Pa­la­bras que mar­can

Es­tra­te­gias pa­ra afron­tar esas con­ver­sa­cio­nes cru­cia­les que pue­den mar­car nues­tras vi­das

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to May­te Rius

Po­ner fin a una re­la­ción, ha­blar con un com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo que se com­por­ta de ma­ne­ra ofen­si­va, pa­rar los pies a un ami­go o fa­mi­liar en­tro­me­ti­do, re­cla­mar una deu­da al je­fe… son con­ver­sa­cio­nes cru­cia­les, di­fí­ci­les, que ha­cen que uno se sien­ta in­có­mo­do y pre­sio­na­do, pues de có­mo se desa­rro­llen pue­de de­pen­der que el re­sul­ta­do sea po­si­ti­vo o que se sal­ga de ellas per­ju­di­ca­do. Con fre­cuen­cia, cuan­to más im­por­ta la con­ver­sa­ción, cuan­to más in­ten­sa es la emo­ción que pro­vo­ca, peor se com­por­ta uno. Hay quie­nes ase­gu­ran que hay ra­zo­nes bio­ló­gi­cas en ello, que cuan­do una con­ver­sa­ción o una si­tua­ción se vuel­ven crí­ti­cas la reac­ción es­pon­tá­nea es en­fren­tar­se o huir y no ha­blar con ama­bi­li­dad ni con per­sua­sión. Por eso ha­ce fal­ta pre­pa­rar­las y apli­car es­tra­te­gias de co­mu­ni­ca­ción que fa­ci­li­ten el diá­lo­go, que mi­ni­mi­cen las ten­sio­nes y que per­mi­tan al­can­zar el ob­je­ti­vo sin re­sul­tar uno da­ña­do. Un ob­je­ti­vo cla­ro El pri­mer pa­so an­tes de afron­tar una con­ver­sa­ción de­ci­si­va es te­ner muy cla­ro el ob­je­ti­vo, qué se quie­re con­se­guir, por­que a me­nu­do se plan­tean con afán de ga­nar, de im­po­ner la pro­pia vi­sión del asun­to o, in­clu­so, de da­ñar al otro, a quien se ve co­mo con­trin­can­te. Si uno quie­re pe­dir a un com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo que aban­do­ne de­ter­mi­na­das con­duc­tas que le re­sul­tan ofen­si­vas, el ob­je­ti­vo de la con­ver­sa­ción no de­be­ría ser re­pro­char­le sus ac­tos, cri­ti­car­le y eno­jar­le, sino in­for­mar­le y lo­grar que se com­pro­me­ta a evi­tar­los. “Es muy im­por­tan­te de­fi­nir qué quie­res con­se­guir, con­cre­tar­lo en un ob­je­ti­vo me­di­ble, rea­lis­ta y con un pla­zo de eje­cu­ción”, ase­gu­ra Mai­te Sán­chez-Mora, miem­bro de la jun­ta del Col·le­gi Ofi­cial de Psi­co­lo­gia de Ca­ta­lun­ya y es­pe­cia­lis­ta en coaching. Pa­ra con­cre­tar ese ob­je­ti­vo, los ex­per­tos en co­mu­ni­ca­ción ase­gu­ran que pri­me­ro hay que cla­ri­fi­car lo que se desea pa­ra uno mis­mo, pa­ra el otro y pa­ra la re­la­ción co­mún; des­pués acla­rar lo que no se desea, qué te­me­mos que pue­da ocu­rrir si no fun­cio­na la es­tra­te­gia y, fi­nal­men­te, bus­car una op­ción que per­mi­ta com­bi­nar am­bas cues­tio­nes y que no con­sis­ta en evi­tar la con­ver­sa­ción ni en con­ver­tir­la en una agre­sión. “El ob­je­ti­vo ha de ser muy con­cre­to pa­ra que du­ran­te la con­ver­sa­ción pue­da que­dar cla­ro y bien co­mu­ni­ca­do, y pa­ra eso hay que qui­tar la pa­ja, las co­sas ac­ce­so­rias e ir al grano, a lo que in­tere­sa re­sol­ver pa­ra que el pro­ble­ma no se cro­ni­fi­que”, co­men­ta Ce­fe­rí So­ler, pro­fe­sor del de­par­ta­men­to de di­rec­ción de per­so­nas de Esa­de.

Con­tro­lar la ten­sión La se­gun­da prio­ri­dad al pre­pa­rar una con­ver­sa­ción di­fí­cil es con­tro­lar la ten­sión, la an­sie­dad y los pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos que pue­da pro­vo­car. “El se­cre­to de ese con­trol es­tá en nues­tros pen­sa­mien­tos, en nues­tras va­lo­ra­cio­nes; to­das las emo­cio­nes que sen­ti­mos de­pen­den del mo­do en que in­ter­pre­ta­mos lo que nos ocu­rre, y la ten­sión que apa­re­ce en las con­ver­sa­cio­nes des­agra­da­bles tam­bién, y pa­ra con­tro­lar­la hay que con­tro­lar el mo­do en que es­ta­mos in­ter­pre­tan­do esa con­ver­sa­ción, por­que a me­nu­do lo ha­ce­mos de un mo­do ses­ga­do, ex­ce­si­va­men­te ne­ga­ti­vo o per­so­na­li­za­do”, afir­ma Ma­ría Paz García-Ve­ga, di­rec­to­ra de la clí­ni­ca de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid. Di­ce que las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas son una es­pe­cie de aler­ta pa­ra su­ge­rir que qui­zá no se es­tá pen­san­do del mo­do más ade­cua­do. “Si uno es­tá en una dis­cu­sión y co­mien­za a sen­tir una gran ten­sión qui­zá es que es­tá in­ter­pre­tan­do lo que di­ce el otro co­mo un ata­que per­so­nal sin que ese ha­ya si­do el ob­je­ti­vo de la otra per­so­na, o pue­de que sí lo ha­ya pre­ten­di­do pe­ro que esa per­so­na no ten­ga la in­fluen­cia so­bre ti co­mo pa­ra ha­cer­te ver­da­de­ro da­ño”, ex­pli­ca. Y aler­ta que cuan­do se per­so­na­li­za lo que di­cen los de­más, se ge­ne­ra­li­za o se adi­vi­na el pen­sa­mien­to con ideas del ti­po “lo ha he­cho pa­ra fas­ti­diar­me” se ali­men­ta una ten­sión to­tal­men­te in­ne­ce­sa­ria. Sán­chez-Mora cree que el es­trés o mie­do que des­pier­ta una con­ver­sa­ción di­fí­cil pue­de mi­ni­mi­zar­se si uno co­nec­ta con­si­go mis­mo, si ana­li­za las for­ta­le­zas con las que cuen­ta pa­ra re­sol­ver la si­tua­ción y vi­sua­li­za la me­ta desea­da. “El me­ro he­cho de que tú pre­pa­res una con­ver­sa­ción pa­ra re­sol­ver un con­flic­to ya pre­su­po­ne que eres va­lien­te, que tie­nes co­ra­je y au­to­con­fian­za, y eso ha de ha­cer­te pen­sar que sea cual sea el re­sul­ta­do sa­brás asu­mir­lo”, de­ta­lla. Y ex­pli­ca que en lu­gar de de­jar­se lle­var por pen­sa­mien­tos ca­tas­tró­fi­cos del ti­po “no sal­drá bien, voy con bue­nas in­ten­cio­nes pe­ro no me en­ten­de­rá”, et­cé­te­ra, es im­por­tan­te vi­sua­li­zar que la con­ver­sa­ción se re­suel­ve con éxi­to, aun­que con un plan­tea­mien­to rea­lis­ta pa­ra sa­ber has­ta dón­de se pue­de lle­gar, có­mo es la re­la­ción con la otra per­so­na, y cuál es el ni­vel de mo­ti­va­ción pa­ra afron­tar el pro­ble­ma, si la mo­ti­va­ción com­pen­sa el es­fuer­zo emo­cio­nal. No pre­su­po­ner Psi­có­lo­gos y ex­per­tos en li­de­raz­go y co­mu­ni­ca­ción ase­gu­ran que pre­pa­rar la con­ver­sa­ción no sig­ni­fi­ca an­ti­ci­par los diá­lo­gos, ni pre­su­po­ner qué di­rá o co­mo se com­por­ta­rá el otro. “No

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.