El mun­do se­cre­to del puz­le

El puz­le se ha rein­ven­ta­do ya va­rias ve­ces, de ahí su vi­gen­cia. ¿Có­mo lo quie­re, en dos di­men­sio­nes, en tres, en cua­tro?

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig Fotos Lau­ra Gue­rre­ro

Los más nue­vos son los puz­les de cua­tro di­men

sio­nes, pe­ro tam­bién los hay de tres, me­tá­li­cos, de ma­de­ra, fluo­res­cen­tes o los com­pli­ca­dí­si­mos de dos tin­tas (ge­ne­ral­men­te blan­co y ne­gro). Pla­nos o cir­cu­la­res. Aca­ba­dos en go­maes­pu­ma, cor­cho, ter­cio­pe­lo o se­da. Per­so­na­li­za­dos... y los ra­ros des

tiny, que son pe­ro que muy es­pe­cia­les pues­to que se tra­ba­ja con una ima­gen an­te­rior a lo que se va a con­se­guir una vez mon­ta­das to­das las pie­zas. En es­ta ca­te­go­ría se in­clu­yen los rom­pe­ca­be­zas que pre­sen­tan un es­pa­cio y que desafían a quien pue­da re­sol­ver la in­cóg­ni­ta de có­mo que­da­rá trans­for­ma­do con el pa­so de diez o vein­te años… En otros ca­sos, el ob­je­ti­vo es ob­te­ner la es­ce­na pos­te­rior a la mos­tra­da te­nien­do en cuen­ta que se pro­du­ce un ac­ci­den­te o un he­cho ines­pe­ra­do que lo cam­bia to­do de lu­gar. Nue­vos y vie­jos, clá­si­cos y sor­pren­den­tes, lo cierto es que los puz­les lle­gan a crear una fuer­te adic­ción y mu­chas más per­so­nas de las que po­dría­mos ima­gi­nar es­tán atra­pa­das. Abue­los que co­men­za­ron ayu­dan­do a sus nie­tos, adul­tos que ha­cían puz­les con sus pa­dres (por lo ge­ne­ral só­lo les de­ja­ban po­ner las úl­ti­mas pie­zas) y vuel­ven a él cuan­do tie­nen sus pro­pia des­cen­den­cia, per­so­nas que ja­más han de­ja­do de ha­cer­los por­que des­cu­brie­ron su afi­ción de ni­ños. Pe­ro tam­bién hay mu­chos que des­cu­bren la sen­sa­ción de fe­li­ci­dad que pro­du­ce en­ca­jar esas pe­que­ñas pie­zas por pres­crip­ción mé­di­ca. “Mu­chas per­so­nas se en­gan­chan cuan­do les re­co­mien­dan que ha­gan puz­les cuan­do de­jan de fu­mar, pa­ra su­pe­rar los pro­ble­mas de­ri­va­dos de un ic­tus, pa­ra me­jo­rar es­ta­dos de an­sie­dad…”, ex­pli­ca Ca­ro­li­ne Be­llés, una apa­sio­na­da de es­te jue­go que ha­ce vein­te años abrió la tien­da Puzz­le­ma­nía en Bar­ce­lo­na. Has­ta es­te lo­cal, el más gran­de de Eu­ro­pa que tie­ne tam­bién el ma­yor puz­le con más de 33.000 pie­zas a mo­do de ta­piz en el sue­lo, se des­pla­zan per­so­nas de to­da Es­pa­ña pa­ra en­con­trar lo más nue­vo... y lo más vie­jo. Es el ca­so de Mikel Pa­di­lla, un vas­co de 41 años que via­ja un par de ve­ces al año pa­ra com­prar ra­re­zas que pon­gan a prue­ba su in­ge­nio. Pa­di­lla ex­pli­ca que ellos, los en­ten­di­dos en es­te jue­go de pa­cien­cia, tie­nen su pro­pio len­gua­je y su cla­si­fi­ca­ción pa­ra los puz­les es otra. Ha­blan de los 80, 1.000, los 2.000, los 5.000… o los 33.600. Por su­pues­to que és­ta es su ma­ne­ra de re­fe­rir­se al nú­me­ro de pie­zas. Y cui­da­do, por­que el he­cho de que sean más o me­nos pie­zas no ha­ce que el puz­le sea más com­pli­ca­do. Sim­ple­men­te es más gran­de. “Los com­pli­ca­dos, los real­men­te di­fí­ci­les son aque­llos de dos o tres tin­tas pues­to que las pie­zas son muy si­mi­la­res y te vuel­ves lo­co con­si­guien­do en­ca­jar­las. ¿El rey de la com­pli­ca­ción? Pro­ba­ble­men­te el puz­le del Guer­ni­ca. Tie­ne tan­to blan­co que es una lo­cu­ra”, ra­zo­na. Otra ra­re­za de quie­nes de­di­can sus ho­ras li­bres a ha­cer puz­les es que una vez que con­si­guen ver­lo to­do mon­ta­do, sue­len des­mon­tar­lo, guar­dar­lo en la ca­ja y em­pe­zar con al­guno de los nue­vos que siem­pre es­tán en es­pe­ra. ¿La ra­zón? Muy fá­cil. Ellos en­cuen­tran el pla­cer en ha­cer el puz­le, en el pro­ce­so. “La men­te se que­da en blan­co, las ho­ras pa­san vo­lan­do y cuan­do te das cuen­ta ha ano­che­ci­do o se ha he­cho de día. Es­tás tú y el puz­le, na­die más. Una sen­sa­ción que otros con­si­guen ha­cien­do yo­ga, ha­cien­do me­di­ta­ción o in­clu­so cal­ce­ta…”, aña­de Be­llés. Esas cua­li­da­des de los puz­les lo han con­ver­ti­do en una he­rra­mien­ta uti­li­za­da en el apren­di­za­je des­de ha­ce mu­chos años. De he­cho “el psi­có­lo­go Jean Pia­get (1896-1980) ya los uti­li­za­ba en sus es­tu­dios con los ni­ños… pues­to que apren­der es emo­cio­nar­se y cuan­do ju­ga­mos ge­ne­ra­mos mu­chas emo­cio­nes”, ex­pli­ca San­dra Ma­ñé, psi­co­pe­da­go­ga de ESO en la Es­co­la Pia Ma­ta­ró. Se­gún su ex­pe­rien­cia, “el desa­rro­llo cog­ni­ti­vo de los ni­ños se es­ti­mu­la con juguetes ca­da vez más com­ple­jos, con el ob­je­ti­vo de que exis­ta un co­rrec­to equi­li­brio en­tre su in­te­li­gen­cia y su desa­rro­llo fí­si­co has­ta que en­tran en es­ce­na los puz­les que no son úni­ca­men­te pie­zas suel­tas que bien co­lo­ca­das lle­gan a for­mar una ima­gen, sino una ex­ce­len­te es­tra­te­gia pa­ra desa­rro­llar la aten­ción”, ilus­tra. Lo cu­rio­so es que es­tán muy pre­sen­tes en la eta­pa de es­co­la­ri­za­ción pre­via a la Edu­ca­ción Pri­ma­ria pe­ro lue­go, aca­ba­da esa fa­se, da la sen­sa­ción de que des­apa­re­cen y se pierden así mu­chos de los be­ne­fi­cios que apor­tan en el apren­di­za­je. ¿Cuá­les? En pri­mer lu­gar “ha­bi­li­da­des cog­ni­ti­vas que se pue­den de­fi­nir co­mo ope­ra­cio­nes del pen­sa­mien­to que

uti­li­za­mos pa­ra in­terio­ri­zar el co­no­ci­mien­to y el pro­ce­so que he­mos uti­li­za­do (eva­lua­ción, in­ter­pre­ta­ción, ob­ser­va­ción, aná­li­sis, or­den, cla­si­fi­ca­ción, re­pre­sen­ta­ción y me­mo­ri­za­ción) pe­ro tam­bién apor­ta ca­pa­ci­dad pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas, desa­rro­llo de la psi­co­mo­tri­ci­dad fi­na y de la coor­di­na­ción ojo-mano”, aña­de Ma­ñé. Otra de las con­si­de­ra­cio­nes que co­no­cen bien los en­ten­di­dos so­bre el am­plí­si­mo mun­do del puz­le es que no to­dos tie­nen el mis­mo cor­te. Aun­que tra­di­cio­nal­men­te aquí se ha tra­ba­ja­do con los de Edu­ca, cu­ya plan­cha de cor­te de las pie­zas es re­gu­lar y siem­pre la mis­ma, hay otras fir­mas que tra­ba­jan cor­tes irre­gu­la­res que ha­cen que cons­truir el puz­le re­sul­te mu­cho más com­pli­ca­do. Es el ca­so, por ejem­plo de Ra­vens­bur­ger, mar­ca ale­ma­na lí­der mun­dial en rom­pe­ca­be­zas que cuen­ta con un ex­ten­so por­ta­fo­lio y 125 años de ex­pe­rien­cia. Tam­bién tie­ne una enor­me acep­ta­ción la fir­ma es­ta­dou­ni­den­se Spring­bok, con unos puz­les tan be­llos co­mo par­ti­cu­la­res. Hay op­cio­nes ar­te­sa­na­les co­mo las de Fa­bio Ve­to­ri, un ar­tis­ta que ha­ce puz­les siem­pre de hor­mi­gas en blan­co y ne­gro (¡di­fi­ci­lí­si­mos!) o los de ma­de­ra cor­ta­da a mano por la fran­ce­sa Mi­che­lle Wil­son. Pe­ro quien ha­ce puz­les, sue­le va­riar. In­ten­ta ha­cer to­dos los que pue­de. De to­das las mar­cas. Y en Es­pa­ña pre­fie­ren los de Edu­ca, por­que tie­ne un plus que no ofre­ce na­die más. “Cuan­do pier­des una pie­za, que sue­le pa­sar, la pi­des y te la en­vían a ca­sa”, ex­pli­ca Ma­ñé. ¿Có­mo ha­cer un puz­le? Pues siem­pre co­rrec­ta­men­te sen­ta­do en una si­lla y an­te una me­sa a la al­tu­ra ade­cua­da. “Con una es­te­ri­lla pa­ra po­der en­vol­ver las pie­zas cuan­do de­jas el puz­le un ra­to… o mu­cho, pa­ra que no se pier­dan las pie­zas, no se des­mon­te lo que ya se ha he­cho y pa­ra que el pol­vo no lo en­su­cie”, ex­pli­ca Jo­sé An­drés Go­mà. Él no mon­ta puz­les. Los ha­ce su es­po­sa des­de ha­ce ya más de vein­te años mien­tras él des­can­sa tran­qui­lo vien­do la te­le o le­yen­do un li­bro, pe­ro se co­no­ce to­da la téc­ni­ca al de­ta­lle y tam­bién to­dos los se­cre­tos de los puz­les por­que es él quien se en­car­ga de com­prar­los. “Al me­nos com­pro unos 40 al año y los ha­ce to­dos y no guar­da nin­guno mon­ta­do. Los des­mon­ta y los re­ga­la o los lle­va a mer­ca­di­llos de in­ter­cam­bio por­que ya no ca­ben en ca­sa”, ex­pli­ca. Ha­cer puz­les es di­ver­ti­do, ins­truc­ti­vo pe­ro “cas­ti­ga mu­cho las cer­vi­ca­les, de mo­do que hay que te­ner muy en cuen­ta que esa cos­tum­bre de los ni­ños de ha­cer­los es­ti­ra­dos en el sue­lo hay que erra­di­car­la

cuan­to an­tes me­jor”, ex­pli­ca Mikel Pa­di­lla. Él, que ha­ce los puz­les des­de siem­pre y só­lo le deja po­ner a su hi­jo de cin­co años la úl­ti­ma pie­za que lo com­ple­ta (co­mo ha­cía con él su pa­dre cuan­do era un ni­ño), tam­bién da un con­se­jo im­por­tan­te por si a al­guien se le ocu­rre re­ga­lar un puz­le. “Cui­da­do con el ta­ma­ño. Re­ga­lar un 33.600 (lo más gran­de que exis­te en puz­les y tam­bién de lo más ca­ro pues­to que va­le unos 230 eu­ros por los on­ce eu­ros que sue­le va­ler el de 1.000) es una ma­ra­vi­lla… si hay es­pa­cio pa­ra mon­tar­lo, de lo con­tra­rio es una tras­ta­da”, co­men­ta. Ha­cer puz­les re­quie­re tam­bién, pues, eso. Es­pa­cio. Si hay po­co, hay que bus­car­los más pe­que­ños sin re­nun­ciar por ello a la com­pli­ca­ción. Tam­bién hay que te­ner en cuen­ta el tiem­po del que dis­po­ne o pue­de dis­po­ner ca­da uno y las pri­sas que se im­po­ne por ter­mi­nar el tra­ba­jo. Pa­ra ha­cer­se una idea, un puz­le de mil pie­zas pue­de ser so­lu­cio­na­do en un día por un prac­ti­can­te avan­za­do, pe­ro lo nor­mal sue­le ser de­di­car­le al me­nos cua­tro o cin­co días. Y el ma­yor puz­le del mun­do, el de 33.600, sue­le re­que­rir un año en­te­ro de de­di­ca­ción y pa­cien­cia. Esa es tam­bién la opi­nión de Al­fon­so Ál­va­re­zOs­so­rio, vi­ce­pre­si­den­te de Ae­puzz (Aso­cia­ción es­pa­ño­la de puz­les), quien ade­más es el ven­ce­dor en la ca­te­go­ría pa­re­jas del úl­ti­mo cam­peo­na­to de Es­pa­ña. En su opi­nión ca­da vez hay una ma­yor afi­ción por los puz­les. “No só­lo es­tá cre­cien­do el nú­me­ro de afi­cio­na­dos, sino que se es­tá de­jan­do atrás la idea de que cons­truir rom­pe­ca­be­zas es un pa­sa­tiem­po que se prac­ti­ca en fa­mi­lia o in­di­vi­dual­men­te en ra­tos li­bres ca­da uno en su ca­sa, aho­ra tam­bién es una ac­ti­vi­dad de gru­po y mo­ti­vo de reunión en­tre afi­cio­na­dos”, re­fle­xio­na. Prue­ba de ello, aña­de, es la ca­da vez ma­yor par­ti­ci­pa­ción en los cam­peo­na­tos de puz­les que se rea­li­zan por to­da Es­pa­ña y even­tos co­mo el de Re­to Salvaje, que reunió a afi­cio­na­dos de dis­tin­tos paí­ses pa­ra cons­truir el 33.600 en equi­po en só­lo un fin de se­ma­na”. Álvarez-Os­so­rio, que lo sa­be ca­si to­do del puz­le, ase­gu­ra que en es­te te­rreno no es­tá to­do in­ven­ta­do, ni mu­cho me­nos. “Te­nien­do en cuen­ta que el úni­co re­qui­si­to que ha de cum­plir­se pa­ra con­si­de­rar un jue­go co­mo puz­le es que se pue­da cons­truir una fi­gu­ra o ima­gen a par­tir de unas par­tes lla­ma­das pie­zas, sin de­ter­mi­nar el nú­me­ro, for­ma, com­po­si­ción u or­den de las mis­mas, hay cuer­da pa­ra ra­to”, ex­pli­ca. Ni si­quie­ra el mun­do di­gi­tal pue­de en­tro­me­ter­se en el mun­do del puz­le. En su opi­nión: “El mer­ca­do de en­tre­te­ni­mien­to di­gi­tal ofre­ce ca­da vez más po­si­bi­li­da­des, pe­ro es di­fí­cil que pue­da re­em­pla­zar la ex­pe­rien­cia de to­car las pie­zas de un puz­le con las ma­nos, la sen­sa­ción de pre­sio­nar con la ye­ma del de­do so­bre la úl­ti­ma pie­za y en­ca­jar­la en el si­tio exac­to, el tac­to de la su­per­fi­cie de un puz­le fi­na­li­za­do… son sen­sa­cio­nes a las que no pue­de lle­gar el mun­do vir­tual”. ¿Lo más cu­rio­so que ha vis­to úl­ti­ma­men­te? “Un puz­le que vi en Ja­pón, que con las mis­mas 600

EL PUZ­LE DE 33.600 PIE­ZAS EXI­GE EL TRA­BA­JO DE UN AÑO LAS PIE­ZAS HAY QUE TO­CAR­LAS, AQUÍ NO VA­LE LO VIR­TUAL

pie­zas, no só­lo se po­dían cons­truir dis­tin­tas imá­ge­nes pre­de­ter­mi­na­das, sino que ade­más po­día­mos so­li­ci­tar al fa­bri­can­te una plan­ti­lla pa­ra cons­truir el puz­le con una ima­gen per­so­na­li­za­da con esas mis­mas pie­zas”, ex­pli­ca emo­cio­na­do Álvarez-Os­so­rio. Pa­ra él es un di­ver­ti­men­to pe­ro tam­bién una pa­sión y acon­se­ja a quie­nes quie­ran ini­ciar­se ir por par­tes. “Hay que en­con­trar el ni­vel ade­cua­do a la ca­pa­ci­dad de ca­da afi­cio­na­do, no im­por­ta la edad, e ir in­cre­men­tan­do pau­la­ti­na­men­te sin for­zar”, acon­se­ja es­te cam­peón de puz­les.

En Puzz­le­ma­nía con­vi­ven más de dos mil puzz­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.