Len­gua­je y ma­ni­pu­la­ción

Un repaso a las si­tua­cio­nes, his­tó­ri­cas y con­tem­po­rá­neas, en los que es­tos dos con­cep­tos van de la mano

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Luis Mui­ño, psi­co­te­ra­peu­ta

En su li­bro LTI: La len­gua del Ter­cer Reich, el fi­ló­lo­go e his­to­ria­dor Víc­tor Klem­pe­rer ana­li­zó la im­por­tan­cia que tu­vie­ron las pa­la­bras a la ho­ra de im­po­ner el na­zis­mo en la sociedad ale­ma­na. En su tex­to da nu­me­ro­sos ejem­plos que mues­tran co­mo la elec­ción de de­ter­mi­na­das pa­la­bras o frases y su con­ti­nua re­pe­ti­ción se con­vir­tió en una de las prin­ci­pa­les téc­ni­cas de ma­ni­pu­la­ción en la épo­ca. La LTI (Lin­gua Ter­cii Im­pe­rii) en­ve­ne­nó las men­tes con­vir­tien­do gra­dual­men­te ideas que el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo con­si­de­ra­ba re­pul­si­vas en con­cep­tos acep­ta­bles. Un ejem­plo es la con­no­ta­ción po­si­ti­va que fue ga­nan­do la pa­la­bra fa­na­tis­mo. An­tes de la lle­ga­da de Hitler al po­der, el vo­ca­blo se usa­ba pe­yo­ra­ti­va­men­te. Sin em­bar­go, los na­zis con­si­guie­ron que el fa­na­tis­mo aca­ba­ra re­sul­tan­do po­si­ti­vo usán­do­lo en ex­pre­sio­nes que su­gie­ren au­da­cia y com­pro­mi­so. Se ha­bla­ba de “va­len­tía fa­ná­ti­ca”, de “ju­ra­men­to fa­ná­ti­co”, de “amor fa­ná­ti­co por el pue­blo”… En los úl­ti­mos mo­men­tos, cuan­do ya la pa­la­bra ha­bía per­di­do fuer­za, Goeb­bels (el mi­nis­tro de Pro­pa­gan­da, di­se­ña­dor de las téc­ni­cas de ma­ni­pu­la­ción na­cio­nal­so­cia­lis­tas) em­pe­zó a ha­blar de “fa­na­tis­mo fe­roz” pa­ra aña­dir­le po­ten­cia al con­cep­to. El uso del len­gua­je co­mo ar­ma de ma­ni­pu­la­ción es, pro­ba­ble­men­te, tan an­ti­guo co­mo el ser hu­mano. Y en la ac­tua­li­dad, de­bi­do al im­pac­to me­diá­ti­co que se ne­ce­si­ta pa­ra man­te­ner el po­der, es una es­tra­te­gia im­pres­cin­di­ble. En nues­tro tiem­po, los de arri­ba lla­man “in­dem­ni­za­ción en di­fe­ri­do” a una nó­mi­na que se si­gue pa­gan­do a un te­so­re­ro des­pe­di­do que ame­na­za con con­tar se­cre­tos; “ti­quet mo­de­ra­dor sa­ni­ta­rio” a pa­gar por ir al mé­di­co de la sa­ni­dad pú­bli­ca; “ce­se tem­po­ral de la con­vi­ven­cia” a un di­vor­cio en la fa­mi­lia real; “des­ace­le­ra­ción” a una cri­sis eco­nó­mi­ca bru­tal; “me­di­das ex­cep­cio­na­les pa­ra in­cen­ti­var la tri­bu­ta­ción de ren­tas no de­cla­ra­das” a las am­nis­tías fis­ca­les pa­ra los ri­cos; “Mi­nis­te­rio de De­fen­sa” al que se en­car­ga de man­dar al ejér­ci­to a otros paí­ses y “de­va­lua­ción com­pe­ti­ti­va de los sa­la­rios” a las ba­ja­das de suel­do. La elec­ción de las pa­la­bras si­gue sien­do de­ci­si­va: los que nom­bran la reali­dad con­tro­lan có­mo en­ten­de­mos el mun­do. No só­lo es el ám­bi­to de la po­lí­ti­ca. En los ám­bi­tos in­te­lec­tua­les, por ejem­plo, se usa mu­cho lo que Cantinflas de­no­mi­na­ba “in­fla­ción pa­la­bra­ria”, es de­cir, el len­gua­je pom­po­so co­mo for­ma de man­te­ner es­ta­tus. El fí­si­co Alan So­kal ideó ha­ce en 1996 un ex­pe­ri­men­to de cam­po pa­ra de­mos­trar el efec­to per­sua­sor de es­te ti­po de lé­xi­co ab­sur­do. Es­cri­bió un ar­tícu­lo pa­ra la re­vis­ta nor­te­ame­ri­ca­na

So­cial Test con un tí­tu­lo me­mo­ra­ble que ha pa­sa­do a la his­to­ria de la pe­dan­te­ría: “Trans­gre­dien­do los lí­mi­tes: ha­cia una her­me­néu­ti­ca trans­for­ma­ti­va de la gra­vi­ta­ción cuán­ti­ca”. En él pon­ti­fi­ca­ba con len­gua­je críp­ti­co acer­ca de to­do lo que se ve­nía a la ca­be­za: psi­co­lo­gía, so­cio­lo­gía, an­tro­po­lo­gía... A pe­sar de que se tra­ta­ba de un pas­ti­che sin sen­ti­do al­guno, co­pia­do y pe­ga­do de tex­tos que ha­bla­ban de te­mas di­fe­ren­tes, el ar­tícu­lo pa­só la cri­ba del Co­mi­té de Se­lec­ción. Re­ci­bió crí­ti­cas muy elo­gio­sas de los lec­to­res, que ala­ba­ban, en­tre otras co­sas, su “cla­ri­dad de ex­pre­sión”. Un mes des­pués, el au­tor del en­gen­dro con­fe­só el en­ga­ño: to­do era una bro­ma, na­da de lo que se de­cía en el ar­tícu­lo te­nía pies ni ca­be­za, no ha­bía en to­do el tex­to nin­gu­na teo­ría, da­to o ápi­ce de in­for­ma­ción real. Sin em­bar­go, el pres­ti­gio del au­tor po­dría ha­ber subido si no hu­bie­ra he­cho esa con­fe­sión. El “Es­cán­da­lo So­kal” (así se de­no­mi­nó a los efec­tos del ex­pe­ri­men­to) re­vol­vió la cul­tu­ra aca­dé­mi­ca y pu­so de ma­ni­fies­to que la pe­dan­te­ría va­cua es otro de los usos po­si­bles del len­gua­je co­mo ar­ma de po­der. Las pa­la­bras gran­di­lo­cuen­tes –aun­que na­die las en­tien­da– re­ali­men­tan el po­der in­te­lec­tual: se im­po­nen por ar­gu­men­to de au­to­ri­dad pe­ro, a la vez, au­men­tan más aún la au­to­ri­dad del que las emi­te. No es ex­tra­ño que exis­tan tan­tos ám­bi­tos so­cia­les en los que la for­ma de ha­blar es­té di­ri­gi­da a la ma­ni­pu­la­ción. Des­de pe­que­ños, es­ta­mos con­di­cio­na­dos pa­ra en­ten­der el mun­do a par­tir del lé­xi­co que nues­tros pa­dres nos im­po­nen. El psi­quia­tra Ro­nald Laing, au­tor de Lo­cu­ra, cor­du­ra y fa­mi­lia, afir­ma­ba que to­das las fa­mi­lias de­ter­mi­na­ban, en pri­mer lu­gar, lo que pue­de de­cir­se, es de­cir, qué as­pec­tos de la vi­da en co­mún pue­den mos­trar­se abier­ta­men­te y cuá­les de­ben per­ma­ne­cer ocul­tos y ne­ga­dos por­que pro­du­cen te­mor. Y en se­gun­do lu­gar im­po­nían la for­ma de ha­blar de aque­llos te­mas que no son ta­bú: el len­gua­je ade­cua­do pa­ra nom­brar el mun­do. A par­tir de es­ta teo­ría, son mu­chos los in­ves­ti­ga­do­res que han de­ter­mi­na­do có­mo in­flu­ye esa jer­ga fa­mi­liar ad­qui­ri­da en la sa­lud men­tal de las per­so­nas. Un ejem­plo: en las fa­mi­lias de ado­les­cen­tes que su­fren tras­tor­nos de ali­men­ta­ción (anore­xia, bu­li­mia, et­cé­te­ra) se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.