EX­PE­RI­MEN­TOS EN LA CO­CI­NA

Las cien­cias son asig­na­tu­ras que pa­re­cen a ve­ces muy abs­trac­tas. Pe­ro es po­si­ble com­pro­bar sus le­yes en ca­sa con ex­pe­ri­men­tos sen­ci­llos y la ayu­da de in­gre­dien­tes de la co­ci­na. La quí­mi­ca y la fí­si­ca, un jue­go más

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

Al­gu­nos es­tu­dian­tes no pue­den con ellas. No tie­nen quí­mi­ca… con la quí­mi­ca. Tam­po­co con la fí­si­ca. Cul­pa a ve­ces de unos mé­to­dos de en­se­ñan­za de­ma­sia­do teó­ri­cos y abs­trac­tos. Sin em­bar­go, que­dán­do­se tran­qui­la­men­te en la co­ci­na de ca­sa es po­si­ble ju­gar e im­pro­vi­sar con in­gre­dien­tes sen­ci­llos has­ta con­ver­tir­se en un quí­mi­co, no de ba­ta blan­ca pe­ro sí de de­lan­tal. Le­jos de ser una ac­ti­vi­dad aburrida, pa­dres e hi­jo pue­den dis­fru­tar jun­tos con al­gu­nos ex­pe­ri­men­tos sim­ples y en­tre­te­ni­dos. Co­mo di­jo Car­los Ne­gro, pre­si­den­te del Fo­ro Quí­mi­ca y Sociedad, “la quí­mi­ca no tie­ne por fi­na­li­dad des­cu­brir, sino tam­bién, y so­bre to­do, crear”. Ma­nuel Díaz Es­ca­le­ra em­pe­zó ha­ce sie­te años a di­vul­gar ex­pe­ri­men­tos de quí­mi­ca en in­ter­net. Pro­fe­sor de Fí­si­ca y Quí­mi­ca en el Co­le­gio Sa­gra­do Co­ra­zón de Se­vi­lla, ha re­co­pi­la­do más de 300 ex­pe­ri­men­tos y ha crea­do un ca­nal en YouTu­be,

Fq-Ex­pe­ri­men­tos, que cuen­ta más de 50 mi­llo­nes de vi­sua­li­za­cio­nes . “La cien­cia en ca­sa es al­go muy an­ti­guo que ha exis­ti­do siem­pre. Con acei­te, sal, bi­car­bo­na­to y azú­car se pue­den ha­cer ex­pe­ri­men­tos muy in­tere­san­tes”, ase­gu­ra. En con­tra de lo que se cree, es una ac­ti­vi­dad ap­ta pa­ra to­dos los pú­bli­cos. “En­tre fi­na­les de pri­ma­ria y se­cun­da­ria se al­can­za la edad ideal pa­ra que se co­mien­ce a des­per­tar la cu­rio­si­dad de los más pe­que­ños. Pe­ro los ex­pe­ri­men­tos en sí no tie­nen edad, las ex­pli­ca­cio­nes sí”. Car­les Lozano es el im­pul­sor de Apqua, un pro­yec­to educativo que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo desa­rro­llar un ma­yor co­no­ci­mien­to so­bre los pro­duc­tos y pro­ce­sos quí­mi­cos. Es­ta ini­cia­ti­va, desa­rro­lla­da en la Uni­ver­si­tat Ro­vi­ra i Vir­gi­li de Tarragona, in­sis­te en di­fun­dir la di­men­sión más prác­ti­ca y cer­ca­na de la quí­mi­ca. “La pri­me­ra apro­xi­ma­ción con la quí­mi­ca sue­le ser teó­ri­ca y abs­trac­ta. Fór­mu­las y ta­blas pe­rió­di­cas. Se tra­ta en cam­bio de bus­car con el alum­na­do al­go que ten­ga cier­ta gra­cia”, di­ce Lozano. Y aquí en­tra en jue­go la ac­ti­vi­dad ex­pe­ri­men­tal. “La quí­mi­ca es di­fí­cil, por­que a ni­vel mo­le­cu­lar, es to­do más in­tan­gi­ble, por ejem­plo que la fí­si­ca. Se tra­ta de ha­cer­les ver a los chi­cos la uti­li­dad de lo que es­tu­dian”. “Las sus­tan­cias quí­mi­cas no son co­sas ex­tra­ñas. Es­ta­mos for­ma­dos por quí­mi­ca y la usa­mos a dia­rio. To­do a nues­tro al­re­de­dor son “pro­duc­tos quí­mi­cos”, re­cal­ca Jo­sep Co­ro­mi­nas, pro­fe­sor de l’Es­co­la Pia de Sit­ges (Bar­ce­lo­na), au­tor de va­rios li­bros y di­vul­ga­dor cien­tí­fi­co (http://bit.ly/1tRx0Hc). “Bas­ta pa­sear­se por las es­tan­te­rías de un su­per­mer­ca­do y nos en­con­tra­re­mos con un am­plia ga­ma de pro­duc­tos que nos se­rán úti­les pa­ra ex­pe­ri­men­tar”. Por ejem­plo, agua oxigenada, bar­ni­ces de uñas, lim­piahor­nos; des­in­crus­tan­tes, man­za­nas, plá­ta­nos, fru­tos se­cos; col ro­ja, vi­na­gre, acei­te, re­fres­cos, lá­pi­ces, glo­bos, pla­tos y co­pas, sal, co­lo­ran­tes ali­men­ta­rios… ¡Los ex­pe­ri­men­tos ca­se­ros de quí­mi­ca re­pre­sen­tan una po­de­ro­sa he­rra­mien­ta edu­ca­ti­va. Lo que se ha­ce en ca­sa pue­de ser­vir en cla­se y vi­ce­ver­sa. Ser­gio Pa­re­des es pro­fe­sor de Quí­mi­ca y Fí­si­ca en el Ins­ti­tu­to Me­nén­dez y Pe­la­yo de Bar­ce­lo­na, ga­nó es­te año el pre­mio Cien­cia en Ac­ción pa­ra los me­jo­res cor­tos cien­tí­fi­cos y ges­tio­na la pá­gi­na Clus­ter Di­vul­ga­ción cien­tí­fi­ca (clus­ter-di­vul­ga­cion­cien­ti­fi­ca.blogs­pot.com). Él mis­mo cuen­ta có­mo ha con­se­gui­do in­vo­lu­crar a sus alum­nos gra­cias a es­te sis­te­ma. “He pe­di­do a mis es­tu­dian­tes que gra­ben ví­deos con sus ex­pe­ri­men­tos y que los cuel­guen en in­ter­net. Y lue­go ha­ce­mos la dis­cu­sión en cla­se”. ¿Y si el ex­pe­ri­men­to no sa­le a la pri­me­ra? “Un cien­tí­fi­co no se rin­de nun­ca. La cien­cia pi­de pa­cien­cia”, de­fien­de Da­ni Jiménez (@cien­cia­del­da­ni), fí­si­co que ani­ma en el pro­gra­ma Di­nà­miks en el ca­nal ca­ta­lán in­fan­til-ju­ve­nil Su­per3. Jiménez, que di­vul­ga la cien­cia a tra­vés de es­pec­tácu­los ba­sa­dos en ex­pe­ri­men­tos de fí­si­ca y la quí­mi­ca (CreaCièn­cia.com), ex­pli­ca que has­ta aho­ra en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción eran prin­ci­pal­men­te los pe­rio­dis­tas los que se en­car­ga­ban de la di­vul­ga­ción cien­tí­fi­ca, pe­ro ca­da vez más hay cien­tí­fi­cos que han de­ci­di­do acer­car su tra­ba­jo al pú­bli­co y por eso se usan ca­da vez más ex­pe­ri­men­tos. Aho­ra tam­bién les to­ca a los pa­dres po­ner al­go de su par­te. “Los ni­ños no le tie­nen ma­nía a la cien­cia. Son más los adul­tos que arras­tran pro­ble­mas, por­que a lo me­jor no le gus­ta­ba de pe­que­ños o creen que es de­ma­sia­do com­pli­ca­da. Son po­cos los pa­pás que se acer­can a es­te mun­do”. Así que ma­má y pa­pá, ha­gan un es­fuer­zo, por­que los pe­que­ños se lo pue­den pa­sar en gran­de. Y si no vean...

1 Es­ta­lag­mi­tas ca­se­ras Se pre­pa­ra una so­lu­ción con agua ca­lien­te y sal y se vier­te en dos va­sos. Se po­ne un pla­ti­to en me­dio. Lue­go se co­ge un hi­lo de al­go­dón y se atan unos clips en ca­da ex­tre­mo. Se co­ge el hi­lo y se me­ten las ex­tre­mi­da­des en los dos va­sos, co­mo si de un puen­te se tra­ta­ra, de ma­ne­ra que que­de un tro­zo del hi­lo col­gan­do so­bre el pla­to. El agua em­pe­za­rá a caer go­ta a go­ta y, con el pa­sar e de los días se irán for­man­do cris­ta­les de sal so­bre el hi­lo y en el fon­do del pla­ti­to. La so­lu­ción sa­la­da irá su­bien­do a lo lar­go del hi­lo por ca­pi­la­ri­dad y, des­pués de la eva­po­ra­ción del agua, só­lo que­da­rá la sal, que irá for­man­do cris­ta­les. Así se for­man las es­ta­lac­ti­tas y las es­ta­lag­mi­tas. En quí­mi­ca, se co­no­ce co­mo pro­ce­so de cris­ta­li­za­ción. (http:// bit.ly/1vU8Jn1)

2 Co­lum­na de den­si­da­des Las sus­tan­cias quí­mi­cas se pre­sen­tan en di­fe­ren­tes es­ta­dos: só­li­dos, lí­qui­dos y ga­ses. En­tre los lí­qui­dos, los hay de dis­tin­tas den­si­da­des. Pa­ra com­pro­bar­lo, se pre­ci­sa una co­pa al­ta, una cu­cha­ra, ca­ra­me­lo lí­qui­do, miel, agua, acei­te de girasol, acei­te de oli­va y al­cohol. Pa­ra for­mar la co­lum­na de den­si­da­des po­ne­mos los lí­qui­dos por ca­pas en la co­pa en el or­den in­di­ca­do y con mu­cho cui­da­do, pro­cu­ran­do que no to­quen las pa­re­des del re­ci­pien­te. Se irán for­man­do seis ca­pas de lí­qui­dos, que se man­tie­nen se­pa­ra­das al te­ner ca­da una de ella dis­tin­ta den­si­dad. El lí­qui­do de ma­yor den­si­dad se co­lo­ca en el fon­do del re­ci­pien­te (ca­ra­me­lo), mien­tras que el úl­ti­mo lí­qui­do (el al­cohol) es el

que tie­ne me­nor den­si­dad de to­dos y que que­da arri­ba. Ca­da lí­qui­do flo­ta so­bre otro lí­qui­do de ma­yor den­si­dad. (http://bit.ly/1z2AD2e)

3 La col lom­bar­da Es­ta hor­ta­li­za es un mag­ní­fi­co me­di­dor del PH, es de­cir que es ca­paz de ad­qui­rir un co­lor di­fe­ren­te se­gún en­tre en con­tac­to con un áci­do o con una ba­se.¿De qué ma­ne­ra? Hay que cor­tar la lom­bar­da en ro­da­jas fi­nas y lue­go co­cer­la bien cu­bier­ta de agua. Cuan­do em­pie­ce a her­vir el agua se retira el ca­zo del fue­go y de­ja­mos en­friar unos 20 mi­nu­tos. Se re­co­ge el agua de la coc­ción en un va­so, fil­trán­do­la con un co­la­dor, y ya se tie­ne el lí­qui­do in­di­ca­dor. Só­lo que­da ha­cer la prue­ba. Se aña­de una cu­cha­ra­da del lí­qui­do in­di­ca­dor en un va­so de zu­mo de li­món. Al ser una sus­tan­cia ácida, se vol­ve­rá ro­ja. Se re­pi­te lo mis­mo con una bá­si­ca (por ejem­plo una so­lu­ción de bi­car­bo­na­to): el lí­qui­do es­ta vez se vol­ve­rá ver­de o azu­la­do. (http://bit.ly/1vwhrt0)

4 El hue­vo que re­bo­ta Co­jan un hue­vo de ga­lli­na fres­co y vi­na­gre. Se me­te el hue­vo de ga­lli­na en un re­ci­pien­te y se cu­bre con vi­na­gre. En unos se­gun­dos se for­man unas bur­bu­jas en la su­per­fi­cie del hue­vo. Trans­cu­rri­das unas 24-48 ho­ras sa­quen el hue­vo del re­ci­pien­te y lá­ven­lo con agua. Ve­rán que el hue­vo pier­de la cás­ca­ra, au­men­ta de ta­ma­ño y ad­quie­re una con­sis­ten­cia go­mo­sa. Si se pre­sio­na con los de­dos el hue­vo se de­for­ma sin rom­per­se y si se deja caer des­de una cier­ta al­tu­ra bo­ta­rá. ¿Qué pa­só? El áci­do acé­ti­co del vi­na­gre reac­cio­na con el car­bo­na­to cál­ci­co de la cás­ca­ra del hue­vo pro­du­cien­do dió­xi­do de car­bono has­ta ha­cer des­apa­re­cer to­da la cás­ca­ra. Asi­mis­mo, la ós­mo­sis ex­pli­ca el au­men­to de ta­ma­ño ya que el agua con­te­ni­da en el vi­na­gre en­tra en el in­te­rior del hue­vo por la mem­bra­na se­mi­permea­ble que lo cu­bre. (http://bit.ly/1vwhrt0)

5 El glo­bo que se hin­cha Ex­pe­ri­men­to que per­mi­te con­fir­mar la ley de La­voi­sier, se­gún la cual an­te una reac­ción quí­mi­ca la ma­sa per­ma­ne­ce cons­tan­te. Se vier­te un po­co de vi­na­gre en la bo­te­lla. Lue­go, con la ayu­da de un embudo, se echan en el glo­bo dos o tres cu­cha­ra­das pe­que­ñas de bi­car­bo­na­to. Se co­lo­ca el glo­bo en la bo­ca de la bo­te­lla y se le da la vuel­ta pa­ra que el bi­car­bo­na­to cai­ga en el in­te­rior. Al en­trar en con­tac­to el vi­na­gre y el bi­car­bo­na­to se pro­du­ce una reac­ción quí­mi­ca con des­pren­di­mien­to de dió­xi­do de car­bono ga­seo­so. Y al au­men­tar la pre­sión en el in­te­rior del re­ci­pien­te se in­fla el glo­bo en cues­tión de se­gun­dos. Tam­bién se pue­de ha­cer la prue­ba usan­do un guan­te : al hin­char­se ha­rá co­mo si sa­lu­da­ra con la mano. Si se po­ne la bo­te­lla so­bre una bás­cu­la, se ve­rá que el pe­so no va­ría du­ran­te la reac­ción quí­mi­ca. Es la con­ser­va­ción de la ma­te­ria.

6 Una pi­la con una la­ta Co­jan una la­ta de re­fres­cos de alu­mi­nio (com­pro­bar que es de alu­mi­nio, ase­gu­rán­do­se de que no es atraí­da por un imán), una mi­na de lá­piz (que con­tie­ne gra­fi­to), agua sa­la­da (agua co­rrien­te con una cu­cha­ra­da de sal), unos ca­bles de co­ne­xión eléc­tri­ca y unos he­rra­mien­tas de cor­te de me­ta­les o ti­je­ras grue­sas (re­cuer­den usar guan­tes de pro­tec­ción) y pa­pel de li­ja. El ob­je­ti­vo es fa­bri­car unas pi­las ca­se­ras. Se re­cor­ta la ta­pa de la la­ta y con el pa­pel de li­ja se ras­ca el in­te­rior pa­ra eli­mi­nar el re­cu­bri­mien­to pro­tec­tor y de­jar al des­cu­bier­to el me­tal alu­mi­nio. Lue­go, lle­nen la la­ta con agua sa­la­da. Co­nec­tar un ca­ble al bor­de de la la­ta, de ma­ne­ra que ha­ga buen con­tac­to con el alu­mi­nio del in­te­rior y otro ca­ble a la mi­na de lá­piz. Al in­tro­du­cir la mi­na den­tro del agua sa­la­da, sin to­car la la­ta, se ge­ne­ra un vol­ta­je de 1,0 vol­tios apro­xi­ma­da­men­te. Se pue­de com­pro­bar la pi­la con un vol­tí­me­tro .

7 Se­me­jan­te di­suel­ve se­me­jan­te Pa­ra rea­li­zar es­te ex­pe­ri­men­to se ne­ce­si­ta acei­te mi­ne­ral (acei­te John­son’s), agua, un co­lo­ran­te (por ejem­plo tin­ta pa­ra el pe­lo) y una ban­de­ja. Se vier­te en una ban­de­ja una ca­pa de agua y, jus­to al la­do, otra ca­pa de acei­te mi­ne­ral. Al en­trar en con­tac­to las dos sus­tan­cias, se ve­rá que no se mez­clan. Lue­go de­jen caer unas go­tas de tin­ta so­bre los dos lí­qui­dos. La tin­ta se di­fun­di­rá po­co a po­co en el agua pe­ro en el la­do acei­te, per­ma­ne­ce­rá en la su­per­fi­cie for­man­do una bo­li­ta sin di­sol­ver­se. En el pri­mer ca­so, la tin­ta se ex­tien­de por el agua sin ne­ce­si­dad de re­mo­ver. Es­to por­que las mo­lé­cu­las de agua es­tán en cons­tan­te mo­vi­mien­to y en su mo­vi­mien­to se mez­clan con las mo­lé­cu­las del co­lo­ran­te. En el se­gun­do ca­so, la tin­ta (que con­tie­ne agua y otras sus­tan­cias) no se mez­cla con el acei­te mi­ne­ral y per­ma­ne­ce flo­tan­do en la su­per­fi­cie. Es­to por­que el agua es una sus­tan­cia mo­le­cu­lar po­lar (tie­ne un ex­tre­mo de la mo­lé­cu­la con car­ga eléc­tri­ca ne­ga­ti­va y otro ex­tre­mo con car­ga eléc­tri­ca po­si­ti­va) que no se mez­cla con sus­tan­cias apo­la­res co­mo el acei­te (que no pre­sen­tan se­pa­ra­ción de car­ga

eléc­tri­ca). Por ello, se pue­de de­cir que se­me­jan­te di­suel­ve a se­me­jan­te. (http://bit.ly/1vwh­yEW)

8 La ma­gia de la Co­ca-Co­la Con el cé­le­bre re­fres­co se pue­den lle­var a ca­bo di­fe­ren­tes ex­pe­ri­men­tos. Uno sen­ci­llo con­sis­te en de­jar una tuer­ca oxi­da­da va­rios días en un va­so con Co­ca-Co­la. Al ca­bo del tiem­po, el óxi­do ha­brá dis­mi­nui­do. Es­to se de­be a la pre­sen­cia del áci­do fos­fó­ri­co, que ayu­da a lim­piar los me­ta­les. Otro ex­pe­ri­men­to cu­rio­so con­sis­te en co­ger un bi­dón de agua e in­tro­du­cir, su­ce­si­va­men­te, una la­ta de Co­ca-Co­la, otra de Co­ca-Co­la Light y una de Co­ca-Co­la Ze­ro (to­das sin abrir). La pri­me­ra, to­ca­rá el fon­do. La se­gun­da se que­da en la su­per­fi­cie, aun­que al em­pu­jar­la cae al fon­do y la ter­ce­ra, en cam­bio, flo­ta­rá en la su­per­fi­cie. La ex­pli­ca­ción re­si­de en la dis­tin­ta den­si­dad de la be­bi­da. La pri­me­ra lle­va azú­car, que le con­fie­re una den­si­dad su­pe­rior. La be­bi­da, de al­gu­na ma­ne­ra, “pe­sa más”. Las otras dos, en lu­gar del azú­car, lle­van edul­co­ran­tes. Es­tos úl­ti­mos dul­ci­fi­can en muy pe­que­ñas can­ti­da­des. Es­to quie­re de­cir que pa­ra po­der en­dul­zar de la mis­ma ma­ne­ra la Co­ca-Co­la Light y la Ze­ro han de aña­dir mu­cha me­nos can­ti­dad de edul­co­ran­tes que de azú­car en la nor­mal. De ahí la di­fe­ren­cia de den­si­da­des . De al­gu­na ma­ne­ra, es­tas dos son más li­ge­ras. Por eso es­tas co­ca­co­las… flo­tan más. (http://bit.ly/1ymPr85)

9 Le­che co­lo­ra­da En una ban­de­ja, se echa un cen­tí­me­tro cú­bi­co de le­che de va­ca. Lue­go se echan unas go­tas de co­lo­ran­te ali­men­ta­rio. La le­che, al ser una emul­sión de mi­nús­cu­las go­ti­tas de gra­sa dis­per­sas en agua, im­pi­de que és­tas se di­lu­yan. El co­lor, ini­cial­men­te, se que­da com­pac­to. Aho­ra se co­ge un bas­ton­ci­llo de al­go­dón y se mo­ja con un po­co de ja­bón. Se in­tro­du­ce el bas­ton­ci­llo en la ban­de­ja y en­ton­ces se ve­rá co­mo re­mue­ve to­do. ¿Por qué? Los de­ter­gen­tes son subs­tan­cias ten­soac­ti­vas y dis­mi­nu­yen la ten­sión su­per­fi­cial de los lí­qui­dos (que es una es­pe­cie de piel). Cuan­do el ja­bón to­ca la le­che con la go­ta de co­lo­ran­te la ten­sión su­per­fi­cial dis­mi­nu­ye y, co­mo una go­ma elás­ti­ca, la ten­sión su­per­fi­cial de las mo­lé­cu­las más ex­te­rio­res ti­ran de ellas y eso crea un mo­vi­mien­to en la le­che aden­tro ha­cia afue­ra.

10 La unión ha­ce la fuer­za Un ex­pe­ri­men­to de fí­si­ca muy sen­ci­llo. Se ne­ce­si­tan dos guías te­le­fó­ni­cas, o dos to­mos de en­ci­clo­pe­dia. Hay que en­tre­la­zar las pá­gi­nas, co­mo se sue­le ha­cer con una ba­ra­ja de car­tas. Al po­ner las ho­jas una en­ci­ma de la otra, ca­da ho­ja ejer­ce una fuer­za de fric­ción so­bre la que tie­ne aba­jo y di­cha fuer­za se va su­man­do. Por es­to, por mu­cho que se in­ten­te ti­rar de los dos ex­tre­mos, cos­ta­rá mu­chí­si­mo se­pa­rar a los dos vo­lú­me­nes.

11 Mo­vi­mien­tos elec­tri­za­dos Hin­chen un glo­bo y fró­te­lo so­bre un jer­sey de la­na o so­bre las pun­tas del ca­be­llo: se car­ga­rá de ener­gía es­tá­ti­ca. La elec­tri­ci­dad es­tá­ti­ca es cau­sa­da por un des­equi­li­brio po­si­ti­vo o ne­ga­ti­vo de elec­tro­nes que se acu­mu­la en un ob­je­to que no con­du­ce la elec­tri­ci­dad, co­mo un glo­bo. El ob­je­to que­da car­ga­do es­tá­ti­ca­men­te has­ta que pue­da des­car­gar los elec­tro­nes. Pues bien, lo di­ver­ti­do con­sis­te en acer­car es­te glo­bo a otros ob­je­tos. Por ejem­plo, si se aplas­ta en una pa­red, cuan­do se re­ti­ren las ma­nos, el glo­bo se que­da­rá pe­ga­do unos ins­tan­tes. Es­to es por­que la elec­tri­ci­dad es­tá­ti­ca que creó al fro­tar el glo­bo con­tra el te­ji­do no pue­de des­car­gar­se por lo que se man­tie­ne en la su­per­fi­cie del mis­mo. Tam­bién se pue­de co­lo­car el glo­bo por en­ci­ma de la ca­be­za (el ca­be­llo se le­van­ta­rá, que­rien­do pe­gar­se al glo­bo). In­clu­so se pue­de re­pe­tir la prue­ba con una la­ta de re­fres­co que em­pe­za­rá a ro­dar al acer­car­se al glo­bo. No tie­ne na­da que ver con el mag­ne­tis­mo.

12 Mo­ne­da sal­ta­ri­na Co­jan una bo­te­lla de cris­tal y pón­gan­la en la ne­ve­ra a una tem­pe­ra­tu­ra de cua­tro gra­dos. Pre­via­men­te ha­brán mo­ja­do el bor­de su­pe­rior del cue­llo de la bo­te­lla. Una vez sa­ca­da, se co­lo­ca rá­pi­da­men­te una mo­ne­da en la ex­tre­mi­dad, se ca­lien­ta con las ma­nos la ba­se de la bo­te­lla y se es­pe­ra. Con el pa­sar de los se­gun­dos, la mo­ne­da em­pe­za­rá a mo­ver­se so­la y dar pe­que­ños sal­tos. Es la com­pro­ba­ción de la ley Gay-Lus­sac pa­ra ga­ses, se­gún la cual al au­men­tar la tem­pe­ra­tu­ra, au­men­ta la pre­sión de los ga­ses. En es­te ca­so, la pre­sión que ejer­ce el gas que es­tá pre­sen­te en la bo­te­lla es lo que ha­ce le­van­tar la mo­ne­da. (http://bit.ly/1A0x6­zV)

13 Glo­bo en el tá­per En un tá­per pon­dre­mos un glo­bo ape­nas hin­cha­do. Al qui­tar el ai­re del in­te­rior del re­ci­pien­te (hay tá­pers que tie­nen es­ta po­si­bi­li­dad pa­ra en­va­sar los ali­men­tos al va­cío) dis­mi­nu­ye la pre­sión at­mos­fé­ri­ca so­bre el glo­bo. Así, el ai­re en su in­te­rior del glo­bo tien­de a ex­pan­dir­se, si­guien­do la ley de Boy­le y Ma­riot­te, que di­ce que al dis­mi­nuir la pre­sión ejer­ci­da por un gas, és­te au­men­ta su vo­lu­men. El ex­pe­ri­men­to se pue­de rea­li­zar tam­bién con nu­bes o go­lo­si­nas. (http://bit.ly/1rWPKdd)

14 Con­ser­var ali­men­tos. Pa­ra ma­du­rar la fru­ta muy ver­de el tru­co con­sis­te en me­ter las pie­zas de fru­ta en una bol­sa con otra que ya es­té ma­du­ra. La cla­ve es­tá en el eti­leno, un gas que des­pren­den las fru­tas ma­du­ras y que ace­le­ra la ma­du­ra­ción. Si jun­ta­mos plá­ta­nos ver­des con to­ma­tes ma­du­ros, los se­gun­dos fa­vo­re­ce­rán la ma­du­ra­ción de los pri­me­ros. Y, pa­ra que las ga­lle­tas aguan­ten más tiem­po, bas­ta con in­tro­du­cir en el ta­rro don­de se guar­dan una re­ba­na­da de pan de mol­de. El pan tie­ne más hu­me­dad que las ga­lle­tas. Co­mo es­tas lle­van azú­car, que sue­le ab­sor­ber la hu­me­dad en el am­bien­te en que se en­cuen­tra, en pre­sen­cia del pan se secarán mu­cho más tar­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.