¿Exis­te un per­fil?

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

per­so­na­li­dad, las per­so­nas que no son es­pe­cial­men­te ex­tro­ver­ti­das no sue­len dis­fru­tar con es­te ti­po de acon­te­ci­mien­tos y, por tan­to, no son bus­ca­do­res ac­ti­vos de los mis­mos, lo que les lle­va­ría a te­ner una me­nor ten­den­cia a ce­le­brar. Es­te ti­po de gen­te no sue­le dis­fru­tar con el ja­leo y tien­den a go­zar más de aque­llo re­la­cio­na­do con la in­tros­pec­ción”. La pre­sión so­cial Se acer­ca la fe­cha y la es­pi­ral se cier­ne so­bre no­so­tros. En to­do mo­men­to, fa­mi­lia­res, ami­gos, pa­re­ja, com­pa­ñe­ros del tra­ba­jo, por ci­tar al­gu­nos, in­sis­ten por­fia­da­men­te: ‘¿qué vas a ha­cer?’ ‘¿A qué ho­ra?’ ‘¿Dón­de?’ La im­po­si­ción aho­ga. Y la po­si­bi­li­dad de re­nun­ciar al fes­te­jo se ale­ja. “Sin du­da hay una fuer­te pre­sión so­cial. El cum­plea­ños es una tra­di­ción y, en ese sen­ti­do, es una de las he­rra­mien­tas que la sociedad ha desa­rro­lla­do pa­ra man­te­ner la es­truc­tu­ra y red so­cial a la que per­te­ne­ce­mos. La fa­mi­lia do­ta a es­ta fes­ti­vi­dad de sig­ni­fi­ca­do: es una de­mos­tra­ción de que se­gui­mos sien­do fa­mi­lia y es­ta­mos uni­dos”, afir­ma Da­vid Agua­do. En ar­mo­nía con es­ta te­sis, Ga­briel Abar­ca aña­de: “Un in­di­vi­duo fun­cio­na den­tro de un gru­po; por lo tan­to, las re­la­cio­nes de co­la­bo­ra­ción o an­ta­go­nis­mo que man­ten­ga con su gru­po (o gru­pos de per­te­nen­cia) tam­bién in­flui­rán en sus en­cuen­tros y ce­le­bra­cio­nes”. Con un acen­to más mar­ca­do en lo es­truc­tu­ral, el doc­tor Juan Ma­nuel Do­mín­guez es de­ter­mi­nan­te en es­te as­pec­to: “La for­ma en la que en­ten­de­mos el mun­do que nos ro­dea, por ejem­plo, a tra­vés de nues­tros es­que­mas men­ta­les, de­pen­de en gran me­di­da de la per­sua­sión de otras per­so­nas. De he­cho, ¿cuán­tos de no­so­tros he­mos he­cho co­sas que no que­ría­mos sim­ple­men­te por la in­fluen­cia de otros? Tam­bién po­dría­mos ha­blar de las nor­mas cul­tu­ra­les, los ro­les de gé­ne­ro o la in­fluen­cia de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, co­mo fac­to­res que in­flu­yen en nues­tras ex­pe­rien­cias in­di­vi­dua­les y so­cia­les”. Más ve­li­tas, ¿me­nos ga­nas? Otra arista que hay que con­si­de­rar es el pa­so del tiem­po. De ni­ño, to­dos que­re­mos fes­te­jar el cum­plea­ños. Exen­tos de la lo­gís­ti­ca pe­sa­da –in­vi­ta­cio­nes, ho­ra­rios, gas­tro­no­mía, ac­ti­vi­da­des...–, que que­da en mano de nues­tros pa­dres, lo aso­cia­mos con di­ver­sión, re­ga­los, ami­gos y un pas­tel enor­me. To­do es sen­ci­llo. Aho­ra, in­du­da­ble­men­te, es­te pa­no­ra­ma cam­bia a me­di­da que avan­za el re­loj bio­ló­gi­co. Uno em­pie­za a ha­cer­se car­go de sus ce­le­bra­cio­nes, ade­más, co­mo di­ji­mos, de las de sus he­re­de­ros. Asi­mis­mo, con­gre­gar a los se­res que­ri­dos, por di­fe­ren­tes ra­zo­nes –fa­lle­ci­mien­tos, pro­fe­sio­nes, dis­tan­cias geo­grá­fi­cas–, se vuel­ve al­go pa­re­ci­do a una uto­pía. Ex­cep­ción a es­to pue­de ser la inau­gu­ra­ción de una dé­ca­da (50, 60,70), don­de el imán pa­ra atraer a las per­so­nas au­men­ta, pe­ro en pa­ra­le­lo, cla­ro, tam­bién sube la va­ra de la or­ga­ni­za­ción. To­dos es­pe­ran un fes­te­jo a lo gran­de. En es­te sen­ti­do, Da­vid Agua­do pien­sa que hay una co­rre­la­ción en­tre en­ve­je­ci­mien­to y me­nos in­cen­ti­vos pa­ra fes­te­jar. “Se­gún va­mos cre­cien­do, nues­tros me­ca­nis­mos y ha­bi­li­da­des pa­ra ob­te­ner aten­ción y re­co­no­ci­mien­to de los de­más son más va­ria­dos y am­plios, por lo que dis­po­ne­mos de otros re­cur­sos adi­cio­na­les y la fes­ti­vi­dad del cum­plea­ños tie­ne me­nor im­por­tan­cia re­la­ti­va en ese sen­ti­do. Pa­ra un ni­ño, co­mo con­tras­te, con­me­mo­rar el cum­plea­ños es una de las opor­tu­ni­da­des fun­da­men­ta­les pa­ra ser el cen­tro de aten­ción, por ejem­plo, de la cla­se”. “Cuan­do eres jo­ven tie­nes mu­chas ga­nas de ser ma­yor, pe­ro cuan­do real­men­te te vas ha­cien­do ma­yor y los años que vas cum­plien­do te van in­for­man­do que ya no deseas fes­te­jar, más bien que­rrías de­jar de cum­plir”, su­ma Im­ma­cu­la­da Ar­ma­dans, Psi­có­lo­ga So­cial, pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na. Un te­ma sig­ni­fi­ca­ti­vo es, sin du­da, la pér­di­da de se­res que­ri­dos, as­pec­to que re­per­cu­te di­rec­ta­men­te en cual­quier ser hu­mano. Nos­tal­gia, tris­te­za, me­lan­co­lía, sen­ti­mien­tos dia­rios, en una fe­cha tras­cen­den­tal co­mo és­ta, sue­len au­men­tar su in­ten­si­dad. Y, con ra­zón, po­cos son los que se arries­gan a en­fren­tar es­tas sen­sa­cio­nes. “Un as­pec­to, de verdad, a su­pe­rar en la adul­tez son las su­ce­si­vas pér­di­das de se­res que­ri­dos que trae la vi­da. Con­ti­nuar ce­le­bran­do la vi­da aún con au­sen­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas im­pli­ca un tra­ba­jo de due­lo que se rea­li­za con es­fuer­zo y do­lor; po­de­mos ima­gi­nar que a los ni­ños tal tra­ba­jo no les al­can­za, pe­ro, una vez más, es­to no es cierto pa­ra to­dos: tam­bién hay ni­ños con pér­di­das tem­pra­nas”, re­fle­xio­na Ga­briel Abar­ca. Re­la­ti­vi­zan­do el pe­so del ca­len­da­rio, Juan Ma­nuel Do­mín­guez ma­ti­za: “No to­das las per­so­nas a me­di­da que van cre­cien­do de­jan de dis­fru­tar de su cum­plea­ños. Aun­que, po­si­ble­men­te, pierden la in­ten­si­dad con la que se dis­fru­ta sien­do ni­ños. Y es­to no sig­ni­fi­ca que, por ejem­plo, las per­so­nas ma­yo­res sean me­nos fe­li­ces. Al­gu­nos es­tu­dios (La­cey, Smith& Ubel, 2006) han mos­tra­do que la fe­li­ci­dad au­men­ta con los años, al me­nos una vez cum­pli­dos los 60. Qui­zá tam­bién lo que ocu­rre, en es­te ca­so, es que se da me­nos im­por­tan­cia a cum­plir años”.

Si bien es ar­duo (y has­ta arries­ga­do) ela­bo­rar un es­te­reo­ti­po, al­gu­nos pro­fe­sio­na­les con­si­de­ran que hay per­so­na­li­da­des más pro­pen­sas a es­qui­var su cum­plea­ños. “Po­si­ble­men­te ten­ga que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.