AN­TÍ­DO­TOS A LA JU­BI­LA­CIÓN

La Vanguardia - ES - - SÍPUEDES - RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es Ilus­tra­ción Pa­blo Amar­go

PRE­GUN­TA | Es­ti­ma­do se­ñor Ca­lle, me he ju­bi­la­do re­cien­te­men­te y es­toy de­sola­do. Me en­cuen­tro tan aba­ti­do que ca­da día se ha con­ver­ti­do en un su­pli­cio. La verdad es que me han pre­ju­bi­la­do y yo no que­ría, pues era di­rec­tor de una su­cur­sal ban­ca­ria y me gus­ta­ba mi tra­ba­jo. Soy una per­so­na muy ac­ti­va, pe­ro me he ve­ni­do aba­jo al no lo­grar man­te­ner­me más tiem­po. Me lla­mo Ja­vier y me sien­to des­alen­ta­do, pues mi for­ma de vi­da ha cam­bia­do de un día pa­ra otro. In­ver­tía mu­chas ho­ras en el ban­co y ya te­nía he­cha mi ru­ti­na. Por un la­do, me sen­tía ca­pa­ci­ta­do pa­ra se­guir ha­cien­do mi tra­ba­jo a la per­fec­ción, y no es ti­rar­me flo­res a mi mis­mo, y, por otro, soy fuer­te y re­la­ti­va­men­te jo­ven. Qui­zá mi ca­so sea una mi­nu­cia al la­do de los ver­da­de­ra­men­te gra­ves que hay, pe­ro co­mo no me sien­to bien y le he se­gui­do por al­gu­nos de sus li­bros de su­pera­ción per­so­nal, le es­cri­bo aun- que sea pa­ra desaho­gar­me y por si me da al­gu­nas in­di­ca­cio­nes. Aho­ra me sien­to co­mo va­go o de­bi­li­ta­do, cuan­do yo siem­pre he te­ni­do ener­gía so­bra­da. Mi mu­jer di­ce que he vi­vi­do tan ac­ti­va­men­te que aho­ra al pa­rar me sien­to ex­tra­ño

RES­PUES­TA | Es­ti­ma­do ami­go: Mu­chas gra­cias por es­cri­bir­me y sin­ce­rar­se. He co­no­ci­do de pri­me­ra mano va­rios ca­sos co­mo el su­yo y la verdad es que es di­fí­cil en­ten­der la po­lí­ti­ca de los ban­cos: los em­plea­dos les son fie­les to­da la vi­da y de la no­che a la ma­ña­na les pre­ju­bi­lan, aún sien­do to­da­vía jó­ve­nes y efi­cien­tes. Cues­ta asi­mi­lar, cla­ro que sí, y le en­tien­do per­fec­ta­men­te. Pe­ro un buen nú­me­ro de mis alum­nos son pre­ju­bi­la­dos y es­tán real­men­te en­can­ta­dos. Han or­ga­ni­za­do sus vi­das de ma­ra­vi­lla y pue­den así aten­der ac­ti­vi­da­des e in­tere­ses vi­ta­les que an­tes no po­dían. Es­to les ha en­ri­que­ci­do y se han aden­tra­do en ac­ti­vi­da­des co­mo yo­ga, tai­chi, me­di­ta­ción, gim­na­sia, sen­de­ris­mo, ter­tu­lias, asis­ten­cia so­cial y vo­lun­ta­ria­do, lec­tu­ra, in­cur­sio­nes en la na­tu­ra­le­za, ju­gar al aje­drez y un lar­go et­cé­te­ra. Lo im­por­tan­te es adap­tar­se sa­bia­men­te y no em­pe­zar a dar­se pe­na a uno mis­mo y de­jar­se lle­var por la abu­lia, la tris­te­za o la de­ja­dez. No se aban­do­ne. Si­ga cier­ta dis­ci­pli­na en sus há­bi­tos, ha­ga ejer­ci­cio in­te­li­gen­te, bús­que­se mo­ti­va­cio­nes vi­ta­les, apro­ve­che pa­ra fre­cuen­tar más a ami­gos y fa­mi­lia­res, lea, in­da­gue por in­ter­net, no per­mi­ta que la apa­tía le ven­za ni un só­lo día. Era Bu­da quien de­cía: “No co­noz­co na­da tan po­de­ro­so co­mo el es­fuer­zo pa­ra ven­cer la in­do­len­cia y la pe­re­za”. Es­tá bien que aho­ra que cuen­ta con más tiem­po des­can­se más, pe­ro sin aban­do­nar­se, por­que en­ton­ces uno se sien­te al fi­nal de­pri­mi­do. Sin em­bar­go, es buen mo­men­to pa­ra apren­der a pa­rar, es­tar con us­ted mis­mo, sen­tir­se li­be­ra­do de la hi­pe­rac­ti­vi­dad, de­lei­tar­se con los ra­tos li­bres, sa­ber que más im­por­tan­te que ren­ta­bi­li­zar o pro­du­cir, es ser y sen­tir­se a gus­to. Es­tá más que de­mos­tra­do que si una per­so­na tras ju­bi­lar­se se aban­do­na y en­tra en un es­ta­dio de apa­tía o des­ga­na, el ce­re­bro en­ve­je­ce pre­ma­tu­ra­men­te. Tra­te de ver las co­sas des­de otro en­fo­que y sen­tir­se afor­tu­na­do por­que aho­ra tie­ne la po­si­bi­li­dad de vi­vir la vi­da tam­bién pa­ra sí mis­mo. Ve­rá que en un tiem­po no le­jano es­ta­rá con­ten­to con su suer­te y po­drá dis­fru­tar con su mu­jer y sus ami­gos. Es otra fa­se de vi­da y se­gu­ro que es pa­ra bien.

JU­BI­LAR­SE SIR­VE PA­RA HA­LLAR LA PAZ Y SE­GUIR ES­TAN­DO AC­TI­VO, PE­RO NO PA­RA PER­DER EL ÁNI­MO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.