La his­to­ria del no-co­lor

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES -

pa­ra am­pliar su ga­ma de to­na­li­da­des. Van Gogh, por ejem­plo, lo mez­cla­ba con ín­di­go, sie­na tos­ta­da y azul de Pru­sia, pa­ra ob­te­ner un ne­gro más ne­gro. Otros, co­mo el pin­tor fran­cés Pie­rre Sou­la­ges, tam­bién han de­fen­di­do a ca­pa y es­pa­da la exis­ten­cia de un co­lor ul­tra­ne­gro. Pe­ro el ne­gro más pro­fun­do que po­dría­mos en­con­trar se­ría la fal­ta ab­so­lu­ta de luz en el uni­ver­so, “no pue­de exis­tir to­na­li­dad en al­go que no tie­ne to­na­li­dad. Un gris muy os­cu­ro en el que se pue­den en­con­trar dis­tin­tas to­na­li­da­des es en­ton­ces ca­si ne­gro”, ma­ti­za He­re­dia. Ves­tir­se con ro­pas ne­gras pue­de ser un sím­bo­lo tan­to de re­bel­día co­mo de re­nun­cia, co­mo de que­rer lla­mar la aten­ción. In­di­vi­dua­lis­mo, pro­tes­ta y ne­ga­ción se con­tra­po­nen al con­ser­va­du­ris­mo y ele­gan­cia que es­te co­lor pro­yec­ta. Se­gún Lu­ci­na Llo­ren­te, téc­ni­ca del Mu­seo del Tra­je es­pe­cia­li­za­da en el estudio de los te­ji­dos, “el ne­gro es el co­lor más uti­li­za­do por to­dos los gru­pos so­cia­les que plan­tean una reivin­di­ca­ción o que­ja”. Ca­si to­das las tri­bus ur­ba­nas co­mien­zan vis­tién­do­se de ne­gro, aun­que lue­go ha­ya un có­di­go di­fe­ren­te en el es­ti­lo de las pren­das. Tam­bién, un gran nú­me­ro de per­so­nas vin­cu­la­das a las van­guar­dias del ar­te y el di­se­ño lo eli­gen co­mo fon­do de ar­ma­rio. Por no ha­blar de los di­se­ña­do­res de mo­da, fí­je­se pues en la pre­sen­cia de és­tos en sus pa­sa­re­las, pa­ra no in­tro­du­cir nin­gún co­lor que pue­da ro­bar pro­ta­go­nis­mo a su co­lec­ción apa­re­cen ca­si siem­pre de ne­gro co­mo si for­ma­ran par­te del fon­do. “Es co­mo no apa­re­cer, el ano­ni­ma­to, el no es­tar pre­sen­te”, aña­de Llo­ren­te. Pa­ra la co­mi­sa­ria de mo­da es­ta­dou­ni­den­se Dia­ne Per­net, son otras las ra­zo­nes que em­pu­jan a es­ta elec­ción: “el ne­gro es un co­lor que por al­gún mo­ti­vo te ha­ce sen­tir in­te­li­gen­te, ele­gan­te y mo­derno al mis­mo tiem­po; es por eso que siem­pre en­cuen­tra lu­gar en­tre los di­se­ña­do­res de mo­da. Por no men­cio­nar que a me­nu­do es el co­lor más fa­vo­re­ce­dor”. Ella, em­ba­ja­do­ra por ex­ce­len­cia de di­cho co­lor – son mu­chos quie­nes la apo­dan La dama de ne­gro– vis­te dia­ria­men­te des­de ha­ce más de 30 años con pren­das os­cu­ras. ¿Por qué? “Oca­sio­nal­men­te, tra­to de va­riar mis looks com­bi­nan­do los to­nos más os­cu­ros del ver­de o el azul, pe­ro siem­pre aca­bo vol­vien­do al ne­gro – ex­pli­ca Per­net –; Me sien­to bien en él. Los co­lo­res vie­nen y van, pe­ro el ne­gro…¡el ne­gro es eterno!”.

El ne­gro sim­bo­li­za el fin, ya que el blan­co es el prin­ci­pio. Pe­ro es­ta dua­li­dad es só­lo tra­di­cio­nal­men­te ori­gi­na­ria de las so­cie­da­des oc­ci­den­ta­les. En la cul­tu­ra asiá­ti­ca, por ejem­plo, es al re­vés: re­pre­sen­tan­do la pa­li­dez de la muerte, el co­lor fú­ne­bre es el blan­co. “El ne­gro en Oc­ci­den­te se aco­ge a to­da una sim­bo­lo­gía re­li­gio­sa ca­tó­li­co cris­tia­na”, ex­pli­ca el sociólogo, fi­ló­so­fo y ar­tis­ta fran­co­ca­na­dien­se Her­vé Fis­cher; quién lle­va va­rias dé­ca­das tra­ba­jan­do en un li­bro so­bre la teo­ría so­cio­ló­gi­ca del co­lor (aún iné­di­to). Fue du­ran­te la Edad Me­dia cuan­do la Igle­sia Ca­tó­li­ca se apro­pia del ne­gro pa­ra car­gar­lo de sig­ni­fi­ca­do. “La luz es Dios, y a su fal­tar, apa­re­cen to­dos los as­pec­tos os­cu­ros y an­sio­sos”, sub­ra­ya el sociólogo evo­can­do el pen­sa­mien­to de la épo­ca. El ne­gro co­men­zó así a re­pre­sen­tar el pe­ca­do ori­gi­nal y, aco­gién­do­se a ver­sícu­los co­mo el 3.23 del li­bro bí­bli­co Ro­ma­nos – “To­dos so­mos pe­ca­do­res. Y por nues­tros pe­ca­dos es­ta­mos se­pa­ra­dos del Dios San­to y me­re­ce­mos la muerte”–, pa­ra no ma­ni­fes­tar el ye­rro en el ves­tir (las man­chas son más vi­si­bles so­bre un fon­do blan­co y con­tras­tan con el con­cep­to de pu­re­za), la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.