Con­vier­te to­dos los te­mas en vis­ce­ra­les

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

en­cuen­tra una ma­yor pro­pen­sión a nom­brar la obe­si­dad con ape­la­ti­vos de­ni­gran­tes y aso­ciar la del­ga­dez con ad­je­ti­vos po­si­ti­vos. En las fa­mi­lias de las anoré­xi­cas se ca­li­fi­ca co­mo “se­bo­sas” a las per­so­nas que pa­san al­gún ki­lo del pe­so me­dio y co­mo “fi­nas” a las que es­tán es­cuá­li­das.

El psi­quia­tra J.A.C. Brown en su li­bro Téc­ni­cas de per­sua­sión: de la pro­pa­gan­da al la­va­do de ce­re­bro afir­ma que “los in­ten­tos de cam­biar las opi­nio­nes de los de­más son más an­ti­guos que la his­to­ria y se ori­gi­na­ron, de­be su­po­ner­se, con el desa­rro­llo del len­gua­je. An­tes de que los hom­bres ha­bla­ran no pa­re­ce pro­ba­ble que tu­vie­ran opi­nión al­gu­na que cam­biar. Los pen­sa­mien­tos se crean y mo­di­fi­can fun­da­men­tal­men­te a tra­vés de la pa­la­bra ha­bla­da o es­cri­ta, aun­que en el lla­ma­do la­va­do de ce­re­bro las pa­la­bras pue­den ser su­pli­das por ma­los tra­tos fí­si­cos y en la pu­bli­ci­dad co­mer­cial por mú­si­ca o imá­ge­nes agra­da­bles, es evi­den­te que, in­clu­so en es­tos ca­sos, las prin­ci­pa­les ar­mas son de na­tu­ra­le­za ver­bal, o en cual­quier ca­so sim­bó­li­ca, y que los re­sul­ta­dos per­se­gui­dos son de ín­do­le psi­co­ló­gi­ca”. La fa­mi­lia, el mun­do in­te­lec­tual y la po­lí­ti­ca son só­lo tres ejem­plos co­ti­dia­nos en los que el len­gua­je se usa co­mo ar­ma de ma­ni­pu­la­ción. Hay mu­chos más: la pa­re­ja, la sa­lud men­tal, el mun­do de los ne­go­cios, la es­pi­ri­tua­li­dad, la pu­bli­ci­dad, el pe­rio­dis­mo… Una de las fun­cio­nes del len­gua­je es la per­sua­sión: ha­bla­mos o es­cri­bi­mos, en mu­chas oca­sio­nes, pa­ra con­ven­cer a los de­más de nues­tras teo­rías. Y es muy fá­cil que esa ne­ce­si­dad aca­be aca­pa­ran­do nues­tro dis­cur­so y ha­cién­do­nos ol­vi­dar otras fun­cio­nes im­por­tan­tes, co­mo la de tras­mi­tir in­for­ma­ción o la de em­pa­ti­zar con el otro. Es en ese mo­men­to cuan­do el len­gua­je se con­vier­te en un ar­ma de ma­ni­pu­la­ción. Por eso es im­por­tan­te es­tar en aler­ta y sa­ber cuán­do es­ta­mos es­cu­chan­do o le­yen­do a una per­so­na cu­ya ma­yor mo­ti­va­ción es cam­biar nues­tras ideas. Te­ner pre­sen­tes al­gu­nos ras­gos del len­gua­je ma­ni­pu­la­dor pue­de ayu­dar­nos a des­per­tar nues­tra men­te en esos mo­men­tos. Es­tos son cin­co de los sig­nos más ca­rac­te­rís­ti­cos de ese ti­po de co­mu­ni­ca­ción ma­quia­vé­li­ca: 1 Es­con­de los he­chos Se tra­ta de una je­ri­gon­za en la que la reali­dad des­apa­re­ce. A ve­ces, el efec­to se lo­gra usan­do téc­ni­cis­mos que ha­cen des­apa­re­cer el ac­to en sí: los ejér­ci­tos y los gru­pos te­rro­ris­tas, por ejem­plo, sue­len lla­mar “ba­jas co­la­te­ra­les” a los ase­si­na­tos de inocen­tes que co­me­ten. En otras oca­sio­nes se acu­de a va­ria­cio­nes que lle­van las pa­la­bras po­lé­mi­cas a lu­ga­res don­de ape­nas se per­ci­ben. Un ejem­plo clá­si­co es la im­por­tan­cia de po­ner de­lan­te lo ven­di­ble y de­trás lo que que­re­mos ocul­tar. Lo sa­be­mos des­de ni­ños: te­ne­mos más po­si­bi­li­da­des de éxi­to si le pre­gun­ta­mos a nues­tros pa­dres “¿Pue­do es­tu­diar mien­tras co­mo chu­ches?” que si la pre­gun­ta es “¿Pue­do co­mer chu­ches mien­tras estudio?”. Y si­gue fun­cio­nan­do: en el re­fe­rén­dum de 1986 pa­ra la per­ma­nen­cia de Es­pa­ña en la OTAN el go­bierno ju­gó con la es­tra­te­gia de “Lo bueno de­lan­te” lo­gran­do dar un vuel­co a la opi­nión pú­bli­ca.

2 Con­vier­te to­dos los te­mas en vis­ce­ra­les Al­dous Hux­ley de­cía que las pa­la­bras pue­den ser co­mo Ra­yos X, ya que si se usan apro­pia­da­men­te lo atra­vie­san to­do. Pa­ra lo­grar es­te efec­to, es ne­ce­sa­rio que ten­gan con­no­ta­cio­nes emo­cio­na­les. En uno de los li­bros clá­si­cos so­bre la­va­do de ce­re­bro ( Brain

was­hing. The scien­ce of thought con­trol) la cien­tí­fi­ca Kath­leen Tay­lor nos re­cuer­da que “cuan­do al­go pro­vo­ca una reac­ción emo­cio­nal, el ce­re­bro se moviliza pa­ra li­diar con ella, de­di­can­do muy po­cos re­cur­sos a la re­fle­xión”. El len­gua­je ma­ni­pu­la­dor es­tá pre­ña­do de emo­cio­nes. Un ejem­plo es el abu­so de pa­la­bras co­mo li­ber­tad, in­de­pen­den­cia, crea­ti­vi­dad: los anun­cios de ro­pa ju­ve­nil, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y los li­bros de au­to­ayu­da es­tán po­bla­dos de frases que uti­li­zan es­tos vo­ca­blos en cual­quier con­tex­to por­que son muy efec­ti­vos a la ho­ra de ac­ti­var nues­tras emo­cio­nes y acer­car­nos a quie­nes las pro­nun­cian. Aun­que pa­rez­ca pa­ra­dó­ji­co que los que quie­ren con­ven­cer­nos de al­go ape­len a nues­tra crea­ti­vi­dad, li­ber­tad o in­de­pen­den­cia, si es­ta­mos sin­tien­do (y no pen­san­do) nos pue­den con­ven­cer de ello.

3 Dis­po­ne de un me­ta­len­gua­je pro­pio Es­cu­char nues­tras pa­la­bras nos ha­ce po­ner­nos en mar­cha…

aun­que no se­pa­mos pa­ra qué. Y eso es lo que bus­ca el ma­ni­pu­la­dor: los adep­tos son aque­llos que re­do­blan los es­fuer­zos aun­que ha­yan ol­vi­da­do el ob­je­ti­vo. Por eso to­dos los gru­pos uti­li­zan un lé­xi­co pro­pio que los dis­tin­gue, una jer­ga que só­lo usan los miem­bros del gru­po y prue­ba su fi­de­li­dad a él. Ade­más, esas pa­la­bras tie­nen que ayu­dar a di­vi­dir el mun­do en exo­gru­po (los otros, los ma­los, los de fue­ra) y en­do­gru­po (no­so­tros, los bue­nos, los de den­tro). Por ejem­plo: to­dos los subgrupos ju­ve­ni­les tie­nen pa­la­bras que de­fi­nen a los que no son co­mo ellos. Apren­den a lla­mar a los de­más “pi­jos, gua­rros, fri­kis, pe­rro­flau­tas” o “em­po­llo­nes” ayu­da a crear ca­ma­ra­de­ría y sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia. No im­por­ta que el ma­ni­pu­la­do no se­pa ex­pli­car por qué esos nom­bres van aso­cia­dos con cier­tos con­cep­tos ne­ga­ti­vos: lo im­por­tan­te es su uso co­mo ac­ti­va­dor de la con­duc­ta del gru­po. A par­tir de esas eti­que­tas, se rom­pe la po­si­bi­li­dad de em­pa­tía y se con­si­gue con­ven­cer a la per­so­na de que los ma­los son siem­pre los de­más.

4 Ca­re­ce de con­te­ni­do Só­lo hay una ma­ne­ra de no ser cri­ti­ca­do: ha­blar sin de­cir na­da. Por eso, el len­gua­je ma­ni­pu­la­dor re­cu­rre fre­cuen­te­men­te a

frases hu­mo, ex­pre­sio­nes va­cuas que pa­re­cen afir­mar al­go pe­ro en la que nin­guno de los re­cep­to­res en­tien­de lo mis­mo. Aso­cia­cio­nes de pa­la­bras bo­ni­tas del ti­po “siem­pre he in­ten­ta­do que mi for­ma de ac­tuar no sea sim­ple­men­te vi­vir día a día. Mis ac­tos se han guia­do siem­pre por va­lo­res éti­cos que son im­por­tan­tes pa­ra el ser hu­mano” son ejem­plos de frases así, que pue­den ser sus­cri­tas tran­qui­la­men­te por ase­si­nos en se­rie, po­lí­ti­cos co­rrup­tos o mal­tra­ta­do­res. Su am­bi­güe­dad per­mi­te que el que la es­cu­cha crea es­tar de acuer­do aun­que en reali­dad no com­par­ta na­da con el que emi­te el men­sa­je. En es­ta ca­te­go­ría en­tran tam­bién las ex­pre­sio­nes no re­fu­ta­bles, que tie­nen la ven­ta­ja de ser irre­ba­ti­bles. Por ejem­plo: “El mun­do se en­cuen­tra do­mi­na­do por po­de­res ocul­tos” es una fra­se uti­li­za­da, en di­fe­ren­tes ver­sio­nes, por to­dos aque­llos que bus­can ma­ni­pu­lar. Pa­se lo que pa­se es im­po­si­ble re­ba­tir esa idea cons­pi­ra­ti­va. Y eso les per­mi­te a aque­llos que in­ten­tan im­po­ner mie­do pe­dir­nos que de­je­mos de ha­cer co­sas aun­que no se­pa­mos cuál es la ame­na­za real. Es­ta es­tra­te­gia es la que uti­li­zan, por ejem­plo, mu­chos pa­dres de hi­jos ado­les­cen­tes: “es­tás ro­dea­do de gen­te que te quie­re con­ven­cer pa­ra que va­yas por el mal ca­mino”, les di­cen pa­ra jus­ti­fi­car mu­chas de sus prohi­bi­cio­nes. 5 No ar­gu­men­ta La me­jor for­ma de ma­ni­pu­lar a los de­más es uti­li­zar es­tra­te­gias re­tó­ri­cas que per­mi­tan con­ven­cer sin dar ra­zo­nes pa­ra ello. Hay mi­les de tru­cos ora­to­rios o es­cri­tos des­ti­na­dos a ese fin. Un ejem­plo es la iro­nía. Re­pe­tir lo que ha di­cho otra per­so­na mien­tras se es­bo­za una son­ri­sa sar­cás­ti­ca per­mi­te qui­tar­le pun­tos a ese in­di­vi­duo sin ne­ce­si­dad de ar­gu­men­tar. Por es­cri­to, tie­ne el mis­mo efec­to el uso de las co­mi­llas: “El pre­si­den­te del “go­bierno” afir­ma que… “cues­tio­na la ca­pa­ci­dad de di­ri­gir del su­so­di­cho”, al igual que la afir­ma­ción “El es­cri­tor que aca­ba de sa­car una no­ve­la…” echa por tie­rra las ha­bi­li­da­des li­te­ra­rias del ci­ta­do. Y to­do eso sin ex­po­ner una so­la ra­zón pa­ra es­ta­ble­cer un jui­cio crí­ti­co. El len­gua­je ma­ni­pu­la­dor evi­ta el ra­zo­na­mien­to. Por eso, en úl­ti­ma ins­tan­cia, cuen­ta siem­pre téc­ni­cas an­ti­ar­gu­men­to por si fa­lla to­do lo an­te­rior. Un ejem­plo es el uso de la pa­la­bra de­ma­gó­gi­co: en el dis­cur­so ma­quia­vé­li­co se lla­ma así a to­do ar­gu­men­to con el que el ma­ni­pu­la­dor no es­tá de acuer­do. Usan­do úni­ca­men­te esa pa­la­bra (“eso es de­ma­gó­gi­co”) se in­ten­ta des­mon­tar lo que di­ce el con­tra­rio sin en­trar ni si­quie­ra a dis­cu­tir­lo. Es la úl­ti­ma vuel­ta de tuer­ca: el len­gua­je que sir­ve pa­ra que los otros no pue­dan uti­li­zar el len­gua­je.

1 gue­rra No­so­trosy he­mosno que­re­mos­he­cho to­do­la lo po­si­ble por evi­tar­la. 2 res­pon­sa­bleEl ad­ver­sa­rio de es la el gue­rra. úni­co

3

del El de­mo­nio enemi­go (o tie­neel mons­truoel ros­tro par­ti­cu­lar de ca­da épo­ca: re­li­gio­so, po­lí­ti­co). 4 No­so­tros de­fen­de­mos cau­sas no­bles (pa­ra eso hay que en­mas­ca­rar los fi­nes reales de la gue­rra).

5 El enemi­go pro­vo­ca atro­ci­da­des a pro­pó­si­to: es cruel. El do­lor que no­so­tros cau­sa­mos es in­vo­lun­ta­rio. 6 El enemi­go usa ar­mas no au­to­ri­za­das.

7 Nues­tras pér­di­das son es­ca­sas, pe­ro las del enemi­go son enor­mes. 8 Los in­te­lec­tua­les apo­yan nues­tra cau­sa.

9 Nues­tra cau­sa tie­ne un ca­rác­ter tras­cen­den­te (sa­gra­do, na­cio­na­lis­ta, so­cial,…) No es una cues­tión de in­tere­ses par­ti­cu­la­res nues­tros. 10 Los que po­nen en du­da la pro­pa­gan­da de gue­rra son unos trai­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.