EL VA­LOR DE LAS PRO­ME­SAS

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Jon Fer­nán­dez

An­tes se de­cía que lo pro­me­ti­do es deu­da, y que cuan­do se da­ba la pa­la­bra se se­lla­ba un acuer­do, pe­ro los tiem­pos es­tán cam­bian­do has­ta el pun­to de que mu­chas de ellas son pa­pel mo­ja­do y don­de di­je di­go...

La vi­da de to­dos es­tá lle­na de pro­me­sas, mu­chas de ellas cum­pli­das y otras mu­chas ro­tas. Hay mil ti­pos de pro­me­sas: amo­ro­sas, elec­to­ra­les, au­to­pro­me­sas, in­tere­sa­das o sin­ce­ras. Des­de el pun­to de vis­ta evo­lu­ti­vo, dar la pa­la­bra y man­te­ner­la ha si­do y es fa­vo­ra­ble pa­ra el ser hu­mano, por­que crea víncu­los de con­fian­za y coope­ra­ción en el gru­po. Sin em­bar­go, mu­chos psi­có­lo­gos y so­ció­lo­gos ad­vier­ten que es­ta­mos vi­vien­do una cri­sis de la con­fian­za y de la pro­me­sa. No ha­ce mu­cho tiem­po dar la pa­la­bra equi­va­lía a un com­pro­mi­so só­li­do, se da­ba la pa­la­bra de ho­nor. Pe­ro en es­ta sociedad a la que Zyg­munt Bau­man bau­ti­zó co­mo sociedad lí­qui­da, en per­ma­nen­te cam­bio, es más di­fí­cil pro­me­ter, y so­bre to­do, cum­plir. Por ello, el va­lor de la pa­la­bra se ha de­va­lua­do tan­to en la vi­da pú­bli­ca co­mo en la per­so­nal. Aún así, es po­si­ble vol­ver a te­jer la con­fian­za res­que­bra­ja­da em­pe­zan­do por uno mis­mo. La cla­ve, tan an­ti­gua y ac­tual, tan sen­ci­lla y ar­dua, la dio el poe­ta y no­bel Vi­cen­te Aleixandre: “Ser leal a sí mis­mo es el úni­co mo­do de lle­gar a ser leal a los de­más”. Dar la pa­la­bra no es nin­gu­na ton­te­ría. Mon­tse­rrat He­rre­ro, pro­fe­so­ra de Fi­lo­so­fía Po­lí­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Navarra, sub­ra­ya la im­por­tan­cia y la ne­ce­si­dad hu­ma­na de pro­me­ter: “So­mos se­res tem­po­ra­les. Ne­ce­si­ta­mos ad­qui­rir una cier­ta es­ta­bi­li­dad, ne­ce­si­ta­mos com­pro­me­ter nues­tra vo­lun­tad a lar­go pla­zo. Y es­to po­de­mos ha­cer­lo dan­do lo más ín­ti­mo que te­ne­mos, que es nues­tra pa­la­bra. Uno hombre o una mu­jer que no tie­ne pa­la­bra ca­re­ce de iden­ti­dad”. La psi­có­lo­ga y psi­co­te­ra­peu­ta Mó­ni­ca Ferrera cla­si­fi­ca tres ti­pos de pro­me­sas: las que se ha­cen en una re­la­ción ho­ri­zon­tal, las de las re­la­cio­nes je­rár­qui­cas y las que uno se ha­ce a sí mis­mo. Se­gún Ferrera rom­per el com­pro­mi­so tie­ne dis­tin­tas con­se­cuen­cias se­gún la si­tua­ción. Ase­gu­ra que las au­to­pro­me­sas son las más im­por­tan­tes. “Nos ju­ga­mos el va­lor que nos da­mos a no­so­tros mis­mos, po­de­mos re­for­zar o de­bi­li­tar la bue­na au­to­es­ti­ma”. Son ha­bi­tua­les las afir­ma­cio­nes co­mo es­ta vez sí que voy a de­jar de fu­mar, ma­ña­na me pon­dré a die­ta o voy a sa­lir a co­rrer ca­da día. Ese ti­po de pro­me­sas pue­den ser ex­plí­ci­tas o im­plí­ci­tas, es de­cir, se ver­ba­li­zan an­te otra per­so­na o, sim­ple­men­te, lo guar­da en si­len­cio uno mis­mo. “Mu­chas ve­ces ex­pli­ci­ta­mos nues­tras pro­me­sas per­so­na­les an­te la gen­te pa­ra ha­cer­nos obli­gar de al­gu­na ma­ne­ra. De esa for­ma po­ne­mos la fuer­za en el ex­te­rior, no en nues­tro in­te­rior”. Por ello, Ferrera in­sis­te en que los com­pro­mi­sos per­so­na­les im­plí­ci­tos son más pro­fun­dos, y que a me­di­da que se van cum­plien­do se con­vier­ten en una fuen­te de au­to­con­fian­za más fuer­te y con­so­li­da­da. En­tre ami­gos o com­pa­ñe­ros, las pro­me­sas ro­tas con­lle­van pér­di­da de cre­di­bi­li­dad. “Una de las ba­ses fun­da­men­ta­les de la amis­tad es la sin­ce­ri­dad, la con­fian­za –re­cuer­da Ferrera–. Si no cum­ples re­pe­ti­das ve­ces los ami­gos pue­den pen­sar que no les com­pen­sa esa amis­tad, y los la­zos se van di­lu­yen­do”. Por otro la­do, las pro­me­sas ro­tas en re­la­cio­nes je­rár­qui­cas –en­tre je­fe y em­plea­do o po­lí­ti­co y ciu­da­dano, por ejem­plo– pue­den pro­vo­car que el de aba­jo se re­ve­le, se­gún la psi­co­te­ra­peu­ta. En la fa­mi­lia exis­te una re­la­ción je­rár­qui­ca par­ti­cu­lar: en­tre pa­dres e hi­jos. Jo­die Ben­ve­nis­te, psi­có­lo­ga aus­tra­lia­na y crea­do­ra de la web Pa­rent Well­being, cuen­ta que cuan­do los pa­dres man­tie­nen sus pro­me­sas los ni­ños in­terio­ri­zan el sig­ni­fi­ca­do de la con­fian­za y el res­pe­to ha­cia los otros. No obs­tan­te, a ve­ces es inevi­ta­ble rom­per los com­pro­mi­sos, pe­ro la psi­co­te­ra­pue­ta Ferrera acla­ra que re­ne­go­ciar bien los acuer­dos pue­de su­po­ner una bue­na en­se­ñan­za. “Si le di­go a mi hi­jo que en ve­rano ire­mos a Dis­ney­land pe­ro en pri­ma­ve­ra veo que la eco­no­mía no me lo per­mi­te ten­go que ha­cer­le en­ten­der eso. Qui­zá po­dre­mos ir una se­ma­na a la pla­ya”, co­men­ta. “El ni­ño lo en­tien­de, por­que eso es la vi­da mis­ma. Adap­tan­do la pro­me­sa a las cir­cuns­tan­cias los pe­que­ños ob­tie­nen una lec­ción y no se pier­de la cre­di­bi­li­dad”. La sa­bi­du­ría po­pu­lar nos ha in­cul­ca­do des­de la cu­na la tras­cen­den­cia de la pa­la­bra da­da. Re­fra­nes co­mo “Lo pro­me­ti­do es deu­da” o “Quien fía o pro­me­te en deu­da se me­te” dan fe de ello. Pe­ro tam­bién nos ha ad­ver­ti­do de su fragilidad: “Del di­cho al he­cho hay gran tre­cho” o “Las pa­la­bras se las lle­va el vien­to”. De he­cho, unos pro­fe­so­res de la Uni­ver­si­dad de Zu­rich, Thomas Baumgartner y Ernst Fehr, han de­tec­ta­do que cier­tas áreas ce­re­bra­les se ac­ti­van cuan­do uno de­ci­de no cum­plir lo pro­me­ti­do: las zo­nas re­la­cio­na­das con los con­flic­tos emo­cio­na­les co­mo el cór­tex del cín­gu­lo an­te­rior, la ín­su­la an­te­rior y el gi­ro fron­tal in­fe­rior. Gra­cias a un es­cá­ner ce­re­bral el estudio rea­li­za­do a 24 uni­ver­si­ta­rios de­la­tó a los que no cum­plie­ron la pa­la­bra da­da an­tes de que rom­pie­ran la pro­me­sa, ya que des­de el mo­men­to en el que pro­me­tie­ron ha­bían de­ci­di­do no cum­plir y esa de­ci­sión ac­ti­vó las zo­nas de con­flic­to emo­cio­nal en sus ce­re­bros. Va­ya, que nor­mal­men­te quien no cum­ple su pa­la­bra se sien­te mal. A fal­ta de es­cá­ne­res ce­re­bra­les, la úni­ca ba­se pa­ra creer en lo que nos han pro­me­ti­do es la con­fian­za. Una ba­se muy só­li­da cuan­do fun­cio­na, pe­ro muy di­fí­cil de re­cons­truir una vez ro­ta. “Des­gra­cia­da­men­te el va­lor de la pa­la­bra es­tá per­dien­do fuer­za”, afir­ma la psi­co­te­ra­peu­ta Ferrera. “A ni­vel pú­bli­co, es­ta­mos des­con­cer­ta­dos por to­das las pro­me­sas in­cum­pli­das. Eso crea un cal­do de cul­ti­vo del to­do va­le”. Ase­gu­ra que en con­sul­ta ve a mu­chas per­so­nas que tie­nen un des­con­cier­to res­pec­to a to­do, que ya no con­fían en la vi­da, en na­die. “El am­bien­te de in­cre­du­li­dad y de in­cer­ti­dum­bre es­tá cre­cien­do. Mu­chas ve­ces pre­gun­ta­mos al­go y lo te­ne­mos que pre­gun­tar va­rias ve­ces más: ¿De verdad que es­to no tie­ne nin­gún cos­te? ¿Es­to es co­mo lo po­ne aquí?... No nos lo cree­mos. Pa­re­ce que al­guien nos va a en­ga­ñar, cre­ce la des­con­fian­za y se ex­tien­de a dis­tin­tos ám­bi­tos”. Pe­ro, ¿por qué se ha de­va­lua­do tan­to la pa­la­bra da­da? Jo­sep Vi­la­joa­na, de­cano del Col·le­gi Ofi­cial de Psicòlegs de Ca­ta­lun­ya alu­de al con­cep­to de sociedad lí­qui­da de Bau­man. “Hoy en día la reali­dad va

SE PUE­DE PRO­ME­TER, PE­RO CON REA­LIS­MO, SIN VER­SE OBLI­GA­DO A DE­CEP­CIO­NAR

mu­cho más rá­pi­do de lo que po­de­mos pro­ce­sar, y los la­zos y los víncu­los hu­ma­nos son mu­cho más efí­me­ros de lo que han si­do du­ran­te mu­chos años”. Des­ta­ca que es un gran cam­bio, ya que cuan­do uno se com­pro­me­te a al­go lue­go qui­zá no lo pue­de cum­plir aun­que real­men­te quie­ra. “Esa po­ca con­sis­ten­cia de los com­pro­mi­sos, de los la­zos, ge­ne­ra in­se­gu­ri­dad y fragilidad”. Hoy en día po­ca gen­te se fía si no hay un es­cri­to o un con­tra­to de por me­dio, por mu­cho que el ver­bal sea ju­rí­di­ca­men­te le­gal. Tal es el cam­bio que se ha da­do que Vi­la­joa­na ob­ser­va una trans­for­ma­ción en­tre los más jó­ve­nes. “Los ni­ños me­no­res de 15 años em­pie­zan a adap­tar­se a una reali­dad que es muy cam­bian­te. Prác­ti­ca­men­te no per­ci­ben el com­pro­mi­so a lar­go pla­zo. Los com­pro­mi­sos son aho­ra muy efí­me­ros, de hoy a ma­ña­na”. Con­fie­sa que ese cam­bio de men­ta­li­dad in­co­mo­da un po­co a los que ya lu­cen ca­nas, pe­ro ve con es­pe­ran­za la adap­ta­ción de los más jó­ve­nes. Se­gún Vi­la­joa­na, las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes en­tien­den que de­ben es­ta­ble­cer víncu­los con otros en ba­se a com­pro­mi­sos reales, aun­que sean a cor­to pla­zo. “Creo que esa es la so­lu­ción pa­ra re­cu­pe­rar el va­lor de la pa­la­bra y del com­pro­mi­so en el ám­bi­to pri­va­do y tam­bién en el pú­bli­co. Esa re­cu­pe­ra­ción pue­de tar­dar vein­te o trein­ta años, pe­ro ya lo ve­mos, por ejem­plo, en el au­ge de pla­ta­for­mas ci­vi­les de to­do ti­po que es­tán sur­gien­do”. El psi­có­lo­go des­ta­ca que es fun­da­men­tal tra­ba­jar en las es­cue­las la im­por­tan­cia de las re­la­cio­nes hu­ma­nas y los com­pro­mi­sos. ¿Po­dría­mos vi­vir en una sociedad en la que las pro­me­sas ca­rez­can de va­lor? La fi­ló­so­fa He­rre­ro es ta­jan­te al ase­gu­rar que nin­gu­na sociedad pue­de sub­sis­tir so­bre la ba­se de la men­ti­ra, que equi­pa­ra con la de­va­lua­ción de la pa­la­bra. “Has­ta Nietzs­che lo re­co­no­ce”, es­pe­ta. Ar­gu­ye que el ju­ra­men­to ( iu­siu

ran­dum en la­tín) tu­vo una im­por­tan­cia enor­me en los de­re­chos de la an­ti­güe­dad y, por su­pues­to, en­tre los ju­ris­tas ro­ma­nos. Ex­pli­ca que el pro­pio tér­mino

ius, que ha­ce re­fe­ren­cia al de­re­cho, guar­da re­la­ción con el ju­ra­men­to ( iu­su­ran­dum) y con Júpiter ( Io­vis), el dios de los ju­ra­men­tos. Cuan­do no se cree en la pa­la­bra da­da en la vi­da po­lí­ti­ca He­rre­ro con­clu­ye que su­ce­de lo que ve­mos: “Co­rrup­ción, des­con­fian­za, di­so­lu­ción, ene­mis­tad y lu­cha”. Se­gún ella los po­lí­ti­cos no de­be­rían ha­cer pro­me­sas. “Hi­zo mal Suá­rez en in­tro­du­cir el dis­cur­so de las pro­me­sas en po­lí­ti­ca”, ase­ve­ra re­me­mo­ran­do la fa­mo­sa y te­le­vi­si­va alo­cu­ción de “pue­do pro­me­ter y pro­me­to”. He­rre­ro cree que la po­lí­ti­ca se de­be­ría guiar más por la hon­ra­dez per­so­nal del po­lí­ti­co que ge­ne­re con­fian­za que por ase­gu­rar pro­me­sas en los dis­cur­sos. “Pro­me­sas, en la vi­da, po­cas y fir­mes. Mu­cha ve­ra­ci­dad, sin em­bar­go”. Es un tiem­po de zo­zo­bra pa­ra los com­pro­mi­sos, la pa­la­bra y la con­fian­za. Ha­ce unos me­ses Al­ber­to Gar­zón, dipu­tado de IU, des­cri­bía con es­tas pa­la­bras la si­tua­ción: “La vi­da tal y co­mo nos la ha­bían con­ta­do ha­ce tan só­lo una dé­ca­da es­tá de­jan­do de exis­tir. Los re­la­tos cons­trui­dos des­de el po­der se es­fu­man con ra­pi­dez. Las pro­me­sas de fu­tu­ro pierden su sen­ti­do. Y los có­di­gos pa­ra re­la­cio­nar­nos en­tre no­so­tros cam­bian tre­pi­dan­te­men­te”. El psi­có­lo­go Vi­la­joa­na in­sis­te pre­ci­sa­men­te en la im­por­tan­cia de re­cu­pe­rar el gra­do de com­pro­mi­so en la vi­da so­cial, aun­que apun­ta que la enor­me co­rrien­te de des­cré­di­to a la que asis­ti­mos no ayu­da a ello. Con to­do, se­ña­la al­gu­nos con­se­jos bá­si­cos pa­ra pro­me­ter sin de­cep­cio­nar y re­for­zar la con­fian­za. Pa­ra em­pe­zar, hay que ser rea­lis­ta. “No se de­be pro­me­ter en fun­ción del de­seo, sino en fun­ción de ob­je­ti­vos po­si­bles. De­cir aho­ra que eli­mi­na­rás el pa­ro no es rea­lis­ta”. Vi­la­joa­na acla­ra que las pro­me­sas que no se cum­plen tie­nen un efec­to en las emo­cio­nes de las per­so­nas, y que es un efec­to muy di­fí­cil de con­tro­lar. Con el me­ro he­cho de uti­li­zar la fór­mu­la “Voy a in­ten­tar con­se­guir es­to” uno se cu­bre las es­pal­das. “Hay que pro­me­ter de ma­ne­ra aco­ta­da, re­co­no­cer el error y la po­si­bi­li­dad de fra­ca­so, que en ge­ne­ral nos cues­ta un mon­tón”, con­clu­ye es­te psi­có­lo­go.

Wins­ton Chur­chill El pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co ase­gu­ró que con san­gre, su­dor y lá­gri­mas, de­rro­ta­ría al na­zis­mo. Lo lo­gró.

Mi­jaíl Gor­ba­chov El pre­si­den­te de la Unión So­vié­ti­ca, pa­dre de la pe­res­troi­ka y No­bel de la paz pro­me­tió más trans­pa­ren­cia y re­es­truc­tu­ra­ción al lle­gar al po­der. Cum­plió lo pro­me­ti­do.

Fe­li­pe González El que fue­ra pre­si­den­te del Go­bierno de Es­pa­ña de­fen­dió, en un prin­ci­pio, que el país no en­tra­ría en la OTAN. No cum­plió.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.