues­ta a es­cri­bir con li­ber­tad, con sin­ce­ri­dad, a pe­sar del pu­dor y del mie­do, si es­tá dis­pues­ta a ahon­dar en el pro­ble­ma

y es­cri­be con con­vic­ción, pa­ra com­pren­der. Mu­chos se han sal­va­do de la de­pre­sión y las frus­tra­cio­nes al per­mi­tir in­ven­tar lo que no se tie­ne”. Lim­piar­se de silencios Hay quien vi­ve el pro­ce­so de la es­cri­tu­ra con ilu­sión, otros co­mo un bál­sa­mo, otros co­mo un mo­do de mo­ver los hi­los pa­ra el cam­bio. Alicia Pa­llás, que asis­te a ta­lle­res de es­cri­tu­ra te­ra­péu­ti­ca des­de que te­nía 25 años, es ro­tun­da: “Pa­ra mí es­cri­bir es una fi­de­li­dad al ho­nor de es­tar vi­va. Mi le­ma es ‘siem­pre que­da­rá po­der es­cri­bir­lo to­do’. Cuan­do me sien­to a es­cri­bir, sé que lo ha­go des­de to­da mi vi­da, y en ca­da pa­la­bra se en­cie­rra to­do mi pa­sa­do, mi pre­sen­te y mi fu­tu­ro en el mun­do”. Es­ta za­ra­go­za­na de 44 años ex­pli­ca que los ta­lle­res le sir­ven “co­mo mo­ti­va­ción”, pa­ra des­cu­brir su ca­pa­ci­dad de co­nec­tar­se “a to­do”. “Tam­bién me ayu­dan –di­ce– a sa­ber có­mo ha­cer fic­ción con to­do lo que lle­vo den­tro, con mis pro­pias ex­pe­rien­cias, y eso me pro­por­cio­na una fuen­te de crea­ti­vi­dad inago­ta­ble”. Pa­llás ase­gu­ra que es­cri­be re­la­tos so­bre co­sas que le ro­dean y afir­ma: “Es­cri­bo pa­ra com­ba­tir la iner­cia de mo­rir len­ta­men­te”. Cuan­do es­cri­be, se­gún ex­pli­ca, “sien­to que me lim­pio de silencios que me ator­men­tan. Sien­to fe­li­ci­dad. Sien­to amor por la vi­da. Y lo más im­por­tan­te, sien­to que si es­cri­bo con ho­nes­ti­dad y con sen­ti­do, se­ré me­jor en ca­da fa­ce­ta de mi vi­da, in­clui­da la de ser ma­dre. Es­cri­bir pro­du­ce el en­cuen­tro fan­tás­ti­co en­tre mi yo y mi ser”. Ar­te­te­ra­pia An­na Car­lo­ta Fer­nán­dez es ar­te­te­ra­peu­ta, pre­si­den­ta de la aso­cia­ción de ar­te­te­ra­pia y te­ra­pias crea­ti­vas Din­sart y co­rres­pon­sa­ble del cen­tro Sur­ya de Bar­ce­lo­na. La ar­te­te­ra­pia es una es­pe­cia­li­dad de psi­co­te­ra­pia que uti­li­za el pro­ce­so crea­ti­vo, la ima­gen y la pa­la­bra co­mo for­ma de co­mu­ni­ca­ción pa­ra aten­der con­flic­tos emo­cio­na­les o psi­co­ló­gi­cos. Fer­nán­dez ex­pli­ca que le lle­gan pa­cien­tes con mu­chos ti­pos de tras­tor­nos, des­de mie­dos, de­pre­sión o cri­sis de an­sie­dad has­ta pro­ble­mas mu­cho más gra­ves, co­mo cuan­do es­tu­vo tra­ba­jan­do con per­so­nas con dro­go­de­pen­den-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.