EL DOMINGO

La Vanguardia - ES - - CREAR - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@la­van­guar­dia.es

La his­to­ria de las cul­tu­ras re­ve­la la inago­ta­ble ex­pe­rien­cia de la hu­ma­ni­dad. El mo­do co­mo ha in­ten­ta­do pro­gre­sar, la ma­ne­ra de re­sol­ver los pro­ble­mas, el afán por crear po­si­bi­li­da­des. Una fas­ci­na­ción por el ace­le­ra­do pre­sen­te nos es­tá ha­cien­do ol­vi­dar par­te de esa sa­bi­du­ría. Al­gu­nas de sus ex­pe­rien­cias se han ol­vi­da­do por­que se las re­la­cio­na­ba con la re­li­gión y eso las des­acre­di­ta­ba. Esa re­la­ción mu­chas ve­ces era fal­sa. Ha­ce unos me­ses es­cri­bí aquí so­bre el exa­men de con­cien­cia, acer­ca de la con­ve­nien­cia de ana­li­zar la pro­pia con­duc­ta des­de el pun­to de vis­ta mo­ral, re­co­men­da­ción ol­vi­da­da por­que se le atri­bu­ye un ori­gen cris­tiano cuan­do era una cos­tum­bre de los an­ti­guos es­toi­cos grie­gos y ro­ma­nos. Otro ejem­plo po­dría ser el si­len­cio, re­la­cio­na­do con la con­tem­pla­ción y la vi­da mo­nás­ti­ca, pe­ro que en reali­dad es una ne­ce­si­dad de la in­te­li­gen­cia hu­ma­na pa­ra no de­jar­se in­va­dir del tu­mul­to de vo­ces. Re­cuer­do un jo­ven poe­ta ru­so que po­co an­tes de sui­ci­dar­se es­cri­bió: “No pue­do en­ten­der na­da. ¡Hay siem­pre tan­to rui­do!”

Hoy voy a ha­blar­les de una de esas ex­pe­rien­cias per­di­das. Or­de­nan­do mi bi­blio­te­ca en­con­tré muy al fon­do al­gu­nas obras de Ro­mano Guar­di­ni, un fi­ló­so­fo y teó­lo­go que me in­tere­só mu­cho en mi ju­ven­tud, y al que no ha­bía vuel­to a leer. En­con­tré un li­bro so­bre Ril­ke, otro so­bre el mun­do re­li­gio­so de Dos­to­yevs­ki, y un opúscu­lo de­di­ca­do al domingo, que me lla­mó la aten­ción. El domingo es un con­cep­to de ori­gen re­li­gio­so. Sus­ti­tu­yó al sab­bat ju­dío, un día con­sa­gra­do a Dios por la Bi­blia. Tal vez una de las ra­zo­nes del ajus­ti­cia­mien­to de Je­sús de Na­za­ret fue que se ha­bía atre­vi­do a pre­di­car que el sá­ba­do es­ta­ba he­cho pa­ra el hombre y no el hombre pa­ra el sá­ba­do. La tra­di­ción arran­ca­ba de un tex­to del Éxo­do: “Acuér­da­te del día de re­po­so pa­ra san­ti­fi­car­lo. Seis días tra­ba­ja­rás, y ha­rás to­da tu obra; mas el sép­ti­mo día es sá­ba­do pa­ra Jeho­vá tu Dios. Por­que en seis días hi­zo Jeho­vá los cie­los y la tie­rra, el mar y to­das las co­sas que en ellos hay, y re­po­só en el sép­ti­mo día; por tan­to, Jeho­vá ben­di­jo el día de re­po­so y lo san­ti­fi­có”.

No me in­tere­san es­tas le­gen­da­rias ex­pli­ca­cio­nes, sino el sig­ni­fi­ca­do que se aca­bó dan­do al domingo. Era un in­ten­to de no de­jar­se ab­sor­ber por el tra­ba­jo. Un in­ten­to de li­brar­se de la ló­gi­ca de lo útil, de lo in­me­dia­to, de lo urgente. Fue una re­co­men­da­ción re­li­gio­sa que pue­de tra­du­cir­se lai­ca­men­te, sus­ti­tu­yen­do

Dios por mi in­ti­mi­dad, o por “lo im­por­tan­te fren­te a lo in­tras­cen­den­te”. El tra­ba­jo pue­de ab­sor­ber y deja po­co tiem­po pa­ra ha­cer un ba­lan­ce de la si­tua­ción, pa­ra in­ten­tar com­pren­der lo que uno es­tá ha­cien­do y re­cu­pe­rar lo va­lio­so que ol­vi­da­mos con las pri­sas. Vi­vi­mos per­ma­nen­te­men­te di­ver­ti­dos, es de­cir, ver­ti­dos fue­ra de no­so­tros. Tal vez con­ven­ga re­cor­dar el con­se­jo de san Agus­tín, que trans­cri­bi­ré en la­tín pa­ra de­gus­tar su so­no­ri­dad: “Noli fo­ras ire, in teip­sum red­di; in in­terio­re ho­mi­ne ha­bi­tat veritas”. “No va­yas fue­ra, en­tra en ti mis­mo. En el in­te­rior del hombre ha­bi­ta la verdad”. Es­tan­do per­ma­nen­te­men­te fue­ra, po­de­mos per­der el sig­ni­fi­ca­do de lo que ha­ce­mos. Y, co­mo di­ce la sa­bi­du­ría del lé­xi­co, lo ma­lo de per­der el sen­ti­do es que nos vol­ve­mos “in-sig­ni­fi­can­tes”. si­tua­ción muy di­fí­cil de so­bre­lle­var.

VI­VI­MOS ‘DI­VER­TI­DOS’ ES DE­CIR, VER­TI­DOS FUE­RA DE NO­SO­TROS Y NO EN NUES­TRO IN­TE­RIOR

Ilus­tra­ción

Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.