Mag­da Ab­sa­lam

Es­ta jo­ven ca­na­ria lan­za un ser­vi­cio on li­ne de ayu­da psi­coe­du­ca­ti­va pa­ra fa­mi­lias

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Pa­tri­cia Jiménez

“Be bet­ter” (ser me­jor). Ese es el le­ma

de Mag­da Abd­sa­lam, 28 años, edu­ca­do­ra so­cial na­ci­da en las Pal­mas de Gran Ca­na­ria y con orí­ge­nes en Ma­rrue­cos. “Es po­si­ti­vo bus­car el cam­bio en las per­so­nas, la evo­lu­ción”, di­ce. Eso es lo que pre­ten­de con Fa­mily Hel­per, un ser­vi­cio on li­ne de ayu­da psi­coe­du­ca­ti­va pa­ra fa­mi­lias con hi­jos que su­fren tras­tor­nos de con­duc­ta y que ve­rá la luz el pró­xi­mo mes. La fun­da­do­ra con­si­guió lle­var el pro­yec­to a Si­li­con Va­lley, don­de co­no­ció a la cu­na mun­dial de la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca. Abd­sa­lam si­gue yen­do un po­co an­tes a los ae­ro­puer­tos pa­ra ima­gi­nar las his­to­rias de los que vie­nen y van. Un día fue ella quien hi­zo la ma­le­ta y se al­zó con unos de los ga­lar­do­nes a los 33 jó­ve­nes em­pren­de­do­res más bri­llan­tes del ám­bi­to na­cio­nal. Mag­da em­pe­zó a po­ner en du­da la ma­ne­ra tra­di­cio­nal de tra­tar a los ado­les­cen­tes. Re­ce­ló del tí­pi­co “Bue­nos días, sién­ta­te. ¿Có­mo es­tás? Pon­te có­mo­do”. Su apues­ta, des­pués de aca­bar la ca­rre­ra de Edu­ca­ción So­cial y tra­ba­jar en cen­tros de me­no­res, fue au­nar la psi­co­lo­gía y las nue­vas tec­no­lo­gías, una com­bi­na­ción que rom­pe con el mo­de­lo te­ra­péu­ti­co ha­bi­tual. “La ins­ti­tu­ción pú­bli­ca no cu­bre las ne­ce­si­da­des bá­si­cas del to­do, es­tar vi­vo no es só­lo co­mer, dor­mir y cum­plir las nor­mas”, ex­pli­ca. Es ne­ce­sa­rio ser “ca­ri­ño­sa­men­te fir­me”, no po­ner eti­que­tas y tra­ba­jar en un “equi­po mul­ti­dis­ci­pli­nar pa­ra lle­gar a con­clu­sio­nes con­jun­tas”. Fa­mily Hel­per abo­ga por es­te cam­bio de pa­ra­dig­ma: un gru­po hu­mano, for­ma­do por edu­ca­do­res so­cia­les y psi­có­lo­gos, co­nec­ta­do con las fa­mi­lias y los hi­jos por me­dio de una apli­ca­ción mó­vil y una web. “Cues­ta ima­gi­nar un ser­vi­cio no tác­til, pe­ro nun­ca se ex­clu­ye la in­ter­ven­ción tra­di­cio­nal”, acla­ra Mag­da. El uso de la web per­mi­te al pa­cien­te y a los fa­mi­lia­res sen­tir­se iden­ti­fi­ca­dos con otros ca­sos a tra­vés de un fo­ro. La apli­ca­ción mó­vil, por su par­te, con­ce­de tiem­po: “El pa­dre o la ma­dre pue­de con­tar al psi­có­lo­go, en la in­ti­mi­dad de su sa­lón, lo que quie­ra y cuan­do quie­ra, sin un lí­mi­te pa­ra ex­pli­car­se”. La idea bus­ca fi­nan­cia­ción. De mo­men­to, fon­dos pro­pios y prés­ta­mos pri­va­dos arran­can el mo­tor del pro­yec­to pa­ra que no que­de en un me­ro bo­ce­to. La jo­ven ha des­cu­bier­to una vo­ca­ción que te­nía apar­ta­da: el mar­ke­ting on li­ne, las re­des so­cia­les y las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción. Su au­to­es­ti­ma tam­bién se ha vis­to in­flui­da: “Aho­ra me creo ca­paz de ha­cer al­go, con­fío más en mí”.

Mag­da Abd­sa­lam

28 años Edu­ca­do­ra so­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.