HIS­TO­RIA NO­TA­BLE

La ciu­dad de Pit­ts­burgh es si­nó­ni­mo de ar­qui­tec­tu­ra y crea­ti­vi­dad, de la si­de­rur­gia del ace­ro y de Andy War­hol, el rey del ar­te pop, con un mu­seo en­te­ro pa­ra él so­li­to

La Vanguardia - ES - - CREAR - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

Ca­da vez son más las vo­ces que se al­zan pa­ra re­cla­mar la aten­ción so­bre las bon­da­des de la me­di­ta­ción, en par­ti­cu­lar, de la co­no­ci­da co­mo mind­ful­ness o con­cien­cia ple­na. La prác­ti­ca asi­dua de es­ta téc­ni­ca ha­ce que se in­cre­men­te la ca­pa­ci­dad de la cor­te­za pre­fron­tal y se re­duz­ca la ac­ti­vi­dad en la amíg­da­la, es de­cir, la par­te del ce­re­bro que reac­cio­na de for­ma in­cons­cien­te an­te si­tua­cio­nes de es­trés o de do­lor, ce­dien­do pa­so a las res­pues­tas re­fle­xi­vas. Al me­nos es lo que in­di­can las re­so­nan­cias mag­né­ti­cas rea­li­za­das en la Uni­ver­si­dad de Pit­ts­burgh, don­de se es­tu­dia el fe­nó­meno. Pe­ro a pe­sar de la po­ten­cia in­te­lec­tual y del estudio que con­cen­tra di­cha ins­ti­tu­ción, el per­so­na­je más po­pu­lar de es­ta

ciu­dad de Pen­sil­va­nia no es un ti­po con ba­ta blan­ca, sino una mar­mo­ta. Y una que de mo­do ab­so­lu­ta­men­te cien­tí­fi­co pro­nos­ti­ca ca­da 2 de fe­bre­ro si el in­vierno es­tá por ter­mi­nar o to­da­vía va a du­rar seis se­ma­nas más.

Pit­ts­burgh tam­bién dio a luz a otra ce­le­bri­dad de un cam­po muy dis­tin­to. Nos referimos al ar­tis­ta Andy War­hol, a quien la Fun­da­ción Car­ne­gie le ha de­di­ca­do el ma­yor mu­seo del mun­do di­ri­gi­do a un so­lo ar­tis­ta. En él, se ex­po­nen no só­lo sus clá­si­cas pin­tu­ras con va­ria­cio­nes so­bre las la­tas de so­pa Camp­bell o el ros­tro de Ma­rilyn, sino que cuen­ta con la co­lec­ción com­ple­ta de ví­deos ro­da­dos por War­hol. Pe­ro an­tes de que Pit­ts­burgh se con­vir­tie­ra en re­po­si­to­rio del ar­te de van­guar­dia, em­pe­zó sien­do un asen­ta­mien­to fran­cés de­no­mi­na­do Fort Du­ques­ne. Es­te se si­tuó en la con­fluen­cia de los ríos Alleg­heny y Mo­non­gahe­la, o lo que es lo mis­mo, don­de se unen pa­ra for­mar el Ohio. Tras la gue­rra fran­co-in­dia ad­qui­rió su nom­bre ac­tual en ho­nor del po­lí­ti­co bri­tá­ni­co Wi­lliam Pitt el vie­jo, co­no­ci­do por su po­lí­ti­ca im­pe­rial en ul­tra­mar. Las bue­nas no­ti­cias pa­ra Pit­ts­burgh fue­ron que ade­más de ríos con­ta­ba con im­por­tan­tes re­ser­vas de car­bón en las cer­ca­nías, por lo que tras la re­vo­lu­ción in­dus­trial se con­vir­tió en la ciu­dad de ace­ro por su po­de­río si­de­rúr­gi­co. Vi­si­tar ba­rrios fabriles ve­ni­dos a me­nos pue­de te­ner cierto in­te­rés ar­queo­ló­gi­co, pe­ro jus­ti­fi­ca­ría con di­fi­cul­tad un via­je a Pit­ts­burgh. Otra co­sa es el pro­gra­ma de reor­de­na­ción ur­ba­nís­ti­ca que du­ran­te 15 años le ha cam­bia­do la fi­so­no­mía a la ciu­dad, con­vir­tién­do­la en una de las más atrac­ti­vas en cuan­to a ar­qui­tec­tu­ra de los Es­ta­dos Uni­dos. Pa­ra ha­cer­se una idea de con­jun­to, bas­ta su­bir al mon­te Was­hing­ton ya que des­de allí se con­tem­pla un sky­li­ne de an­ti­guos y nue­vos edi­fi­cios en har­mó­ni­ca con­vi­ven­cia con las mon­ta­ñas cir­cun­dan­tes de Alleg­heny. Unos mon­tes que, por cierto, pro­por­cio­nan múl­ti­ples opor­tu­ni­da­des de dis­fru­tar de la na­tu­ra­le­za y del de­por­te de aven­tu­ra. Por otro la­do, la in­dus­tria fa­bril ha ce­di­do el pa­so a una nue­va im­plan­ta­ción de em­pre­sas tec-

no­ló­gi­cas cu­yos em­plea­dos han re­ju­ve­ne­ci­do la ciu­dad. Mu­chos de ellos bus­can ca­sa o apar­ta­men­to con es­ca­sa for­tu­na en la par­te de Oa­kland, el clá­si­co ba­rrio ar­tís­ti­co y bohe­mio que ca­da vez se ve más gen­tri­fi­ca­do y con pre­cios más al­tos. La mis­ma zo­na con­cen­tra di­ver­sos co­lle­ges y una co­mu­ni­dad ju­día im­por­tan­te en Squi­rrel Hill. Por to­do ello, tam­bién se co­no­ce el ba­rrio co­mo “el se­gun­do cen­tro”, lleno de par­ques y ca­sas vic­to­ria­nas. Esa es una de los gan­chos de Pit­ts­burgh: la com­bi­na­ción de ríos, co­li­nas y puen­tes con edi­fi­cios de bella fac­tu­ra que la con­vier­ten en una de las ciu­da­des más es­ce­no­grá­fi­cas del país. Pa­ra com­pen­sar tan­to bu­co­lis­mo, ahí es­tá la pa­sión fre­né­ti­ca de sus ha­bi­tan­tes por el fút­bol ame­ri­cano y el equi­po lo­cal, los Pit­ts­burgh Stee­lers. En una tar­de de par­ti­do, ol­ví­de­se de ha­cer otra co­sa que sea ver o ha­blar de los seis ve­ces cam­peo­nes de la Su­per­bowl.

Me­di­ta­ción y ce­re­bro

1

1 Pit­ts­burgh es co­no­ci­da

co­lo­quial­men­te co­mo La ciu­dad de los puen­tes o La ciu­dad de ace­ro

2 El puen­te, lla­ma­do co­mo 6th Street, fue re­bau­ti­za­do co­mo Ro­ber­to Cle­men­te en ho­nor al ju­ga­dor de béisbol

2

Andy War­hol, pin­tor y ci­neas­ta es­ta­dou­ni­den­se, fue una de las fi­gu­ras cla­ves del pop art

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.