PA­LA­CIOS BA­JO TIE­RRA

El me­tro de Mos­cú es una ma­ra­vi­lla de la in­ge­nie­ría aje­na al pa­so del tiem­po y los cam­bios po­lí­ti­cos que si­gue cau­ti­van­do tan­to a via­je­ros co­mo a vi­si­tan­tes

La Vanguardia - ES - - CREAR - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

La Unión So­vié­ti­ca se co­lap­só ha­ce tres dé­ca­das, pe­ro hay un lu­gar ba­jo tie­rra don­de si­gue go­zan­do de bue­na sa­lud: el me­tro de Mos­cú. Le­nin y tan­tos otros per­so­na­jes his­tó­ri­cos si­guen en sus pe­des­ta­les y mo­sai­cos, con la ex­cep­ción de Sta­lin, que fue sus­ti­tui­do por pa­lo­mas de la paz y otras va­rian­tes crea­ti­vas en di­ver­sas es­ta­cio­nes. A ve­ces se di­ría que mi­ran con dis­gus­to a los per­so­na­jes que pa­san el día sen­ta­dos en un rin­cón, en es­pe­cial en in­vierno, cuan­do las tem­pe­ra­tu­ras ex­te­rio­res des­cien­den por de­ba­jo de los 20 gra­dos ba­jo ce­ro. El cho­que en­tre reali­dad y uto­pía se ha­ce del to­do evi­den­te en es­tos ca­sos.

El pro­yec­to del apo­teó­si­co me­tro de Mos­cú se en­fren­tó a una tre­men­da opo­si­ción. Las com­pa­ñías de tran­vías veían en él un enemi­go cla­ro y los ar­qui­tec­tos te­mían por la in­te­gri­dad de los edi­fi­cios de la su­per­fi­cie. Pe­ro el co­mu­nis­mo triun­fan­te dio el vis­to bueno a la obra en 1931 y la pri­me­ra lí­nea –la ro­ja, cla­ro es­tá– se inau­gu­ró en 1935. Hoy, co­mo ayer, une dos gran­des par­ques mu­ni­ci­pa­les pa­san­do por el cen­tro de la ciu­dad y la pla­za de las Tres es­ta­cio­nes. Se cal­cu­la que los va­go­nes del me­tro mos­co­vi­ta tras­la­dan al día más pa­sa­je­ros que los de Lon­dres y Nue­va York jun­tos, a pe­sar de que tras la caí­da del co­mu­nis­mo los pre­cios no han de­ja­do de au­men­tar. Los cam­bios po­lí­ti­cos tam­bién tra­je­ron una olea­da de ven­de­do­res en los años no­ven­ta, an­sio­sos de en­trar en la eco­no­mía de mer­ca­do por la puer­ta de atrás, cap­tan­do a sus clien­tes en los an­de­nes. En la ac­tua­li­dad, es­ta ac­ti­vi­dad es­tá más que re­gu­la­da.

Co­mo las igle­sias en la edad me­dia, el Pa­la­cio del pro­le­ta­ria­do ofre­cía doc­tri­na bá­si­ca ilus­tra­da a sus usua­rios. Y ade­más, con un al­to sen­ti­do ar­tís­ti­co. Sin em­bar­go, los mo­ti­vos de­co­ra­ti­vos fue­ron cam­bian­do con el tiem­po. Las pri­me­ras es­ta­cio­nes re­fle­jan a las cla­ras el cla­si­cis­mo so­vié­ti­co y la rup­tu­ra con las van­guar­dias, sien­do Ale­xéi Dush­kin el que con­ci­bió las más es­pec­ta­cu­la­res, in­clui­da la de Kro­pót­kins­ka­ya, que no con­tie­ne sím­bo­los so­vié­ti­cos. Por eso re­sul­ta una de las más in­tem­po­ra­les y be­llas con su bó­ve­da blan­ca y sus co­lum­nas de már­mol. Su tra­ba­jo re­ci­bió di­ver­sos pre­mios in­ter­na­cio­na­les que hi­cie­ron ca­so omi­so a las ideo­lo­gías. Du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial se si­guió tra­ba­jan­do y se inau­gu­ró la lí­nea azul. Los mo­sai­cos de No­vo­kuz­néts­ka­ya los reali­zó en Le­nin­gra­do el pin­tor Víc­tor Fo­lov du­ran­te el ase­dio. Él mu­rió, pe­ro su obra lle­gó in­tac­ta a la ca­pi­tal. Lue­go, en los años cin­cuen­ta, se es­tre­nó la lí­nea cir­cu­lar que re­pro­du­ce ba­jo tie­rra el Ani­llo de los jar­di­nes de la su­per­fi­cie y que re­fle­ja el nue­vo es­ta­tus de po­ten­cia ven­ce­do­ra de la URSS, con las es­ta­cio­nes más lu­jo­sas del con­jun­to. A fi­na­les de la dé­ca­da se pro­lon­gó la

lí­nea azul al ai­re li­bre con apea­de­ros de hor­mi­gón, re­fle­jo de la so­brie­dad de la épo­ca de Jrus­chov. Más re­cien­tes son las pa­ra­das de la lí­nea gris, que da­tan de los años no­ven­ta. En ellas se ha in­ten­ta­do man­te­ner el ai­re de mag­ni­fi­cen­cia y ex­hi­ben mo­sai­cos de obras de Ché­jov o del cir­co, anun­cian­do de al­gún mo­do lo que se pue­de ver al sa­lir: tea­tros, el Cir­co vie­jo… Es­te re­co­rri­do ba­jo tie­rra por la his­to­ria po­lí­ti­ca de Mos­cú y de Ru­sia no es­ta­ría com­ple­to sin una re­fe­ren­cia a la mis­te­rio­sa lí­nea se­cre­ta. Hoy na­die po­ne en du­da que exis­te un tra­za­do pa­ra uso gu­ber­na­men­tal que re­co­rre las pro­fun­di­da­des de la tie­rra con ra­pi­dez y al abri­go de las mi­ra­das, en la me­jor tra­di­ción de las pe­lí­cu­las de agen­tes se­cre­tos de la gue­rra fría. Al­gu­nos ase­gu­ran que sus ca­sas re­tum­ban por el pa­so de los con­vo­yes fan­tas­ma.

Los pi­lo­nes ba­jos cu­bier­tos de már­mol blan­co ca­rac­te­ri­zan la es­ta­ción de Kievs­ka­ya La Ca­pi­lla ibé­ri­ca, si­tua­da en la pla­za Ro­ja, es la úni­ca en­tra­da al ba­rrio de Ki­tai Go­rod

El Ani­llo de los jar­di­nes, sur­gi­do en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XIX, cons­ta de 17 ki­ló­me­tros En el me­tro de Mos­cú se or­ga­ni­zan con­cier­tos que cuen­tan con el per­mi­so de la ad­mi­nis­tra­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.