¿Cal­va­rio o dis­fru­te?

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

ejér­ci­to de ser­vi­do­res ni con una in­ter­mi­na­ble lis­ta de co­men­sa­les, pre­fie­ren evi­tar el aniver­sa­rio de su lle­ga­da al pla­ne­ta tie­rra. “Ca­si siem­pre tra­to de es­con­der­me. Via­jo o me guar­do tra­ba­jo pa­ra es­tar ocu­pa­do to­do el día. La tác­ti­ca va­ría con el año. No sé por qué. Qui­zás es el mie­do a que no ven­ga na­die”, ad­mi­te Ig­na­cio, un abo­ga­do bo­nae­ren­se de 30 años. “La co­mi­da, la be­bi­da, el pos­tre, que los in­vi­ta­dos es­tén có­mo­dos. Me ago­bia. Ter­mino ex­haus­ta. No lo dis­fru­to: lo su­fro”, con­fie­sa, al­go más es­toi­ca, Ca­ro­li­na (41). “Ten­go una mal­di­ción par­ti­cu­lar: es el peor pro­gra­ma del mun­do pa­ra mí y el me­jor pa­ra mi her­mano ge­me­lo. Y no hay for­ma de evi­tar­lo por­que com­par­ti­mos el mis­mo gru­po de ami­gos”, des­li­za iró­ni­ca­men­te Pa­blo (28).

Bien­ve­ni­dos al di­le­ma del cum­plea­ños: una fe­cha po­co da­da a los ma­ti­ces. Pa­ra em­pe­zar, se­ría in­tere­san­te pre­ci­sar qué es lo que se bus­ca con es­ta “ce­re­mo­nia”. “Se fes­te­ja ha­ber si­do al­guien va­lio­so pa­ra al­guien cuan­do no po­día­mos va­ler­nos por no­so­tros mis­mos, cuan­do éra­mos su­ma­men­te vul­ne­ra­bles: re­cién na­ci­dos”, sin­te­ti­za Ga­briel Abar­ca, psi­có­lo­go clí­ni­co y ase­sor téc­ni­co de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Ar­gen­ti­na. Fo­ca­li­za­do más en el as­pec­to so­cial y del en­torno, Da­vid Agua­do, pro­fe­sor de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid, sos­tie­ne: “Es una opor­tu­ni­dad pa­ra ob­te­ner re­co­no­ci­mien­to so­cial: en ese día se va­lo­ran nues­tras vir­tu­des, nues­tras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.