El res­pe­to en el si­glo XXI

A me­nu­do ve­mos com­por­ta­mien­tos de otros que nos mo­les­tan: un ve­cino de bu­ta­ca que co­me en el ci­ne; el ami­go que ig­no­ra tu con­ver­sa­ción en fa­vor de los men­sa­jes del mó­vil; el pa­sa­je­ro de autobús que dis­cu­te por te­lé­fono a to­do vo­lu­men; el de­pen­dien­te que n

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to May­te Rius

Ha­ce al­gu­nas se­ma­nas Ro­ber­to di­fun­dió un chis­te en el gru­po de What­sApp de la fa­mi­lia. Un mi­nu­to des­pués lle­ga­ba el co­men­ta­rio de su pri­ma: “No es gra­cio­so, es ma­chis­ta”. Sor­pren­di­do, Ro­ber­to con­tes­tó: “Es un chis­te”. “No, es una fal­ta de res­pe­to”, di­jo ella. De ahí la con­ver­sa­ción de­ri­vó a los cam­bios so­cia­les, la ne­ce­si­dad de rom­per los es­te­reo­ti­pos se­xis­tas y de aca­bar con los mi­cro­ma­chis­mos, pe­ro sir­vió, so­bre to­do, pa­ra que Ro­ber­to se pa­ra­ra a pen­sar si en otras oca­sio­nes tam­bién es­ta­rá sien­do irrespetuoso sin sa­ber­lo, si qui­zá las fal­tas de res­pe­to han cam­bia­do. “Hoy en día es más di­fí­cil te­ner cla­ras cuá­les son las fal­tas de res­pe­to, sa­ber qué es lo que pue­de agre­dir a los otros, por­que la sociedad es más he­te­ro­gé­nea y so­mos gran­des aban­de­ra­dos de los de­re­chos in­di­vi­dua­les y de la li­ber­tad de ex­pre­sión”, afir­ma la so­ció­lo­ga Ma­ría Sil­ves­tre, pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad de Deusto. “En una sociedad más ho­mo­gé­nea –co­mo la de gran par­te del si­glo pa­sa­do– hay un re­co­no­ci­mien­to so­cial de las nor­mas que to­do el mun­do de­be apli­car y asu­mir co­mo pro­pias, y las fal­tas de res­pe­to son muy cla­ras por­que la sociedad las re­cha­za y las re­cri­mi­na; pe­ro a me­di­da que la sociedad se abre des­apa­re­cen esas fal­tas tan rí­gi­das, to­do se di­fu­mi­na más y de­pen­de del cri­te­rio de ca­da uno, so­mos más li­bres y la sub­je­ti­vi­dad cuen­ta mu­cho, y no es tan fá­cil de­cir qué es lo que pue­de no res­pe­tar a los otros”, coin­ci­de la fi­ló­so­fa Vic­to­ria Camps. Pe­ro da pis­tas pa­ra adi­vi­nar­lo: “Fal­tar al res­pe­to es in­di­fe­ren­cia, no te­ner en cuen­ta al otro, pa­sar de él”. En una lí­nea si­mi­lar se ex­pre­sa Vi­cen­te Mar­tí­nez-Ote­ro, pro­fe­sor de Psi­co­lo­gía Edu­ca­ti­va de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se: “En las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les el res­pe­to su­po­ne de­fe­ren­cia, una mi­ra­da aten­ta al otro, re­co­no­cer su dig­ni­dad y su va­lor, tan­to de las per­so­nas co­mo del en­torno, de los ani­ma­les y la na­tu­ra­le­za”.

Más que to­le­ran­cia Sil­ves­tre acla­ra que no hay que con­fun­dir res­pe­to con to­le­ran­cia ni con lo po­lí­ti- ca­men­te co­rrec­to. “El res­pe­to im­pli­ca más es­fuer­zo, exi­ge no só­lo to­le­rar al­go sino acer­car­te a esa ma­ni­fes­ta­ción, en­ten­der­la y acep­tar­la; y aun­que los dis­cur­sos y ac­ti­tu­des mar­ca­dos por lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to fre­nan ata­ques a mu­je­res o a mi­no­rías, tam­po­co ga­ran­ti­zan el res­pe­to” por­que és­te re­quie­re com­pren­der y acep­tar su for­ma de ser o de pen­sar.

A es­te res­pec­to, Ma­ría Ro­sa Bu­xa­rrais, psi­có­lo­ga y pro­fe­so­ra de Edu­ca­ción y Va­lo­res en la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na (UB), opi­na que hoy es más di­fí­cil ser res­pe­tuo­so por­que hay más di­ver­si­dad y plu­ra­li­dad en la for­ma de ver la reali­dad y de ser fe­liz, pe­ro tam­bién ad­vier­te que, pre­ci­sa­men­te por eso, es más ne­ce­sa­rio que nun­ca el res­pe­to y la edu­ca­ción en va­lo­res en ge­ne­ral. “Si no se res­pe­ta a quien no vi­ve co­mo tú, quien no pien­sa co­mo tú o no vis­te co­mo tú, si uno só­lo pri­ma lo su­yo y pien­sa en sa­lir­se con la su­ya sin ver si lo que ha­ce pue­de mo­les­tar a los de­más, nos en­ca­mi­na­re­mos al caos”, aler­ta. Por­que, co­mo co­men­ta Mar­tí­nez-Ote­ro en 10 Cri­te

rios pa­ra en­con­trar­nos (CCS), el res­pe­to se con­si­de­ra la ley fun­da­men­tal de cual­quier re­la­ción, sea de pa­re­ja, en­tre un je­fe y un em­plea­do, en­tre pro­fe­sor y alumno o en­tre ve­ci­nos; sin res­pe­to cual­quier re­la­ción se de­bi­li­ta y tien­de a que­brar­se. “La con­vi­ven­cia se dis­tin­gue so­bre to­do por la ac­ti­tud res­pe­tuo­sa; el res­pe­to es el fac­tor in­te­gra­dor que po­si­bi­li­ta la vin­cu­la­ción, por­que las re­la­cio­nes en­tre per­so­nas no pue­den de­pen­der úni­ca­men­te de las le­yes”, di­ce. Edu­ca­ción Pe­se a su tras­cen­den­cia pa­ra la con­vi­ven­cia, so­ció­lo­gos, fi­ló­so­fos y pe­da­go­gos ase­gu­ran que el res­pe­to es­tá en desuso. “A la sociedad es­pa­ño­la le ha­ce fal­ta ma­du­rar des­de el pun­to de vis­ta cí­vi­co, ha­ce fal­ta más edu­ca­ción pa­ra con­vi­vir, pa­ra res­pe­tar­nos unos a otros; en lu­gar de su­pri­mir la asig­na­tu­ra de Edu­ca­ción pa­ra la Ciu­da­da­nía co­mo se ha he­cho con la úl­ti­ma re­for­ma, ha­bría que desa­rro­llar­la orien­ta­da a la cul­tu­ra cí­vi­ca y de­mo­crá­ti­ca y en­se­ñar qué im­pli­ca la con­vi­ven­cia”, en­fa­ti­za Mar­ta Pos­ti­go, pro­fe­so­ra de Éti­ca de la Uni­ver­si­dad de Má­la­ga. A su jui­cio, el res­pe­to en el fon­do es edu­ca­ción, y la edu­ca­ción “im­pli­ca apren­di­za­je, tan­to en ca­sa co­mo en el ins­ti­tu­to, pa­ra sa­ber res­pe­tar a las otras per­so­nas y al en­torno”. Pa­ra es­ta es­pe­cia­lis­ta en fi­lo­so­fía mo­ral, que aho­ra se ob­ser­ven más fal­tas de res­pe­to no tie­ne que ver tan­to con que la sociedad sea más di­ver­sa o con que la tec­no­lo­gía nos pro­por­cio­ne nue­vos ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción co­mo con el he­cho de no cui­dar la edu­ca­ción y las nor­mas cí­vi­cas tan­to co­mo en otros paí­ses. “Si uno sa­be que hay que res­pe­tar a las chi­cas, lo ha­rá en la ca­lle y lo ha­rá por What­sApp o don­de sea; y si a uno le en­se­ñan a res­pe­tar las nor­mas de con­vi­ven­cia, a no en­su­ciar, a no ha­blar en voz al­ta, a res­pe­tar a las per­so­nas de su en­torno, lo apli­ca­rá en el ci­ne, en la pla­za o en el autobús”, ejem­pli­fi­ca. Lo que sí ha con­tri­bui­do se­gún Pos­ti­go a que aho­ra se ob­ser­ven más con­duc­tas irres­pe­tuo­sas en es­pa­cios pú­bli­cos es la ex­pan­sión del con­su­mis­mo. “Cuan­do vi­vía­mos en una sociedad eco­nó­mi­ca­men­te de­pri­mi­da eran muy po­cas las per­so­nas que iban al ci­ne o a los res­tau­ran­tes; hoy la cla­se con­su­mis­ta se ha am­plia­do y son mu­chas más las per­so­nas que van, pe­ro no bas­ta con ir, tam­bién hay que sa­ber com­por­tar­se”, des­cri­be. La so­ció­lo­ga Ma­ría Sil­ves­tre tam­bién vin­cu­la las fal­tas de res­pe­to con una sociedad más igua­li­ta­ria. “Va­lo­res tra­di­cio­na­les que es im­por­tan­te trans­mi­tir a los hi­jos co­mo la obe­dien­cia y el res­pe­to se han vin­cu­la­do erró­nea­men­te a la au­to­ri­dad y la je­rar­quía, y cuan­do se ha per­di­do la le­gi­ti­mi­dad de la au­to­ri­dad y se han di­fun­di­do los prin­ci­pios de igual­dad y la li­ber­tad de ex­pre­sión se ha des­di­bu­ja­do lo que su­po­ne el res­pe­to; pe­ro que las re­la­cio­nes sean más horizontales e igua­li­ta­rias no quie­re de­cir que no ha­ya que res­pe­tar al otro”, ma­ni­fies­ta. Y apun­ta que es­to se ob­ser­va en las fa­mi­lias, don­de los me­no­res han pa­sa­do de no te­ner pri­vi­le­gios y exi­gir­les obe­dien­cia y res­pe­to a con­ver­tir­se en los re­yes de la ca­sa.

In­di­vi­dua­lis­mo y tec­no­lo­gía La pro­fe­so­ra Bu­xa­rrais des­li­ga je­rar­quía y res­pe­to: “La gen­te se res­pe­ta po­co por­que la sociedad es ca­da vez más in­di­vi­dua­lis­ta y se pri­ma más lo de uno que lo de los de­más o el bien co­mún; pe­ro no pue­des pre­ten­der que te res­pe­ten si no res­pe­tas, es una re­la­ción re­cí­pro­ca”. Y en­fa­ti­za que las fal­tas de res­pe­to a me­nu­do pa­re­cen ni­mias –co­mo no sa­lu­dar al en­trar en un si­tio–, pe­ro se van mul­ti­pli­can­do y acu­mu­lan­do “y se lle­ga a un pun­to en que, per­di­das las bue­nas cos­tum­bres, pa­re­ce que no so­mos hu­ma­nos”. Mar­tí­nez-Ote­ro cree que la fal­ta de tac­to con los otros tam­bién se ve acre­cen­ta­da por el he­cho de que mu­chas re­la­cio­nes es­tán me­dia­das por las tec­no­lo­gías. “Hoy la ac­ti­tud, en ge­ne­ral, es me­nos sen­si­ble a los de­más, a sus ne­ce­si­da­des, a sus de­re­chos; no siem­pre hay la em­pa­tía su­fi­cien­te, aca­so por la pri­sa, por el es­trés y por la om­ni­pre­sen­cia de la tec­no­lo­gía, que ha­ce que las otras per­so­nas apa­rez­can me­nos ní­ti­das, se las co­noz­ca peor y se pier­da im­pli­ca­ción per­so­nal y la pru­den­cia en el tra­to”. El con­ta­gio Hay una­ni­mi­dad en­tre los ex­per­tos en que el res­pe­to, co­mo el res­to de va­lo­res, se trans­mi­te y se apren­de, y que en ese ám­bi­to pa­dres y es­cue­la jue­gan un pa­pel fun­da­men­tal. Pe­ro tam­bién de­jan cla­ro que no son los úni­cos res­pon­sa­bles de que pro­li­fe­ren las fal­tas de res­pe­to en la sociedad. “El res­pe­to es cues­tión de edu­ca­ción y la edu­ca­ción no de­pen­de só­lo de la fa­mi­lia y de la es­cue­la; cuen­tan tam­bién los po­lí­ti­cos, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y to­dos los agen­tes so­cia­les que dan la pau­ta de có­mo hay que com­por­tar­se, que sir­ven de mo­de­lo y so­cia­li­zan du­ran­te la in­fan­cia y la ado­les­cen­cia”, afir­ma Vic­to­ria Camps. Y re­sal­ta que las co­sas se apren­den no só­lo por­que al­guien las en­se­ñe, sino tam­bién por ós­mo­sis, por con­ta­gio o in­fluen­cia. “Si to­do el en­torno es irrespetuoso, por más que te en­se­ñen a ser res­pe­tuo­so no se te aca­ba in­cul­can­do na­da”, di­ce. A es­te res­pec­to Bu­xa­rrais lla­ma la aten­ción so­bre las in­ter­ven­cio­nes de po­lí­ti­cos y fa­mo­sos en me­dios de co­mu­ni­ca­ción: “Hay pro­gra­mas que son un aten­ta­do con­tra la dig­ni­dad de las per­so­nas, una fal­ta de res­pe­to cons­tan­te, y si los ni­ños y los jó­ve­nes ven la fal­ta de res­pe­to co­mo al­go ha­bi­tual, co­mo al­go que se ha­ce y no pa­sa na­da, lo to­man co­mo tal” y lo tras­la­dan a su co­ti­dia­ni­dad. Mar­tí­nez-Ote­ro opi­na que fo­men­tar el res­pe­to “pa­sa por for­ta­le­cer nues­tra mi­ra­da per­so­nal a los de­más, por sa­ber que los otros son per­so­nas con ne­ce­si­da­des, de­re­chos, et­cé­te­ra, y que de­be­mos ac­tuar con la de­bi­da cau­te­la en los asun­tos que pue­dan te­ner un im­pac­to en la con­vi­ven­cia”. Pa­ra ello pro­pug­na una au­to­rre­gu­la­ción so­cial de un mar­co de cortesía que ri­ja tan­to las re­la­cio­nes con­ven­cio­na­les co­mo las del ci­be­res­pa­cio. Ma­ría Sil­ves­tre ase­gu­ra que si en la dé­ca­da de los cin­cuen­ta la sociedad fue ca­paz de es­ta­ble­cer un mar­co co­mo el de los de­re­chos hu­ma­nos, aho­ra de­be­ría de po­der es­ta­ble­cer un mar­co éti­co de mí­ni­mos, de res­pe­to y de as­pec­tos que no pue­den ser vul­ne­ra­dos por una afir­ma­ción exa­ge­ra­da de los prin­ci­pios in­di­vi­dua­les. “Te­ne­mos el de­re­cho de opi­nar, de sen­tir, de ac­tuar co­mo in­di­vi­duos, pe­ro ese de­re­cho te­ne­mos que ver­lo y en­ten­der­lo den­tro del con­sen­so éti­co al que he­mos lle­ga­do co­mo sociedad”, apun­ta. Y aña­de que ello im­pli­ca pa­sar de una edu­ca­ción en­fo­ca­da al in­di­vi­duo en sí mis­mo a otra que edu­que al in­di­vi­duo en sociedad. “Po­ten­cia­mos ha­bi­li­da­des y ca­pa­ci­da­des en los ni­ños pe­ro nos de­ja­mos en el mar­gen otras cues­tio­nes, co­mo la éti­ca, que son im­por­tan­tes pa­ra la con­vi­ven­cia”, re­fle­xio­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.