PA­RAÍ­SO DESCONOCIDO

Ja­pón dis­po­ne de tan­tas is­las que es im­po­si­ble co­no­cer­las to­das. La pre­fec­tu­ra de Oki­na­wa, si­tua­da en las is­las Ryuk­yu, es to­da­vía un se­cre­to bien guar­da­do

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

An­tes, uno apun­ta­ba a su hi­jo a una ac­ti­vi­dad ex­tra­es­co­lar de de­por­te y sa­bía de qué se tra­ta­ba: ba­lon­ces­to, te­nis o in­clu­so ju­do. Pe­ro aho­ra exis­ten una se­rie de de­no­mi­na­cio­nes no­ve­do­sas e ines­pe­ra­das di­fí­ci­les de des­en­tra­ñar. Por ejem­plo, mu­gen­do, que en ja­po­nés sig­ni­fi­ca “ca­mino ili­mi­ta­do”. Si al­guien sos­pe­cha que se tra­ta de un ar­te mar­cial, es­tá en lo cierto. Pe­ro a di­fe­ren­cia de otros, es­te es de re­cien­te crea­ción. Al me­nos, en par­te: el maes­tro Gi­chin Fu­na­kos­hi, des­apa­re­ci­do a me­dia­dos del si­glo XX, fue el crea­dor del ka­ra­te sho­to­kan. A par­tir del mis­mo, han de­ri­va­do múl­ti­ples vías. Así, su dis­cí­pu­lo Fu­na­kos­hi Hi­ro­no­ri Ot­su­ka lo com­bi­nó con el jiu-jitsu pa­ra crear una nue­va dis­ci­pli­na. A su vez,

Su­zu­ki, se­gui­dor de Ot­su­ka, tu­vo un des­en­cuen­tro con su tu­tor y tras au­nar es­fuer­zos con un yu­gos­la­vo y un ir­lan­dés, in­ven­tó el mu­gen­do en su es­cue­la de Lon­dres. Su eclec­ti­cis­mo rehuía de las ka­tas, se­cuen­cias de mo­vi­mien­tos re­pe­ti­ti­vos que aca­ban por in­terio­ri­zar­se. To­da una rup­tu­ra con la tra­di­ción. Pe­ro, ¿de dón­de pro­ve­nía Fu­na­kos­hi, el ini­cia­dor de se­me­jan­tes he­re­jías? Pues de la pre­fec­tu­ra de Oki­na­wa, el Ja­pón más desconocido. Oki­na­wa que­da al oes­te, cer­ca de la cos­ta de Chi­na. Se tra­ta de un ar­chi­pié­la­go que des­cri­be un ar­co de 160 is­las en­tre Kyus­hu –que es la más me­ri­dio­nal de las cua­tro is­las ma­yo­res del Ja­pón– y Tai­wán. De es­ta in­gen­te can­ti­dad de ro­cas di­se­mi­na­das en el mar, só­lo 44 es­tán ha­bi­ta­das. En una de ellas, apro­xi­ma­da­men­te en el cen­tro del ci­ta­do ar­co, se en­cuen­tra Naha, la ca­pi­tal. Naha fue el cen­tro re­li­gio­so del reino Ryuk­yu des­de prin­ci­pios del si­glo XV has­ta fi­na­les del XIX, cer­ti­fi­can­do así que Oki­na­wa con­ta­ba con una his­to­ria y una tra­di­ción cultural di­fe­ren­te a la del res­to del país, has­ta el pun­to de que an­ta­ño cons­ti­tuía un reino in­de­pen­dien­te. Por des­gra­cia, la fa­mo­sa ba­ta­lla de Oki­na­wa arra­só du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial la ma­yor par­te de sus mo­nu­men­tos. Que­da, no obs­tan­te, el cas­ti­llo Shu­ri, muy re­cons­trui­do. Con­ser­va de to­dos mo­dos el as­pec­to ori­gi­nal y per­mi­te ha­cer­se una idea de có­mo era el gu­su­ku o for­ta­le­za por den­tro, en par­ti­cu­lar en la gran pla­za pre­si­di­da por el edi­fi­cio de­no­mi­na­do Sei­den, ri­ca­men­te de­co­ra­do. Los re­yes de Ryuk­yu re­po­san en un par­que ad­ya­cen­te. Otro lu­gar de Naha don­de ras­trear el am­bien­te de otra épo­ca es el ba­rrio de Tsu­bo­ya, pues­to que allí se si­guen ela­bo­ran­do pie­zas de ce­rá­mi­ca con téc­ni­cas que tie­nen va­rios si­glos de an­ti­güe­dad. Pe­ro la pre­fec­tu­ra de Oki­na­wa no atrae tan­to por sus mo­nu­men­tos co­mo por sus pai­sa­jes y su cli­ma sub­tro­pi­cal, que la do­tan de un ai­re dis­tin­to al res­to del país. Tam­bién sor­pren­de por la abun­dan­cia de es­ta­dou­ni­den­ses en la ca­pi­tal, he­cho que de­ri­va de la exis­ten­cia de una gran ba­se na­val en las cer­ca­nías.

Un puer­to ci­vil, el de To­ma­ri, per­mi­te em­bar­car­se en un ferry con rum­bo a las is­las Ke­ra­ma y sus pla­yas de are­na fi­na. Se tra­ta de un au­tén­ti­co pa­raí­so na­tu­ral po­co ex­plo­ta­do y es el de más fá­cil ac­ce­so de to­da la pre­fec­tu­ra, pe­ro no por ello se ve in­va­di­do de tu­ris­tas. Ke­ra­ma es­tá for­ma­da por un con­jun­to de 22 is­las, de las cua­les tan so­lo cua­tro es­tán ha­bi­ta­das. Por ejem­plo Za­ma­mi, una de las is­las de Ke­ra­ma, só­lo tie­ne unos 600 ha­bi­tan­tes que no aman ten­der­se al sol. De he­cho, en len­guas de are­na co­mo la de Fu­ru­za­ma­mi va­mos a en­con­trar po­cos ba­ñis­tas, por lo ge­ne­ral bas­tan­te cu­bier­tos. A par­tir de las cin­co de la tar­de no que­da na­die, ex­cep­to aque­llos es­ca­sos tu­ris­tas que no va­lo­ran tan­to la piel blan­ca co­mo los ni­po­nes. Pe­ro por mu­cho que es­te­mos a gus­to, es muy re­co­men­da­ble acer­car­se al mi­ra­dor de Ka­mi­no­maha an­tes de la caí­da del sol, pa­ra con­tem­plar có­mo es­te se po­ne tras las is­las cer­ca­nas.

1 El cas­ti­llo Na­ki­jin, si­tua­do en Oki­na­wa, se ca­rac­te­ri­za por el con­jun­to de ar­bo­le­das sa­gra­das

2 Es­ta­tua de Ji­zo Bod­hi­satt­va, muy ve­ne­ra­do en Ja­pón, en un jardin de la pre­fec­tu­ra de Oki­na­wa

La Yui Rail es el mo­no­rraíl abier­to en el 2003 en Naha pa­ra co­nec­tar el ae­ro­puer­to con el res­to de la ciu­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.