EN GRU­PO, UNA MO­DA­LI­DAD QUE CRE­CE

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

so­cia­les y a la co­mu­ni­ca­ción. Y, en­tre otras co­sas, le gus­ta las fies­tas, las re­la­cio­nes per­so­na­les y dis­fru­ta es­tan­do con otras per­so­nas”. En la ace­ra de en­fren­te, Im­ma­cu­la­da Ar­ma­dans ase­ve­ra que no se pue­de ver­te­brar un pa­trón: “No lo creo, aun­que si hay per­so­nas que pre­fie­ren no asu­mir tan­to pro­ta­go­nis­mo en es­ce­na­rios don­de la in­ti­mi­dad se vuel­ve más pú­bli­ca”. Al­gu­nos con­se­jos Un par de cla­ves que pue­den lle­gar a ser­vir de brú­ju­la pa­ra dis­fru­tar al má­xi­mo el aniver­sa­rio de nues­tra lle­ga­da al mun­do. Pa­ra to­mar no­ta. “Que se quie­ra: ten­drá un es­tu­pen­do ca­jón cog­ni­ti­vo pa­ra en­ca­jar las bon­da­des con las que le van a re­co­no­cer–su­gie­re Agua­do –. Es más Más eco­nó­mi­co, des­con­cen­tra­do, po­pu­lar: fes­te­jar con ami­gos que cum­plen años en la mis­ma épo­ca del año pa­re­ce ser un fe­nó­meno que avan­za en­tre los jó­ve­nes. ¿Por qué? “El fun­cio­na­mien- to gru­pal per­mi­te es­con­der la in­di­vi­dua­li­dad, “nor­ma­li­zar­la”. Si se ce­le­bra co­lec­ti­va­men­te, se ho­me­na­jea al gru­po, y no al in­di­vi­duo. Per­mi­te ca­na­li­zar una suer­te de fan­ta­sía de na­ci­mien­to múl­ti­ple don­de hay una se­rie de her­ma­nos en el mis­mo mes. Pue­de ser ri­co, siem­pre y cuan­do no bus­que es­con­der la pre­gun­ta por si el sen­ti­do de la pro­pia vi­da va­le la pe­na ser ce­le­bra­do más allá de los pa­res”, dis­pa­ra Ga­briel Abar­ca. En es­ta lí­nea, Im­ma­cu­la­da Ar­ma­dans ex­tien­de: “En los jó­ve­nes, el gru­po es el fac­tor que más im­por­ta, pues tie­ne que ver con la au­to­es­ti­ma so­cial y la iden­ti­dad per­so­nal y so­cial que tie­ne el chi­co y su pos­te­rior desa­rro­llo co­mo per­so­na. Pro­ba­ble­men­te op­ten por es­ta for­ma pa­ra com­par­tir y dis­fru­tar la per­te­nen­cia gru­pal”. fá­cil go­zar cuan­do uno es­tá re­la­ja­do que cuan­do tie­ne un al­to ni­vel de ac­ti­va­ción. Aun así, ten­ga en cuen­ta que re­la­jar­se es­tá bien, pe­ro no tan­to co­mo pa­ra que le im­pi­da ser cons­cien­te de lo que su­ce­de a su al­re­de­dor”. “Le re­co­men­da­ría que ha­ga el ejer­ci­cio de es­cri­bir su pro­pia vi­da, pen­san­do en el úl­ti­mo año, y que bus­que des­cu­brir­le su sen­ti­do; que se per­mi­ta fan­ta­sear en el pró­xi­mo año de vi­da que lo es­pe­ra; que re­cuer­de a las per­so­nas que ama y por quien es ama­do o lo ha si­do; que per­do­ne, sin ren­co­res, a quie­nes lo da­ña­ron o no es­tu­vie­ron a la al­tu­ra de sus ex­pec­ta­ti­vas. El cum­plea­ños es un mo­men­to de re­na­ci­mien­to, una opor­tu­ni­dad pa­ra re­sa­nar”, con­clu­ye Ga­briel Abar­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.