Vol­ver a los bue­nos há­bi­tos

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

Ma­las, muy ma­las no­ti­cias. ¿Verdad que esos ape­ri­ti­vos de No­che­bue­na eran ex­tra­or­di­na­rios? ¿Y que los tu­rro­nes del día si­guien­te eran me­jo­res que los de años an­te­rio­res y por eso re­pi­tió en va­rias oca­sio­nes? ¿Y qué tal la ce­na de No­che­vie­ja? Abun­dan­te, ¿no? To­tal, un día es un día. Pues bien, una vez di­ge­ri­das to­das es­tas ce­le­bra­cio­nes tal vez le con­ven­ga sa­ber que, se­gún al­gu­nos cálcu­los, ca­da uno de esos ban­que­tes re­pre­sen­ta pa­ra el or­ga­nis­mo en­tre 2.000 y 3.000 ca­lo­rías, una ci­fra muy por en­ci­ma, de lo que ne­ce­si­ta­mos en un día com­ple­to. Otros cálcu­los se aven­tu­ran in­clu­so en el es­pi­no­so te­rreno de cuán­to pe­so ga­na­mos al ter­mi­nar las fies­tas –que, ojo, ter­mi­nan con el ros­cón de Re­yes–, una ci­fra que si­túan en tres ki­los lo que po­de­mos lle­gar a acu­mu­lar tras es­ta gin­ca­na ali­men­ta­ria. Que tras es­te pro­ce­so de en­gor­de vo­lun­ta­rio el cuer­po ne­ce­si­ta una bue­na des­in­to­xi­ca­ción es evi­den­te, aun­que no to­dos ha­gan ca­so a ese con­se­jo. Pe­ro, por si fal­ta­ran ar­gu­men­tos pa­ra lle­var a ca­bo esa purificación, es­ta se­ma­na los her­ma­nos Torres pro­po­nen cua­tro pla­tos pa­ra re­pa­rar los es­tro­pi­cios de las fies­tas na­vi­de­ñas sin que eso su­pon­ga re­nun­ciar a la bue­na gas­tro­no­mía. No hay ex­cu­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.