¿ES UNO DE ELLOS?

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

Hay com­por­ta­mien­tos de los otros que nos mo­les­tan o agre­den. ¿Se ha pa­ra­do a pen­sar si tam­bién us­ted es irrespetuoso? Re­co­ge­mos una pe­que­ña mues­tra de con­duc­tas que de­la­tan a los mal­edu­ca­dos del si­glo XXI Ha­blar por el mó­vil en voz al­ta en un lu­gar pú­bli­co Es­te com­por­ta­mien­to era im­pen­sa­ble ha­ce tan só­lo unas dé­ca­das por­que, sen­ci­lla­men­te, no exis­tían los mó­vi­les. No obs­tan­te, le­van­tar la voz en es­pa­cios pú­bli­cos siem­pre ha si­do con­si­de­ra­do de mal gus­to cuan­do no una fal­ta de edu­ca­ción. Con los mó­vi­les el pro­ble­ma se ha dis­pa­ra­do. Co­mer en el ci­ne Qui­zá du­ran­te al­gu­nas dé­ca­das del si­glo pa­sa­do, cuan­do las se­sio­nes de ci­ne eran do­bles y las po­si­bi­li­da­des de ocio es­ca­sas, co­mer en el ci­ne no es­ta­ba tan mal vis­to o in­clu­so des­per­ta­ba la en­vi­dia del ve­cino. Pe­ro hoy los afi­cio­na­dos al ci­ne as­pi­ran a dis­fru­tar de la pe­lí­cu­la sin olo­res ni rui­dos aje­nos a la mis­ma. Y una co­sa son las tí­pi­cas pa­lo­mi­tas y otra muy dis­tin­ta el sur­ti­do de co­mi­da pa­ra lle­var que se em­pie­za a ver (y oler) en mu­chas sa­las. Ha­blar en el ci­ne (so­bre to­do en pe­lí­cu­las in­fan­ti­les) Ha­ce un tiem­po, ha­blar en el ci­ne en voz al­ta era lo tí­pi­co que ha­cía un gru­po de ado­les­cen­tes pa­ra di­ver­tir­se. Aho­ra en cam­bio ca­da vez son más los pa­dres e hi­jos que ha­blan en voz al­ta du­ran­te una pro­yec­ción. Co­me­ter una im­pru­den­cia al vo­lan­te, so­bre la mo­to o la bi­ci­cle­ta, e in­sul­tar a quien lo cri­ti­ca o re­pro­cha Gen­te in­cí­vi­ca ha exis­ti­do siem­pre, pe­ro son mu­chos quie­nes opi­nan que an­tes cuan­do a al­guien le re­pren­dían por la ca­lle por sus ma­las ac­cio­nes se aver­gon­za­ba, pe­día dis­cul­pas o ba­ja­ba la ca­be­za, y aho­ra a la fal­ta de res­pe­to se su­ma a me­nu­do la fal­ta de edu­ca­ción y la au­sen­cia de au­to­crí­ti­ca. Re­cli­nar el asien­to del avión, aca­pa­rar el re­po­sa­bra­zos o po­ner los pies en el asien­to de­lan­te­ro Es un ejem­plo cla­ro de la ne­ce­si­dad de re­fle­xio­nar so­bre dón­de aca­ban los de­re­chos pro­pios y em­pie­zan los del ve­cino. ¿Qué hay de ma­lo en po­ner­se có­mo­do pa­ra des-

can­sar? Na­da, o mu­cho si im­pli­ca que el ve­cino no só­lo no va­ya tan có­mo­do sino que ni si­quie­ra pue­da mo­ver­se. La po­lí­ti­ca de las com­pa­ñías aé­reas de ren­ta­bi­li­zar al má­xi­mo los avio­nes con más asien­tos y me­nos es­pa­cio en­tre ellos tam­po­co ayu­da. Ha­blar mien­tras el pro­fe­sor o un con­fe­ren­cian­te ex­pli­ca In­te­rrum­pir a quien ha­bla o crear con­ver­sa­cio­nes pa­ra­le­las no es una fal­ta de res­pe­to nue­va, pe­ro sí más fre­cuen­te. Qui­zá por­que es­tas con­duc­tas se vi­ven co­mo al­go ha­bi­tual en mu­chas au­las, en las ter­tu­lias y en los de­ba­tes po­lí­ti­cos. In­te­rrum­pir una con­ver­sa­ción o una co­mi­da pa­ra leer los men­sa­jes del mó­vil Al­gu­nos es­tán tan pen­dien­tes de los cam­bios que apa­re­cen en la pan­ta­lla de sus mó­vi­les que no se pa­ran a pen­sar que prio­ri­zar­los im­pli­ca me­nos­pre­ciar a la per­so­na que tie­nen de­lan­te, y que por no pos­po­ner la lec­tu­ra de un men­sa­je, es­tán pos­ter­gan­do a la per­so­na con la que han ele­gi­do co­mer o char­lar.

Man­te­ner lla­ma­das te­le­fó­ni­cas en me­dio de una reunión de gru­po sin apar­tar­se ni dis­cul­par­se

Le­van­tar la voz en pú­bli­co, re­ve­lar con­ver­sa­cio­nes pri­va­das, in­te­rrum­pir a quien ha­bla o crear con­ver­sa­cio­nes pa­ra­le­las de­no­ta ma­la edu­ca­ción y son fal­tas de res­pe­to clá­si­cas, tan­to si se ha­ce de vi­va voz co­mo si es a tra­vés del mó­vil. In­co­mo­da al res­to de los reuni­dos por­que obli­ga a es­cu­char con­ver­sa­cio­nes aje­nas, a pos­po­ner la pro­pia o a gri­tar pa­ra se­guir es­cu­chán­do­se.

No mi­rar al in­ter­lo­cu­tor mien­tras se ha­bla

Tam­po­co es­ta fal­ta de res­pe­to es nue­va, pe­ro sí más fre­cuen­te. Qui­zá por­que en la sociedad del es­trés y de las pri­sas se pres­ta aten­ción a mu­chas co­sas a la vez. De­no­ta fal­ta de in­te­rés por el in­ter­lo­cu­tor o por la con­ver­sa­ción.

No sa­lu­dar al en­trar en el as­cen­sor o en un co­mer­cio

Las fór­mu­las de cortesía evo­lu­cio­nan con el tiem­po, pe­ro no pue­den des­apa­re­cer. Vi­vir en una gran ur­be o re­la­cio­nar­se con mu­chas per­so­nas al ca­bo del día no exi­me de dar los bue­nos días, las bue­nas tar­des o un sen­ci­llo ‘ho­la’ al coin­ci­dir en es­pa­cios con­cre­tos con otras per­so­nas.

Per­fu­mar­se en ex­ce­so

Del mis­mo mo­do que gri­tar a al­guien su­po­ne una agre­sión pa­ra su oí­do, per­fu­mar­se en ex­ce­so agre­de el ol­fa­to de quie­nes nos ro­dean. El ex­ce­so de per­fu­me es es­pe­cial­men­te irrespetuoso en los res­tau­ran­tes, don­de el olor de uno pue­de im­pe­dir dis­fru­tar de los aro­mas de la co­mi­da o del vino al res­to de co­men­sa­les.

Ha­cer bro­mas o co­men­ta­rios se­xis­tas, ho­mó­fo­bos o ra­cis­tas

El hu­mor y los chis­tes son cul­tu­ra­les y evo­lu­cio­nan con la sociedad. Los chis­tes del ti­po “ha­bía una vez un chino, un ne­gro y un in­dio…” no en­ca­jan en un mun­do glo­ba­li­za­do, co­mo tam­po­co los que se bur­lan de las mu­je­res, de los ho­mo­se­xua­les o los dis­ca­pa­ci­ta­dos. En vez de sus­ci­tar car­ca­ja­das es fá­cil ofen­der al re­cep­tor.

In­sul­tar al ri­val o al ár­bi­tro en lu­gar de ani­mar des­de las gra­das

Que los es­pec­tácu­los de­por­ti­vos sean lu­gar pro­pi­cio pa­ra las emo­cio­nes y pa­ra des­ha­cer­se del es­trés se­ma­nal no jus­ti­fi­ca la ge­ne­ra­li­za­ción de las fal­tas de res­pe­to y agre­sio­nes ver­ba­les que se dan en las gra­das y que ha abier­to el de­ba­te so­bre si hay que san­cio­nar a los clu­bes que no con­tro­len los in­sul­tos de sus se­gui­do­res.

Qui­tar­le a al­guien al­go de las ma­nos pa­ra usar­lo uno mis­mo (el pe­rió­di­co, por ejem­plo)

Que el tra­to en­tre pa­dres e hi­jos, en­tre com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo o en­tre ve­ci­nos ha­ya per­di­do for­ma­li­dad y sea igua­li­ta­rio no sig­ni­fi­ca que no ha­ya que res­pe­tar las co­sas, los es­pa­cios y los in­tere­ses de los otros. An­tes y aho­ra hay vi­da más allá de uno mis­mo.

Lle­gar tar­de a una ci­ta o ha­cer que otros lle­guen tar­de

La pun­tua­li­dad qui­zá sue­ne a vir­tud an­ti­gua, pe­ro lle­gar tar­de es una fal­ta de res­pe­to pa­ra quien es­pe­ra, una des­con­si­de­ra­ción ha­cia el uso de su tiem­po y sus obli­ga­cio­nes, más si ca­be en una sociedad tan ata­rea­da y es­tre­sa­da co­mo la ac­tual.

Di­ri­gir­se a las per­so­nas ma­yo­res o a los clien­tes con di­mi­nu­ti­vos o ape­la­ti­vos co­mo gua­pa, rey,

ca­ri­ño...

Ya no se tra­ta tan­to de op­tar por tu­tear a to­do el mun­do o de pre­ser­var el us­ted. Hoy, en al­gu­nos ám­bi­tos (y co­mer­cios), uno se con­for­ma­ría con que no le in­fan­ti­li­cen, con que le ha­blen en un tono neu­tro y se res­pe­te una mí­ni­ma dis­tan­cia en el tra­to, que se se­pa dis­tin­guir en­tre ami­gos y des­co­no­ci­dos.

Re­gar las plan­tas de la te­rra­za a ple­na luz del día

Ha­ce años en las ciu­da­des lo ha­bi­tual era re­gar las plan­tas de la te­rra­za por la no­che pa­ra no sal­pi­car a na­die que pa­sa­ra por la ca­lle. Pe­ro de unos años a es­ta par­te cual­quier ho­ra es bue­na pa­ra ha­cer­lo, in­de­pen­dien­te­men­te de si aba­jo hay o no gen­te que se pue­da mo­jar.

EL RES­PE­TO SE APREN­DE Y LAS FAL­TAS DE RES­PE­TO SE CON­TA­GIAN LA CLA­VE ES VER SI LO QUE UNO HA­CE PUE­DE MO­LES­TAR A LOS DE­MÁS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.