ME­TRO ES­PEC­TA­CU­LAR

De lu­ga­res de trán­si­to, a es­ce­na­rios pa­ra que­dar­se y de­lei­tar­se con su be­lle­za. Pa­ra con­tem­plar, dis­fru­tar, fo­to­gra­fiar. Un re­co­rri­do sub­te­rrá­neo por las es­ta­cio­nes de me­tro más bo­ni­tas del mun­do

La Vanguardia - ES - - CREAR - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

Du­ran­te años se han aso­cia­do las es­ta­cio­nes de me­tro a lu­ga­res in­hós­pi­tos, hú­me­dos, de me­ro pa­so o ser­vi­cio. Es­pa­cios an­gos­tos don­de la uti­li­dad y la prac­ti­ci­dad de­bían es­tar por en­ci­ma de cual­quier otra con­si­de­ra­ción es­té­ti­ca. Sin em­bar­go, des­de ha­ce un tiem­po el mun­do sub­te­rrá­neo ha pa­sa­do a in­te­grar­se de lleno en el pai­sa­je ur­bano de la su­per­fi­cie. Y ca­da vez más gran­des ar­qui­tec­tos par­ti­ci­pan en la re­mo­de­la­ción de las lí­neas pa­ra de­jar su hue­lla con pa­ra­das icó­ni­cas, que se me­re­cen una vi­si­ta co­mo una atrac­ción tu­rís­ti­ca más. “Las es­ta­cio­nes del me­tro se han vuel­to una par­te muy im­por­tan­te den­tro del te­ji­do ur­bano y uno de los lu­ga­res más vi­si­ta­dos. Es ló­gi­co que aho­ra sean lu­ga­res im­por­tan­tes, don­de la par­te fun­cio­nal se ha mez­cla­do con una ex­pe­rien­cia úni­ca y pla­cen­te­ra. La gen­te pa­sa una gran par­te de su tiem­po en las es­ta­cio­nes del me­tro, y es­to abre la opor­tu­ni­dad a la crea­ción de ex­pe­rien­cias, de es­pa­cios don­de va­le la pe­na es­tar” co­men­ta Nar­cis­sus Qua­glia­ta, ar­qui­tec­to au­tor de la es­ta­ción For­mo­sa Bou­le­vard en la ciu­dad de Kaoh­siung, en Tai­wán, con­si­de­ra­da co­mo la cú­pu­la acris­ta­la­da con luz na­tu­ral más es­pec­ta­cu­lar del mun­do. Qua­glia­ta ex­pli­ca la fi­lo­so­fía que hay de­trás de es­tas obras. “No­so­tros, los hu­ma­nos, he­mos vi­vi­do en cue­vas por cien­tos de mi­les de años. Nos pro­te­gían y allí se­gu­ra­men­te ha­bía un sen­ti­do de co­mu­ni­dad. Las pri­me­ras obras de ar­te del mun­do fue­ron crea­das en cue­vas ba­jo la tie­rra. Mi opi­nión es

que es­to es­tá gra­ba­do en nues­tro sub­cons­cien­te. Cuan­do ba­ja­mos ba­jo la tie­rra en­tra­mos en el úte­ro de nues­tra ma­dre. Es­ta es una emo­ción fuer­te. El es­pa­cio aba­jo de la su­per­fi­cie tie­ne un enor­me po­ten­cial. Allí se pue­den crear mun­dos com­ple­ta­men­te nue­vos, in­ven­ta­dos con fan­ta­sía”. Res­pec­to a su obra, Qua­glia­ta di­ce que con­si­de­ró es­tos as­pec­tos al crear “un es­pa­cio que ilu­mi­ne, ins­pi­re y que ha­ce sen­tir al pú­bli­co que es­to no es so­lo un es­pa­cio fun­cio­nal, sino tam­bién sim­bó­li­co”. La ilu­mi­na­ción, por en­ci­ma de to­do. “La luz na­tu­ral y ar­ti­fi­cial lle­ga al co­ra­zón de la gen­te, y a tra­vés de su uso ins­pi­ra­do e in­te­li­gen­te, se pue­den crear en es­tas es­ta­cio­nes am­bien­tes que son lu­ga­res pro­fun­da­men­te pla­cen­te­ros, sa­lu­da­bles e in­clu­so con sig­ni­fi­ca­do so­cial”, con­clu­ye. El ca­ta­lán Òscar Tus­quets re­vo­lu­cio­nó el me­tro de Ná­po­les gra­cias a la es­ta­ción de To­le­do. Su­po apro­ve­char los res­tos de un am­plio po­zo de más de 40 me­tros de pro­fun­di­dad pa­ra unir la ciu­dad con sus en­tra­ñas. “Que los via­je­ros, ape­nas des­cen­di­dos del me­tro, tu­vie­sen re­fe­ren­cia de la pro­fun­di­dad a la que se en­con­tra­ban y vis­lum­bra­sen la luz del sol allá arri­ba, pa­re­cía má­gi­co; y que des­de la pla­za los vian­dan­tes pu­die­sen aso­mar­se al po­zo y ver cir­cu­lar a los pa­sa­je­ros 37 me­tros (unas 12 plan­tas) más aba­jo, al­go in­só­li­to y ver­ti­gi­no­so”, re­la­ta. No hay que ol­vi­dar que la re­mo­de­la­ción del me­tro tam­bién pue­de in­vo­lu­crar a la es­truc­tu­ra ur­ba­na de la su­per­fi­cie. Co­mo ocu­rrió en Ná­po­les, la re­for­ma del sis­te­ma via­rio del sub­sue­lo fue com­ple­ta­da por la reor­de­na­ción del ac­ce­so ur­bano en la vía, una nue­va pa­vi­men­ta­ción y la ins­ta­la­ción de pa­ra­so­les. La re­vo­lu­ción siem­pre em­pie­za des­de aba­jo.

SE FI­CHAN ESTRELLAS DEL DI­SE­ÑO PA­RA RE­MO­DE­LAR AL­GU­NAS ES­TA­CIO­NES PA­SAN A SER PA­RA­DAS TU­RÍS­TI­CAS

Kom­so­mols­ka­ya

Mos­cú, Ru­sia Des­ta­ca por su cú­pu­la gi­gan­tes­ca, co­lum­nas co­rin­tias y ocho mo­sai­cos en el te­cho que re­pre­sen­tan a hé­roes ru­sos. Los au­to­res fue­ron el ar­tis­ta Pa­vel Ko­rin y el ar­qui­tec­to Ale­xéi Schu­sev, que re­ci­bie­ron el pre­mio Sta­lin por la es­ta­ción, que se inau­gu­ró en 1952. El me­tro de Mos­cú se inau­gu­ró en 1935 pa­ra ser “El pa­la­cio del pue­blo”. Los ai­res pa­la­cie­gos son in­du­da­bles.

Bund Sight­seeing Tun­nel

Shang­hai, Chi­na

El me­tro de Shang­hai es el más lar­go de to­da Chi­na. Pe­ro el Shang­hai Bund Sight­seeing Tun­nel es una ex­pe­rien­cia di­fe­ren­te e irre­pe­ti­ble, dig­na de la pe­lí­cu­la 2001: una odi­sea

del es­pa­cio. En es­te tra­mo las lu­ces hip­nó­ti­cas aña­den un to­que es­pe­cial al des­pla­za­mien­to, co­mo si se via­ja­ra en el tiem­po. El tra­yec­to pa­sa por de­ba­jo del río Huang­pu, du­ra tan so­lo cin­co mi­nu­tos y mi­de 647 me­tros. Más que un me­dio de trans­por­te es una atrac­ción tu­rís­ti­ca.

West­fried­hof

Mu­nich, Ale­ma­nia El mi­ni­ma­lis­mo y el ri­gor ale­mán triun­fan gra­cias a In­go Mauer, que creó –en el 2001– un con­jun­to de on­ce lám­pa­ras de gran ta­ma­ño, ca­si cua­tro me­tros de diá­me­tro con lu­ces co­lo­ra­das en ro­jo, azul y ama­ri­llo. En la es­ta­ción de Munch­ner Freiheit es­te ar­tis­ta ha mon­ta­do te­chos de ace­ro y lu­ces led azu­les, que ha­cen bri­llar los pi­lla­res.

Kaoh­siung

Tai­pei, Tai­wán Una cú­pu­la de vi­drio de co­lo­res psi­co­dé­li­cos, muy en lí­nea con el gus­to asiá­ti­co. Es la obra maes­tra del ita­liano Nar­cis­sus Qua­glia­ta, con­si­de­ra­da co­mo la ma­yor obra de cris­tal en el mun­do, con una su­per­fi­cie de 2.180 me­tros cua­dra­dos y más de 4.000 pa­ne­les. El me­tro es re­la­ti­va­men­te re­cien­te, ya que abrió sus puer­tas por pri­me­ra vez en 1996.

Ca­nary Warf

Lon­dres, Reino Uni­do En una de las ciu­da­des que más dig­ni­dad ha da­do a es­te me­dio de trans­por­te, la pa­ra­da de Ca­nary Warf ofre­ce una es­ca­le­ra me­cá­ni­ca que se ha con­ver­ti­do en un icono. Com­ple­ta­da en 1999 ba­jo la ba­tu­ta de Sir Nor­man Fos­ter, apa­re­ce en pe­lí­cu­las co­mo Lo­ve ac­tually y 28 días des­pués.

Olaias La es­ta­ción abrió en 1998 y es obra del ar­qui­tec­to To­más Ta­vei­ra. Des­ta­ca por una es­cul­tu­ra me­tá­li­ca de co­lo­res que re­pre­sen­ta a un pez. Fa­ro­les de me­tal, acrí­li­co, mo­sai­cos y apa­rien­cia mul­ti­co­lor ha­cen de es­ta pa­ra­da un mo­nu­men­to a vi­si­tar co­mo una atrac­ción tu­rís­ti­ca más.

Arts et mé­tiers Re­di­se­ña­da en 1994 por el ar­tis­ta bel­ga Fra­nçois Schui­ten, es un homenaje a Ju­lio Ver­ne y re­cuer­da a un sub­ma­rino. To­do el co­lor co­bre es­tá plas­ma­do en una es­té­ti­ca que re­cuer­da a la cien­cia fic­ción, tal co­mo se ima­gi­na­ba en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX.

Lis­boa, Por­tu­gal

Pa­rís, Fran­cia

To­le­do

Ná­po­les, Ita­lia La obra maes­tra de Òscar Tus­quets. Inau­gu­ra­da en el 2012, gra­cias a mo­sai­cos y un pai­sa­je ma­rino com­pues­to de pa­re­des de pa­ne­les Led, es­te lu­gar en­vuel­ve a los pa­sa­je­ros co­mo si en­tra­ran en el vien­tre de una ba­lle­na. Co­nec­ta­da con la su­per­fi­cie, la mi­tad se en­cuen­tra ba­jo el ni­vel del mar. To­da la red ha si­do re­mo­de­la­da con la par­ti­ci­pa­ción de 90 ar­tis­tas lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les. To­do un re­to pa­ra una ciu­dad que su­fre mu­chos pro­ble­mas de con­ser­va­ción.

T-Cen­tra­len Con­si­de­ra­da ca­si por una­ni­mi­dad co­mo el ma­yor mu­seo de ar­te sub­te­rrá­neo del mun­do. Las pa­ra­das es­tán ex­ca­va­das en la ro­ca y apro­ve­chan la mor­fo­lo­gía del sub­sue­lo, de mo­do que el via­je­ro tie­ne la im­pre­sión de en­con­trar­se en una cue­va ru­pes­tre. El nú­cleo de T-Cen­tra­len fue pin­ta­do por el ar­tis­ta fin­lan­dés Per Olaf Ut­ved. De las 110 es­ta­cio­nes de la ciu­dad, 90 es­tán de­co­ra­das por 150 ar­tis­tas.

Es­to­col­mo, Sue­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.