Va­lo­rar al otro En es­ta

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

con­vie­ne an­ti­ci­par o adi­vi­nar los re­sul­ta­dos ne­ga­ti­vos de una dis­cu­sión por­que al pen­sar de es­te mo­do es­ta­mos in­flu­yen­do so­bre nues­tro com­por­ta­mien­to y, lle­ga­do el mo­men­to, nues­tras in­ter­pre­ta­cio­nes se­rán ne­ga­ti­vas, nues­tra aten­ción se cen­tra­rá en los as­pec­tos ne­ga­ti­vos y nues­tras emo­cio­nes ne­ga­ti­vas es­ta­rán a flor de piel, así que es­ta­re­mos mi­ni­mi­zan­do las po­si­bi­li­da­des de que la con­ver­sa­ción lle­gue a buen fin”, ar­gu­men­ta Gar­cíaVe­ra. “To­dos te­ne­mos es­te­reo­ti­pos y vi­vi­mos de pri­me­ras im­pre­sio­nes, pe­ro si lo­gra­mos acu­dir a la ci­ta sin ideas pre­fa­bri­ca­das, que son te­rri­bles, ire­mos más abier­tos a es­cu­char al otro” y re­sul­ta­rá más fá­cil dia­lo­gar, opi­na So­ler. No obs­tan­te, Sán­chez-Mora cree que sí con­vie­ne re­fle­xio­nar so­bre qué se co­no­ce de esa per­so­na, vi­sua­li­zar qué se es­pe­ra de ella pa­ra que la con­ver­sión sea un éxi­to y pre­ver có­mo se po­drá re­con­du­cir el diá­lo­go si el in­ter­lo­cu­tor reac­cio­na mal.

Ele­gir mo­men­to y lu­gar Pa­ra re­ba­jar la an­sie­dad es im­por­tan­te es­co­ger bien el es­pa­cio y el mo­men­to en que se abor­da una con­ver­sa­ción cru­cial o in­có­mo­da. Los ex­per­tos ase­gu­ran que si se quie­re plan­tear un diá­lo­go útil y pro­duc­ti­vo pa­ra las dos per­so­nas no de­be­ría plan­tear­se en un te­rreno que se con­si­de­re pro­pio de uno de ellos. Sán­chez-Mora apun­ta que pa­ra de­ci­dir el mo­men­to con­vie­ne va­lo­rar los bio­rrit­mos de ca­da uno, por­que hay per­so­nas más pre­dis­pues­tas a ha­blar por la ma­ña­na y otras a úl­ti­ma ho­ra del día y si se eli­ge mal se di­fi­cul­ta­rá el en­ten­di­mien­to. Y si al acer­car­se la ci­ta uno cons­ta­ta que ha es­co­gi­do mal, lo me­jor es pos­po­ner la con­ver­sa­ción. “Si ve­mos que no es un buen mo­men­to la me­jor for­ma de afron­tar el te­ma es evi­tar la con­ver­sa­ción, y si ya se ha ini­cia­do y se ob­ser­va que no hay nin­gu­na vo­lun­tad de es­cu­char por par­te del otro y que la hos­ti­li­dad va en au­men­to, pa­rar­la cuan­to an­tes y ter­mi­nar­la an­tes de que na­die se sien­ta he­ri­do, ya sea cam­bian­do de te­ma o sa­lien­do de la habitación”, acon­se­ja García-Ve­ra. Cui­dar el co­mien­zo y el fi­nal Los mo­men­tos más de­li­ca­dos en una con­ver­sa­ción di­fí­cil, se­gún los ex­per­tos, son el co­mien­zo y el fi­nal. En los mo­men­tos ini­cia­les la cla­ve es trans­mi­tir se­gu­ri­dad y tran­qui­li­dad, evi­tar que el otro se sien­ta pre­sio­na­do y op­te por el si­len­cio o la agre­sión. “Cuan­do lle­ga el mo­men­to de con­ver­sar es muy im­por­tan­te co­nec­tar con la otra per­so­na cui­dan­do no só­lo lo que se di­ce sino la po­si­ción que se adop­ta pa­ra no agre­dir, pa­ra trans­mi­tir que se quie­re dia­lo­gar y no se acu­de con la idea de ven­cer ni de ma­cha­car”, in­di­ca Sán­chez-Mora. Y en el mo­men­to fi­nal, la di­fi­cul­tad es­tri­ba en cla­ri­fi­car las con­clu­sio­nes y con­cre­tar las de­ci­sio­nes, los com­pro­mi­sos que se asu­men, pa­ra que no que­de en el ai­re to­do lo ha­bla­do. Evi­tar zo­nas de pe­li­gro Si al­go ca­rac­te­ri­za las con­ver­sa­cio­nes cru­cia­les es que po­nen en jue­go emo­cio­nes in­ten­sas y opi­nio­nes di­ver­gen­tes y, en esa si­tua­ción, las reacciones au­to­má­ti­cas son huir o ata­car. Por tan­to, si lo que se pre­ten­de es dia­lo­gar y lle­gar a acuer­dos in­tere­sa evi­tar las zo­nas de pe­li­gro, to­das aque­llas si­tua­cio­nes que alien­ten que cual­quie­ra de los par­ti­ci­pan­tes hu­ya o ata­que. Se pue­de huir que­dán­do­se en si­len­cio, acep­tan­do lo que se di­ce sin es­tar de acuer­do, cam­bian­do de te­ma, ha­cien­do oí­dos sor­dos o evi­tan­do la con­ver­sa­ción con cual­quier ex­cu­sa. Co­mo se pue­de ata­car sien­do iró­ni­co, rién­do­se de lo que pien­sa el otro, sien­do ofen­si­vo o agre­dien­do. Así que to­das es­tas son con­duc­tas a evi­tar. “Só­lo es po­si­ble dia­lo­gar si to­das las par­tes in­vo­lu­cra­das se sien­ten se­gu­ras”, en­fa­ti­zan los ex­per­tos. García-Ve­ra re­co­mien­da pa­ra ello “que nues­tra aten­ción se di­ri­ja a los pro­pios ar­gu­men­tos pe­ro tam­bién a los ar­gu­men­tos del otro, y que no só­lo aten­da­mos nues­tras pro­pias emo­cio­nes sino tam­bién las que los de­más pue­dan es­tar sin­tien­do du­ran­te la con­ver­sa­ción”. Un in­te­rés com­par­ti­do El diá­lo­go tam­bién re­sul­ta más fá­cil si se plan­tea el te­ma de mo­do que la otra per­so­na vea que hay un ob­je­ti­vo co­mún, que si se ha­bla de ello es por­que afec­ta a sus in­tere­ses. “Al em­pe­zar el en­cuen­tro has de en­mar­car el mo­ti­vo de la reunión y ex­pli­car tu pro­pó­si­to, pe­ro sin ol­vi­dar que la otra per­so­na tam­bién ten­drá sus ex­pec­ta­ti­vas, de mo­do que lo me­jor es po­ner las car­tas so­bre la me­sa y ex­pli­car que tu quie­res una con­ver­sa­ción de en­ten­di­mien­to pa­ra po­der so­lu­cio­nar un pro­ble­ma, y a par­tir de ahí pre­gun­tar­le qué so­lu­cio­nes pro­po­ne y en fun­ción de las al­ter­na­ti­vas ir cons­tru­yen­do el diá­lo­go”, co­men­ta Sán­chez-Mora.

ta­rea de in­vo­lu­crar al otro es bá­si­co plan­tear la con­ver­sa­ción con res­pe­to, con un len­gua­je di­rec­to pe­ro ex­tre­man­do la di­plo­ma­cia pa­ra no he­rir los sen­ti­mien­tos de los de­más, “y de­jan­do siem­pre abier­ta la po­si­bi­li­dad de que nues­tro mo­do de ver las co­sas no sea el más ade­cua­do”, en pa­la­bras de la di­rec­to­ra de la Clí­ni­ca de Psi­co­lo­gía de la Com­plu­ten­se. El con­se­jo de los psi­có­lo­gos es con­tro­lar las emo­cio­nes y ex­pre­sar­se con con­fian­za y hu­mil­dad, ani­man­do al otro a que ha­ble y ex­pon­ga sus ideas, aun­que no se com­par­tan, y mos­tran­do una ac­ti­tud de es­cu­cha ac­ti­va. So­ler ase­gu­ra que in­clu­so si la re­la­ción de quie­nes con­ver­san es je­rár­qui­ca y el ob­je­ti­vo es exi­gir al otro que cum­pla un ob­je­ti­vo re­sul­ta más efec­ti­vo bus­car su par­ti­ci­pa­ción que im­po­ner un com­pro­mi­so. “Men­sa­jes del ti­po ‘¿crees que po­drás cum­plir lo que plan­teo?’ o ‘¿en qué te pue­do ayu­dar pa­ra que pue­das con­se­guir­lo?’ pue­den con­tri­buir a ello”, ejem­pli­fi­ca. Sin ma­len­ten­di­dos Los ex­per­tos en co­mu­ni­ca­ción sub­ra­yan que en una con­ver­sa­ción di­fí­cil es im­por­tan­te no dar na­da por su­pues­to e ir re­su­mien­do y re­for­mu­lan­do ca­da cierto tiem­po los ar­gu­men­tos pro­pios y los aje­nos con frases del ti­po “si lo he en­ten­di­do bien…” pa­ra evi­den­ciar que se es­cu­cha de verdad, que se com­pren­de el men­sa­je y evi­tar ma­len­ten­di­dos. Es­ta re­for­mu­la­ción es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te a la ho­ra del acuer­do fi­nal pa­ra que que­den cla­ro los com­pro­mi­sos y có­mo se lle­va­rán a ca­bo.

ES BÁ­SI­CO CON­TRO­LAR LAS EMO­CIO­NES Y HA­BLAR CON RES­PE­TO CON­VIE­NE RE­SU­MIR DE VEZ EN CUAN­DO LOS AR­GU­MEN­TOS DE AM­BOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.