LaL in­ven­ción de un co­lor

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES -

Du­ran­te mu­chos pe­rio­dos his­tó­ri­cos, las cul­tu­ras oc­ci­den­ta­les con­si­de­ra­ron al ne­gro co­mo el co­lor más in­ten­so de la ga­ma cro­má­ti­ca. Pe­ro no siem­pre fue así. Des­de 1671, mo­men­to en el que Isaac Newton des­cu­brió el es­pec­tro vi­si­ble – el es­pec­tro de ra­dia­ción elec­tro­mag­né­ti­ca cap­ta­do por el ojo hu­mano–; el ne­gro fue des­ti­tui­do de la es­ca­la de co­lo­res por ser con­si­de­ra­do au­sen­cia de luz (co­mo su com­pa­ñe­ro el blan­co, si­nó­ni­mo de luz to­tal). Más de tres si­glos pa­só a la som­bra has­ta ver re­cu­pe­ra­do su es­plen­dor co­mo co­lor. “Des­pués del neo­cla­si­cis­mo, las obras y pin­tu­ras de De­la­croix des­cu­bren que el ne­gro es un co­lor bri­llan­te – ex­pli­ca el ar­tis­ta fran­co­ca­na­dien­se Her­vé Fis­cher –; el Ro­man­ti­cis­mo en el si­glo XIX es quién co­mien­za a de­fen­der­lo de nue­vo co­mo co­lor”. El ar­te y la cien­cia de la épo­ca fue­ron res­pon­sa­bles de de­vol­ver al ne­gro su an­ti­gua re­le­van­cia. “Es una in­ven­ción del cris­tia­nis­mo que el ne­gro se con­si­de­re co­mo la fal­ta de luz”, aña­de Fis­cher. Mu­chas so­cie­da­des pri­mi­ti­vas po­li­teís­tas pre­via­men­te lo con­si­de­ra­ban co­mo el co­lor de la fer­ti­li­dad por su re­la­ción con los to­nos de la tie­rra. In­clu­so se ad­mi­ra­ba a cier­tos ani­ma­les de es­te co­lor, co­mo por ejem­plo al cuer­vo en la an­ti­gua Ro­ma, pá­ja­ro uti­li­za­do pa­ra la adi­vi­na­ción. En Áfri­ca, a día de hoy, aún en­tre las tri­bus Ma­sái el ne­gro se aso­cia con las nu­bes de lluvia, sím­bo­lo de vi­da y pros­pe­ri­dad so­bre­vi­nien­te. Y los cá­ta­ros tam­bién usa­ban el ne­gro co­mo icono de per­fec­ción. Es­to de­mues­tra có­mo los co­lo­res cons­tan­te­men­te se in­ven­tan y rein­ven­tan y có­mo la mi­to­lo­gía po­pu­lar les car­ga de sig­ni­fi­ca­do. bién a los ma­tri­mo­nios. “Las mu­je­res no se ca­sa­ban de ne­gro por ser un co­lor aso­cia­do a la bo­da (en reali­dad, en esa épo­ca la rei­na Vic­to­ria de In­gla­te­rra ha­bía im­pues­to la mo­da del blan­co en los tra­jes de no­via) – ex­pli­ca la téc­ni­co del Mu­seo del Tra­je –; sino que co­mo pa­ra mu­chas era el úni­co tra­je bo­ni­to que po­dían ad­qui­rir en su vi­da pre­fe­rían ha­cer­lo co­ser en ne­gro pa­ra po­der apro­ve­char­lo lue­go en cual­quier otra oca­sión”. De ahí que se abu­sa­ra tan­to de es­te co­lor a fi­na­les del si­glo XIX y que sir­vie­ra de ins­pi­ra­ción pa­ra la fa­mo­sí­si­ma pe­ti­te ro­be noi­re (el ves­ti­di­to ne­gro) de Coco Cha­nel, una de las pie­zas más atem­po­ra­les de la his­to­ria de la mo­da. ‘Black is the new black’ La ex­pre­sión in­gle­sa the new black se usa pa­ra acu­ñar las úl­ti­mas tendencias o es­ti­los del mo­men­to. Es­to de­mues­tra co­mo es­te co­lor em­pie­za a rom­per aho­ra con su pa­sa­do, es­ta­ble­cien­do la­zos de si­no­ni­mia con el post­mo­der­nis­mo y la van­guar­dia, gra­cias a esa ha­bi­li­dad in­na­ta que po­see pa­ra no pa­sar nun­ca de mo­da. “El ne­gro es­tá ol­vi­dan­do la tra­di­ción de iden­ti­fi­car­se con la muerte y su víncu­lo con la an­sie­dad, la os­cu­ri­dad y lo ne­ga­ti­vo –pro­nos­ti­ca Fis­cher–; es­tá de­jan­do de la­do par­te de su memoria his­tó­ri­ca, aque­lla que en el pa­sa­do con­tem­pla­ba tan­tos có­di­gos”. Ya na­die acu­de ves­ti­do con ro­pas ne­gras a los fu­ne­ra­les y la ne­ce­si­dad de des­ci­frar la sim­bo­lo­gía de ca­da co­lor es só­lo res­pon­sa­bi­li­dad del mun­do del mar­ke­ting, no de la sociedad. Co­mo bien di­ce el ar­tis­ta fran­co­ca­na­dien­se “to­do eso des­apa­re­ce hoy en una sociedad sim­pli­fi­ca­da por la co­mu­ni­ca­ción de ma­sas”. Ac­tual­men­te, el uso del co­lor es uno de los gan­chos más uti­li­za­do por la pu­bli­ci­dad pa­ra pro­mo­ver el con­su­mo. “Los co­lo­res en­vían fuertes se­ña­les so­bre las ca­rac­te­rís­ti­cas de un pro­duc­to y la ca­li­dad per­ci­bi­da de la mar­ca”, ex­pli­ca Ro­ber­to Álvarez del Blan­co, pro­fe­sor de es­tra­te­gia y mar­ke­ting del IES Bu­si­ness School y de la New York Uni­ver­sity. Al con­no­tar una ima­gen de pres­ti­gio, el ne­gro es­tá es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­do con la ro­pa for­mal, las tec­no­lo­gías más pun­te­ra y los co­ches ofi­cia­les o de lu­jo. Pe­ro ade­más es un tono muy ver­sá­til tam­bién vin­cu­la­do a la mo­da, la cos­mé­ti­ca y la per­fu­me­ría por in­di­car gla­mour, ex­tra­va­gan­cia y sun­tuo­si­dad. “Don­de sí se ma­ni­fies­ta uni­for­mi­dad per­cep­ti­va es en el ca­so de las lí­neas aé­reas, ¿o aca­so vo­la­ría us­ted en un avión pin­ta­do de ne­gro?”, aña­de Álvarez del Blan­co. Sean cuan­tos sean sus sig­ni­fi­ca­dos y en la ma­te­ria que sean, es­te co­lor atem­po­ral –que em­plea­do jun­to al blan­co mu­chas ve­ces a ac­tua­do co­mo flash­back en fo­to­gra­fías y pe­lí­cu­las pa­ra re­vi­vir el pa­sa­do– nun­ca ha de­ja­do de per­der a lo lar­go de su his­to­ria tan si­quie­ra un ápi­ce de pro­ta­go­nis­mo. ¡Lar­ga vi­da al ne­gro!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.