La cien­cia de los fue­ra de se­rie

El de­ba­te es siem­pre el mis­mo: de­por­tis­tas de éli­te co­mo Ra­fa Na­dal, Mi­reia Belmonte, Leo Mes­si o Se­re­na Williams, ¿son el re­sul­ta­do de una ge­né­ti­ca por­ten­to­sa o de de­ter­mi­na­ción y en­tre­na­mien­to? La res­pues­ta, al pa­re­cer, es mu­cho más com­ple­ja, hu­ye de es

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - Tex­to Cristina Sáez

Cua­tro se­gun­dos. Se­gún co­mo se mi­re, y tal vez pa­ra la ma­yo­ría de co­sas, es na­da. Y en cam­bio, en de­por­tes es un abis­mo. El que se­pa­ra al pri­mer co­rre­dor del úl­ti­mo en una prue­ba. El que otor­ga un po­dio. El ne­ce­sa­rio pa­ra en­ces­tar un ti­ro y lle­var­se el par­ti­do. Y el tiem­po que con­vir­tió a Mi­reia Belmonte en la me­jor na­da­do­ra de la his­to­ria en 200 ma­ri­po­sa. Por­que cua­tro se­gun­dos es lo que con­si­guió re­ba­jar es­ta ca­ta­la­na de su pro­pia mar­ca, lo que la lle­vó a ga­nar el oro y a pul­ve­ri­zar el an­te­rior ré­cord mun­dial en es­ta mo­da­li­dad. Fue en los mun­dia­les de pis­ci­na cor­ta ce­le­bra­dos en Doha, Qa­tar, a co­mien­zos de di­ciem­bre. Me­nos de una ho­ra des­pués vol­vía al agua y con­se­guía otro nue­vo ré­cord del mun­do, es­ta vez en 400 es­ti­los. Con tan só­lo 24 años de edad, Belmonte es un por­ten­to de­por­ti­vo. Bas­ta echar un vis­ta­zo a su pal­ma­rés. ¡Lo ha ga­na­do prác­ti­ca­men­te to­do! Ya cuan­do te­nía 11 años se hi­zo con na­da me­nos que seis tí­tu­los de cam­peo­na de Es­pa­ña en dis­tin­tas mo­da­li­da­des. Des­de en­ton­ces, se ha pa­sa­do la vi­da en la pis­ci­na, si­guien­do un en­tre­na­mien­to y una dis­ci­pli­na muy es­tric­tos, con los que se ha co­lo­ca­do en la éli­te de­por­ti­va. Mu­chas chi­cas co­mo ella de­di­can ho­ras y ho­ras a en­tre­nar, y sin em­bar­go, aun­que son bue­ní­si­mas, no al­can­zan la ex­ce­len­cia de es­ta ca­ta­la­na. ¿Por qué? ¿Qué ha­ce que Mi­reia Belmonte sea una atle­ta fue­ra de se­rie? ¿Por qué Usain Bolt es el hombre más ve­loz del pla­ne­ta? ¿Có­mo con­si­gue Mes­si ha­cer las ju­ga­das que lo ca­rac­te­ri­zan? ¿Qué tie­ne Ra­fa Na­dal pa­ra ser uno de los gran­des te­nis­tas de la his­to­ria? “Tie­nen ta­len­to de­por­ti­vo”, res­pon­de el es­ta­dou­ni­den­se Da­vid Eps­tein, pe­rio­dis­ta cien­tí­fi­co au­tor de

El gen de­por­ti­vo. Un atle­ta ex­ce­len­te ¿na­ce o se ha­ce? (In­di­cios). Esa cua­li­dad di­fí­cil de de­fi­nir se tra­du­ce en “una ma­yor ca­pa­ci­dad de me­jo­rar”, di­ce. Es la fi­ní­si­ma lí­nea que se­pa­ra al ma­na­co­ren­se de mu­chos otros ex­ce­len­tes te­nis­tas; o a Ona Car­bo­nell de otras tan­tas ex­ce­len­tes na­da­do­ras de sin­cro­ni­za­da. Es el in­gre­dien­te má­gi­co de la ex­ce­len­cia de­por­ti­va. Una es­pe­cie de don que “tie­ne un com­po­nen­te ge­né­ti­co, pe­ro tam­bién psi­co­ló­gi­co y de en­torno”, apun­ta Eps­tein en una en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca. Des­de que el de­por­te es com­pe­ti­ti­vo, y so­bre to­do en las úl­ti­mas dé­ca­das en las que se han su­ce­di­do lo­gros in­creí­bles y las mar­cas de los atle­tas es­tán más y más igua­la­das, la cien­cia tra­ta de di­sec­cio­nar en qué con­sis­te ese ta­len­to de los fue­ra de se­rie. ¿Cuál es ese fac­tor X que pue­de lle­var a un co­rre­dor, por ejem­plo, a ara­ñar unas mi­lé­si­mas de se­gun­do al crono y ha­cer­se con el oro? En las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XX se em­pe­zó a ver que unas fi­sio­lo­gías eran más ade­cua­das pa­ra al­gu­nos de­por­tes que otras; has­ta ese mo­men­to, se con­si­de­ra­ba que ha­bía un ti­po de cuer­po es­tán­dar ideal pa­ra to­do ti­po de ejer­ci­cio: el del atle­ta de es­ta­tu­ra y pe­so me­dios; tan­to da­ba si era sal­ta­dor de al­tu­ra o lan­za­dor de pe­sos. Y con ese cri­te­rio se se­lec­cio­na­ba a los de­por­tis­tas. Con el avan­ce del si­glo y de la cien­cia, es­ta idea se fue aban­do­nan­do y se em­pe­za­ron a bus­car in­di­vi­duos cu­yas ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas los hi­cie­ran más ap­tos pa­ra cier­tos de­por­tes. “Co­men­zó así una es­pe­cie de se­lec­ción ar­ti­fi­cial que pro­du­jo que los cuer­pos de los de­por­tis­tas se di­fe­ren­cia­ran e hi­per­es­pe­cia­li­za­ran”, ex­pli­ca Eps­tein. El si­guien­te pa­so fue di­se­ñar en­tre­na­mien­tos de­por­ti­vos que po­ten­cia­ran las ca­pa­ci­da­des de los atle­tas en fun­ción de la dis­ci­pli­na en que com­pe­tían. Pe­ro pron­to se em­pe­zó a ver que el mis­mo en­tre­na­mien­to no ob­te­nía los mis­mos re­sul­ta­dos en to­dos los de­por­tis­tas. ¿De qué de­pen­día, pues, que unos al­can­za­ran la glo­ria y otros se que­da­ran en el pe­lo­tón?

¿Un gen de­por­ti­vo? Tras la se­cuen­cia­ción del ge­no­ma hu­mano, en el 2003, los cien­tí­fi­cos del de­por­te em­pe­za­ron a po­ner a los atle­tas ba­jo la luz del mi­cros­co­pio en bus­ca de va­rian­tes ge­né­ti­cas que ex­pli­ca­ran su ta­len­to. Nu­me­ro­sos es­tu­dios iden­ti­fi­ca­ron ge­nes in­di­vi­dua­les que aso­cia­ron al ren­di­mien­to de­por­ti­vo, co­mo el ATCN3, que pro­du­ce la pro­teí­na al­fa ac­ti­ni­na 3, fun­da­men­tal en el pro­ce­so de con­trac­ción mus­cu­lar, y cu­ya va­rian­te o ale­lo R fa­vo­re­ce una res­pues­ta ex­plo­si­va de los múscu­los, muy útil en com­pe­ti­cio­nes de ve­lo­ci­dad. Se­gún un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en Na­tu­re, el 85% de los co­rre­do­res afri­ca­nos lo tie­nen, fren­te al 50% de los eu­ro­asiá­ti­cos. O el ACE, el pri­mer gen que se vin­cu­ló al ren­di­mien­to de­por­ti­vo, y que al pa­re­cer tie­ne un pa­pel muy im­por­tan­te en la re­gu­la­ción de la pre­sión san­guí­nea, un fac­tor cla­ve en la es­ca­la­da de mon­ta­ña. Aho­ra bien, ¿has­ta qué pun­to nues­tro ADN

EL FÍ­SI­CO CUEN­TA (Y MU­CHO), TAM­BIÉN LA CA­PA­CI­DAD NEU­RO­NAL

de­ter­mi­na la ca­pa­ci­dad atlé­ti­ca? No se sa­be. La ma­yo­ría de in­ves­ti­ga­cio­nes su­gie­ren que con­tri­bu­ye de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que una per­so­na que ten­ga esos ale­los de­ter­mi­na­dos va­ya a ser un buen de­por­tis­ta. Pa­ra em­pe­zar, se pue­de te­ner la va­rian­te del gen de­por­ti­vo pe­ro que no se ex­pre­se, es de­cir, que no se ac­ti­ve. E in­clu­so hay me­da­llis­tas olím­pi­cos que ca­re­cen de las va­rian­tes de es­tos ge­nes. Nues­tra bio­lo­gía es su­ma­men­te com­ple­ja y no se pue­de re­du­cir a tra­tar de bus­car qué gen se en­car­ga de qué fun­ción. La ex­ce­len­cia de­por­ti­va tie­ne que re­si­dir en otro la­do. La cien­cia tam­bién ha in­ves­ti­ga­do qué pe­so tie­ne la bio­lo­gía. En no­viem­bre del 2014 se pu­bli­có en la re­vis­ta PLoS ONE un in­tere­san­te ar­tícu­lo cien­tí­fi­co que re­la­cio­na­ba la si­me­tría de las ro­di­llas con una ma­yor ca­pa­ci­dad de ve­lo­ci­dad. In­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Rut­gers, en EE.UU., exa­mi­na­ron las ar­ti­cu­la­cio­nes de 73 atle­tas de éli­te ja­mai­ca­nos, en­tre los que ha­bía co­rre­do­res olím­pi­cos e in­clu­so un cam­peón del mun­do, y com­pa­ra­ron sus me­di­das con las de otros 116 ja­mai­ca­nos que no eran de­por­tis­tas, con eda­des y pe­so si­mi­la­res. Des­cu­brie­ron que los ve­lo­cis­tas te­nían las ro­di­llas mu­cho más si­mé­tri­cas que el res­to de la po­bla­ción, so­bre to­do aque­llos que com­pe­tían en los 100 me­tros lisos. Y que los ke­nia­nos sean los me­jo­res ma­ra­to­nia­nos del mun­do, tam­bién se de­be en bue­na me­di­da a su par­ti­cu­lar fí­si­co. En con­cre­to, los ka­len­jin, una tri­bu que su­po­ne el 12% de la po­bla­ción, tie­nen unas pier­nas ex­tre­ma­da­men­te lar­gas y del­ga­das y una ca­de­ra su­ma­men­te es­tre­cha. La pier­na fun­cio­na co­mo un pén­du­lo, cuan­to más lar­ga y fi­na en el ex­tre­mo, más efi­cien­te ener­gé­ti­ca­men­te se mues­tra pa­ra os­ci­lar. Ade­más, la ele­va­da al­ti­tud en la que vi­ven fa­vo­re­ce su ca­pa­ci­dad ae­ró­bi­ca. En es­te sen­ti­do, pa­ra que ese fí­si­co be­ne­fi­cio­so desa­rro­lle su po­ten­cial, el en­torno desem­pe­ña un pa­pel su­ma­men­te im­por­tan­te. El sis­te­ma educativo ke­niano al igual que el ja­mai­cano, una pe­que­ña is­la de la que sa­len al­gu­nos de los me­jo­res co­rre­do­res del mun­do, apues­ta por el atle­tis­mo y fo­men­ta es­te de­por­te en­tre sus ciu­da­da­nos. El doc­tor Fran­chek Drob­nic, je­fe del de­par­ta­men­to de in­ves­ti­ga­ción del CAR de Sant Cu­gat, po­ne otro ejem­plo más cer­cano, el de Ki­lian Jor­net, es­quia­dor y co­rre­dor de mon­ta­ña. Es­te de­por­tis­ta cre­ció en los Pi­ri­neos; su pa­dre era guía de mon­ta­ña y guar­da del re­fu­gio de Cap de Rec, en la Cer­dan­ya; y su ma­dre tra­ba­ja­ba co­mo pro­fe­so­ra de de­por­tes de mon­ta­ña. Con tres años, Jor­net ya co­ro­nó su pri­mer tres mil; con cin­co hi­zo el Ane­to y con seis, el Breit­horn (4.000 m). Sus pa­dres le in­cul­ca­ron el amor por la na­tu­ra­le­za y tam­bién su pa­sión por los de­por­tes de mon­ta­ña. Y en­ci­ma, el fí­si­co que tie­ne le acom­pa­ña –no sa­be­mos si tam­bién los ge­nes–. “Sin la fa­mi­lia tan es­pe­cial que tu­vo y si no hu­bie­ra cre­ci­do en un en­torno tan fa­vo­re­ce­dor y pro­pi­cia­dor pa­ra la es­pe­cia­li­dad a la que él se de­di­ca, se­gu­ra­men­te no hu­bie­ra desa­rro­lla­do las cua­li­da­des

de ex­ce­len­cia de­por­ti­va que tie­ne”, con­si­de­ra es­te ex­per­to en me­di­ci­na del de­por­te. Tam­po­co po­dría ha­cer lo que ha­ce si fue­ra más al­to, o si pe­sa­ra más. Pa­ra Drob­nic, “al ser tan li­ge­ro, no ejer­ce de­ma­sia­da pre­sión so­bre las ro­cas, lo que le per­mi­te brin­car de una a otra sin que sal­ten. De lo con­tra­rio, se iría ba­rran­co aba­jo. Él ha apren­di­do a sa­ber cuál es la fuer­za y cuál la ve­lo­ci­dad que en ca­da mo­men­to de­be apli­car”. Los en­tre­na­do­res son tam­bién pie­zas cla­ve en el ca­mino de un de­por­tis­ta ha­cia la ex­ce­len­cia. Co­mo ocu­rre con los maes­tros en la es­cue­la, son los res­pon­sa­bles de es­ti­mu­lar a los atle­tas y sa­car lo me­jor de ellos. Pa­ra Xa­vier Ba­lius, al fren­te de la uni­dad de cien­cias, me­di­ci­na y tec­no­lo­gía del CAR Sant Cu­gat, “los de­por­tis­tas lle­gan a la éli­te por­que tie­nen un buen equi­po de­trás, un en­tre­na­dor que di­se­ña el me­jor plan de en­tre­na­mien­to pa­ra sa­car lo me­jor de ellos, que sa­be mo­ti­var­los, que les co­mu­ni­ca pa­sión. Sin eso, no hay su­per­atle­ta que val­ga”.

La men­te de­por­ti­va Pe­ro que un de­por­tis­ta lle­gue a ser un su­per­atle­ta no só­lo tie­ne que ver con su ge­né­ti­ca y sí y mu­cho con sus neu­ro­nas. En las úl­ti­mas dos dé­ca­das nu­me­ro­sos es­tu­dios han re­ve­la­do que los fue­ra de se­rie tie­nen un ce­re­bro per­fec­ta­men­te afi­na­do pa­ra los re­que­ri­mien­tos del de­por­te que prac­ti­can. Son per­sis­ten­tes, dis­ci­pli­na­dos, con una ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción su­pe­rior a la de la ma­yo­ría de po­bla­ción. Y unas ha­bi­li­da­des de per­cep­ción en­vi­dia­bles. ¿Có­mo pue­de ser que Ro­ger Fe­de­rer sea ca­paz de in­ter­cep­tar una bo­la que va a más de 200 km/h? Ha­ce 40 años, Ja­net Star­ket, una in­ves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad de Wa­ter­loo, qui­so sa­ber a qué se de­bía la enor­me ca­pa­ci­dad de reac­ción de los de­por­tis­tas e in­ven­tó una prue­ba pa­ra com­pro­bar esa cua­li­dad. Se­lec­cio­nó mi­les de fotos de vo­lei­bol fe­me­nino; en al­gu­nas se veía el ba­lón den­tro del fo­to­gra­ma y en otras ya ha­bía sa­li­do; en la ma­yo­ría de las imá­ge­nes, la orien­ta­ción y pos­tu­ras de las ju­ga­do­ras que apa­re­cían era prác­ti­ca­men­te idén­ti­ca. Star­ket mos­tró esas imá­ge­nes du­ran­te unas 16 mi­lé­si­mas de se­gun­do –lo que pa­ra la ma­yo­ría de mor­ta­les se­ría un fo­go­na­zo– a mu­je­res que ju­ga­ban en equi­pos de pri­me­ra di­vi­sión así co­mo a afi­cio­na­das y ellas de­bían de­ci­dir si el ba­lón apa­re­cía o no en la ima­gen. Cuan­to me­jor era la ju­ga­do­ra, más rá­pi­da­men­te y con ma­yor efi­cien­cia po­día de­ci­dir si la pe­lo­ta apa­re­cía o no. En cam­bio, las afi­cio­na­das no eran ni ca­pa­ces de ver el con­te­ni­do de la ima­gen. Re­pi­tió el ex­pe­ri­men­to con ju­ga­do­res de hoc­key, de ba­lon­ces­to, de fút­bol y ob­tu­vo los mis­mos re­sul­ta­dos. Con­clu­yó que los ju­ga­do­res de éli­te ne­ce­si­tan me­nos in­for­ma­ción vi­sual pa­ra sa­ber qué ocu­rri­rá en el fu­tu­ro. Su ce­re­bro crea una es­pe­cie de ba­se de da­tos men­tal de las ju­ga­das, de los mo­vi­mien­tos de los opo­nen­tes y tra­yec­to­ria de la pe­lo­ta y eso les ha­ce te­ner una ma­yor ca­pa­ci­dad de an­ti­ci­pa­ción. Y es­tá cla­ro que no na­cen con esa ha­bi­li­dad, sino que la en­tre­nan, aun­que es evi­den­te que al­gu­nos tie­nen ma­yor ca­pa­ci­dad que otros pa­ra esa pre­dic­ción.

Esa ha­bi­li­dad men­tal ex­pli­ca en bue­na me­di­da que Xa­vi Hernández ha­ya si­do re­co­no­ci­do co­mo el me­jor cen­tro­cam­pis­ta del mun­do. Es­te ju­ga­dor es ca­paz de co­rrer con la pe­lo­ta en una ju­ga­da de ata­que y sa­ber qué es­tá ocu­rrien­do en el cam­po, dón­de es­tán sus com­pa­ñe­ros, dón­de se co­lo­ca­rán, y ha­cer así el me­jor pa­se po­si­ble en ca­da si­tua­ción. Tie­ne una enor­me ca­pa­ci­dad de an­ti­ci­pa­ción gra­cias a los mi­les de pa­tro­nes de jue­go que ha apren­di­do a in­ter­pre­tar. “Eso ha­ce que pue­da to­mar de­ci­sio­nes muy rá­pi­do, de for­ma ca­si irra­cio­nal”, apun­ta el di­vul­ga­dor Eps­tein, quien du­ran­te años es­cri­bió en

Sports Illus­tra­ted, una po­pu­lar re­vis­ta se­ma­nal de los EE.UU. de­di­ca­da al de­por­te. Otro ras­go in­tere­san­te de la men­te de­por­ti­va es su enor­me ca­pa­ci­dad de lo que se de­no­mi­na “am­pli­tud de la aten­ción vi­sual”. La aten­ción vi­sual nos per­mi­te con­cen­trar­nos en aque­llo que es re­le­van­te pa­ra lo que es­ta­mos ha­cien­do a la vez que ig­no­ra­mos to­do ti­po de dis­trac­cio­nes, y la am­pli­tud es to­do aque­llo a lo que es­tás pres­tan­do aten­ción en ca­da mo­men­to y que cam­bia en con­so­nan­cia con la si­tua­ción. Un ju­ga­dor de ba­lon­ces­to que co­ge la pe­lo­ta y co­mien­za a co­rrer en di­rec­ción a la ca­nas­ta con­tra­ria tie­ne que es­tar pen­dien­te del ba­lón, del res­to de sus com­pa­ñe­ros de equi­po y del equi­po con­tra­rio. Y a la vez de­be ig­no­rar los gri­tos del pú­bli­co. Lo mis­mo cuan­do de­be lan­zar un ti­ro li­bre. “Cuan­do sa­les a la pis­ci­na, en una fi­nal olím­pi­ca, y tie­nes a 30.000 per­so­nas en las gra­das mi­rán­do­te, tie­nes que es­tar muy con­cen­tra­da pa­ra eje­cu­tar a la per­fec­ción lo que has en­sa­ya­do, do­mi­nar los ner­vios, tu cuer­po, cen­trar­te en la mú­si­ca, es­tar pen­dien­te de tu com­pa­ñe­ra, de sus mo­vi­mien­tos, y a la vez trans­mi­tir emo­ción al ju­ra­do, que es una ca­rac­te­rís­ti­ca im­por­tan­tí­si­ma de la sin­cro­ni­za­da”, ex­pli­ca la na­da­do­ra Ona Car­bo­nell. To­dos los de­por­tis­tas de éli­te en­tre­nan muy du­ro, po­seen gran­des ca­pa­ci­da­des y man­tie­nen un es­ta­do men­tal de aler­ta du­ran­te la com­pe­ti­ción. En cam­bio, es uno so­lo el que lle­ga el pri­me­ro. Los cien­tí­fi­cos han des­cu­bier­to que una pe­que­ña re­gión si­tua­da en la par­te más pro­fun­da del ce­re­bro les po­dría es­tar dan­do una ven­ta­ja ex­tra. Se tra­ta de la ín­su­la, que al pa­re­cer tie­ne un pa­pel re­le­van­te en las emo­cio­nes y en las sen­sa­cio­nes cor­po­ra­les. Y se­gún una nue­va teo­ría pro­pues­ta por el Op­tiB­rain Cen­ter, un consorcio cien­tí­fi­co con se­de en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, esa re­gión se en­car­ga du­ran­te la com­pe­ti­ción de ge­ne­rar pre­dic­cio­nes, eva­luar có­mo se va a sen­tir el cuer­po si lo for­za­mos un po­co más, cuán­ta ener­gía va a con­lle­var ese ex­tra, y en fun­ción de esos da­tos, prio­ri­za y to­ma de­ci­sio­nes. De al­gu­na ma­ne­ra, eva­lúa el cos­te-be­ne­fi­cio. Y si el re­sul­ta­do es po­si­ti­vo, en­vía ór­de­nes pa­ra inun­dar de hor­mo­nas el ce­re­bro del de­por­tis­ta y ha­cer­lo ir un po­co más allá, a pe­sar de la po­si­bi­li­dad de le­sión, del do­lor mus­cu­lar, del enor­me es­fuer­zo. Tal vez, con­si­de­ran los cien­tí­fi­cos, es­ta zo­na es la que ayu­da a los ve­lo­cis­tas a avan­zar de for­ma más efi­cien­te que sus com­pe­ti­do­res pa­ra ara­ñar las dé­ci­mas de se­gun­do ne­ce­sa­rias pa­ra su­bir al po­dio.

Leo Mes­si ha al­can­za­do la ex­ce­len­cia y ba­ti­do mil

y un ré­cords pe­se a sus pro­ble­mas de cre­ci­mien­to

cuan­do era ni­ño

La na­da­do­ra Mi­reia Belmonte, do­ble me­da­llis­ta olím­pi­ca, ha des­tro­za­do va­rios ré­cords mun­dia­les

en los úl­ti­mos me­ses

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.