‘Apps’ ra­ras, ra­ras, ra­ras

Las ‘apps’ nos ayu­dan en el día a día: son úti­les y efi­cien­tes. Pe­ro hay un mun­do pa­ra­le­lo de apli­ca­cio­nes (en teo­ría) de lo más ab­sur­das que ha­cen reír. A no ser que us­ted les en­cuen­tre al­gu­na uti­li­dad

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Cristina Iz­quier­do Tena

Las apli­ca­cio­nes han cam­bia­do la vi­da de mu­cha

gen­te has­ta el pun­to de lle­gar a ser, pa­ra al­gu­nos, ca­si im­pres­cin­di­bles. Nos fa­ci­li­tan las co­sas día tras día pa­ra que se ten­gan to­das las co­mo­di­da­des po­si­bles al al­can­ce de la mano. Es­tán las que ayu­dan a lle­gar a los si­tios sin per­der­se o las que sir­ven pa­ra li­gar. Tam­po­co fal­tan las que avi­san de cuán­to fal­ta pa­ra que lle­gue el bus o el tren o las que nos acom­pa­ñan en el día a día, des­de que nos des­per­ta­mos has­ta la ho­ra de ir a dor­mir. La in­men­sa ma­yo­ría tie­nen su uti­li­dad, pe­ro en pa­ra­le­lo exis­ten una se­rie de apli­ca­cio­nes que de­jan bo­quia­bier­to, que no sir­ven (en teo­ría) pa­ra na­da, un di­ver­ti­men­to pa­ra reír­se, una ab­sur­di­dad graciosa. ¿En qué pen­sa­ba su crea­dor cuan­do ideó una app pa­ra or­de­ñar vir­tual­men­te a una va­ca? ¿o pa­ra sa­ber si da bue­nos be­sos? ¿O pa­ra ex­plo­tar el pa­pel pro­tec­tor de plás­ti­co con bur­bu­jas? ¿Qué apor­tan las apli­ca­cio­nes me­nos úti­les, o ab­sur­das, de las que na­die ha­bla? “To­do pro­duc­to es­tá des­ti­na­do a un pú­bli­co ob­je­ti­vo, por lo que es­tas apli­ca­cio­nes es­tán di­ri­gi­das a un pú­bli­co que bus­ca só­lo el en­tre­te­ni­mien­to. Pue­de te­ner ade­más un efec­to vi­ral im­por­tan­te, aun­que no lo pa­rez­ca pre­ci­sa­men­te por­que su con­te­ni­do es sim­ple”, ar­gu­men­ta Ruth So­fía Con­tre­ras Es­pi­no­za, ex­per­ta en MKT Mo­bi­le y coedi­to­ra de di­ver­sos li­bros co­mo Mo­bi­le Com­mu­ni­ca­tion 2012: Ex­pe­rièn­cies i re­cer­ques so­bre co­mu­ni­ca­ció mò­bil. El 5.º In­for­me-es­ta­do de las Apps en Es­pa­ña, pu­bli­ca­do por The App Date en sep­tiem­bre de es­te año, re­ve­la que en Es­pa­ña hay un to­tal de 23 mi­llo­nes de usua­rios ac­ti­vos en apli­ca­cio­nes, un mi­llón más res­pec­to al año an­te­rior. Ade­más, ca­da día se des­car­gan 3,8 mi­llo­nes de apps. Es una ci­fra im­por­tan­te si te­ne­mos en cuen­ta que fue a par­tir del 2011, so­lo cua­tro años atrás, cuan­do se pro­du­jo un gran au­men­to en el uso de smartp­ho­nes, ta­ble­tas y otros dis­po­si­ti­vos con co­ne­xión a in­ter­net. Ig­na­si Coll, sociólogo y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­tat de Vic-UCC ha­ce én­fa­sis en esa idea y con­si­de­ra que es im­por­tan­te dis­tin­guir en­tre las apli­ca­cio­nes que son úti­les, crea­das des­de un pri­mer mo­men­to con esa in­ten­ción, y las apli­ca­cio­nes ab­sur­das des­ti­na­das al pu­ro en­tre­te­ni­mien­to. “Lo que pien­san los crea­do­res de es­tas apps a la ho­ra de sa­car­las al mer­ca­do es úni­ca­men­te ven­der­las. Idean y di­se­ñan có­mo ha­cer­lo pa­ra sa­car­le la má­xi­ma ren­ta­bi­li­dad. Es co­mo un pro­duc­to más que sa­le al mer­ca­do y es im­por­tan­te sa­ber a que pú­bli­co van di­ri­gi­das”, ar­gu­men­ta. Uno de los mu­chos ejem­plos de usua­rios ac­ti­vos en apli­ca­cio­nes po­dría ser Cristian Ro­mo, quien con­fie­sa que ha lle­ga­do a des­car­gar­se 174 apli­ca­cio­nes. Con­si­de­ra que las apps han lle­ga­do a ha­cer­nos la vi­da más fá­cil sin te­ner que de­pen­der de otros ob­je­tos o he­rra­mien­tas que no sea el smartp­ho­ne. “Ac­tual­men­te hay mu­chas apli­ca­cio­nes pe­ro no creo que nin­gu­na so­bre. Es co­mo in­ter­net. ¿Con­si­de­ras que hay de­ma­sia­das pá­gi­nas web? ¿Crees

¿ME­LÓN VER­DE, ME­LÓN MA­DU­RO? UNA ‘APP’ LE SA­CA DE TO­DA DU­DA ¿NUN­CA HA EN­TEN­DI­DO BIEN A SU PE­RRO? UNA ‘APP’ LE TRA­DU­CE LO QUE LADRA

que se ten­drían que bo­rrar al­gu­nas de ellas? To­das nos apor­tan al­go y, si no, al me­nos, te ríes”, ar­gu­men­ta. Ruth Con­tre­ras es­tá tra­ba­jan­do en el desa­rro­llo de una app que ayu­da a me­dir el tiem­po que per­ma­ne­ce­mos sen­ta­dos y el que es­ta­mos de pie, in­clui­dos los pa­sos que da­mos al día. Es­te es un ejem­plo de có­mo una apli­ca­ción nos pue­de fa­ci­li­tar la vi­da si que­re­mos me­jo­rar nues­tra sa­lud. “En ge­ne­ral cuan­do se di­se­ña una app se pien­sa en el pú­bli­co al que irá des­ti­na­da, se pien­sa en lo que el usua­rio quie­re o ne­ce­si­ta, in­de­pen­dien­te­men­te de que es­to sea al­go útil o ab­sur­do. Se pien­sa en desa­rro­llar una idea no­ve­do­sa, ya que exis­ten un sin­nú­me­ro de apli­ca­cio­nes dis­po­ni­bles y si la nues­tra no es crea­ti­va fra­ca­sa­rá”, ase­gu­ra. Por tan­to, pa­ra Ruth Con­tre­ras, quien tam­bién es miem­bro de The Eu­ro­pean Com­mu­ni­ca­tion Re­search and edu­ca­tion As­so­cia­tion (Ecrea), una apli­ca­ción só­lo triun­fa­rá si se apor­ta al­go no­ve­do­so. “Uti­li­zar es­tas apli­ca­cio­nes va muy re­la­cio­na­do con el te­ma de la edad. La re­la­ción que man­tie­nes con los ob­je­tos, o en es­te ca­so las apli­ca­cio­nes co­mo pro­duc­to, mu­chas ve­ces es­tá con­di­cio­na­do por tu pro­pia ex­pe­rien­cia o por el mo­men­to vi­tal en el que es­tás. Por lo tan­to es un as­pec­to ge­ne­ra­cio­nal”, ex­pli­ca Ig­na­si Coll. Mu­chas apps que hay en el mer­ca­do, ac­tual­men­te, son tan­to úti­les co­mo ab­sur­das. Las más pe­cu­lia­res no de­ja­rán in­di­fe­ren­te a na­die y sino juz­guen…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.