Sí pue­des

To­dos te­ne­mos que exi­gir­nos os a no­so­tros mis­mos, pe­ro cui­da­do con la des­me­su­ra, aler­ta Ra­mi­ro Ca­lle

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es

PRE­GUN­TA | Se­ñor Ca­lle, me lla­mo Car­me y ten­go 34 años. Soy lo que se po­dría de­cir bri­llan­te en mi tra­ba­jo y en la es­fe­ra la­bo­ral to­do me va bien. El ca­so es que he si­do la ma­yor de cin­co her­ma­nos y me edu­ca­ron de una for­ma de­ma­sia­do ri­gu­ro­sa. Mi pa­dre me pe­ga­ba y mi ma­dre me in­sul­ta­ba y me ve­ja­ba com­pa­rán­do­me con mi pa­dre. Qui­zá por to­do ello me fui ha­cien­do ca­da vez más au­to­exi­gen­te. He ob­te­ni­do mu­chas co­sas en la vi­da, pe­ro sien­to mu­cha an­gus­tia y no ten­go ese so­sie­go que tan­to an­he­lo. Mis re­la­cio­nes per­so­na­les son una ca­la­mi­dad. Me sien­to in­sa­tis­fe­cha, so­la y aba­ti­da. Ten­go tan­tas ex­pec­ta­ti­vas que me sien­to frus­tra­da por­que no las pue­do cum­plir y bus­co una per­fec­ción que es im­po­si­ble. A ve­ces en­tro en de­pre­sión y ten­go mie­do en cuan­to me re­la­ciono un po­co más ín­ti­ma­men­te con la gen­te, siem­pre pro­yec­tan­do a mis pa­dres. Ellos me exi­gían

LA EXI­GEN­CIA ES ÚTIL, PE­RO EN UN PUN­TO ME­DIO PA­RA NO SEN­TIR­SE

LUE­GO FRUS­TRA­DO

tan­to que no me de­ja­ban vi­vir. Du­ran­te la in­fan­cia fui des­gra­cia­da, pues nun­ca me da­ban una pa­la­bra de alien­to, sino exi­gen­cias. ¿Se pue­de es­to su­pe­rar? Mu­chas gra­cias por to­do, sa­lu­dos muy afec­tuo­sos.

RES­PUES­TA | Que­ri­da Car­me, tus fi­gu­ras pa­ter­nas te han he­cho psi­co­ló­gi­ca­men­te mu­cho da­ño, sin du­da, pe­ro eso no quie­re de­cir que no sea re­ver­si­ble y pue­das, sin in­ne­cea­rias au­to­exi­gen­cias ni ex­pec­ta­ti­vas triun­fa­lis­tas, ir­te reha­cien­do a ti mis­ma y en­con­tran­do esa se­re­ni­dad a la que ha­ces muy bien en as­pi­rar. Tie­nes que ir des­apren­dien­do con pa­cien­cia to­dos esos pa­tro­nes que te im­bu­ye­ron, pa­ra po­der se­guir ma­du­ran­do y evo­lu­cio­nan­do. Hay que per­do­nar, pe­ro eso no quie­re de­cir que no que­den he­ri­das psí­qui­cas que len­ta­men­te irás res­ta­ñan­do. De­bes re­cu­pe­rar tu au­to­va­lo­ra­ción ge­nui­na y no la con­se­gui­rás a tra­vés de una desor­bi­ta­da au­to­exi­gen­cia, que es una ten­den­cia in­cons­cien­te pa­ra afir­mar tu ego. Pe­ro es­ta no te es sa­tis­fac­to­ria, ya que lo es­tás ha­cien­do a un pa­trón de “yo idea­li­za­do” que al no po­der al­can­zar­te crea an­sie­dad, au­to­des­dén y aba­ti­mien­to. Con­si­gue las me­tas que te pro­pon­gas te­nien­do en cuen­ta tus ver­da­de­ros de­seos y no los de los de­más, ni ha­gas las co­sas pa­ra de­mos­trar na­da a na­die, ni si­quie­ra a ti mis­ma. Tan po­co pro­ve­cho­sa es la ex­ce­si­va au­to­in­dul­gen­cia o au­to­com­pla­cen­cia co­mo la au­to­exi­gen­cia exa­ge­ra­da. Hay que sa­ber acep­tar­se cons­cien­te­men­te y des­de ahí po­ner los me­dios pa­ra co­no­cer­nos y ma­du­rar. In­clu­so en la au­to­exi­gen­cia hay que en­con­trar un tér­mino me­dio o de otro mo­do co­mo uno nun­ca cree es­tar a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias, se sien­te frus­tra­do. Si los pa­dres com­pren­die­ran el da­ño que se pue­de ha­cer com­pa­ran­do des­fa­vo­ra­ble­men­te a los hi­jos con otros com­pa­ñe­ros, de­ja­rían de ha­cer­lo. Ve co­no­cién­do­te, acep­tán­do­te y apro­bán­do­te y ve­rás que em­pie­zas a re­la­cio­nar­te me­jor con los de­más, por­que así co­mo nos sen­ti­mos, así nos re­la­cio­na­mos. Tra­ta de que tus au­to­exi­gen­cias des­me­di­das no te in­duz­can a exi­gir des­me­su­ra­da­men­te a los otros, por­que en­ton­ces te de­frau­da­rán por ha­ber apli­ca­do un en­fo­que inade­cua­do. Mu­chas gra­cias por es­cri­bir­me y pon to­dos los me­dios pa­ra ayu­dar­te a ti mis­ma y li­be­rar­te de los far­dos del pa­sa­do.

Ilus­tra­ción

Pa­blo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.