Do­nar

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES -

los pro­duc­tos; otras que só­lo po­nen en con­tac­to a com­pra­dor y ven­de­dor, al­gu­nas que fa­ci­li­tan me­dios de pa­go se­gu­ro co­mo Pa­yPal o ser­vi­cios de trans­por­te si com­pra­dor y ven­de­dor no pue­den en­tre­gar­se en mano la mer­can­cía… Tam­bién di­fie­ren en la pre­sen­ta­ción de los ar­tícu­los. Hay por­ta­les que los cla­si­fi­can por ca­te­go­rías de pro­duc­to, otras que per­mi­ten se­lec­cio­nar por zo­na geo­grá­fi­ca, otras que es­tán muy es­pe­cia­li­za­das en de­ter­mi­na­dos pro­duc­tos co­mo ro­pa, tec­no­lo­gía, juguetes, li­bros, bi­ci­cle­tas... Y las hay que van des­ti­na­das a com­pra­do­res es­pe­cia­li­za­dos y otras cla­ra­men­te di­ri­gi­das a quie­nes bus­can los pre­cios más ba­jos, de mo­do que si se quie­re ven­der a un pre­cio al­to ha­brá que es­tu­diar cuál es el fo­ro ade­cua­do pa­ra anun­ciar­se. Sea cual sea el es­ca­pa­ra­te ele­gi­do con­vie­ne apli­car una bue­na do­sis de sen­ti­do co­mún y re­du­cir los da­tos per­so­na­les que se mues­tran. Los ex­per­tos acon­se­jan co­mu­ni­car­se vía email, fo­ros o re­des so­cia­les en lu­gar de de­jar el te­lé­fono o la di­rec­ción real, sal­vo que sea obli­ga­to­rio o los da­tos no se mues­tren pú­bli­ca­men­te. Otras re­co­men­da­cio­nes son no en­viar el pro­duc­to has­ta que se re­ci­ba el di­ne­ro, co­brar por trans­fe­ren­cia ban­ca­ria o a tra­vés de sis­te­mas de co­bro se­gu­ros y anó­ni­mos co­mo Pa­yPal, no fa­ci­li­tar los da­tos de la tar­je­ta de cré­di­to a des­co­no­ci­dos, si se en­vía el pa­que­te por co­rreo ele­gir sis­te­mas que per­mi­tan un se­gui­mien­to del mis­mo y, si se que­da pa­ra una en­tre­ga en mano, de­jar cla­ro que no se va a re­ne­go­ciar el pre­cio cuan­do se pro­duz­ca el en­cuen­tro. Pa­ra los más te­me­ro­sos exis­te la op­ción de es­co­ger una de las webs o apps que fun­cio­nan a mo­do de re­des so­cia­les y en las que los ar­tícu­los so­lo se ofre­cen a los ami­gos o con­tac­tos co­no­ci­dos y a aque­llos usua­rios a quie­nes se in­vi­te y au­to­ri­ce a for­mar par­te de la pro­pia red. In­ter­cam­biar Una se­gun­da op­ción es cam­biar el re­ga­lo que no se quie­re por otra co­sa que sí se desea o que ha­ce más fal­ta. Con la cri­sis y el au­ge del con­su­mo co­la­bo­ra­ti­vo han sur­gi­do mu­chí­si­mas webs y apli­ca­cio­nes de true­que que fa­ci­li­tan el po­der al­can­zar acuer­dos con co­no­ci­dos o des­co­no­ci­dos pa­ra in­ter­cam­biar pro­duc­tos, ser­vi­cios o in­clu­so ho­ras de tra­ba­jo, de mo­do que ese cuadro que no col­ga­ría nun­ca pue­de aca­bar sir­vien­do pa­ra arre­glar esos gri­fos que go­tean o pa­ra re­ci­bir una cla­se de in­glés. No­lo­ti­ro, Imix­me, Obs­so, Tras­ti­llo, Yu­Me, Quie­ro­cam­biar­lo, True­ke­web, Cam­bia.es, True­ka­lo o Etruek­ko son al­gu­nos ejem­plos. Las hay que or­ga­ni­zan los pro­duc­tos por ca­te­go­rías y por fran­ja de pre­cio o de va­lor pa­ra fa­ci­li­tar el true­que, otras que prio­ri­zan la cer­ca­nía geo­grá­fi­ca pa­ra que los in­tere­sa­dos pue­dan in­ter­cam­biar­se los ar­tícu­los di­rec­ta­men­te, otras que per­mi­ten con­tra­tar a tra­vés su­yo el ser­vi­cio de men­sa­je­ría pa­ra en­viar los pro­duc­tos, al­gu­nas que per­mi­ten po­ner pre­cio al in­ter­cam­bio o aca­bar de ajus­tar el tra­to en me­tá­li­co y otras que no de­jan que se in­ter­cam­bie di­ne­ro, y tam­bién las que fa­ci­li­tan que el usua­rio di­ga qué ne­ce­si­ta o qué quie­re a cam­bio de lo que ofre­ce y se en­car­gan de bus­car en su ba­se de da­tos a quien lo ofer­ta… Con­vie­ne, por tan­to, mi­rar bien las con­di­cio­nes de ca­da ser­vi­cio y fi­jar­se en las con­di­cio­nes de pri­va­ci­dad de los da­tos per­so­na­les que se fa­ci­li­tan.

Otra for­ma de dar una se­gun­da vi­da a esos ob­je­tos que no se desean es re­ga­lar­los a co­no­ci­dos o des­co­no­ci­dos. Se pue­de pre­gun­tar en aso­cia­cio­nes be­né­fi­cas o en cen­tros so­cia­les del en­torno más pró­xi­mo, en las que a me­nu­do se re­co­gen juguetes, ma­te­rial escolar, ro­pa, li­bros, co­lo­nias, úti­les de co­ci­na pa­ra co­me­do­res so­cia­les, or­de­na­do­res… Tam­bién exis­te la op­ción de con­sul­tar los pro­yec­tos que tie­nen mu­chas oe­ne­gés pa­ra en­viar mó­vi­les y ma­te­rial in­for­má­ti­co a paí­ses del Ter­cer Mun­do. O se pue­de re­cu­rrir de nue­vo a in­ter­net y ser­vir­se de las webs o apli­ca­cio­nes de ven­ta o in­ter­cam­bio que no co­bran por la in­ter­me­dia­ción y ofre­cer allí el ar­tícu­lo gra­tis, u op­tar por al­gu­na de las que hay es­pe­cí­fi­cas pa­ra re­ga­lar y re­uti­li­zar, co­mo Te­lo­doy, Te­lo­doy­gra­tis o No­lo­ti­ro, en­tre otras. En la ma­yo­ría se pue­de ele­gir la zo­na geo­grá­fi­ca y fi­jar con­di­cio­nes pa­ra la en­tre­ga, co­mo que la re­co­gi­da se ha­ga cer­ca del do­mi­ci­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.