Una nue­va ge­ne­ra­ción de ar­tes mar­cia­les

XMA, Krav Ma­ga y JJB son al­gu­nas de las nue­vas ar­tes mar­cia­les que van abrién­do­se pa­so

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Jor­di Jar­que

Si hay que ha­cer una lis­ta de ar­tes mar­cia­les pue­de ser in­ter­mi­na­ble. La va­rie­dad de es­ta lis­ta hay que mul­ti­pli­car­la por los es­ti­los o es­cue­las con las di­fe­ren­tes pe­cu­lia­ri­da­des de ca­da una de es­tas ar­tes mar­cia­les (só­lo en kung-fu pue­den lle­gar a con­ta­bi­li­zar­se más de 300 es­ti­los), más la evo­lu­ción de di­chos es­ti­los, más la mez­cla en­tre ellos y, por si fue­ra po­co, la mez­cla de va­rias ar­tes mar­cia­les, así co­mo los sis­te­mas hí­bri­dos de com­ba­te. Va­ya, que es ma­rean­te; KO, an­tes de re­ci­bir nin­gún gol­pe.

Pa­ra evi­tar que­dar no­quea­dos, Da­vid Ca­ba­lle­ro, cuar­to dan de ai­ki­do, ex­per­to en di­ver­sas ar­tes mar­cia­les y maes­tro de edu­ca­ción fí­si­ca, des­ta­ca las úl­ti­mas tendencias que se van im­plan­tan­do y po­pu­la­ri­zan­do. Tam­bién coin­ci­den Je­sús Ar­jo­na, Al­fon­so Mu­nue­ra y Ser­gi Su­bi­rà, to­dos ellos ins­truc­to­res de va­rias ar­tes mar­cia­les. “Los maes­tros ac­tua­les tie­nen una vi­sión más plu­ral de las ar­tes mar­cia­les. Pa­ra man­te­ner­se han de evo­lu­cio­nar, han de in­cor­po­rar, en­sa­yar, in­ves­ti­gar…”, ex­pli­ca Da­vid Ca­ba­lle­ro. Tam­bién co­men­ta que an­ta­ño, los gran­des maes­tros ya acon­se­ja­ban que los alum­nos con­sa­gra­dos a una ar­te mar­cial ex­pe­ri­men­ta­ran con otras. “Ac­tual­men­te, y con to­da la in­for­ma­ción que se com­par­te por in­ter­net, es ca­si inevi­ta­ble no que­rer pro­bar otras téc­ni­cas. Es una ten­den­cia ge­ne­ra­cio­nal. Aho­ra se pue­de te­ner ac­ce­so a en­tre­na­mien­tos ex­cep­cio­na­les que an­tes es­ta­ban re­ser­va­dos pa­ra unos po­cos”.

Xa­vier García, quin­to dan de taek­won­do, y cin­tu­rón ne­gro de otras ar­tes mar­cia­les, ha he­cho eso, una mez­cla efec­ti­va de va­rias ar­tes mar­cia­les y ha crea­do su pro­pio es­ti­lo que lo de­no­mi­na Tot­si­val, de­fi­ni­do co­mo un mé­to­do in­no­va­dor de de­fen­sa per­so­nal. “En el si­glo XXI la dis­po­ni­bi­li­dad de tiem­po se re­du­ce y los alum­nos de ar­tes mar­cia­les es­pe­ran asi­mi­lar el má­xi­mo co­no­ci­mien­to en el mí­ni­mo tiem­po”. Tam­bién ex­pli­ca que un maes­tro le hi­zo to­mar cons­cien­cia de que ca­da per­so­na tie­ne su pe­cu­liar for­ma de in­te­grar ca­da una de las téc- ni­cas. “Esa era la esen­cia de sus en­se­ñan­zas”. Es el es­pí­ri­tu de los tiem­pos en los que se mul­ti­pli­can las tendencias se­gún la idio­sin­cra­sia de ca­da in­di­vi­duo. Ya no se tra­ta de ser mi­mé­ti­cos.

Je­sús Ar­jo­na tam­bién des­ta­ca que an­te es­ta mez­cla de es­ti­los es­tá sur­gien­do una nue­va ten­den­cia que se cen­tra en re­cu­pe­rar las raí­ces o pu­re­za de ca­da ar­te mar­cial. De to­das ma­ne­ras ese es­pí­ri­tu mar­cial, que no de­ja­ba de ser par­te de un ar­te mi­li­tar, se ha ido trans­for­man­do ha­cia una prác­ti­ca de­por­ti­va que en al­gu­nos ca­sos pri­ma el es­pec­tácu­lo, en otros la dis­ci­pli­na men­tal y la trans­for­ma­ción del ca­rác­ter, o en la de­fen­sa per­so­nal y el cui­da­do de la sa­lud. Otra vez el es­pí­ri­tu de los tiem­pos. En es­tas nue­vas mo­da­li­da­des no hay es­ti­los pu­ros, sino que se en­tre­mez­clan en­tre sí. O a ve­ces son más co­no­ci­das por otros nom­bres se­gún el país don­de se han desa­rro­lla­do. Pa­sa con el shoot wrestling, un de­por­te de con­tac­to hí­bri­do ja­po­nés que ha pa­sa­do a for­mar par­te del uni­ver­so de las de­no­mi­na­das

ar­tes mar­cia­les mix­tas, pun­tua­li­za Je­sús Ar­jo­na. Los en­tre­vis­ta­dos ex­pli­can que las tendencias que se van arrai­gan­do y que me­re­cen es­pe­cial aten­ción son el K1, las ar­tes mar­cia­les ex­tre­mas (XMA), las ar­tes mar­cia­les mix­tas (MMA), el jiu-jitsu bra­si­le­ño (JJB) y el krav ma­ga (téc­ni­cas que se apli­can en los cuer­pos de se­gu­ri­dad de Is­rael). For­ma par­te de una evo­lu­ción na­tu­ral de las pro­pias ar­tes mar­cia­les clá­si­cas en bus­ca de es­pec­ta­cu­la­ri­dad en al­gu­nos ca­sos, o de efec­ti­vi­dad en la vi­da real en otros. K1: fu­sión de las téc­ni­cas más du­ras de com­ba­te Su de­no­mi­na­ción vie­ne da­do por su in­ten­to de ser al­go así co­mo la fór­mu­la 1 de los tor­neos de lu­cha, en una suer­te de fu­sión de téc­ni­cas del kick bo­xing, muay thai, ka­ra­te, taek­won­do, el bo­xeo tra­di­cio­nal y el fran­cés (sa­va­te). Na­ció en los años 80 de la mano del ka­ra­te­ca ja­po­nés Ka­zu­yos­hi Is­hii con vi­sión del es­pec­tácu­lo te­le­vi­sa­do don­de pri­ma la agre­si­vi­dad y la con­tun­den­cia del cuer­po a cuer­po. De ahí la pre­di­lec­ción por los ro­di­lla­zos y pro­yec­cio­nes. Las cró­ni­cas ase­gu­ran que el pri­mer K1 tu­vo lu­gar el 30 de abril de 1993 en To­kio con gran afluen­cia de pú­bli­co (do­ce mil per­so­nas). Es uno de los com­ba­tes me­jor pa­ga­dos pa­ra el ga­na­dor del que la te­le­vi­sión se ha­ce eco en una suer­te de re­tro­ali­men­ta­ción de au­dien­cias y po­pu­la­ri­za­ción de es­te tor­neo, aun­que ha pa­sa­do por mo­men­tos di­fí­ci­les fi­nan­cie­ra­men­te. Es el World Grand Prix. Ya se ce­le­bran ve­la­das pre­pa­ra­to­rias pa­ra el gran tor­neo en los cin­co con­ti­nen­tes. El ré­cord de asis­ten­cia se acer­ca al­re­de­dor de las 70.000 per­so­nas. Y la fi­nal ha lle­ga­do a ser vi­sio­na­da por 25 mi­llo­nes de per­so­nas. Co­mo da­to cu­rio­so gran par­te de los ga­na­do­res son de los Paí­ses Ba­jos.

XMA: in­cor­po­ra acro­ba­cias y co­reo­gra­fías pa­ra el

es­pec­tácu­lo Son las si­glas de xtre­me mar­tial arts, de­no­mi­na­das aquí ar­tes mar­cia­les ex­tre­mas, una suer­te de fu­sión de las téc­ni­cas mar­cia­les más vis­to­sas con acro­ba­cias es­cé­ni­cas pa­ra dar­le un plus de es­pec­ta­cu­la­ri­dad. Pre­ci­sa­men­te, si bien en las ar­tes mar­cia­les co­mo ta­les uno de los ob­je­ti­vos es apren­der a de­fen­der­se, en el XMA pre­va­le­ce la ex­hi­bi­ción y el es­pec­tácu­lo. Ser­gi Su­bi­rà, coor­di­na­dor de ac­ción en pe­lí­cu­las, se­ries y pu­bli­ci­dad des­de ha­ce cin­co años a tra­vés de la em­pre­sa In Ex­tre­mis Film Ser­vi­ces, co­men­ta que Bru­ce Lee fue una de las pri­me­ras per­so­nas que em­pe­zó a adap­tar las ar­tes mar­cia­les a la vis­to­si­dad de una co­reo­gra­fía pen­sa­da pa­ra el ci­ne. La in­fluen­cia del sép­ti­mo ar­te ha si­do cru­cial en el XMA. “Por ejem­plo, Ma­trix y Ti­gre y dra­gón son pe­lí­cu­las que mar­ca­ron una in­fle­xión en la adap­ta­ción de las ar­tes mar­cia­les a las es­cé­ni­cas. Ya an­tes, Jac­kie Chan, que ha­bía in­ter­ve­ni­do pri­me­ro en los años se­ten­ta co­mo do­ble en al­gu­nas de las pe­lí­cu­las de Bru­ce Lee, ha­bía re­crea­do unas co­reo­gra­fías es­pec­ta­cu­la­res in­te­gran­do téc­ni­cas acro­bá­ti­cas y ca­rac­te­ri­za­das, ade­más, por el sen­ti­do del hu­mor. To­do va evo­lu­cio­nan­do”. Ser­gi Su­bi­rà, que tie­ne 34 años, em­pe­zó ha­cien­do ka­ra­te y otras téc­ni­cas. Afi­cio­na­do a las pe­lí­cu­las de ar­tes mar­cia­les, pron­to em­pe­zó a pre­pa­rar co­reo­gra­fías pa­ra ex­hi­bi­cio­nes y de ahí em­pe­zó a tra­ba­jar co­mo es­pe­cia­lis­ta en al­gu­nos fil­mes. Ac­tual­men­te in­clu­so hay com­pe­ti­cio­nes de XMA en el que se com­bi­na el rit­mo con la mú­si­ca, la acro­ba­cia y téc­ni­cas mar­cia­les, cla­ro. Pe­ro pre­va­le­ce la acro­ba­cia acom­pa­ña­da de mú­si­ca. No es ra­ro ver a los ca­za­ta­len­tos de Holly­wood me­ro­dean­do en es­te ti­po de ex­hi­bi­cio­nes en Es­ta­dos Uni­dos. Al fin y

al ca­bo a los fil­mes de ar­tes mar­cia­les les gus­ta nu­trir­se de ex­per­tos en ellas. Bru­ce Lee do­mi­na­ba el wing chung y el jeet ku­ne do (es­ti­lo crea­do por él mis­mo). Jac­kie Chan, el kung fu y el wus­hu. Jet li, el wus­hu. Chuck No­rris, el kick bo­xing, tang soo do, taek­won­do, ju­do y al­go de hap­ki­do y ka­ra­te. Jea­nC­lau­de van Dam­me, sho­to­kan ka­ra­te, taek­won­do, muay thai, ai­ki­do, kick­bo­xing y full-con­tact. Ste­ven Sea­gal, ai­ki­do, ken­do, ju­do y ka­ra­te. Una bo­rra­che­ra de ar­tes mar­cia­les. El XMA quie­re re­co­ger lo más in­tere­san­te de ca­da una de es­tas apor­ta­cio­nes con el fo­co pues­to en la es­pec­ta­cu­la­ri­dad.

MMA: pre­pa­ra­dos pa­ra la pe­lea ca­lle­je­ra Son las si­glas en in­glés de ar­tes mar­cia­les mix­tas, lo más pa­re­ci­do a las pe­leas ca­lle­je­ras co­mo el krav ma­ga, pe­ro más po­pu­lar y con un vo­lu­men de ne­go­cio mu­cho ma­yor a ni­vel mun­dial. Su­pera in­clu­so a los del bo­xeo y a los es­pec­tácu­los de lu­cha li­bre es­ta­dou­ni­den­se (la WWF), eclip­san­do las ga­nan­cias mi­llo­na­rias te­le­vi­sa­das. Ha em­pe­za­do a ex­ten­der­se ha­ce ape­nas 30 años y for­ma par­te del pas­tel de las nue­vas tendencias de las ar­tes mar­cia­les, so­bre­pa­san­do a las tra­di­cio­na­les, “acer­cán­do­nos lo má­xi­mo a la reali­dad”, ex­pli­ca Je­sús Ar­jo­na, ve­te­rano ins­truc­tor de MMA. En Ca­ta­lun­ya ya hay seis mil li­cen­cias de es­te de­por­te, y es pun­te­ra en pro­fe­sio­na­les que son re­que­ri­dos en Es­ta­dos Uni­dos y Ja­pón, co­men­ta Ar­jo­na. Del Pa­lau MMA Team, de Ca­ta­lun­ya, ha sa­li­do el pe­lea­dor Paul Ma­rin que ha en­tra­do a for­mar par­te de la lis­ta del Eu­ro­pean Top Ten Ran­king. “Es el me­jor pe­lea­dor de nues­tro país”, ase­gu­ra Ar­jo­na. La MMA se ca­rac­te­ri­za por­que com­bi­na téc­ni­cas de di­fe­ren­tes ar­tes mar­cia- les. En sus ini­cios no ha­bía res­tric­cio­nes, ni lí­mi­te de tiem­po ni ca­te­go­rías por pe­sos. Aho­ra sí. Y el nú­me­ro de prac­ti­can­tes cre­ce. “En los úl­ti­mos diez años el in­cre­men­to ha si­do muy im­por­tan­te. Es una com­pe­ti­ción co­mo el va­le tudo (otra ar­te mar­cial), pe­ro con más nor­mas, co­mo no chu­tar la ca­be­za del ad­ver­sa­rio cuan­do es­tá en el sue­lo y no es bro­ma. Hay gol­pes prohi­bi­dos co­mo los ca­be­za­zos. No se tra­ta de des­tro­zar al ad­ver­sa­rio, si no de mos­trar las ha­bi­li­da­des de lu­cha uti­li­zan­do to­das las téc­ni­cas que se quie­ran, tan­to gol­pes de pu­ño, co­mo pa­ta­das, aga­rres, pa­lan­cas, pro­yec­cio­nes, tan­to de pie co­mo en el sue­lo. Evi­den­te­men­te se bus­ca la efec­ti­vi­dad. Ac­tual­men­te es más se­gu­ro que otros de­por­tes de com­ba­te. Se han im­plan­ta­do me­di­das de se­gu­ri­dad pa­ra sal­va­guar­dar la in­te­gri­dad fí­si­ca”. Tam­bién pri­ma la es­pec­ta­cu­la­ri­dad re­sal­ta­da por el he­cho de que se ha­ce den­tro de una jau­la oc­to­go­nal. Je­sús Ar­jo­na des­ta­ca que se tra­ta de uno de los de­por­tes más com­ple­tos. “Se tra­ba­ja la ve­lo­ci­dad, la coor­di­na­ción, el fon­do fí­si­co, la fle­xi­bi­li­dad, así co­mo las téc­ni­cas de ar­tes mar­cia­les que se ne­ce­si­tan pa­ra de­rri­bar y sa­ber pe­lear en el sue­lo”. Ge­ne­ral­men­te los prac­ti­can­tes ya co­no­cen pre­via­men­te téc­ni­cas co­mo las del jiu-jitsu bra­si­le­ño, el muay thai o el sam­bo (sis­te­ma de lu­cha po­pu­lar en Ru­sia que mez­cla téc­ni­cas del ju­do y la lu­cha gre­co­rro­ma­na). “Cuan­do em­pe­za­mos só­lo ha­bía hom­bres, pe­ro aho­ra ya te­ne­mos gru­pos in­fan­ti­les a par­tir de los seis años. Y des­de ha­ce cua­tro años cre­ce la po­pu­la­ri­dad en­tre las mu­je­res, que tam­bién se es­tán apun­tan­do. En los even­tos mun­dia­les de diez com­ba­tes, dos de ellos ya son lu­cha­do­ras fe­me­ni­nas”. En Bar­ce­lo­na se ce­le­bró en el pa­be­llón Vall D’He­bron en ma­yo del año pa­sa­do el pri­mer even­to internacional de MMA, la Ansgar Figh­ting Lea­gue, que as­pi­ra a con­ver­tir­se en una gran li­ga de MMA y ha­ce ape­nas un par de me­ses en Ma­drid. El pró­xi­mo even­to pro­fe­sio­nal ten­drá lu­gar el sá­ba­do 7 de fe­bre­ro en el Pa­be­llón de la Vall d’He­bron en Bar­ce­lo­na. Aún así aquí to­da­vía le que­da ca­mino por re­co­rrer, te­nien­do en cuen­ta que al otro la­do del océano exis­ten in­clu­so un reality show te­le­vi­sa­dos co­mo The Ul­ti­ma­te Figh­ter don­de 16 com­pe­ti­do­res que vi­ven y en­tre­nan jun­tos pa­ra com­ba­tir por un con­tra­to de seis ci­fras y la po­si­bi­li­dad de lu­char en el oc­tá­gono. Se emi­te des­de el año 2005 y ha ca­ta­pul­ta­do la po­pu­la­ri­dad del MMA. JJB: es­pe­cia­lis­tas en in­mo­vi­li­za­ción y lu­xa­ción Pa­re­cen las ini­cia­les de un whisky, pe­ro no. Se tra­ta del jiu-jitsu bra­si­le­ño, una de las ar­tes mar­cia­les con­si­de­ra­das sua­ves por­que no se ca­rac­te­ri­za por dar gol­pes. Cre­ce en po­pu­la­ri­dad, so­bre to­do des­de que ha pa­sa­do a ser con­si­de­ra­do de­por­te olím­pi­co pa­ra las Olim­pia­das del 2016 de Rio de Ja­nei­ro. Es hi­jo adop­ti­vo de jiu-jitsu, así sin más, de Ja­pón, de ahí que sea con­si­de­ra­da la bra­si­le­ña co­mo una nue­va ten­den­cia a pe­sar de los años que ya lle­va a su es­pal­da. Sus prin­ci­pa­les téc­ni­cas se ba­san en pro­yec­cio­nes, es­qui­vas, lu­xa­cio­nes, in­mo­vi­li­za­cio­nes y es­tran­gu­la­cio­nes, an­tes que gol­pes y pa­ta­das. Su ob­je­ti­vo es so­me­ter al opo­nen­te en el sue­lo. Se ca­rac­te­ri­za por la ve­lo­ci­dad, fle­xi­bi­li­dad y des­tre­za

EL MMA SU­PERA AL­GU­NOS EVEN­TOS DE­POR­TI­VOS

EMI­TI­DOS POR LA TE­LE

an­tes que la fuer­za bru­ta. Son ex­per­tos en la dis­tan­cia cor­ta. A di­fe­ren­cia del jiu-jitsu a se­cas, el bra­si­le­ño es más du­ro por­que no se con­tem­plan al­gu­nas res­tric­cio­nes que sí tie­ne el ja­po­nés. Sus téc­ni­cas son apre­cia­das por los lu­cha­do­res de MMA.

Krav ma­ga: téc­ni­cas de de­fen­sa per­so­nal Un sis­te­ma de de­fen­sa per­so­nal al­ta­men­te efec­ti­vo en si­tua­ción real de lu­cha en ca­lle, co­mo gus­tan de en­fa­ti­zar los ex­per­tos ins­truc­to­res. Uno de ellos es Al­fon­so Mu­nue­ra, policía lo­cal, ins­truc­tor de ka­ra­te y des­de ha­ce po­cos años de krav ma­ga. Aten­dien­do a los orí­ge­nes de es­tas téc­ni­cas no re­sul­ta tan ex­tra­ño. Con el na­ci­mien­to del Es­ta­do de Is­rael, las fuer­zas de se­gu­ri­dad adop­ta­ron ha­ce po­co más de se­sen­ta años es­te mé­to­do fundado por Imi Lich­ten­feld. Un mé­to­do que no tie­ne re­glas más que sa­lir ai­ro­so de una agre­sión de una o va­rias per­so­nas, ar­ma­das o no. Cuan­do Lich­ten­feld se re­ti­ró del ejér­ci­to, eli­gió a unos dis­cí­pu­los pa­ra em­pe­zar a di­fun­dir­lo en­tra la po­bla­ción ci­vil co­mo sis­te­ma de de­fen­sa per­so­nal. En Es­pa­ña es­tá aho­ra en pleno au­ge. Cuan­do em­pe­zó Al­fon­so Mu­nue­ra en el año 2008 ape­nas ha­bía cua­tro per­so­nas. Aho­ra hay más de ochen­ta y tie­ne 18 ins­truc­to­res nue­vos. “Es una de las ar­tes mar­cia­les de mo­da co­mo el MMA. Aun­que si so­mos es­tric­tos no se tra­ta tan­to de un ar­te mar­cial co­mo un sis­te­ma de de­fen­sa per­so­nal en­fo­ca­do pa­ra la ca­lle, en si­tua­cio­nes que te pue­das en­con­trar. Ca­da vez hay más mu­je­res y tam­bién ni­ños que lo prac­ti­can. Ten­go gen­te de to­das las eda­des. Es un mé­to­do rá­pi­do y re­la­ti­va­men­te sen­ci­llo ba­sa­do en los mo­vi- mien­tos na­tu­ra­les del cuer­po, en los re­fle­jos, lo que per­mi­te dar una res­pues­ta prác­ti­ca, efi­caz, con­tun­den­te y sen­ci­lla”. Da­rren Le­vi­ne, fis­cal del con­da­do de Los Án­ge­les y fun­da­dor de la Aso­cia­ción Krav Ma­ga de Amé­ri­ca y de la Krav Ma­ga Worldwide, es sex­to dan, y en­tre­na tan­to a ci­vi­les co­mo a uni­da­des mi­li­ta­res es­pe­cia­les y an­ti­te­rro­ris­tas de Es­ta­dos Uni­dos. “Krav Ma­ga es­ta di­se­ña­do pa­ra ser en­se­ña­do a cual­quier per­so­na in­de­pen­dien­te­men­te de su ta­lla y fuer­za. No­so­tros en­se­ña­mos a la gen­te a co­mo em­plear to­dos sus re­cur­sos en su me­dio, pa­ra res­pon­der a cual­quier ti­po de ata­que. De he­cho, ca­da par­te de su cuer­po se con­vier­te en un ar­ma y ca­da par­te de su ata­can­te se ha­ce vul­ne­ra­ble. Es una tác­ti­ca de su­per­vi­ven­cia sin lí­mi­tes que tie­ne co­mo re­sul­ta­do se­cun­da­rio la ven­ta­ja de ob­te­ner la ma­yor for­ma fí­si­ca en su vi­da”. Efec­ti­vo y prác­ti­co.

Paul Ma­rin, del Pa­lau MMA Team, gol­pea a Andy Young en el Ca­ge Wa­rriors

Figh­ting Cham­pions­hip

En el xtre­me mar­tial arts se tra­ba­ja la ver­tien­te más acro­bá­ti­ca don­de pri­ma la

co­reo­gra­fía es­pec­ta­cu­lar

De ca­da diez com­pe­ti­cio­nes de MMA, en dos par­ti­ci­pan

mu­je­res. Ya no es tan ex­tra­ño ver­las ejer­ci­tar

En el krav ma­ga se apren­den téc­ni­cas de au­to­de­fen­sa efec­ti­vas pa­ra

la vi­da real en la ca­lle

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.