Sin mie­do al do­lor

La Vanguardia - ES - - CREAR -

Ta­tuar­se due­le y quien se aven­tu­ra a gra­bar­se la piel es cons­cien­te de ello. Mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do se han sen­ta­do en la ca­mi­lla de un ta­tua­dor y han re­sis­ti­do el do­lor, amén de dar per­mi­so pa­ra in­yec­tar tin­ta en la piel, ini­cial­men­te in­tac­ta. Si no es un pro­ce­so fá­cil, ¿por qué re­sul­ta tan sa­tis­fac­to­rio pa­ra quie­nes se ta­túan? “El he­cho de en­fren­tar­se a tal do­lor y per­mi­tir­lo im­pli­ca­ría, en pri­me­ra ins­tan­cia, la bús­que­da de cal­mar un do­lor psí­qui­co y una li­be­ra­ción del mis­mo. Me­dian­te el cuer­po, al igual que se ex­pre­san emo­cio­nes, tam­bién bus­ca­mos in­cons­cien­te­men­te ma­ne­ras pa­ra li­be­rar las mis­mas. De ahí que en el he­cho de ta­tuar­se exis­ta el de­seo de que­rer ex­pre­sar al­go me­dian­te la con­di­ción cor­po­ral, al tiem­po que que­rer sol­tar la mis­ma. En pa­la­bras co­lo­quia­les po­dría­mos re­su­mir­lo en ‘au­to­ri­zo que me hie­ras pa­ra apa­ci­guar es­to que ten­go tan aden­tro y que no pue­do ex­pre­sar de otro mo­do’. Es­ta mo­ti­va­ción es más po­ten­te que el mie­do al do­lor, por­que en ella ha­brá una re­com­pen­sa psi­co­ló­gi­ca”, ana­li­za la psi­có­lo­ga clí­ni­ca Nú­ria Cos­ta. Los es­pe­cia­lis­tas, que tam­bién apun­tan que hay una in­ten­ción cons­cien­te al que­rer gra­bar en nues­tra piel aque­llo que que­re­mos que per­du­re, re­co­no­cen que exis­te una par­te in­cons­cien­te, “una re­ti­cen­cia psi­co­ló­gi­ca a la pér­di­da y una ne­ce­si­dad de te­ner­lo siem­pre pre­sen­te, la cual co­sa ha­ce que se to­men me­di­das pa­ra in­mor­ta­li­zar­lo. Ahí hay una com­pen­sa­ción psi­co­ló­gi­ca de al­go que no pue­de ex­pre­sar­se. La par­te de au­to­le­sión y sa­cri­fi­cio es una vía pa­ra con­tar al­go que la voz no pue­de, ya que in­ter­na­men­te no pue­de sol­tar­se ni acep­tar­se y de­ben tras­pa­sar­se los lí­mi­tes de lo fu­gaz pa­ra que per­du­re eter­na­men­te. Al­go así co­mo el an­he­lo ocul­to de que eso exis­ta has­ta el fin de nues­tros días”, ex­pli­ca Cos­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.