SER ABUE­LO CAM­BIA LA VI­DA

La lle­ga­da del pri­mer nieto es, pa­ra la ma­yo­ría de las per­so­nas, un mo­ti­vo de ale­gría e ilu­sión. Pe­ro ¿qué im­pli­ca real­men­te es­tre­nar­se en esa fa­se de la vi­da?

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Jo­sé An­drés Ro­drí­guez

“Pa­pá, ma­má, vais a ser abue­los”. Por fin po­drán dis­fru­tar de su pri­mer nieto y pa­sear con él pa­ra mos­trar­lo con or­gu­llo a sus ve­ci­nos. Qui­zás ser abue­lo fue­ra un de­seo lar­ga­men­te aca­ri­cia­do o qui­zás no se pen­sa­ba mu­cho en eso de te­ner un nieto co­rre­tean­do por la ca­sa. En to­do ca­so, no hay elec­ción po­si­ble. Se acer­ca el de­but co­mo abue­los. ¿Có­mo le cam­bia a uno la vi­da al es­tre­nar­se co­mo ya­yo o ya­ya? “Creo que cam­bia en fun­ción de lo que la per­so­na quie­ra que le cam­bie, en la me­di­da que se com­pro­me­ta en el cui­da­do y la aten­ción de su nieto”, opi­na Mer­cè Pérez, psi­có­lo­ga y pro­fe­so­ra de psi­co­lo­gía y en­ve­je­ci­mien­to en la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na. Aun­que es­ta ex­per­ta re­co­no­ce que no to­do el mun­do pue­de ele­gir el gra­do que se quie­re ejer­cer co­mo abue­los. En al­gu­nos ca­sos, la lle­ga­da de un nieto ape­nas se no­ta­rá en la vi­da dia­ria por­que los abue­los vi­ven le­jos de sus hi­jos o só­lo lo ve­rán oca­sio­nal­men­te. En otros ca­sos, ese pe­que­ñín sa­cu­di­rá co­mo un te­rre­mo­to su vi­da co­ti­dia­na. Hoy en día, mu­chos pa­dres cum­plen lar­gas jor­na­das la­bo­ra­les y tie­nen que echar mano de los abue­los pa­ra que es­tos va­yan a la guar­de­ría a bus­car a los nie­tos, les lle­ven a las ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res, les den la ce­na… Ya­yos que asu­men mu­chas res­pon­sa­bi­li­da­des y que a ve­ces pa­san más tiem­po con los nie­tos que sus pro­pios hi­jos. Ade­más, la cri­sis ha co­lo­ca­do a mu­chos co­mo los sos­te­nes de la eco­no­mía fa­mi­liar. Se­gún da­tos de oc­tu­bre del 2013 del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE), las per­so­nas ma­yo­res man­tie­nen el 27 por cien­to de los ho­ga­res es­pa­ño­les gra­cias a sus pen­sio­nes. Es­ta pre­sión eco­nó­mi­ca, si se su­ma a un ex­ce­so de res­pon­sa­bi­li­dad en el cui­da­do de los nie­tos, pue­de ha­cer que la nue­va si­tua­ción se vi­va con es­trés. “Y que ha­ya fu­tu­ros abue­los que sien­tan cier­ta am­bi­va­len­cia an­te la lle­ga­da de su pri­mer nieto”, co­men­ta Cristina Noriega, pro­fe­so­ra de psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad CEU San Pa­blo y au­to­ra de di­ver­sos ar­tícu­los so­bre en­ve­je­ci­mien­to y el rol de los abue­los. Sin ol­vi­dar que, en las fa­mi­lias mo­no­pa­ren­ta­les, los abue­los sue­len im­pli­car­se mu­cho más en la crian­za de los nie­tos. Se va­yan a pro­du­cir po­cos o mu­chos cam­bios en la vi­da dia­ria, sen­tir­se abue­lo por pri­me­ra vez su­po­ne co­mo mí­ni­mo un cam­bio in­te­rior. “Te co­lo­ca en otro pun­to en tu tra­yec­to vi­tal”, se­ña­la la pro­fe­so­ra Mer­cè Pérez. No es lo mis­mo, en ge­ne­ral, que el na­ci­mien­to del se­gun­do o el ter­cer nieto, por ejem­plo, aun­que a to­dos se los ado­re por igual. Con el pri­me­ro, “uno sien­te que su li­na­je va a con­ti­nuar”, co­men­ta Car­me Tria­dó, ca­te­drá­ti­ca de psi­co­lo­gía evo­lu­ti­va de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na. “En nues­tras in­ves­ti­ga­cio­nes, los ma­yo­res nos cuen­tan que gra­cias a sus nie­tos su vi­da es más ri­ca, que tie­nen otro mo­ti­vo pa­ra se­guir lu­chan­do”, aña­de Cristina Noriega. Y su vi­da so­cial pue­de ex­pan­dir­se si se im­pli­can en el cui­da­do del pe­que­ño y lo lle­van al co­le­gio o al par­que con re­gu­la­ri­dad. “Son nue­vas es­ce­nas, nue­vas re­la­cio­nes tan­to con el ni­ño co­mo con otras per­so­nas, nue­vas de­man­das de la vi­da… –apun­ta Pérez–. Ca­si to­das las per­so­nas re­ci­ben el anun­cio de que se­rán abue­los con una gran ilu­sión y lue­go ase­gu­ran que es una ex­pe­rien­cia que va más allá de lo que se ima­gi­na­ban”. Aun­que, por otro la­do, ese pri­mer nieto tam­bién le re­cuer­da a uno que el ho­ri­zon­te vi­tal es li­mi­ta­do. Es una to­ma de con­cien­cia de que el tiem­po pa­sa. Y hay a quien no le ha­ce ni piz­ca de gra­cia eso de que en unos me­ses pa­sa­rá a ser abue­lo o abue­la. “Creo que en par­te es­to se de­be a los es­te­reo­ti­pos ne­ga­ti­vos que exis­ten ha­cia la ve­jez –co­men­ta Cristina Noriega–. Por eso hay abue­los que pi­den a sus nie­tos que les lla­men por su nom­bre”. Es­te re­cha­zo al he­cho de con­ver­tir­se en abue­lo tam­bién pue­de es­tar con­di­cio­na­do por los re­fe­ren­tes per­so­na­les, muy mar­ca­dos por có­mo se re­cuer­da a los pro­pios abue­los, un pa­pel que ha cam­bia­do mu­cho en los úl­ti­mos años. Se es­tá ex­tin­guien­do el “abue­lo re­ser­va de la sa­bi­du­ría”, una es­pe­cie de guar­dián de la his­to­ria fa­mi­liar, y en su lu­gar, es­tán emer­gien­do a mar­chas for­za­das los que se en­car­gan prác­ti­ca­men­te del cui­da­do dia­rio de sus nie­tos. “An­tes, en ge­ne­ral, no es­ta­ban tan im­pli­ca­dos en ese cui­da­do dia­rio”, se­ña­la Car­me Tria­dó. “No te­nían una re­la­ción tan es­tre­cha con sus nie­tos co­mo hoy en día, no ju­ga­ban tan­to con ellos”, aña­de Noriega. Cuan­do es­ta ex­per­ta pre­gun­ta a los ya­yos del si­glo XXI co­mo eran los su­yos, le di­cen “que no se iden­ti­fi­can con ellos, que los re­cuer­dan co­mo per­so­nas muy ma­yo­res, dis­tan­tes, y que aho­ra ellos bus­can mu­cho más la com­pli­ci­dad y el com­par­tir”. No es de ex­tra­ñar que en al­gu­nos ca­sos ha­ya un con­flic­to en­tre el abue­lo que uno quie­re ser y el que tie­ne en men­te. Se tra­ta de un rol sin rol, afir­ma es­ta ex­per­ta, en el sen­ti­do de que los re­fe­ren­tes ya no les sir­ven y de que el pa­pel a adop­tar pue­de ser tan dis­par (des­de im­pli­car­se re­la­ti­va­men­te po­co a es­tar muy pre­sen­tes en la vi­da dia­ria de sus nie­tos), que les pue­de ser di­fí­cil si­tuar­se en él. Mu­chos de los abue­los de hoy en día jue­gan al pádel, via­jan, es­tu­dian, se em­pa­re­jan y se des­em­pa­re­jan… Quie­ren man­te­ner­se tan ac­ti­vos co­mo sea po­si­ble. A pe­sar de que la ma­ter­ni­dad se pos­ter­ga ca­da vez más, re­tra­san­do al mis­mo tiem­po el ser abue­los, mu­chos ya­yos de­bu­tan co­mo ta­les en ple­na for­ma fí­si­ca y men­tal. “Y, cla­ro, tam­bién los hay que tra­ba­jan y que aun así des­pués de su jor­na­da la­bo­ral van a cui­dar a sus nie­tos”, ex­pli­ca Car­me Tria­dó. No hay que re­sig­nar­se, por tan­to, a la clá­si­ca ima­gen del an­ciano sen­ta­do en un si­llón ore­je­ro o de la an­cia­na ha­cien­do cal­ce­ta, si eso no es lo que uno desea. Ade­más, en opi­nión de Mer­cè Ló­pez, la for­ma en que una per­so­na se com­por­ta­rá con sus nie­tos es­ta­rá muy re­la­cio­na­da con la ma­ne­ra en que ejer­ció co­mo pa­dre. La ma­dre que plan­cha­ba has­ta los cal­ce­ti­nes a sus hi­jos se­gui­rá sien­do igual de cui­da­do­ra y al pa­dre au­to­ri­ta­rio se­gu­ra­men­te le sal­drá el sar­gen­to que lle­va den­tro. Otro de los as­pec­tos po­si­ti­vos de con­ver­tir­se en abue­lo es que pue­de ser una mag­ní­fi­ca se­gun­da opor­tu­ni­dad pa­ra re­vi­vir el con­tac­to con la in­fan­cia. Mu­chas per­so­nas que no tu­vie­ron tiem­po de dis­fru­tar de sus hi­jos por cul­pa de las res­pon­sa­bi­li­da­des la­bo­ra­les sen­ti­rán que tie­nen otra oca­sión pa­ra par­ti­ci­par en la crian­za de un ni­ño. Y ¿ese pri­mer nieto pue­de su­po­ner in­clu­so un ele­men­to re­vi­ta­li­za­dor en una pa­re­ja? “Pue­de ser una opor­tu­ni­dad pa­ra re­vi­vir jun­tos la ex­pe­rien­cia de cui­dar a un pe­que­ño –co­men­ta Mer­cè Pérez–. Qui­zás les pue­de ayu­dar a sen­tir­se más uni­dos”.

Pue­de que los hi­jos ca­si no ne­ce­si­ten la ayu­da de los abue­los o pue­de que les pi­dan que adop­ten un pa­pel de cui­da­dor ca­si dia­rio. Hay que te­ner en cuen­ta que la re­la­ción con el hi­jo y su pa­re­ja pue­de cam­biar de for­ma con­si­de­ra­ble con la irrup­ción en es­ce­na del nieto. “Los cam­bios sue­len ser a me­jor, en el sen­ti­do de que la fa­mi­lia se sien­te más uni­da”, co­men­ta Cristina Noriega. Asi­mis­mo, Car­me Tria­dó con­si­de­ra que el cam­bio en la re­la­ción sue­le ser más in­ten­so en­tre abue­la e hi­ja. “Sal­vo ex­cep­cio­nes, cuan­do una ma­dre ne­ce­si­ta pe­dir ayu­da de al­gún ti­po a los abue­los, sue­le re­cu­rrir a su ma­dre”. Un fac­tor que pue­de cau­sar que los abue­los pa­ter­nos se que­jen de que no pa­san tan­to tiem­po con sus nie­tos co­mo desea­rían. Los nie­tos pue­den ser un so­plo de vi­da, “pe­ro hay que te­ner cui­da­do de que no se con­vier­tan en un hu­ra­cán”, acon­se­ja Car­me Tria­dó. Al­go que les pue­de pa­sar fac­tu­ra a los abue­los so­bre to­do si son muy ma­yo­res y no es­tán bien de sa­lud. Por eso, las ex­per­tas con­sul­ta­das con­si­de­ran im­por­tan­te pre­pa­rar­se pa­ra la nue­va fa­se. “Yo les di­ría que no se pre­ci­pi­ten a ase­gu­rar que lle­va­rán al nieto ca­da día al co­le­gio o que se en­car­ga­rán de él cuan­do el hi­jo o su pa­re­ja quie­ran”, se­ña­la Tria­dó. Y no hay na­da ma­lo en que di­gan de vez en cuan­do que no se pue­den ocu­par del ni­ño. Los abue­los, co­mo es ló­gi­co, tam­bién tie­nen su pro­pia vi­da. En es­te sen­ti­do, es fun­da­men­tal es­ta­ble­cer des­de el prin­ci­pio una bue­na co­mu­ni­ca­ción con el hi­jo y su pa­re­ja pa­ra ha­blar de lo que ellos quie­ren y ne­ce­si­tan y de lo que los abue­los quie­ren y pue­den ofre­cer. Pa­ra los abue­los, re­la­cio­nar­se con el pri­mer nieto es un te­rri­to­rio por ex­plo­rar. “Les acon­se­ja­ría que no se es­tre­sen más de la cuen­ta, que va­yan pro­ban­do, pues van a des­cu­brir mu­chas si­tua­cio­nes nue­vas con sus nie­tos y con sus hi­jos y, en mu­chos ca­sos, ten­drán que readap­tar sus ho­ra­rios y sus cos­tum­bres”, afir­ma Mer­cè Pérez. No siem­pre se­rá sen­ci­llo de­li­mi­tar has­ta qué pun­to tie­nen que im­pli­car­se en la edu­ca­ción de los nie­tos. A pe­sar de que pa­sen mu­cho tiem­po con los pe­que­ños y se en­car­guen con fre­cuen­cia de ta­reas co­mo ayu­dar­les con los de­be­res, dar­les de ce­nar o re­co­ger­los del co­le­gio, Cristina Noriega re­cuer­da que “son los pa­dres quie­nes de­ben to­mar las de­ci­sio­nes so­bre la edu­ca­ción de sus hi­jos”. Y, si hay cri­te­rios di­fe­ren­tes, “to­ca ha­blar­lo pa­ra evi­tar con­flic­tos –se­ña­la Mer­cè Pérez–, pe­ro te­nien­do cla­ro que la res­pon­sa­bi­li­dad úl­ti­ma es de los pa­dres”. Qui­zás no les ven­gan mal unos con­se­jos a los pa­dres pri­me­ri­zos. “Es­tá muy bien que pi­dan a los abue­los que les ayu­den con sus hi­jos, pe­ro sin abu­sar, sin so­bre­car­gar­los de ta­reas y res­pon­sa­bi­li­da­des de for­ma in­ne­ce­sa­ria”, ex­pli­ca Cristina Noriega. Y es muy im­por­tan­te que re­co­noz­can el es­fuer­zo y la de­di­ca­ción de los abue­los por­que, en ca­so con­tra­rio, “cuan­do no va­lo­ran to­do el tra­ba­jo que los abue­los es­tán rea­li­zan­do, es fre­cuen­te que ha­ya con­flic­tos”. No en vano, co­mo se­ña­la Car­me Tria­dó, “si al­gún día hu­bie­ra una huel­ga de abue­los, el mun­do no fun­cio­na­ría”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.