Un ne­go­cio a flor de piel

Mi­les de per­so­nas se ha­cen ca­da día ta­tua­jes, una ac­ti­vi­dad que, a pe­sar de la cri­sis eco­nó­mi­ca, va cla­ra­men­te a más. ¿Cuá­les son los mo­ti­vos? Por mo­da, por es­té­ti­ca, por trans­mi­tir emo­cio­nes o por re­afir­mar la pro­pia iden­ti­dad y por unas cuan­tas ra­zo­nes

La Vanguardia - ES - - CREAR - Tex­to Carmen Gra­sa

Cuan­do en­con­tra­ron a Öt­zi com­pro­ba­ron que te­nía 57 ta­tua­jes so­bre la piel. Asom­bro­sa­men­te bien con­ser­va­do de­bi­do a la con­ge­la­ción, Öt­zi, el hombre del hie­lo en­con­tra­do en los Al­pes ita­lia­nos en 1991, mu­rió en la edad de bron­ce y las mar­cas en su cuer­po te­nían una an­ti­güe­dad de 5.000 años. Mu­chos ex­per­tos lo con­si­de­ran el pri­mer hombre ta­tua­do de la his­to­ria, aun­que otros afir­man que es po­si­ble que ya an­tes nos ta­tuá­ra­mos por­que, di­cen, el ta­tua­je es una prác­ti­ca tan vie­ja co­mo el pro­pio hombre: siem­pre he­mos sen­ti­do la ne­ce­si­dad de re­afir­mar nues­tra iden­ti­dad, de per­te­ne­cer a un gru­po, de ex­hi­bir nues­tro va­lor, de em­be­lle­cer­nos… Mi­les de años des­pués, psi­có­lo­gos, so­ció­lo­gos, an­tro­pó­lo­gos, his­to­ria­do­res, in­ves­ti­ga­do­res del ta­tua­je y ar­tis­tas se in­tere­san por un fe­nó­meno que des­de ha­ce unos años, cu­rio­sa­men­te en ple­na cri­sis eco­nó­mi­ca, vi­ve un boom ines­pe­ra­do. En Es­pa­ña, y aun­que no hay da­tos ofi­cia­les, hay más de mil lo­ca­les de­di­ca­dos al ta­tua­je, cuan­do a me­dia­dos de los no­ven­ta so­lo exis­tían unos cien. En Pa­rís per­ma­ne­ce­rá abier­ta has­ta oc­tu­bre del 2015 en el mu­seo Quai Branly la ex­po­si­ción Ta­touers, ta­toués (Ta­tua­do­res, ta­tua­dos), que mues­tra los mi­les de años de his­to­ria del ta­tua­je, las téc­ni­cas, las tra­di­cio­nes, los tra­ba­jos de los gran­des ta­tua­do­res con­tem­po­rá­neos (al­gu­nos de los cua­les dan ci­ta con dos años de an­te­la­ción). El di­rec­tor del mu­seo, Stép­ha­ne Mar­tin, de­cla­ra­ba que “la lo­cu­ra por el ta­tua­je es­tá en el ori­gen de es­ta ex­po­si­ción, en la que se mues­tran 300 ob­je­tos pa­ra es­tu­diar el re­sur­gi­mien­to del fe­nó­meno des­de va­rios pun­tos de vis­ta, his­tó­ri­cos, et­no­grá­fi­cos, an­tro­po­ló­gi­cos y ar­tís­ti­cos, y así po­der com­pren­der es­ta prác­ti­ca an­ces­tral de gra­bar­se el cuer­po”. En Fran­cia, se­gún un estudio del 2010, uno de ca­da diez ha­bi­tan­tes lle­va un ta­tua­je, aun­que son dos de ca­da diez en la fran­ja de 25 a 34 años. En EE.UU. una de cua­tro per­so­nas se ha ta­tua­do, por no ha­blar del ca­si 10% de ale­ma­nes que han gra­ba­do su cuer­po. En nues­tro país, sin ci­fras ofi­cia­les, el nú­me­ro de per­so­nas que se ta­túan ha cre­ci­do en los úl­ti­mos años a un rit­mo más que con­si­de­ra­ble.

Una cues­tión de cul­tu­ra En Es­pa­ña ta­tuar­se era si­nó­ni­mo de mar­gi­na­li­dad has­ta ha­ce unas dé­ca­das, un con­cep­to qui­zá he­re­da­do del có­di­go ne­gro fran­cés del si­glo XVIII, que mar­ca­ba a la­dro­nes y pros­ti­tu­tas. El ta­tua­je era en nues­tro país una mar­ca car­ce­la­ria o un sím­bo­lo de re­bel­día ex­tre­ma. En cual­quier ca­so, signo de ex­clu­sión so­cial. “La re­li­gión tie­ne mu­cho que ver en ello. El hombre siem­pre se ha he­cho ta­tua­jes. Ha si­do una cons­tan­te en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. Va con no­so­tros co­mo van las dan­zas, la mú­si­ca o los ador­nos. Pe­ro en oc­ci­den­te he­mos pa­sa­do si­glos ma­los pa­ra el ta­tua­je de­bi­do a la in­fluen­cia re­li­gio­sa”, afir­ma Joa­na Ca­tot, di­se­ña­do­ra grá­fi­ca que lle­va ca­si 20 años in­ves­ti­gan­do los orí­ge­nes y las tra­di­cio­nes del ta­tua­je. A tra­vés de sus via­jes y con­fe­ren­cias por to­do el mun­do ha des­cu­bier­to que “no se pue­de ha­blar frí­vo­la­men­te del ta­tua­je ni en nues­tra cul­tu­ra ni en nin­gu­na otra, por­que tie­ne unas raí­ces muy pro­fun­das y por­que es muy im­por­tan­te pa­ra las per­so­nas que se lo ha­cen”. En lu­ga­res co­mo Tai­lan­dia, Chi­na, Bir­ma­nia, In­dia, Pe­rú, Mé­xi­co, Ra­pa Nui o el nor­te de Áfri­ca, el ta­tua­je es una he­ren­cia, por­que re­pre­sen­ta a la fa­mi­lia o el pue­blo de ori­gen. Sin em­bar­go, en mu­chas zo­nas de Orien­te o de Áfri­ca, don­de el ta­tua­je es una tra­di­ción, es­tá des­apa­re- cien­do. “Se de­be a la pe­ne­tra­ción de los is­la­mis­tas. Esos pue­blos se ta­túan por tra­di­ción y se les es­tá aca­ban­do y en nues­tra cul­tu­ra es­tá re­sur­gien­do. En Eu­ro­pa, Es­ta­dos Uni­dos y Su­da­mé­ri­ca se es­tán ha­cien­do mu­chos ta­tua­jes. El pén­du­lo aho­ra va ha­cia no­so­tros. He­mos per­di­do el mie­do y he­mos per­di­do la re­li­gión”, aña­de Ca­tot.

Allí don­de pin­tar­se la piel for­ma par­te de la his­to­ria, se ta­túa a las ni­ñas cuan­do les vie­ne la mens­trua­ción, a los ni­ños cuan­do em­pie­zan a asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des de adul­to, a los be­bés pa­ra li­brar­los del mal de ojo. Si hu­bié­ra­mos na­ci­do en Nue­va Ze­lan­da nos ta­tua­ría­mos ba­jo los labios o les da­ría­mos un co­lor li­la, si per­te­ne­cié­ra­mos a la tri­bu uban­gi nos pon­dría­mos un pla­to en los labios, por­que “so­mos pro­duc­tos de la cul­tu­ra en la que na­ce­mos. Si na­ces en un país que re­cha­za el ta­tua­je, lo re­cha­za­rás o, al con­tra­rio, te lo ha­rás por­que re­cha­zas la sociedad en la que has na­ci­do. Cree­mos que te­ne­mos un gus­to tra­ba­ja­do o ex­qui­si­to por­que he­mos na­ci­do aquí, pe­ro ver otras cul­tu­ras, te­ner la men­te abier­ta, nos per­mi­te apre­ciar que so­mos un pro­duc­to de

nues­tra cul­tu­ra y que las de­más no tie­nen por qué ser ni me­jor ni peor, so­lo di­fe­ren­tes”, de­cla­ra Joa­na Ca­tot.

Una ex­pre­sión de las emo­cio­nes En Es­pa­ña, don­de la tin­ta ha mar­ca­do siem­pre a los in­de­sea­bles, ta­tuar­se ya no es de gra­nu­jas. Carmen, de 73 años, lle­va ta­tua­do el nom­bre de su ma­ri­do des­de que se que­dó viu­da. Vi­cen­te, de 35, es policía y lu­ce en su es­pal­da la ca­ra de su pa­dre des­de ha­ce 15. Ja­vi es au­tó­no­mo y a los 50 ya lle­va va­rios ta­tua­jes, en­tre ellos el nom­bre de sus dos hi­jas. Lo­la tra­ba­ja en un ban­co y, re­cién se­pa­ra­da a los 44, se ha ta­tua­do en el hom­bro unos pá­ja­ros que vuelan. Pau­la so­lo tie­ne 14 años y ya pien­sa en ta­tuar­se sím­bo­los ja­po­ne­ses en la nu­ca, aun­que la re­sis­ten­cia de sus pa­dres se lo im­pi­de… de mo­men­to. Sin dis­cri­mi­na­ción de se­xo ni de edad, el de­seo de ta­tuar­se se ex­tien­de. Y no lo im­pi­de ni la cri­sis. ¿Qué nos em­pu­ja a gra­bar nues­tra piel? “So­me­ter­se a una in­yec­ción de tin­ta in­di­ca un mo­ti­vo que na­ce des­de den­tro pa­ra vol­car­se ha­cia afue­ra. No ha­bla­mos de una mar­ca de­co­ra­ti­va sin más, sino que ha­bla­mos de de­fi­nir la pro­pia iden­ti­dad, o par­te de ella. El ta­tua­je lle­va un men­sa­je ocul­to des­de lo psi­co­ló­gi­co, a ve­ces di­fí­cil de des­en­ma­ra­ñar”, ana­li­za la psi­có­lo­ga clí­ni­ca Nú­ria Cos­ta. Pa­ra ella, co­mo pa­ra nu­me­ro­sos ex­per­tos, las de­ci­sio­nes son mu­chas, tan­tas co­mo per­so­nas, pe­ro el he­cho de ta­tuar­se “im­pli­ca el de­seo de de­jar una mar­ca de iden­ti­dad pro­pia, co­mo signo de au­to­de­fi­ni­ción. Po­dría­mos de­cir que la de­ci­sión de ta­tuar­nos vie­ne da­da por el an­he­lo de ex­pre­sión. Pue­de que­rer ex­pre­sar un de­seo, la per­se­cu­ción de un ideal, li­ber­tad, una mo­da, una reivin­di­ca­ción per­so­nal. Eso, a ni­vel psi­co­ló­gi­co, se tra­du­ce co­mo un mo­do pa­ra re­gu­lar ten­sio­nes in­ter­nas, una ma­ne­ra de ex­pre­sar afec­tos im­po­si­bles de ser ex­pre­sa­dos me­dian­te la voz”. Y ba­jo un ta­tua­je la lis­ta de emo­cio­nes que sub­ya­ce es ex­ten­sa: ne­ga­ción, re­bel­día, li­be­ra­ción in­ter­na, ne­ce­si­dad de cam­bio, que­rer ser, an­he­lo de au­to­de­ter­mi­na­ción, ne­ce­si­dad de tras­gre­sión o de re­sal­tar la in­di­vi­dua­li­dad, pro­tes­ta, ex­pre­sión de una frus­tra­ción irre­suel­ta, así co­mo la ne­ce­si­dad de in­te­gra­ción en un gru­po so­cial, por ejem­plo. La es­té­ti­ca, la mo­da, el he­cho de que sean ya muy nu­me­ro­sos los fa­mo­sos que ex­hi­ben sus ta­tua­jes (Rihan­na, Ser­gio Ra­mos, Da­vid Beck­ham, Mi­ley Cy­rus, Jus­tin Bie­ber, An­ge­li­na Jo­lie, Brad Pitt, Ricky Mar­tin, El­sa Pa­taky, Mes­si, Ney­mar…), tam­bién in­flu­yen en no­so­tros. Las tendencias es­tán pre­sen­tes en el uni­ver­so de la piel gra­ba­da. Si ha­ce unos años se lle­va­ba la ca­li­gra­fía ja­po­ne­sa, en el 2014 se ha vi­vi­do el boom de las frases es­cri­tas en la piel y de los pá­ja­ros. Un buen nú­me­ro de per­so­nas eli­ge el mo­ti­vo de mo­da y se lo ta­túa pa­ra es­tar a la úl­ti­ma, del mis­mo mo­do que com­pra la ro­pa de un co­lor o aban­do­na los pan­ta­lo­nes pi­ti­llo, o se po­ne som­bre­ro. “El ta­tua­je tie­ne tan­tas mo­ti­va­cio­nes co­mo per­so­nas. Hay quien se ta­túa por es­té­ti­ca, por una pu­ra ex­pre­sión ar­tís­ti­ca, al­go que me pa­re­ce muy co­rrec­to, por­que en­cuen­tro muy lí­ci­to que no se bus­que nin­gún sig­ni­fi­ca­do”, cuen­ta Joa­na Ca­tot an­tes de aña­dir que “tam­bién hay per­so­nas a las que les sir­ve co­mo un con­sue­lo, co­mo una mues­tra de amor. Otros que mar­can un pa­so, si han vi­vi­do, por ejem­plo, una tem­po­ra­da en otro país. Bas­tan­te gen­te se ta­túa cuan­do se se­pa­ra, co­mo una mar­ca de li­be­ra­ción, es­pe­cial­men­te las mu­je­res. Tam­bién se es­cri­ben el nom­bre de los hi­jos, co­mo pa­ra in­di­car que tie­nen una res­pon­sa­bi­li­dad, que han pa­sa­do de la ado­les­cen­cia a la eta­pa adul­ta. O desean di­si­mu­lar ci­ca­tri­ces o que­ma­du­ras. Las per­so­nas que han per­di­do un ser que­ri­do sa­len fe­li­ces des­pués de ta­tuar­se su nom­bre, por ejem­plo. Es co­mo si fue­ra a es­tar siem­pre jun­to a ellas”.

Un de­seo de ce­rrar he­ri­das Los ta­tua­jes han ex­pe­ri­men­ta­do en los úl­ti­mos años un au­ge in­con­tes­ta­ble y una de sus di­men­sio­nes más loa­bles y qui­zá me­nos co­no­ci­das es el ta­tua­je te­ra­péu­ti­co. Ca­da vez más per­so­nas, más mu­je­res, re­cu­rren a él. Maribel Fran­co, di­rec­to­ra del ga­bi­ne­te MF de ima­gen per­so­nal y mi­cro­pig­men­ta­ción, es una pro­fe­sio­nal con más de 20 años de ex­pe­rien­cia a la que sus clien­tas em­pe­za­ron a de­man­dar­le re­cons­truir las ce­jas, que des­apa­re­cie­ron tras los tra­ta­mien­tos de qui­mio­te­ra­pia, o di­si­mu­lar las ci­ca­tri­ces des­pués de in­ter­ven­cio­nes. “Son per­so­nas que pa­san de es- con­der una se­ñal a lu­cir un ta­tua­je. En es­tos ca­sos, el ta­tua­je con­tri­bu­ye a su bie­nes­tar. Es una ayu­da emo­cio­nal que les per­mi­te ce­rrar he­ri­das”, ex­po­ne Fran­co. Mu­chas mu­je­res que han pa­de­ci­do cán­cer de pe­cho desean eli­mi­nar pa­ra siem­pre las ci­ca­tri­ces, o re­cons­truir la areo­la ma­ma­ria. “No­tas que vuel­ven a ser ellas, les cam­bia la ca­ra. Se re­co­no­cen, re­cu­pe­ran lo que han per­di­do en un pro­ce­so do­lo­ro­so, por­que se tra­ta de ta­tua­jes que no in­va­den sus ras­gos, al­go muy na­tu­ral pa­ra que si­gan sien­do ellas mis­mas. Igual que ocu­rre cuan­do se ven de nue­vo las ce­jas, por ejem­plo, o las pes­ta­ñas, aun­que no­so­tros acon­se­ja­mos que se ta­túen an­tes de so­me­ter­se a tra­ta­mien­to, por­que de es­te mo­do el cam­bio no es tan brus­co”, co­men­ta Maribel Fran­co. Del mis­mo mo­do, ci­ca­tri­ces que que­dan tras un ac­ci­den­te u ope­ra­cio­nes co­mo ab­do­mi­no­plas­tias, ma­mo­plas­tias o ce­sá­reas, pue­den des­apa­re­cer de un plu­ma­zo, ta­tuan­do en­ci­ma una ilus­tra­ción per­so­na­li­za­da o el pro­pio co­lor de la piel si se tra­ta de ci­ca­tri­ces muy pe­que­ñas. “El ob­je­ti­vo es que se mi­ren en un es­pe­jo y no vean la se­ñal que les ba­ja la au­to­es­ti­ma y que se aver­güen­zan de mos­trar. El ta­tua­je te tie­ne que ayu­dar, por­que cuan­do pa­de­ces pro­ce­sos do­lo­ro­sos de sa­lud vives emo­cio­nes muy du­ras. Aun­que te preo­cu­pe tu sa­lud, la au­to­es­ti­ma y tu ima­gen te ayu­dan o te per­ju­di­can.

El ver que te re­co­no­ces te da es­pe­ran­za”, agre­ga Lau­ra del Río, tam­bién res­pon­sa­ble de MF. Es­te ga­bi­ne­te, sa­be­dor de que “mu­chas per­so­nas pue­den te­ner el de­seo de ta­tuar­se pa­ra di­si­mu­lar una se­ñal pe­ro no aca­ban de de­ci­dir­se por­que es al­go per­ma­nen­te”, en pa­la­bras de Nia Del­fau, di­se­ña­do­ra grá­fi­ca y res­pon­sa­ble de co­mu­ni­ca­ción de MF, ha crea­do el pro­yec­to TAÚ. Se ela­bo­ran cal­co­ma­nías per­so­na­li­za­das con el mo­ti­vo ele­gi­do por la per­so­na. Du­ran unas se­ma­nas en el cuer­po y eso “per­mi­te pro­bar y te­ner tiem­po pa­ra ver si les con­ven­ce. Se ven el ta­tua­je en la piel. Com­prue­ban có­mo se sien­ten y así es­tán más se­gu­ras a la ho­ra de rea­li­zar el ta­tua­je de­fi­ni­ti­vo. Ese tiem­po te per­mi­te to­mar la de­ci­sión con más se­re­ni­dad, por­que es al­go pa­ra to­da la vi­da”, con­clu­ye Del­fau.

¿POR QUÉ TA­TUAR­SE? CA­DA TA­TUA­JE TIE­NE UN MO­TI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.