La va­si­ja agrie­ta­da

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

Cuen­ta una vie­ja his­to­ria hin­dú que un car­ga­dor de agua te­nía dos gran­des va­si­jas. Col­ga­ba ca­da una en el ex­tre­mo de un pa­lo y las lle­va­ba por to­do el pue­blo. Una te­nía va­rias grie­tas, mien­tras que la otra es­ta­ba per­fec­ta, así que cuan­do lle­ga­ba a su des­tino, la va­si­ja ro­ta so­lo te­nía la mi­tad del agua. Du­ran­te años ha­cía el mis­mo tra­yec­to va­rias ve­ces al día, la va­si­ja ro­ta y la com­ple­ta, lle­van­do agua a quien la ne­ce­si­ta­ba. La ti­na­ja sin grie­tas es­ta­ba muy or­gu­llo­sa de sus lo­gros, pues se sa­bía per­fec­ta pa­ra los fi­nes pa­ra los que fue crea­da. Pe­ro la po­bre va­si­ja agrie­ta­da es­ta­ba muy aver­gon­za­da de su im­per­fec­ción: só­lo po­día ha­cer la mi­tad de su tra­ba­jo. Des­pués de mu­chos via­jes, la ti­na­ja que­bra­da le di­jo al agua­dor: “Es­toy aver­gon­za­da y me quie­ro dis­cul­par con­ti­go. De­bi­do a mis grie­tas só­lo en­tre­gas la mi­tad de mi car­ga y só­lo ob­tie­nes la mi­tad del va­lor que de­be­rías re­ci­bir”. El agua­dor ape­sa­dum­bra­do, le di­jo com­pa­si­va­men­te: “Cuan­do re­gre­se­mos a ca­sa quie­ro que no­tes las be­llí­si­mas flo­res que cre­cen a lo lar­go del ca­mino.” Así lo hi­zo la ti­na­ja. Y en efec­to, vio mu­chí­si­mas flo­res her­mo­sas, pe­ro de to­dos mo­dos se si­guió sin­tien­do ape­na­da. Pe­ro el agua­dor le di­jo: “Siem­pre he sa­bi­do de tus grie­tas y qui­se ob­te­ner ven­ta­ja de ello. Sem­bré se­mi­llas de flo­res a to­do lo lar­go del ca­mino y to­dos los días tú las has re­ga­do. Du­ran­te es­tos años he po­di­do re­co­ger es­tas flo­res pa­ra de­co­rar la ca­sa. Sin ser exac­ta­men­te co­mo eres, con to­dos tus de­fec­tos, ni yo ni mi fa­mi­lia hu­bié­ra­mos po­di­do dis­fru­tar de su olor y su be­lle­za”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.